domingo, 10 de abril de 2011

¡LA DEMOCRACIA PARLAMENTARIA ES UNA ILUSIÓN PARA LAS MASAS! (PARTE II y última)



[La segunda parte del texto del camarada Azad profundiza en su crítica demoledora de la “democracia” india, analizando las bases económicas –al servicio del imperialismo y la burguesía compradora- sobre las que se asienta el circo “democrático” indio así como la corrupción del concepto de “soberanía popular” que ello conlleva. La última parte del texto está dedicada a la construcción del poder popular y a los rasgos del nuevo estado revolucionario indio.]

Traducido por ODIO DE CLASE

¡LA DEMOCRACIA PARLAMENTARIA

ES UNA ILUSIÓN PARA LAS MASAS!


¡LA REVOLUCIÓN ES SU REALIDAD!

(PARTE II y última)


Ser radical es llegar a la raíz de las cuestiones. Marx


Miseria agraria: a la espera de una explosión social

La brutalidad de la política de LPG (¿?) se resume en la historia de más de 180.000 campesinos que se han suicidado en los últimos diez años debido a la creciente crisis agraria mientras los Vajpayees [Atal Bihari Vajpayee, ex primer ministro de la Unión India (1996 y 1998-2004) y máximo dirigente del BJP] y Manmohans [Manmohan Singh, primer ministro de la Unión India desde 2004 y dirigente del Partido del Congreso], con total desvergüenza, se dedicaban a montar el cuento de la “India brillante”. La tasa de crecimiento anual de la producción agrícola ha seguido hundiéndose, del 3,8% en 2006-2007 al 2,6% en 2007-2008, debido a la negligencia criminal, ala India brillante, consistente en destinar las mejores tierras agrícolas a la producción de biodiesel y a la burbuja inmobiliaria. El gasto presupuestario de la Unión en agricultura ha caído en un 20% entre 1990-1991 y 2004-2005; el destinado a regadíos y control de las inundaciones, en un 15%. La negligencia de los diferentes gobiernos lo es a pesar de que la agricultura sigue representando el 70% del empleo, mientras el sector servicios, que supone el 55% del PIB, significa tan sólo un ínfimo 0,5% del empleo. Este cambio de prioridades responde también al interés de las industrias multinacionales de base agrícola que han descubierto un mercado floreciente en la crisis alimentaria mundial. A día de hoy, más del 70% de nuestro pueblo vive en áreas rurales, en la miseria y el subdesarrollo más completos, sometido a las diversas formas de explotación y saqueo feudales, semifeudales y ahora “modernas”. Según un estudio, sesenta años de historia de “la mayor democracia” han hecho poco por más del 77% de la población, que vive con 20 rupias al día de media.


Confiscación de tierras, desplazamiento y destrucción en nombre del desarrollo

Las 600 y pico Zonas Económicas Especiales [SEZ, en sus siglas en inglés], cuya creación implica la confiscación de un inmenso territorio de 1.750 kilómetros cuadrados de tierra, desplazarán 11,4 millones de hogares campesinos y 82.000 hogares obreros, es decir, a al menos un millón de personas. Ello equivale a empujar a la población rural al precipicio. Además, los cientos de miles de Memorandos de Entendimiento firmados con el capital imperialista y comprador en el sector de la minería, las mega-presas, las grandes autopistas, etc., no significan otra cosa que la liquidación total de valiosos recursos del pueblo y el desarraigo de cientos y cientos de miles de personas de sus medios de subsistencia. La apertura del enorme mercado minorista de la India a gigantes multinacionales del sector minoristas como Wal-Mart desplazará a entre 400 y 600 mil familias de sus medios de subsistencia.


Desplumar al pueblo

Son las masas las más afectadas por las políticas de LPG (¿?). En estos dos decenios todos los partidos políticos se culparon unos a otros de los males de la economía mientras aplicaban sistemáticamente y al pie de la letra políticas de LPG (¿?). El resultado ha sido que los ricos se han hecho más ricos y las vidas de los pobre han ido de mal en peor. La política de industrialización a la medida de los bolsillos de la burguesía compradora ha concentrado en gran medida los beneficios en unas pocas manos de grandes promotores y accionistas mayoritarios. El porcentaje del sector empresarial en la renta nacional se disparó al aumentar hasta el 290% en los últimos cinco años.

Este modelo de desarrollo ha creado “multibillonarios” como Mukesh Ambanis, multimillonarios y una clase alta parasitaria que devora las migajas de los súper ricos. La India cuenta con la dudosa distinción de tener el mayor número de pobres del mundo y, al mismo tiempo, albergar también al segundo mayor número de multimillonarios.

La rupia llegó a perder hasta un 15% de su valor en las semanas finales de octubre de 2008. Si consideramos asimismo los precios de los productos de venta al por menor, especialmente de los productos de primera necesidad, la invariable inflación de dos dígitos –en realidad de alrededor del 20%-, causó estragos entre los pobres y la clase media. Esa cuasi fe ciega de los expertos en la política de crecimiento sin empleo no puede mantenerse con el peor hundimiento de las oportunidades de empleo, e incluso su reducción absoluta, los recortes en los salarios y sueldos, y una subida de los precios sin precedentes. ¿Tiene alguna solución concreta a esta vorágine de la crisis alguno de los partidos parlamentarios que van a participar en las elecciones, siendo como son parte de dicha crisis? La respuesta está en el aire.


Represión contra el pueblo

El Gobierno de la UPA en poco se ha diferenciado del de la NDA al desencadenar un reino del terror contra diversos sectores del pueblo. No han dejado de aumentar los asesinatos, en falsos enfrentamientos, de maoístas, de musulmanes inocentes y de miembros de nacionalidades en lucha como los musulmanes de Cachemira, assameses, nagas y manipuris. Los musulmanes siguen siendo el objeto de una caza de brujas mientras los partidos se dedican a competir en su juego favorito: apaciguar a la mayoría hindú, crear una sensación de inseguridad para recurrir a métodos fascistas y suprimir todas las luchas justas y democráticas del pueblo. Las bandas fascistas hindúes y los terroristas de extrema derecha como BJP-RSS-VHP-Bajrang Dal-Shiv Sena-RJM-Abhinav Bharat, etc. tienen carta blanca para incitar a las matanzas y a los disturbios anticristianos mientras organizaciones musulmanas como SIMI están prohibidas.

Cientos de miles de personas del pueblo de Cachemira salieron a las calles exigiendo Azadi [“Libertad”, en persa], a pesar de las medidas sin precedentes de toque de queda y fuerza a que recurrió el poder militar del estado indio. El estado indio, presa del pánico, no tuvo más respuesta que la fuerza: el asesinato y la mutilación de las masas desafiantes.

Los Salwa Judum son un recordatorio espantoso de esa agresión del estado contra las masas revolucionarias de Chhattisgarh, opuestas con uñas y dientes a las políticas de botín y saqueo. Los métodos fascistas y autoritarios del estado se pusieron de manifiesto, sin ambages, con nuevas leyes draconianas.

Cuando el pueblo protesta contra estas políticas sedientas de sangre se le reprime brutalmente con el cañón del fusil. El cañón del fusil vuelve una y otra vez a los mismos campos de batalla: Cachemira, Assam, Manipur, Chhattisgarh, Bihar-Jharkhand, ¡aunque ahora para obtener el consentimiento del pueblo bajo la forma de voto para así saquearlo aún más!

¿Alguien habló de la batalla de los votos?


La alternativa democrática tal como emerge en Dandakaranya

¿Qué implicaría una democracia real? Implicaría una genuina afirmación del poder popular desde la misma base. El propio pueblo determinará su futuro. Todos los sectores del estado –partidos, instituciones políticas, burocracia, poder judicial, et al.- responderán ante el pueblo, que dispondrá del derecho a revocarlos. Una democracia auténtica daría paso a una sociedad donde todo el mundo estuviese educado y fuera consciente de sus deberes, así como de sus derechos. Y aún más, un sistema en que cada persona tuviera un mínimo consistente en alimento, ropa y vivienda.

La iniciativa de las masas de Chhattisgarh bajo la dirección de nuestro partido, el PCI (Maoísta) es un paso lleno de determinación en esa dirección. Organizados bajo la forma de Janatana Sarkar [“Gobierno del Pueblo”, en hindi], las masas combaten los esfuerzos del estado por implantar el modelo de desarrollo proimperialista en su formación social inmediata. En Dandakaranya, esta lucha comenzó con el establecimiento de Comités de Gram Rajya [“Democracia campesina”, en hindi] como unidades básicas de poder; a día de hoy han arraigado profundamente bajo la forma de Comités Populares Revolucionarios (CPR) y Comités Campesinos Revolucionarios en tanto que formas embrionarias de afirmación popular a nivel de aldea, de bloque y de división. Gracias a estos órganos de poder político, las masas revolucionarias han logrado destruir el poder reaccionario de las clases gobernantes opresoras y explotadoras en una extensa zona bajo la dirección del PCI (Maoísta), asegurando, de este modo, la producción y reproducción de métodos duraderos de distribución equitativa de los recursos y los productos.

Las 8 áreas bajo gobierno del pueblo [“sarkar” en el original] son:

(1) Desarrollo (2) Defensa (3) Justicia (4) Protección de los bosques (5) Cultura y Educación (6) Salud (7) Hacienda (8) Relaciones públicas (9) Organizaciones de masas.

Téngase en cuenta que estos gobiernos populares [“sarkar” en el original] están dirigidos por adivasis –otrora analfabetos- ahora educados por el partido y con una conciencia política forjada en la lucha de clases. Estos CPR toman forma y desempeñan un papel eficaz en las zonas controladas por nuestra guerrilla: allí donde un partido fuerte capaz de dirigir la guerra popular por medio de un Ejército Guerrillero de Liberación Popular (EGLP) curtido en el combate y sus tres fuerzas consolidadas han organizado a los habitantes de la zona en organizaciones de masas y en la milicia popular. En cada aldea se establece una dirección de las organizaciones del partido a ese nivel. Con un frente unido de cuatro clases, estos embrionarios gobiernos populares en las zonas bajo control guerrillero combaten resueltamente el terror blanco de los reaccionarios y destruyen sus fuerzas armadas aniquilando así su poder. Por medio de esta resistencia organizada, se ha logrado rechazar los ataques genocidas de los Salwa Judum contra la población adivasi, ataques organizados por gobernantes criminales como Manmohan Singh o Raman Singh.

Los CPR han permitido al pueblo gozar de una vida mejor gracias a las nuevas técnicas agrícolas, a la gestión del agua por medio de pequeñas presas, a los biofertilizantes, a la gestión colectiva y preservación de las semillas, a la conservación del suelo, a la cría de aves de corral, a la piscicultura, a la educación para la salud, a la prevención de todas las enfermedades curables como la malaria, la tuberculosis, la malnutrición, etc. El principio subyacente es “distribución equitativa sin disparidades/desigualdades”. La vida del pueblo se ha transformado de manera considerable. El papel de las supersticiones en su vida se ha reducido notablemente gracias a la importancia otorgada a la función educativa. La lucha para determinar su propio destino se ha convertido en su propia visión del mundo, materia de sus canciones y de sus relatos.

En comparación con todos los poderes estatales surgidos hasta la fecha en la India, estos CPR son el sistema más elevado y auténticamente democrático, el que ha logrado desencadenar la iniciativa de las amplias masas campesinas, desarrollar su creatividad y su sentido de la colectividad en la guerra popular. Los CPR laborarán por el establecimiento de la dictadura conjunta de todas las fuerzas antiimperialistas, antifeudales y opuestas a la burguesía burocrática compradora mediante la constitución de la alianza obrero-campesina y bajo la dirección de la clase obrera en toda la zona con el objetivo de la Revolución de Nueva Democracia.

Con la crisis financiera devorando rápidamente el subcontinente indio, la India avanza hacia una explosión social. Ninguno de los partidos políticos tiene una respuesta definida para este panorama inminente y espectral. Tengan por seguro que se confiarán en exceso, que estarán plenamente satisfechos y relajados ya que incluso sin crisis han sido capaces de matar a más de 150 mil campesinos, desplazar a millones de personas mediante sus perversas políticas de desarrollo, reducir las condiciones de salud de las masas hasta hacer de ellas muertos silenciosos, masacrar a miles de personas por medio del terrorismo de estado contra los revolucionarios, las nacionalidades oprimidas, los musulmanes, los dalits [“intocables”, en hindi] y todos los luchadores. Las masas trabajadoras de la India tienen sólo un camino. ¡La senda vigorosa de la revolución! Parafraseando a Mao, ¡las masas del subcontinente indio tienen que ser prácticas y hacer lo imposible!


Azad
Portavoz Comité Central
Partido Comunista de la India (Maoísta)
12 de marzo de 2009


PRIMERA PARTE:
http://odiodeclase.blogspot.com/2011/04/la-democracia-parlamentaria-es-una.html

-----------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada