miércoles, 6 de abril de 2011

La "nueva izquierda" y la "tercera vía".


Koba del Colectivo Odio de Clase

Hace ya un tiempo que algunos sectores procedentes de la pequeña burguesía y repescados de partidos trosquistas, reformistas y revisionistas tratan de abrir una TERCERA VÍA. Según dicen ellos vía equidistante entre la derecha y la "vieja izquierda".

Estos sectores tienen en la pagina Kaos en la Red la principal punta de lanza digital y en la organización Izquierda Anticapitalista la principal plataforma política.

A este "nuevo" espacio político le denominan pomposamente "nueva izquierda" o "izquierda alternativa".

Sin embargo estos sujetos de nuevos y de alternativos no tienen nada y mucho menos de anticapitalistas y revolucionarios. Sus mismas o similares posiciones fueron las que plantearon sujetos de la calaña de Lula en Brasil o el Comandante guerrillero Villalobos en el Salvador y actualmente los defensores del llamado "Socialismo del siglo XXI".

Esta "izquierda" se caracteriza por edulcorar la teoría revolucionaria y por ser una "izquierda" conciliadora que no busca extirpar de raíz el capitalismo sino tan solo busca amortiguar los peores efectos de él.

En realidad sus posiciones políticas pueden definirse perfectamente como SOCIALDEMOCRACIA aunque no lo quieran reconocer. Y sus tesis equiparables a las tesis keynesianas.

Tienen la habilidad de dotarse de un cascaron atractivo de cara a la gente pero vació de contenido. Incluso se etiquetan anticapitalistas y revolucionarios lo cual es un total fraude pues estos oportunistas no buscan subvertir el orden establecido.

Pretenden un cambio "radical" sin alterar el capitalismo ni la propiedad privada. Lo cual es como pretender construir una casa por el tejado.

Para construir una nueva sociedad hay que destruir los cimientos de la vieja sociedad, hay que destruir todas las estructuras y aparatos que sostienen al actual sistema social y levantar nuevas estructuras y aparatos.

Denominarse revolucionarios y no plantearse la destrucción de la vieja sociedad es cuanto menos mentir.

Por no ser no son consecuentes ni con su autodefinición de anti-autoritarios pues cuando alguien les crítica o les señala sus incongruencias reaccionan de la manera más autoritaria contra él. Como ha sido el caso del compañero JM Álvarez al que han expulsado de Kaos en la Red por criticarles y con el que desde aquí nos solidarizamos.

Desde aquí os decimos que no nos engañáis "izquierda de colorines", que vosotros no sois nada más que una sarta de reformistas disfrazados.

1 comentario:

  1. Es que el problema a veces no es quizás el camino, sino las metas que se fija la Revolución. Pero también otro problema es cómo plantear la Revolución ante la demonización fiera con que nos castiga el capitalismo. Claro, no dejaremos de ser comunistas, no dejaremos de militar por el comunismo, pero a no olvidar que aún la política se maneja con formas burguesas-liberales.

    Entonces hay que revisar el caso de cada país, y ver cuál es la coyuntura, y como se pueden desenvolver los partidos comunistas (necesarios siempre, en la vanguardia obrera) aún de cara a procesos no estrictamente comunistas, sino que planteen el policlasismo o "vías socialistas alternativas". Hay escenarios, y creo que hay que tener la suficiente muñeca para saber cómo actuar. Oponerse de plano, y no ver el contexto puede ser muy pernicioso para el propio movimiento obrero.

    En mi país, la Argentina, el Partido Comunista Revolucionario está evaluando tomar parte en la campaña electoral con su instrumento electoral, el PTP, y forjar un frente popular, que precisamente está conducido por un dirigente como Pino Solanas que entraría en la definición de la "tercera vía" que acá se denuncia. Yo creo que las generalizaciones nunca llevan a nada bueno. Si se trata de una discusión al interior del maoísmo, apoyo esto, pues el error ajeno no tiene que mancharnos a nosotros. Pero repito, hay que tener mucha muñeca para el escenario político-social, y más precisamente en el marco de esta crisis económica del capitalismo.

    Desde ya, toda mi solidaridad con el compañero Álvarez, de quien soy asiduo lector, y creo que hace un gran trabajo por la causa de la verdad del Pueblo.

    Saludos socialistas.

    ResponderEliminar