domingo, 24 de abril de 2011

India: comunicado del PCI (Maoísta) sobre la lucha contra la corrupción




PARTIDO COMUNISTA DE LA INDIA (MAOÍSTA)
COMITÉ CENTRAL



[ En la India en las semanas pasadas diversos grupos sociales y ONGs han organizado campañas de lucha contra la corrupción del Estado, y han protagonizado huelgas de hambre y actividades de denuncia de la misma en todo el país. Los revolucionarios maoístas, aunque se felicitan por estas iniciativas, cuestionan la eficacia de las mismas porque no van a la raiz del problema. Los maoístas han puesto de manifiesto la naturaleza fundamentalmente corrupta, antidemocrática y burguésa de la maquinaria del estado, y han argumentado que la corrupción no puede ser separada de la naturaleza no democrática de la sociedad, y ambas características deben ser abordadas por las luchas de masas. Aquí está la declaración de nuestros camaradas y hermanos del Partido Comunista de la India (Maoísta) sobre estas cuestiones. – Odio de Clase .]


Traducido por ODIO DE CLASE

Comunicado de prensa
13 de abril de 2011


¡Intensificar las luchas de masas para poner fin a la corrupción institucionalizada!



En los últimos tiempos, la corrupción ha vuelto a saltar al primer plano político con la revelación de estafas masivas tales como los casos de 2G Spectrum, los Juegos de la Commonwealth, la sociedad inmobiliaria Adarsh, los diversos fraudes inmobiliarios de Karnataka o el de S-Band Spectrum. Los trabajadores, los campesinos, los adivasis, los dalits [“intocables”, en hindi], las mujeres y la clase media urbana -todas las clases y sectores de la sociedad- han expresado su profundo descontento y rechazo. Recientemente hemos sido testigos del apoyo masivo recibido por Anna Hazare durante su huelga de hambre, apoyo que es consecuencia directa del descontento generalizado del pueblo por la corrupción, los partidos políticos corruptos y sus dirigentes. Aunque lo exigido en la huelga de hambre es el proyecto de ley de Jan Lokpal [Proyecto legislativo que persigue crear un órgano no dependiente del gobierno encargado de perseguir la corrupción de políticos y funcionarios públicos], la aspiración del pueblo es erradicar por completo la corrupción.

Sería pura inocencia creer que tanto la creación de un comité nacido del proyecto de ley Lokpal como la selección de la mitad de sus miembros entre la sociedad civil puedan dar con la solución. De hecho, la falta de normas y leyes no es la causa de esta corrupción interminable y rampante. Desde los tiempos de los escándalos Jeep y de los aviones Lockheed hasta el escándalo Bofors del difunto Rajiv Gandhi, nuestro país ha asistido a numerosos casos de corrupción en los que se han defraudado desde unos pocos millones de rupias hasta miles y miles de millones. No sólo se trata de los principales partidos parlamentarios, como el Partido del Congreso y el BJP [Bharatiya Janata Party, en castellano “Partido Popular Indio”]: también los dirigentes y ministros del resto de partidos parlamentarios nacionales y regionales como el RJD [Rashtriya Janata Dal, en castellano “Partido Nacional Popular”], el BSP [Bahujan Samaj Party, en castellano “Partido de la Mayoría Social”], el SP [Samajwadi Party, en castellano “Partido Socialista”], el DMK [Dravida Munnetra Kazhagam, en castellano “Organización para el Progreso Draviniano”], el AIADMK [All India Anna Dravida Munnetra Kazhagam, escisión del anterior], el TDP [Telugu Desam Party, en castellano “Partido del Pueblo y la Tierra Telugu”] y sus burócratas acólitos tienen un largo historial de prácticas corruptas. Mediante la correcta aplicación de las leyes vigentes en el país y mediante el buen funcionamiento de la lucha contra la corrupción se podrían prevenir, en gran medida, estafas como éstas y castigar severamente a los responsables. Sin embargo, en los últimos 64 años de historia de la India “independiente” no encontramos un solo caso en que se haya castigado a políticos, ministros, jefes de empresas y burócratas corruptos. Debido a la presión popular o de los partidos de la oposición, han podido ser detenidos en contadísimas ocasiones; sin embargo, han terminado libres de cargos o condenados a penas nominales gracias a la dilación en las investigaciones y a la atenuación de los cargos. Ello se debe a que el poder judicial de este país es también una parte inseparable de esta maquinaria estatal de explotación. ¡Que nadie albergue la ilusión de poder acabar con la corrupción por medio de estas leyes y estos tribunales!

Hemos de tomar conciencia en primer lugar de que la corrupción no es una cuestión limitada a un puñado de individuos malos o codiciosos. La causa esencial de todos estos casos de corrupción y estafas reside en el sistema capitalista, cuyo único lema es la lucha implacable por el máximo beneficio. A pesar de los predicados valores democráticos y la libertad, en la práctica se basa en la explotación intensa del trabajo, en los sobornos, las comisiones, etc. Por lo tanto, el fin de la corrupción y las estafas es una cuestión ligada a la transformación revolucionaria del sistema actual. Sería ilusorio esperar una solución completa de esta situación mediante la tramitación de unas cuantas leyes bienintencionadas, mientras el sistema semi-feudal y semi-colonial de nuestro país permanece intacto.

De hecho, los casos de corrupción que no han salido a la luz son mucho más numerosos que los que ya se conocen. Por ejemplo, el difunto ministro principal de Andhra Pradesh, YS Rajasekhar Reddy, el actual ministro principal de Chhattisgarh, Raman Singh, el ministro principal de Odisha, Naveen Patnaik, los ministros principales de Jharkhand, Madhu Koda, Shibu Soren y Mundas Arjun, el ministro principal de Karnataka, Yediyurappa, y otros personajes semejantes, gracias a la firma de acuerdos con la mafia de la minería y las grandes empresas, han amasado enormes fortunas en comisiones por valor de decenas de miles de millones de rupias. Hasta los medios de comunicación se han hecho eco de ello. Las políticas de LPG [“Liberalización, Privatización y Globalización”] aplicadas por los gobiernos han abierto las compuertas a una corrupción rampante, a gigantescas estafas y al saqueo masivo de la riqueza natural de nuestro país. Por lo tanto, todo lo que no sea oponerse de manera inequívoca a las políticas gubernamentales antipopulares dictadas por el imperialismo y no dirigir las luchas de masas contra dichas políticas, es decir, limitarse a hablar con la esperanza de que la corrupción desaparezca, es engañar al pueblo.

Anna Hazare puso fin a su ayuno tras la decisión del gobierno de crear un comité al amparo del proyecto de ley Lokpal. Sin embargo, no se ha hecho justicia a todos aquellos que aspiran a poner fin a la corrupción. De hecho, el gobierno aceptó esta exigencia no por miedo a la huelga de hambre de Anna Hazare sino para calmar el rechazo popular surgido en apoyo de dicha huelga. Debe ponerse de relieve que las clases gobernantes aceptaron esta exigencia sólo porque saben que leyes como éstas en modo alguno afectan al sistema actual.

El Comité Central del PCI (Maoísta) acoge con satisfacción la respuesta popular, desde todos los rincones del país, en contra de la corrupción. Nuestro Partido considera que sólo mediante la lucha de masas unidas, bien organizadas y militantes se puede poner fin a la corrupción. Nuestro Partido hace un llamamiento al pueblo de nuestro país para que no se dé por satisfecho con leyes formales y con los nuevos comités creados por el gobierno al amparo de tales leyes; hace un llamamiento al pueblo para que no ceje en esta lucha, para que la lleve adelante con firme convicción. Hacemos un llamamiento a los obreros, campesinos, estudiantes, intelectuales, empleados, seguidores de Gandhi partidarios de la causa popular y al resto de las fuerzas patrióticas para que, respondiendo a este llamamiento, formen una amplia alianza de lucha contra la corrupción que afecta a nuestro país. Nuestro Partido llama a levantar la voz contra todos estos ladrones y bandidos involucrados en casos de corrupción, estafas y saqueos interminables; contra todos aquellos que habiendo evadido miles y miles de millones de rupias de dinero negro hacia bancos suizos, no tienen derecho a estar en el poder ni por un instante.


(Abhay)
Portavoz,
Comité Central,
PCI (Maoísta)


-----------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario