jueves, 16 de diciembre de 2010

Entrevista con la profesora hindú Radha D’Souza - India. miseria, opresión y resistencia popular


"Hay una revolución
en curso en el país"

Tomado de los camaradas de A NOVA DEMOCRACIA
http://www.anovademocracia.com.br/

Mário Lúcio de Paula Traducción Enrique F. Chiappa

"Existe una crisis en el seno la intelectualidad hindú, específicamente entre los intelectuales de izquierda, acerca de la situación que se desarrolla en India. Hay una revolución en curso en el país, el pueblo es sometido a condiciones inhumanas de existencia. Los campesinos y pueblos tribales tienen sus derechos violados, son cazados. ¿Qué hacer ante de todo eso? Una de las principales fallas de la lucha en la actualidad es que no hay un fórum internacional verdaderamente democrático que organice ese debate. Mi trabajo se refiere exactamente a eso y da los fundamentos para acompañar esa discusión".

De esa forma la Dra. Radha D’Souza, hindú, profesora de derecho en la Universidad de Westminster, Londres, y activista de los derechos de los pueblos de India, inició la entrevista exclusiva concedida a AND durante su pasaje por Brasil para la realización de un ciclo de conferencias.

Las luchas del pueblo hindú son muy antiguas, pero se desarrollan formidablemente a partir de 1800, cuando se desencadena la 1ª lucha de independencia. Pero, para que comprendamos la situación atravesada por el país y la lucha de los pueblos hoy, debemos tener en cuenta algunos aspectos de la actualidad:

India es un país de proporciones gigantescas. Situado en el continente asiático, tiene en su frontera oeste Pakistán y junto de él Afganistán, al norte China y Tíbet, al este está Bangladesh y al sur Sri Lanka.

Afganistán es un punto crítico en el momento. Allá se concentran miles de tropas y la guerra de agresión, con USA a la cabeza, enfrenta serios problemas. Pakistán es un punto geopolíticamente importante para el imperialismo, así como China. Por lo tanto, además de que llevemos en cuenta la situación nacional de la India, no podemos descuidarnos de la situación internacional.

La población de India corresponde a un sexto de la humanidad, con aproximadamente 1.200 millones de habitantes. El Sur de Asia concentra un 25% de la humanidad. Por lo tanto, tampoco se puede hablar en emancipación de los pueblos sin hablar del Sur de Asia.

En la India hay 24 grandes idiomas. No me refiero a los dialectos, que son incontables. Cada lengua tiene sus dialectos. La India posee 28 estados y cada estado posee su grupo lingüístico. La lingüística de cada estado tiene una formación colonial diferente. La costa Oeste fue colonizada por los portugueses y la costa Este por los franceses. Algunos estados, como Bengala Occidental, fueron mantenidos bajo el dominio británico y muchos otros estados fueron indirectamente dominados por Inglaterra.

Cachemira, que era un reino independiente, fue tomada por el Estado hindú.

Menciono todo esto pues son esos los aspectos que montan el conflicto actual.


Mil millones de miserables

En los últimos 20 años, el abismo entre ricos y pobres creció de forma dramática en la India. Un 10% de las personas más ricas del mundo están allá y es de espantarse como en tan poco tiempo esas personas se quedaron tan ricas. ¿Cómo eso ocurrió?

Hay una fracción de las clases dominantes en la India perteneciente al ala derecha del Partido Popular Hindú o Bharatiya Janata – BJP, que se vanagloria a cada momento afirmando que la "India está brillando". Intentan vender que esa es la realidad de hoy.

¿Pero como eso se da?

Uno de los mayores ejemplos de cómo el Estado hindú ha beneficiado las grandes empresas y grupos imperialistas se llama Reliance Industries Limited Group. Ese grupo consiguió una brutal expansión valiéndose de la máquina estatal. Más adelante, explicaré como eso ocurre.

Volviendo a la situación del pueblo, para el pueblo, ¿que significaron las políticas de liberalización de la economía?

Los números son reveladores: un 50% de la población de la India está desnutrida. Entre estos, un 65% son dalits, miembros del rango de los intocables, el rango más bajo de la sociedad hindú. En la India no existe seguridad social, ningún beneficio. No hay derecho a la tierra para los campesinos, no hay un servicio de salud o educación pública que atienda mínimamente el pueblo.

Esos son los reflejos de la llamada "globalización" en la India a partir de los años 90: miseria, opresión, privatizaciones... una realidad que el pueblo de Brasil también debe conocer muy bien.


Contexto geopolítico

Cuando George W. Bush hizo la declaración de que "o se anda con USA o se anda con los terroristas", el Estado hindú se declaró completamente alineado con USA.

Una de las mayores transformaciones en la India a partir de eso se dio en la política externa. La India, que nunca había reconocido el Estado de Israel, lo hizo en los años de 1990 y hoy mantiene acuerdos de defensa con USA, Israel y otros países imperialistas.

El viejo Estado hindú se transformó en un gran aliado de las fuerzas del imperialismo. La gran industria de armas mundial destina un 14% de su producción a la India.

Las mayores riquezas minerales del país, que están asentadas justamente en las regiones tribales, han sido entregadas por completo por el gobierno a las grandes mineras extranjeras a través de acuerdos y memorándum, conocidos por la sigla MOU, que ofrecen tierras para estas compañías mineras.


La cuestión de la tierra

En estas vastas zonas donde se concentran ricas yacidas minerales, se desarrolla hace décadas la ininterrumpida lucha de los campesinos y pueblos tribales contra sucesivas embestidas del viejo Estado para expulsarlos de las tierras. Esa región fue nombrada por la reacción de "corredor rojo", debido a la fuerte presencia de los naxalitas, como son conocidos los miembros del Partido Comunista de la India (maoísta).

Para tratar dar legitimidad a los ataques contra los pueblos tribales, el Estado hindú creó las llamadas "zonas económicas específicas", que son áreas establecidas para explotación industrial. Hay una ley de 2005 que permite que empresas extranjeras compren las tierras para creación de parques industriales pagando sólo un 10% del valor y el Estado arca con los 90% restantes, además de ofrecer otros favores como cinco años de exención fiscal.

Esa ley antipueblo dice que, una vez adquirida la tierra, la legislación hindú ya no se aplica allá, pues la propiedad de la empresa deja de ser territorio hindú. Las luchas por los derechos laborales de esa área no pueden ser juzgadas por las leyes hindúes y los trabajadores no tienen a quién recurrir. Y en el caso de una disputa de tierra, es el "comissioner" (representante de las empresas) quien decide. El comercio a partir de esas áreas pasa a ser considerado comercio exterior y tampoco se somete a las leyes hindúes.

Todos los sectores públicos en la India vienen siendo sistemáticamente privatizados y el desempleo ya es una realidad para la mayor parte del pueblo. Particularmente para los dalits el cuadro es espeluznante.

Sobre la reforma agraria, que es un ítem previsto (pero no garantizado) por la Constitución, en el caso de haber "interés público" sobre las tierras, o sea, si fueran descubiertas minas o cualquiera otra riqueza, el Estado puede tomarlas y después privatizarlas, y es eso que viene ocurriendo.

La situación de los campesinos es desesperadora. De acuerdo con informaciones gubernamentales hindúes, 200 mil pequeños y medios campesinos se suicidaron a partir de la aplicación de esa legislación antipueblo. No hay ningún tipo de protección a los campesinos y pueblos tribales. La Organización Mundial del Comercio no garantiza nada, el precio de los insumos es estratosférico y como los campesinos dependen de créditos que no tienen como pagar, se hunden en deudas y acaban suicidándose.

El hecho es que los campesinos no tienen que hacer y ni para donde ir. Ellos no aceptan la situación, no aceptan salir de las tierras y son expulsados por fuerza de las armas.


Guerra contra el pueblo

Todos esos acontecimientos condujeron a un nuevo levantamiento de los pueblos tribales, principalmente de los Adivasis y de los campesinos en el área del "corredor rojo". Una vez más, los campesinos y pueblos tribales se rebelaron en Kaliganagar, Singur, Nandigram, Lalgarh y Naraynpatna.

Esas luchas de resistencia de los pobres contra su expulsión de las tierras trajeron nuevamente a los noticieros la influencia de los maoístas sobre la lucha de los pueblos en la india. Hace décadas que los maoístas actúan junto a los pueblos tribales y organizan su lucha en esas áreas.

El Estado, por su parte, lanzó operaciones militares en una campaña conocida como Operación "Cacería Verde", cuya finalidad es eliminar los miembros del PCI (maoísta) y garantizar la expulsión de los campesinos y pueblos tribales de las áreas de yacidas minerales.

Actualmente, las Fuerzas Armadas de la India entrenan grupos paramilitares que son directamente financiados por las empresas extranjeras que explotan las tierras tribales. Los paramilitares controlan el territorio y llegaron al punto de negar visas para entrada en ciertas áreas, incluso para ciudadanos hindúes, como ya viene ocurriendo en Chhattisgarh.

Hace cerca de seis meses atrás, el Estado impuso una nueva orden: todos los miembros del PCI (maoístas) son ilegales, deben ser proscritos y presos. El viejo Estado dice que "quién no condena los maoístas también debe ser detenido".

La escritora Arundhati Roy, que es una prominente intelectual democrática y defensora de la lucha de los pueblos tribales y campesinos en la India, una celebridad internacional, viene siendo blanco de una campaña de difamación y persecuciones. Pero debido a su fama internacional, los reaccionarios hindúes no saben qué hacer con ella. Pero no podemos olvidar que hay muchos otros apoyadores de la lucha del pueblo hindú siendo perseguidos, muchos presos. Uno de ellos, el médico Binayak Sen, es uno de los muchos detenidos. Él se dedicaba al pueblo, visitaba las áreas de minería, trataba de los pobres y fue preso. Es decisivo para la lucha de los pueblos que existan personas como ellos y, como no hay un fuerte movimiento internacionalista, ellos continúan como "celebridades", mientras miles de anónimos constituyen una fuerza vital para la lucha.

La violencia del Estado contra los pueblos es explícita y gratuita. Y no estoy hablando de violencia contra protestas o masas organizadas, pero personas comunes que son molestadas y brutalmente agredidas por el hecho de ser pobres. Nunca vi un policía abordar un pobre sin primero golpearlo.


Construir la nueva nación

Hasta los años de 1990 la discusión en el seno de los intelectuales de izquierda en la India era: "¿cómo el pueblo va a defender sus derechos?", "¿qué hacer?".

Los intelectuales y artistas simpatizaban y daban apoyo porque sentían que el Estado fallaba y que la constitución era falla.

Con el incremento de la explotación imperialista, se profundiza el debate entre las corrientes que tradicionalmente lucharon y se mantienen luchando junto al pueblo, y la "nueva izquierda", los conocidos movimientos "anti-globalización", conectados principalmente al Forum Social Mundial.

Si antes se debatía y se creía que sería posible construir una constitución democrática, ilusión que fue abandonada año tras año debido a los ataques y políticas antipueblo y antinación, los "nuevos movimientos sociales" y "anti-globalización" actúan tratando defender y mantener las posiciones de defensa de la constitución. El constitucionalismo burgués es una sofisticación de la ideología capitalista. Es una orden sólo de posibilidades y no de realidad. En los países dominados no hay porque luchar por una constitución. El movimiento constitucionalista está un paso atrás y no un paso al frente en la lucha por la emancipación de los pueblos en la India.

Esta es la gran crisis y fisura de la intelectualidad de izquierda en la India. Brasil e India poseen identidades, pero no se puede decir que las dos realidades son las mismas simplemente porque fueron colonizados. Los llamados "movimientos anti-globalización" no entienden el problema nacional. Ellos establecen banderas generales y corporativistas y no se conectan a las luchas nacionales. Por ejemplo: hay un movimiento "anti-Coca Cola" en la India que tiene conexión con los movimientos similares de varios países, pero son incapaces de conectarse a la lucha de una aldea en el propio país.

El movimiento que cuenta con los maoístas y muchas otras organizaciones democráticas, por su parte afirma que "tenemos que construir una nueva nación y concluir las cuestiones de nuestra lucha de liberación". Pero como aún no se dispone de un fuerte movimiento internacionalista, no se queda sabiendo de eso en otros países. Esa es una necesidad para la lucha de los pueblos de la India y de los pueblos de todo el mundo, es una cuestión urgente que debe ser debatida e implementada para el éxito de la lucha.

Cuestiones centrales

Este debate nos trae preguntas claves y es en torno a él que nos volcamos actualmente:

1 ¿Qué es democracia? ¿Cómo se puede hablar de eso si la constitución no significa nada?

2 ¿Qué es desarrollo? Las masas cuestionan "¿por qué hay que sacrificarse por la ‘nación’?" mientras los "anti-globalización" dicen que las masas tienen que encuadrarse e integrar la "sociedad civil".

3 ¿Que es nación? Esa es la gran cuestión del momento y es por ella que nos movilizamos. Finalmente, en nuestra comprensión, la nación es de quien está en la tierra, trabaja en ella, lucha por ella.

El objetivo del Estado es empujar un 80% del pueblo para las ciudades. Para eso, hacen una fuerte propaganda para volver la opinión pública contra los pueblos tribales y campesinos. El Estado cuestiona: "¿por qué prefieren vivir en una tienda en la selva de que en la ciudad?". Pero todo eso tiene como objetivo tomar de los campesinos y tribales el agua, la tierra y riquezas minerales.

Me gustaría traer ese debate al Brasil, pues él afecta todos los pueblos. Es un debate común a todos los pueblos dominados.

Me gustaría debatir la cuestión de la tierra. El Banco Mundial produjo recientemente un informe que muestra como el imperialismo adquirió tierras en todo el mundo. Es una cuestión que necesitamos abordar.

Una de las principales fallas de la lucha en la actualidad es que no hay un fórum verdaderamente democrático que organice ese debate. Eso acaba contribuyendo para que ciertos movimientos auténticamente democráticos busquen espacios como el Fórum Social Mundial - WSF. Necesitamos crear los fórums internacionales que representen las auténticas luchas para que podamos debatir todas esas cuestiones.

Traducciones: enriquerjba@gmail.com.

http://www.anovademocracia.com.br/edicion-en-espanol/138-n-71-noviembre-de-2010/3219-entrevista-con-la-profesora-hindu-radha-dsouza-india-miseria-opresion-y-resistencia-popular

-----

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada