lunes, 20 de diciembre de 2010

PCI (MAOÍSTA): ¡RECONSTRUIR LA MEZQUITA DE BABRI EN EL MISMO EMPLAZAMIENTO EN QUE ESTABA, AISLAR Y DERROTAR A LAS FUERZAS FASCISTAS HINDÚES!


Traducido por ODIO DE CLASE


[El siguiente comunicado del PCI (Maoísta) es especialmente interesante y, al mismo tiempo, aleccionador, pues nos muestra el modo en que los comunistas indios tratan la cuestión religiosa. Como ya señaló Lenin en su día a este respecto, en el camino de los intereses de clase del proletariado y de su emancipación, la lucha contra la religión no debe convertirse jamás en un obstáculo que fragmente la unidad de nuestra clase o que desvíe el combate clasista de su vórtice: la lucha entre explotados y explotadores. Estos últimos son nuestros únicos enemigos. Saludos comunistas a todos.]



PCI (MAOÍSTA): ¡RECONSTRUIR LA MEZQUITA DE BABRI EN EL MISMO EMPLAZAMIENTO EN QUE ESTABA, AISLAR Y DERROTAR A LAS FUERZAS FASCISTAS HINDÚES!


En 1992, las fuerzas fundamentalistas hindúes demolieron la Mezquita de Babri, uno de los lugares de culto más importantes para los 160 millones de musulmanes de la India



COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE LA INDIA (MAOÍSTA)



Comunicado de prensa, 4 de diciembre de 2010



¡RECONSTRUIR LA MEZQUITA DE BABRI EN EL MISMO EMPLAZAMIENTO EN QUE ESTABA!



¡¡AISLAR Y DERROTAR A LAS FUERZAS FASCISTAS HINDÚES!!



¡OBSERVAR UN "DÍA DE LUTO" -EL 6 DE DICIEMBRE-COMO RESPUESTA AL SECTARISMO HINDÚ!



¡CASTIGAR CON TODO RIGOR A LOS TERRORISTAS DE EXTREMA DERECHA RESPONSABLES DE LAS EXPLOSIONES DE MALEGAON, LA MEZQUITA DE LA MECA DE HYDERABAD, AJMER SHERIEF Y DEL SAMJHOUTA EXPRESS!



Hace exactamente 18 años, el 6 de diciembre de 1992, incontrolados fundamentalistas hindúes en connivencia con el entonces Gobierno central del Partido del Congreso, demolieron la Mezquita de Babri en Ayodhya. En primer instancia, los fundamentalistas hindúes convirtieron el emplazamiento de la Mezquita de Babri, construida hace 500 años, en un lugar en disputa, alegando que se asentaba precisamente donde había nacido el Dios Rama: con ese pretexto, en más de una ocasión, instigaron disturbios comunales por todo el país en los que fueron asesinados miles de musulmanes.



La demolición de la Mezquita de Babri fue el mayor ataque cometido por los fascistas hindúes en la historia de nuestro país. A día de hoy, personas como LK Advani, Ashok Singhal, Murali Manohar Joshi, Praveen Togadiya, Uma Bharati, Sadhvi Ritambara, directamente involucrados en aquellos acontecimientos, no han sido castigados por ningún Tribunal. El 30 de septiembre, en su veredicto sobre los derechos de propiedad del lugar en disputa -que se prolonga desde hace 61 años-, la Corte de Lucknow del Tribunal Superior de Allahabad, de ideología religiosa hindú-brahmánica, hizo injusticia a los musulmanes.



Sin la más mínima prueba histórica ni arqueológica, la Corte de Lucknow declaró que el lugar en disputa era el del nacimiento del Dios Rama. Primero la ocupación de la Mezquita, luego su demolición y, ahora, el veredicto para la construcción de un templo que se entregará a las mismas fuerzas involucradas en la demolición, hechos todos ellos que ponen a las claras la mentalidad fascista hindú del estado indio.



Con este veredicto, ha quedado demostrado una vez más que los tribunales de justicia de este país están exclusivamente al servicio de las clases explotadoras y de los fanáticos religiosos hindú-brahmánicos, pero no de los campesinos, los obreros, los dalits [el grupo inferior en el sistema opresivo de castas indio], las mujeres y las minorías religiosas. Las sentencias de los tribunales de justicia no pueden proporcionar la solución a esta situación: sólo aplastando el sistema actual y estableciendo un Estado de Nueva Democracia se puede encontrar la solución.



En el pasado reciente, han salido a la luz numerosas pruebas que demuestran la participación de grupos terroristas de extrema derecha (fundamentalistas hindúes) de la Sagh Parivar ["Nacionalistas Hindúes"] en los atentados de Malegaon, Ajmer Sherief, la Mezquita de la Meca de Hyderabad o el Samjhouta Express. Los dirigentes del VHP ["Consejo Mundial Hindú", en sus siglas en hindi], RSS ["Organización del Patriotismo Nacional", en sus siglas en hindi], Bajarang Dal y otras organizaciones, ocultos tras el nombre-pantalla de "Abhinav Bharat", organizaron atentados con explosivos y mataron a muchos inocentes.



Se ha convertido en norma de la policía y de las agencias de inteligencia culpar a los musulmanes siempre que se produce la explosión de una bomba, incluso si tiene lugar en una mezquita. Las detenciones de cientos de jóvenes sin razón alguna, las torturas salvajes, los asesinatos en falsos enfrentamientos, las acusaciones basadas en montajes, las denuncias de vínculos con el ISI [Servicios de Inteligencia Militar pakistaníes], en definitiva, convertir la vida del Pueblo en un juguete es parte de las políticas sectarias y fascistas hindúes de los gobiernos indios.



Al presentar a través de los medios de comunicación a todos los musulmanes como terroristas, los gobiernos tratan de acabar con ellos por todos los medios. Es una señal peligrosa que aquellos que exigen colgar a Ajmal Kasab, implicado en los ataques de Mumbai, no digan ni mu o no levanten claramente la voz al mismo tiempo contra los asesinos fascistas hindúes de la banda de Sangh.



Los gobiernos no detienen a estos terroristas de extrema derecha. Es más, incluso si detienen a algunos en ciertas ocasiones, se les pone en libertad y se les declara inocentes sin llevar a cabo las investigaciones oportunas. Por otra parte, los intelectuales, periodistas, medios de comunicación, periódicos y activistas que se han atrevido a alzar su voz contra estas fuerzas fundamentalistas hindúes se han convertido en objeto de los ataques de la banda de Sangh en distintos lugares. En general, las tendencias fascistas y sectarias del Estado indio se agudizan día a día.



Las fuerzas seculares de todas las religiones, los pensadores progresistas y demócratas deberían dar un paso adelante y luchar unidos contra el fascismo sectario hindú. Todos nosotros debemos condenar los ataques de las fuerzas fascistas hindúes contra los musulmanes, los cristianos y cualesquiera otras minorías religiosas. Al mismo tiempo, debemos oponernos a cualquier tipo de fundamentalismo religioso.



Nuestro Partido ha mantenido que el emplazamiento de la Mezquita de Babri pertenecía a los musulmanes: se le debe devolver a los musulmanes. Nuestro Partido no ha dejado de exigir que se reconstruya la Mezquita de Babri en su emplazamiento original y que se debe castigar con todo rigor a los dirigentes fascistas que la demolieron. Nuestro Comité Central exhorta a todas las fuerzas democráticas, seculares, progresistas y revolucionarias, a las distintas organizaciones y partidos a apoyar esta exigencia.



Nuestro Comité Central exhorta también a todo el Pueblo a observar un "DÍA DE LUTO" el 6 de diciembre, organizando reuniones y marchas, y portando insignias negras en protesta contra el sectarismo hindú.




(Abhay) Portavoz,



Comité Central, PCI (Maoísta)


----

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada