miércoles, 27 de abril de 2011

Afganistan: 8 terroristas de la OTAN y un contratista muertos en ataque de la Resistencia



Al menos diez personas murieron este miércoles, entre ellas ocho soldados de la OTAN, en un tiroteo ocurrido en el aeropuerto militar de Kabul, a raíz de una disputa entre un agente afgano y militares extranjeros, dijeron la ISAF y las autoridades de Afganistán.

El incidente tuvo lugar en la mañana del miércoles en el Centro de Formación Aérea de la OTAN, situado en el aeropuerto militar de Kabul, junto al aeródromo civil, dos de los complejos mejor protegidos de la capital afgana.

El ministerio de Defensa de Afganistán atribuyó el tiroteo a una disputa entre un piloto militar afgano y soldados extranjeros, precisando que el piloto fue abatido.

Según los insurgentes fue un ataque de la Resistencia y aseguraron que uno de sus militantes "empleado" había perpetrado el ataque en la base aérea.

"Hacia las 11H00 de esta mañana (miércoles), en el interior del cuartel general del Ejército del Aire, una discrepancia opuso un piloto afgano a sus colegas extranjeros", explicó el ministerio en un comunicado.

"Un tiroteo siguió, provocando muertos y heridos", añadió el ministerio en la nota, sin dar más detalles.

"Ocho militares de la fuerza internacional de la OTAN (ISAF) y un contratista murieron" por los disparos de armas livianas en el aeropuerto de Kabul, informó por su parte la misión de la coalición internacional en Afganistán, en un comunicado, que no precisó la nacionalidad de los fallecidos.

Un insurgente "empleado en la base perpetró un ataque armado que dejó numerosas víctimas entre las tropas afganas y extranjeras", informó el miércoles el portavoz de la Resistencia, Zabihulá Mujahid, en un SMS enviado a AFP.

Este incidente ocurre tras recientes ataques perpetrados por los insurgentes contra lugares sensibles y muy protegidos de Afganistán, teniendo como objetivo las fuerzas de seguridad, gracias a soldados infiltrados y hombres vestidos con uniformes del ejército o de la policía.

Estos ataques hacen temer un incremento de la infiltración en las filas de las fuerzas afganas de insurgentes, que han ganado terreno estos últimos años.

El 18 de abril, un insurgente vestido con el uniforme del ejército consiguió entrar en el ministerio de Defensa, uno de los lugares más protegidos de kabul, causando la muerte de tres militares, entre ellos el guardia del despacho del jefe del Estado Mayor, antes de ser abatido.

El ataque fue reivindicado por la Resistencia.

El tiroteo de este miércoles es el ataque más grave sufrido por las fuerzas de la OTAN en Afganistán desde la caída de un helicóptero el 21 de septiembre del año pasado, que provocó la muerte de nueve soldados estadounidenses.

No hay comentarios:

Publicar un comentario