sábado, 30 de abril de 2011

1 de Mayo: ¡Por Un Nuevo Programa!


Este 1 de Mayo, los trabajadores de todo el mundo y del Ecuador nos aprestamos a celebrar un año más de aquel histórico acontecimiento sucedido en Chicago en 1886, en el que cientos de obreras perdieron la vida en medio de la huelga por defender sus derechos.

Para los comunistas y revolucionarios, el 1 de Mayo debe ser aprovechado para reafirmar al Partido, la clase y el pueblo en la ideología, el programa y los objetivos del proletariado revolucionario.

El significado histórico del 1 de Mayo

Por su contenido y su forma, el 1 de Mayo conmemora un acontecimiento cargado de enseñanzas para el proletariado revolucionario, las mismas que han sido enterradas por el revisionismo de viejo y nuevo cuño, por lo que hay que rescatarlas y desempolvarlas: 1.-nos demuestra el carácter irreconciliable de las contradicciones entre los capitalistas y los obreros, situación que trata de ser borrada artificialmente por las posturas conciliadoras y oportunistas, lo que debe ser combatido levantando la bandera roja del proletariado revolucionario que hoy en día significa el marxismo-leninismo-maoísmo; 2.-los trabajadores lucharon hasta el final, pero no pudieron avanzar por falta de dirección proletaria, éste punto precisamente es el que conecta obligatoriamente al proletariado con el Partido Comunista en una interrelación dialéctica, en la que el PC de nuevo tipo representa el Estado Mayor del proletariado, las demás clases trabajadoras y el pueblo en general; 3.-por su parte, los capitalistas, en la defensa de sus intereses no dudaron en asesinar cruentamente a los obreros, lo que determina la necesidad por parte del proletariado y el pueblo de organizar su propio ejército y utilizar la violencia revolucionaria; 4.-todas las conquistas políticas democráticas y económicas como el derecho a la sindicalización, la libertad de propaganda, la jornada de 8 horas y otros, no fueron dádivas de los capitalistas, sino que fueron arrancados a las clases dominantes por medio de la organización, la lucha y la unidad, en estas condiciones nace y se forja el Frente Único que el proletariado debe mantener con las demás clases del pueblo y los partidos y organizaciones democráticas en función de los objetivos estratégicos de la revolución; y, 5.-después de esta histórica fecha, el proletariado revolucionario comenzó a conmemorarla en distintos países de una forma combativa, haciendo mítines en contra de los grandes capitalistas, en contra del imperialismo, y tratando de agrupar a todo el pueblo, sobre la base de la alianza obrero-campesina, como fehacientemente lo prueba la experiencia bolchevique y del PCCH dirigido por Mao Tse Tung.

En nuestro país, la clase obrera y las demás clases trabajadoras tuvieron su bautizo de fuego el 15 de Noviembre de 1922, precisamente cuando luchaban por la jornada de 8 horas y otros derechos. Frente a esta lucha, la burguesía y su ejército oficial abrieron fuego sobre los miles de manifestantes desarmados en Guayaquil. Por tanto el 15 de Noviembre de 1922 se ratificaron las enseñanzas que nos dejó el 1 de Mayo, enseñanzas que hoy en día tienen plena vigencia y son de carácter universal.

Estas son algunas de las grandes lecciones que nos deja el 1 de Mayo; por eso es nuestro deber conmemorarlo, defendiendo las tesis del proletariado revolucionario, desenmascarando y combatiendo al imperialismo, las clases reaccionarias y el revisionismo, y, propagandizando el camino democrático del pueblo.

La situación actual de los trabajadores en nuestro país

El capitalismo burocrático en el Ecuador ha ingresado a una fase de mayor profundización a cargo del gobierno fascista y corporativista de Rafael Correa. Esa profundización está ocasionando un aumento del desempleo y la pobreza. ¿En qué se expresa todo esto? El imperialismo, sobre todo EEUU y China junto a Rusia, están reforzando las cadenas de opresión sobre la base de los préstamos, el comercio y los acuerdos militares. A su vez, el gobierno central, representante de la burguesía burocrática y los terratenientes, en colusión y pugna con la burguesía compradora están explotando cada vez con mayor intensidad a los trabajadores. Por ejemplo, el salario básico unificado está en $ 264 dólares mientras la canasta familiar básica se encuentra en $ 560. Como podemos ver hay un déficit de 300 dólares entre lo que gana un trabajador y lo mínimo que necesita para cubrir las necesidades de él y su familia. El desempleo ha subido al 15%, muy por encima de las cifras falsas (7%) que el INEC en su condición de institución pública sirviente del gobierno central, trata de hacer creer a la opinión pública y a las masas, mintiendo de la forma más descarada. El déficit de viviendas, que afecta especialmente a los trabajadores, asciende a 1´200.000; el gobierno trata de maquillar esta realidad entregando algunos miles de casas, las mismas que no reúnen las condiciones mínimas para una vivienda digna y no llegan a cubrir ni el 10% de las necesidades habitacionales de las masas. Como contrapartida a la gran explotación laboral de los trabajadores ecuatorianos, las grandes empresas, bancos y ensambladoras se han enriquecido enormemente en los últimos 4 años.

En el campo ecuatoriano, existen 19.557 predios que poseen 5´260.375 hectáreas de tierra, mientras que 636.375 predios tienen 1´463.212 hectáreas; es decir la tierra está concentrada en pocas manos. Lo mismo sucede con los recursos hídricos, cuyo mayor porcentaje va hacia las grandes haciendas, las transnacionales mineras y los proyectos hidroeléctricos del viejo Estado, dejando poca agua para la mayoría de campesinos. Esta enorme desigualdad en la tenencia de la tierra y en la distribución de los recursos hídricos, genera una situación de extrema indigencia en los trabajadores agrarios. Los campesinos pobres que tienen poca tierra o no la tienen, representan la mayoría de la población rural y no ven mejorar sus condiciones de vida. El gobierno de Correa trata de apaciguar el descontento y la lucha campesina entregándoles caridad (bono de “desarrollo humano”), un poco de abono (urea), entregando unas cuantas ovejas y vendiéndoles algunas miles de hectáreas de tierras propiedad del Estado, y otras compradas a altos precios a unos cuantos terratenientes allegados al régimen.

A la vez que el gobierno nacional monta todo un show propagandístico demagógico en torno a la entrega de tierras a unos cuantos miles de campesinos, reprime de la forma más cruenta las invasiones de tierras en las que cientos de miles de ecuatorianos se han visto involucrados por necesidad. El gobierno decía que los iba a reubicar y hasta la actualidad no hay nada concreto, solo palabras demagógicas y muchos policías y militares custodiando los terrenos desalojados.

Finalmente, tenemos a los trabajadores que frente al gran desempleo, subempleo, carestía de la vida y falta de oportunidades, han descendido hacia el lumpemproletariado, viéndose obligados a delinquir, prostituirse, vender droga, artículos robados, etc. El delincuente no nace, se hace; y esta sociedad que se desenvuelve en medio del capitalismo burocrático es el mejor caldo de cultivo para formar las mayores aberraciones humanas.

Como vemos la explotación de los trabajadores ecuatorianos continúa intacta y el gobierno fascista-corporativista de Correa es responsable directo de esta situación pues aunque dice estar en contra de los “pelucones”, en realidad es el gobierno que más ha servido para sostener la explotación del trabajo asalariado, el que más ha defendido la propiedad privada de los bancos, empresas e industrias de ensamblaje; y el que más ha servido a los terratenientes del país.

El gobierno viene montando desde el inicio de su gestión una gran campaña propagandística demagógica en la que plantea la conciliación entre capitalistas y trabajadores, y sobre todo trata de hacer ver como si el gobierno nacional fuera el mejor aliado del pueblo, lo cual es completamente falso y no resiste el menor análisis. Ejemplos de esto son: el enjuiciamiento a decenas de trabajadores de Correos del Ecuador en el 2007 acusados de terrorismo por haber reclamado sus derechos laborales; la masacre perpetrada en Dayuma por parte de las FFAA; el enjuiciamiento a los pobladores que luchan contra las transnacionales mineras en Azuay; el desalojo violento de las invasiones de tierras, etc.

Este primero de Mayo transcurrirá en medio de la consulta “popular” organizada por la burguesía burocrática para reforzar su dominio en el control del viejo Estado y aplastar la resistencia del pueblo. En estas condiciones, un sector del sindicalismo revisionista como la CTE se ha prestado para apoyar el SI y otro sector como la UGTE, para apoyar el NO; ambas posturas confluyen en el camino burocrático impulsado por el imperialismo en un país oprimido como el nuestro.

El PCE desenmascara y combate la democracia burguesa y el cretinismo parlamentario, pues ambos son parte del viejo sistema de opresión y arma de las clases dominantes para sostenerse en el poder. La actual consulta es una muestra irrefutable de lo afirmado.

Al respecto, si el gobierno central actual estuviera a favor del pueblo –lo cual no es real- debería preguntar temas que sirvan a las grandes masas; en este sentido: ¿Por qué el gobierno no pregunta al pueblo si está de acuerdo en que el salario básico unificado sea de $ 560 dólares conforme al costo actual de la canasta familiar básica, y que lo paguen las grandes empresas privadas y las instituciones públicas; y que en el caso de los pequeñas y medianas empresas sean subsidiadas por el Estado con bonos para sus trabajadores? ¿Por qué el gobierno no pregunta al pueblo si está de acuerdo en que las haciendas de más de 100 hectáreas sean expropiadas sin indemnización y repartidas esas tierras gratuitamente entre los campesinos pobres que tienen poca tierra o no la tienen? ¿Por qué el gobierno no pregunta al pueblo si está de acuerdo en que las principales fuentes de agua sean entregadas a los pequeños y mediados campesinos productores y no a las grandes haciendas, transnacionales mineras y proyectos hidroeléctricos del viejo Estado como sucede en la actualidad? ¿Por qué el gobierno no pregunta al pueblo si está de acuerdo en que los funcionarios públicos como ministros, asesores presidenciales, asambleístas y otros, ganen únicamente el salario básico unificado y no miles de dólares como lo hacen en la actualidad?

Planteamos esto no porque exista la más mínima confianza en el gobierno de Rafael Correa ni en el reformismo, sino para demostrar ante el pueblo que las preguntas de la actual consulta “popular” están hechas de tal manera que sirvan para reforzar el proyecto de la cúpula de Alianza País y no afecten en ningún sentido los intereses de las clases dominantes.

El gobierno trata de mostrarse como soberano y contrario a los EEUU. Eso es solo parte de la campaña demagógica que hace previo a cada contienda electoral para hacer creer a las masas que es “radical”. Lo cierto es que el petróleo del Ecuador sigue siendo exportado mes a mes puntualmente a las súper-potencias imperialistas EEUU y China. El comercio en condiciones de desigualdad sigue teniendo a los EEUU como primer socio, y a China como socio comercial cada vez con mayor intensidad. El gobierno sigue sirviendo a los EEUU en su política militar imperialista por lo menos en dos temas concernientes a América Latina: el mantenimiento de soldados ecuatorianos como parte de la fuerza armada multinacional que los EEUU tienen en Haití bajo la máscara de la “pacificación” de ese país, y la colaboración abierta con los EEUU y el gobierno reaccionario de Colombia para aplastar a las organizaciones guerrilleras revisionistas de ese país. En lo que respecta a China, el gobierno de Correa le está hipotecando el país a 15 años plazo, con miles de millones de dólares en préstamos a altos intereses como es el caso del Proyecto Coca Codo Sinclair; entregando concesiones petroleras; intensificando el comercio desleal y poniendo los recursos del Estado en función de contribuir a los proyectos del imperialismo chino como ha ocurrido recientemente con los fondos del Banco del IESS invertidos en el Proyecto Coca Codo Sinclair en maridaje con los capitales monopolistas de China. Por todo esto, Correa no es de ninguna manera un anti-imperialista, al contrario es un fiel sirviente del imperialismo, una de las mejores fichas de los oscuros intereses de las súper-potencias y potencias capitalistas.

En estas condiciones, este Primero de Mayo debe servir para desenmascarar y combatir al gobierno fascista y corporativista de Rafael Correa, representante de la gran burguesía y los terratenientes, al servicio del imperialismo yanqui y chino.
Este Primero de Mayo debe servir para afirmar el camino democrático del pueblo, y que en la actual etapa de la lucha de clases consiste en no ir a votar, en desarrollar la lucha anti-imperialista y anti-feudal. Nada ha conseguido el pueblo con las elecciones burguesas; todo lo que tiene lo ha conquistado mediante la organización, la lucha y la violencia revolucionaria. Aquellos partidos de “izquierda” que están por el SI y por el NO son, en su mayoría, viejos sirvientes de las clases dominantes y otros aunque subjetivamente no lo sean, están sirviendo objetivamente al camino burocrático. El voto nulo es un pequeño paso en el camino de rechazar las elecciones burguesas, pero es un paso todavía débil y que debe avanzar hacia la línea roja del proletariado. Llamamos a todos los revolucionarios sinceros, a las personas democráticas y patriotas, a las organizaciones populares, a los trabajadores y a la juventud a no dejarse oprimir y chantajear por la multa electoral, la misma que es una de las muestras de la falsa democracia que existe en nuestro país. A medida que por el camino democrático del pueblo comiencen a transitar más y más las grandes masas, las clases dominantes ya no pondrán solamente multas sino inclusive la punta de las bayonetas para obligar a las masas a ir a sufragar y así legitimar el viejo orden de opresión.

Nuestra lucha es contra la democracia burguesa, por la Revolución de Nueva Democracia, como su mismo nombre lo indica: democracia de nuevo tipo, para las masas, para los trabajadores, para los partidos democráticos y revolucionarios, para los sindicatos, comunas, federaciones y gremios. Nueva Democracia que implica nueva economía, nueva política y nueva cultura.

Combatir al sindicalismo revisionista

Los sindicatos a través de la Historia fueron cumpliendo distintos papeles y avanzaron conforme el proletariado avanzaba en su conciencia de clase. De la ayuda mutua y el asistencialismo, pasaron a la lucha económica reivindicativa y después a su fase más elevada: la lucha por las reivindicaciones inmediatas ligadas a la lucha por el poder. Debemos desechar las dos formas primitivas del sindicalismo y acoger la tercera por ser la que verdaderamente sirve a los intereses del proletariado y el pueblo, lo cual es corroborado por la misma lucha y la historia. El 1 de Mayo es la fecha que precisamente nos plantea este reto y por eso es una fecha clasista y combativa, y no la fecha simplemente festiva y folklórica que el revisionismo plantea.

Durante varias décadas, el revisionismo de viejo y nuevo cuño, ha venido tergiversando el carácter clasista del Primero de Mayo y lo han utilizado para enganchar a los trabajadores dentro del viejo Estado y a la vez se han servido de esta histórica fecha como tribuna para ganar diputados, alcaldes, etc., es decir para el reformismo y el parlamentarismo.

En qué se ha convertido el Primero de Mayo en nuestro país por culpa del sindicalismo revisionista?

El Primero de Mayo ha perdido su esencia en el Ecuador, salvo contadas y respetables excepciones. En la gran mayoría de veces, el revisionismo se ha dedicado a organizar desfiles totalmente serviles a las clases dominantes. En dichos desfiles, se pelean entre las centrales sindicales del revisionismo (CTE, UGTE, CEOSL y otras) por ganar protagonismo político para sus dirigentes en la búsqueda de promocionarlos para las elecciones burguesas. Estos desfiles culminan sin mayores reivindicaciones para los trabajadores y finalmente se convierten en un regateo de migajas entre las burocracias sindicales y el gobierno representante de la patronal.

Esta actitud oportunista de las centrales sindicales revisionistas en el Primero de Mayo, es solo la continuación de toda su actividad política reformista durante largos años.

Las centrales sindicales revisionistas le han acostumbrado a la clase obrera y a los trabajadores ecuatorianos, ha luchar por reivindicaciones estrictamente económicas, dejando de lado la lucha política de clases; le han acostumbrado a contentarse con migajas, so-pretexto de que no se puede pedir más a los capitalistas (un claro ejemplo de esto es la actitud cómplice del sindicalismo revisionista en la aceptación dócil del alza salarial de 240 a 264 dólares); le han acostumbrado a menospreciar el papel del campesinado en la lucha y unidad estratégica con el proletariado, en definitiva han destruido en gran parte la conciencia y organización de clase que debe tener el proletariado y el pueblo en el proceso de la revolución.
Fueron esas mismas centrales sindicales revisionistas, según se iban conformando, las que apoyaron en los años 70 a Rodríguez Lara; en los años 79-80 a Jaime Roldos; en los 90 a Rodrigo Borja; y últimamente a Lucio Gutiérrez y al gobierno actual. No debemos olvidar que el viejo partido comunista, los socialistas, el MPD-PCMLE y Pachakutic le invitaron Rafael Correa a participar y presidir la marcha del 1 de Mayo en Quito en el año 2007. Luego de haberse entregado en cuerpo y alma a la burguesía burocrática durante más de medio siglo, ahora tratarán nuevamente de mostrarse “revolucionarios” para confundir a las nuevas generaciones y así seguir traficando con la revolución para saciar apetitos personales y grupales de partidos oportunistas.

Es un alto deber de los comunistas y revolucionarios ecuatorianos combatir sin tregua al revisionismo enquistado en las centrales sindicales actuales, y comenzar a generar sindicatos de nuevo tipo, sean legales o no, que permitan reconstituir la organización de los trabajadores con dirección proletaria y en función de conectar las reivindicaciones inmediatas con la lucha por la revolución.

Por un Nuevo Programa al servicio de la clase obrera y el pueblo

El Partido Comunista del Ecuador, en medio de la conmemoración clasista del Primero de Mayo, plantea a la clase obrera y el pueblo, el siguiente Programa de la Revolución de Nueva Democracia, como primer paso para derrotar y barrer a las tres montañas que lo oprimen y que son el imperialismo, la gran burguesía (burocrático/compradora) y los terratenientes de viejo y nuevo cuño.

Desde luego, este programa solo será posible realizarlo derrocando por la violencia el poder de las clases reaccionarias, tomando el poder político del Estado y por medio de un gobierno provisional democrático-revolucionario y apoyándose en el pueblo armado, desmontar la estructura jurídico-militar del viejo Estado y en su lugar construir el Estado de Nueva Democracia.

A continuación, publicamos el Programa correspondiente a la etapa de la revolución democrática de nuevo tipo, para que los trabajadores, el pueblo y los sectores democráticos y revolucionarios lo conozcan y debatan, en el marco de perfeccionarlo con los aportes y correcciones necesarias, y que así sirva para guiar la lucha revolucionaria por el poder.

1.-Creación de la República Popular del Ecuador, sobre la base de un Estado de Nueva Democracia.

2.-Ruptura de los acuerdos militares, diplomáticos, comerciales y económicos impuestos por el imperialismo, ya sea EEUU, China o cualquier otra potencia capitalista; así como desconocimiento de la deuda externa.

3.-Política exterior soberana basada en tres ejes: respeto del derecho a la autodeterminación de las naciones y de los pueblos; internacionalismo proletario y, política de comercio exterior en igualdad de condiciones con todos los países que no sean imperialistas.

4.-Expropiación sin indemnización y estatización de las 200 grandes empresas, industrias, medios de comunicación, sistemas de transporte y bancos de la burguesía compradora; confiscación del capital monopolista del viejo Estado utilizado por la burguesía burocrática, y su paso a manos del Estado de Nueva Democracia. La mediana y pequeña empresa, tanto en la ciudad como en el campo, conservarán concesiones en el marco de la etapa democrática de la revolución y en función de los intereses nacionales.

5.-Industrialización del país, sobre la base de la clonación de tecnología extranjera, la investigación científica y la estimulación y desarrollo de las fuerzas productivas. Debe combinarse la industria pesada y liviana con la producción agrícola.

6.-Confiscación sin indemnización de las haciendas de más de 100 hectáreas y repartición gratuita de esas tierras a los campesinos pobres. Entrega de las principales fuentes de agua a los pequeños y medianos campesinos productores.

7.-Promoción y defensa de los derechos sindicales de los trabajadores; establecimiento de un salario básico unificado acorde al costo de la canasta familiar. Pleno derecho de asociación, reunión, movilización y huelga.

8.-Establecimiento de un sistema democrático de nuevo tipo: plena libertad e igualdad jurídico-económica de agitación, propaganda y organización de los partidos democráticos y revolucionarios en las elecciones a la Asamblea Nacional del Pueblo, cuyos representantes percibirán un salario igual al de un obrero. Prohibición exclusiva de participar en la vida política a los dirigentes de los partidos representantes de las clases reaccionarias derrocadas (Alianza País, PSP, PRIAN, PSC, UDC, PRE, ID y, los que para ese momento fueren tipificados como tales).
El sistema democrático de nuevo tipo permitirá la más amplia libertad de pensamiento, expresión, asociación, reunión, desfile y huelga de todo el pueblo, especialmente de las masas trabajadoras.

9.-Fortalecimiento del Ejército Popular de Liberación y simultáneamente conservar el armamento de las masas de trabajadores.

10.-Desarrollo de un nuevo sistema educativo, basado en la gratuidad completa, el laicismo, la ciencia, la educación inter-cultural bilingüe, las necesidades laborales de la nueva sociedad y el combate al machismo y el racismo.

11.-Nueva Cultura de masas, basada en la promoción de los valores progresistas ancestrales, el combate a la alienación cultural imperialista, el fortalecimiento del arte popular y la libertad de cultos respetando el derecho a creer así como a ser ateo.

12.-Sistema judicial nuevo, basado en la elección popular de jueces, la creación de cárceles con centros educativos, deportivos y laborales para la rehabilitación social, y un código de penas de acuerdo a la gravedad y reincidencia de los delitos. Se priorizará la reeducación del lumpemproletariado garantizando su posterior reinserción laboral. Cadena perpetua únicamente para delitos muy graves, delincuentes demasiado reincidentes y dirigentes contra-revolucionarios que cometan o instiguen actos de sabotaje y terrorismo. Pena de muerte para quienes saquearon al país y torturaron al pueblo durante los gobiernos pasados, sin importar el tiempo transcurrido entre esos crímenes y la aplicación de la Justicia Popular.

13.-Protección de la niñez, la mujer, la tercera edad y las personas con discapacidades, sobre la base de un sistema de aseguramiento social específico; apoyo económico directo y espacios organizativos propios de estos sectores de la población.

14.-Luchar para que, una vez culminada la etapa democrática de la revolución, avancemos ininterrumpidamente al socialismo en toda la República Popular, y después, por medio de revoluciones culturales, avanzar al Comunismo, la meta final del proletariado, el Partido y la Revolución.

¡POR UN PROGRAMA DE NUEVO TIPO!

¡COMBATIR AL GOBIERNO FASCISTA Y CORPORATIVISTA DE RAFAEL CORREA!

¡ABAJO LAS CENTRALES SINDICALES REVISIONISTAS!

¡VIVA LA LUCHA DE LOS TRABAJADORES!


COMITÉ DE RECONSTRUCCIÓN
PARTIDO COMUNISTA DEL ECUADOR


1 de Mayo del 2011

http://edicionesvanguardiaproletaria.blogspot.com
edicionesvanguardiaproletaria@yahoo.com.ar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada