lunes, 13 de diciembre de 2010

EEUU opina que amenaza del Partido Comunista del Perú persiste en Perú


"A Estados Unidos le preocupó sobremanera las embocadas maoístas durante el 2009 con más de 100 ataques, el derribo de un helicóptero, y la muerte de alrededor de 50 soldados y 25 policías" .

Según cables revelados por WikiLeaks EEUU considera que las causas subyacentes (para alimentar el retorno de la insurgencia) no han desaparecido.

"La amenaza de la guerrilla maoista de Sendero Luminoso (así llama la reacción al Partido Comunista del Perú) se ha limitado pero no eliminado", según cables de la diplomacia estadounidense revelados por WikiLeaks, publicó el diario francés "Le Monde".

En una nota confidencial citada por el vespertino y fechada en noviembre de 2009 se cita esa opinión sobre la amenaza que se cierne sobre el país y se explican las razones para ello.

En concreto, los cables informan de que a pesar de los buenos resultados macroeconómicos del Perú, "las causas subyacentes (para alimentar esa amenaza de retorno de la subversión) -pobreza, corrupción y desigualdades- no han desaparecido".

Los cables diplomáticos indican que el Gobierno peruano, desde la caída del régimen autoritario de Alberto Fujimori, "intenta "reconstruir" su servicio de espionaje, que había sido desviado en su propio beneficio" por el "cerebro gris" del ex presidente, Vladimiro Montesinos.

Las autoridades peruanas intentan, con ayuda de Estados Unidos, mejorar sus servicios de inteligencia y en los cables se indica la preocupación de Washington por las actividades en los valles del Apurimac y el Ene (identificados con las siglas VRAE).

Era finales del 2009 y el Perú esperaba la visita del general Douglas M. Fraser, del Comando Sur de Estados Unidos, cuando el entonces embajador estadounidense en Lima Michael McKinley remitió al Departamento de Estado una solicitud de apoyo militar para sofocar el resurgimiento de Sendero Luminoso .

Así lo revela un cable filtrado por Wikileaks al que tuvo acceso el diario español “El País”, que da cuenta del documento remitido a Washington con carácter de urgencia.

De acuerdo con el cable, la embajada estadounidense pidió a Washington más colaboración con el Ejército Peruano y un programa contra las minas detonadas por Sendero en las rutas transitadas por el Ejército.

"La prioridad del Gobierno es liquidar a Sendero en el Apurímac y para ello firmó un contrato de nueve millones de dólares con un especialista israelí", indicó la embajada en otro despacho publicado por "El País".

Según el medio español, la embajada estadounidense colabora con los servicios de inteligencia peruanos y apremia la ayuda como “una solución a un verdadero problema en el campo de batalla”.

El objetivo es impedir que Sendero pueda llegar a crear una zona liberada en áreas sin apenas presencia del Estado.


PREOCUPACIÓN ANTE INCREMENTO DE ACCIONES GUERRILLERAS

A Estados Unidos le preocupó sobremanera las embocadas maoístas durante el 2009 con más de 100 ataques, el derribo de un helicóptero, y la muerte de alrededor de 50 soldados y 25 policías . Según se informó, el Ejército peruano pidió a EE.UU. un programa de tecnología militar contra los explosivos-trampa porque ralentizan el avance de las patrullas .

En consecuencia, el embajador, Michael McKinley, aconsejó al Departamento de Estado la urgente aprobación de la asistencia.

Otro cable dirigido al general Douglas M. Fraser, antes de su visita al Perú da cuenta de un pedido en el que el Estado Peruano reclama "entrenamiento y transporte, equipamiento aéreo, información precisa del selvático teatro de operaciones de la guerrilla a través de imágenes servidas por satélite, la renovación de su moribunda flota de helicópteros y medios para la construcción de un aeropuerto en Pichari".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada