lunes, 4 de abril de 2011

Declaración del Movimiento Popular Perú sobre Libia



Movimiento Popular Perú http://www.solrojo.org/mpp_doc/mpp_20110330.html


¡Proletarios de todos los países, uníos!


¡APOYAR LA LUCHA DEL PUEBLO ÁRABE!
CONDENAMOS LA INTERVENCIÓN MILITAR DEL IMPERIALISMO YANQUI Y EL PLAN DE PARTICIÓN DE LIBIA


DENUNCIAMOS LA AGRESIÓN MILITAR DEL
IMPERIALISMO YANQUI CONTRA LIBIA


Denunciamos: que, esta nueva agresión contra un país oprimido, es para asegurar el control de las fuentes estratégicas de materias primas y energía de la región, entre otros objetivos. A los imperialistas no les importa para nada la suerte del pueblo árabe y de ningún otro, ni que el pueblo de Libia y el de otros países árabes sea sometido a regímenes fascistas y genocidas, como el de Gaddafi, en Libia, nunca les ha importado un bledo. Ahora, en concreto, el imperialismo aprovecha el desarrollo de la actual crisis en los países árabes para actuar en persecución de sus propios objetivos de superpotencia hegemónica única, ante la amenaza de la otra superpotencia atómica, Rusia, que ha aumentado su presencia en esa parte del mundo y, principalmente, contra la creciente amenaza del socialimperialismo Chino, cuyos representantes "van por África con la cartera abierta comprándolo todo".

Esta agresión militar imperialista revela, una vez más, los reales objetivos de toda la retórica del gobierno del genocida Obama sobre su "Nueva Doctrina de Seguridad Nacional", que ha bautizado como la "Doctrina Obama". Como algunos han comentado, ella contiene "un conjunto de orientaciones flexibles", "lo que no le impide en cada momento aplicar lo más conveniente" para defender la hegemonía mundial del imperialismo yanqui; que trata de esconder su carácter agresivo e intervencionista, con expresiones como: "no dictamos soluciones, pero defendemos nuestros valores"; es decir, usar a su favor los conflictos existentes en los países y regiones para imponer su plan de nuevo reparto del mundo. Por tanto, es la continuación de la guerra de agresión imperialista desarrollada bajo Bush contra los pueblos del Tercer Mundo.

Bajo esta cobertura de "defensa de nuestros valores", usa a su favor las situaciones de crisis, como la que se está viviendo en el norte de África y demás países árabes, para su intervención política, primero, en los casos de Egipto y Túnez y, después, desembocar en la intervención militar abierta contra Libia. Mientras sus lacayos saudíes invaden Bahrain, los fascistas sionistas de Israel incrementan su actividad genocida contra el pueblo palestino y los mismos yanquis intervienen más en Yemen,

Los países del norte de África y los demás países árabes, como países semifeudales y semicoloniales, están sumidos en una crisis general que se agrava con la crisis imperialista mundial que se descarga sobre ellos por su condición de países oprimidos y aumenta la opresión y miseria de las masas y sus protestas y luchas. Además que la agudización de las contradicciones interimperialistas agudiza la pugna entre las facciones de las clases dominantes nativas. Eso agudiza la contienda entre la facción compradora y la facción burocrática de la gran burguesía por el control de los aparatos del Estado, comenzando por el Ejecutivo.


LAS MASAS SE MOVILIZAN HEROICAMENTE
COMO EXPRESIÓN DEL DESARROLLO
DE LA SITUACIÓN REVOLUCIONARIA
PERO FALTA PARTIDO COMUNISTA


En nuestra colina, como expresión del desarrollo de la situación revolucionaria (condiciones objetivas) las masas populares impulsan sus luchas, sirviendo al desarrollo de la nueva gran ola de la revolución proletaria mundial. Las masas de estos países siempre han luchado, y ahora con mayor razón, contra las tres montañas que los oprimen: el imperialismo, la semifeudalidad y el capitalismo burocrático. Estas luchas se expresan con todo su heroísmo y odio contra los gobiernos fascistas, genocidas y vendepatrias, que mayoritariamente están a la cabeza de estos Estados. Pero por más heroicas que sean estas luchas, como en esta oportunidad, a lo máximo que llegan es a derribar al tirano de turno, es decir a que se imponga una u otra facción con sus representantes; pero el pueblo no obtiene nada significativo; la revolución democrática contra estas tres montañas que los oprimen no avanza, no porque falta un movimiento de masas dispuesto a todos los sacrificios para liberarse a sí mismo, sino porque falta el partido revolucionario capaz de dirigirlo, es decir el Partido Comunista que, aplicando el marxismo-leninismo-maoísmo, principalmente el maoísmo a las condiciones concretas de la revolución en el país, inicie y desarrolle la guerra popular para llevar hasta el fin la revolución democrática. En esta situación las masas son cada día más arena de contienda entre revolución y contrarrevolución. Lo que busca la reacción y el imperialismo es poner los movimientos de masas a su cola para sus nefastos fines.

Pero si bien, así se presenta la situación actual para el pueblo y la revolución en los países árabes, de todas maneras, los más avanzados de la clase y el pueblo, harán balance de la lucha actual y de sus resultados y madurarán las fuerzas que han de constituir o reconstituir el Partido Comunista para llevar la revolución democrática hacia adelante; desarrollando y transformando las luchas que allí se dan en guerra popular de resistencia contra el imperialismo .Ellos verán, una vez más, que sin la dirección del Partido la revolución democrática no puede avanzar; que además de algunos cuantos logros pasajeros, los frutos de sus luchas van a parar a las manos de sus enemigos. Para que cabalgando sobre ellas se aúpen en el gobierno y el parlamento del Estado (terrateniente-burocrático al servicio del imperialismo) unos u otros representantes de las facciones de la gran burguesía nativa lacaya al servicio de una u otra superpotencia o potencia imperialista. Es decir, para el recambio de autoridades del Estado opresor, para determinar quienes han de aplastar a las masas populares desde allí. Para con ello la facción reaccionaria triunfante poner los recursos naturales, las riquezas del país y la fuerza del trabajo de las masas en beneficio de sus amos imperialistas y de un puñado de parásitos del capital burocrático.


DENUNCIAMOS: QUE LA AGRESIÓN IMPERIALISTA
EN LO INMEDIATO NO APUNTA A SACAR AL FASCISTA
GENOCIDA GADDAFI SINO A LA PARTICIÓN DE LIBIA


Mantener a Gaddafi permite a los imperialistas justificar la división del país en zonas de influencia. Siguiendo sus negros designios los imperialistas planean el desmembramiento del país. Por ello ya están anunciando que Francia e Inglaterra tienen una “propuesta de paz”, que no puede ser otra, que el envío de las tropas de los agresores para ocupar el país como “cascos azules” de la ONU. Eso en concreto significará la división del país: entre una parte controlada por las fuerzas “rebeldes”, de la oposición, dividida entre partidarios de la superpotencia y las potencias imperialistas agresoras, que quedarán en la parte más rica en petróleo y gas y las fuerzas del fascista, genocida y vendepatria Gaddafi con patrocinio de otras potencias imperialistas, que quedarán en la parte menos rica en petróleo y gas. Además, los imperialistas yanquis, con la militarización total de esa parte del Mediterráneo, logran otro objetivo de su intervención en la actual crisis del norte de África: tomar posiciones estratégicas para proseguir desarrollando sus planes hegemonistas.

Estamos seguros que la agresión imperialista y sus planes chocarán cada día, más y más, con la heroica resistencia del pueblo de Libia y de todo el pueblo árabe y desencadenará el odio de todos los pueblos del mundo. El pueblo de este país aplastando a los lacayos de los imperialistas, luchando por la unidad nacional y persistiendo en la guerra de resistencia dará golpes contundentes al agresor y finalmente alcanzará la victoria y el imperialismo yanqui y todos los demás imperialistas serán derrotados con toda seguridad.

Sirviendo a este camino, para garantizar la marcha victoriosa de la guerra de liberación y la culminación de la revolución democrática, corresponde a los revolucionarios de estos países tomar el maoísmo, asimilarlo, encarnarlo y aplicarlo para constituir o reconstituir el Partido Comunista, según sea el caso, como partido marxista-leninista-maoísta para impulsar la lucha armada de resistencia, pugnando por dirigirla, para transformarla en guerra popular de resistencia contra el imperialismo para aplastar a las tres montañas que oprimen al pueblo: el imperialismo, la semifeudalidad y el capitalismo burocrático, luchando irreconciliablemente contra el revisionismo, como parte y al servicio de la revolución mundial.

¡APOYAR AL PUEBLO ÁRABE!
¡YANKEE GO HOME!


Movimiento Popular Perú
Marzo de 2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada