jueves, 28 de abril de 2011

NO A LOS "ACUERDOS DE PAZ" Y NO A LA CONCILIACIÓN CON LOS REVISIONISTAS



[Fragmentos de la intervención del Movimiento Popular Perú en la Conferencia de Hamburgo celebrada el 4 de diciembre del 2010. En este enlace el documento completo: http://www.solrojo.org/Hamburgo%202010/mpp_hamburgo_2010.html]

Los “acuerdos de paz” son plan del imperialismo

"Los “acuerdos de paz” apuntan precisamente a descabezar la revolución proletaria mundial, liquidar a los partidos comunistas que dirigen guerra popular. Es plan del imperialismo, por la cual usa a sus agentes revisionistas. Nuestro Partido estableció en el I Congreso: "la inmensa región estratégica de Asia, región de gran concentración de masas por ejemplo India que si tuvieran Partidos Comunistas suficientemente desarrollados servirían poderosamente al avance de la revolución" (Línea Internacional). Hoy vemos que los Partidos de Asia y en particular de la India, ha dado unos saltos importantísimos en su desarrollo, y han comenzado a asumir su papel en la revolución mundial, eso es una cosa muy buena, de tremenda importancia estratégica para nuestro campo. Por ello no es para sorprenderse que allí el imperialismo esta trabajando intensamente para fomentar su plan, de llevar los partidos a “negociaciones”, “conversaciones” o lo que sea, para desviar la revolución. En Nepal tuvieron éxito. Los comunistas del mundo debemos sacar lección, tenemos dos formas que resaltan como los partidos maoístas en guerra popular han enfrentado este plan del imperialismo, uno es el caso nuestro, el del Perú, y, el otro, el de Nepal."

"En nuestro caso, el Partido Comunista del Perú... rechazó el plan del imperialismo, rechazó el “acuerdo de paz”.

En Nepal hay un partido domesticado, inmerso en el corral de chanchos que es el parlamento burgués, un partido que ni siquiera tiene reparo en tener relaciones bilaterales con el partido social-fascista de China, con los usurpadores revisionistas que asesinaron a los que defendieron al Presidente Mao Tsetung y el socialismo. Un Ejército revolucionario desarmado y puesto bajo el control de los aparatos del imperialismo, combatientes encerrados en las miras de los fusiles del ejército reaccionario. Bases de apoyo entregadas, masas desarmadas convocadas a ser parte del sistema del viejo Estado. Eso es lo que nos ha dado Prachanda y consortes, porque ellos aceptaron este plan del imperialismo de los acuerdos de paz.

Así, tenemos dos alternativas diametralmente opuestas, dos experiencias ante los ojos del proletariado internacional. Experiencias alcanzadas a costa de las vidas de miles de comunistas, revolucionaros y masas. En el primer caso no se ha traicionado a los que entregaron su preciosa sangre, quienes siguen combatiendo en nosotros. En el segundo, se ha traicionado todo por los afanes de caudillejos. Estas dos experiencias son algo muy diferente a las elaboraciones fantásticas de gente acomodada en los países imperialistas.

Los que sean capaces de hacerlo que saquen lección. ¿Quieren que se repita lo mismo en otros lugares que en Nepal? Si ese es el caso, que sigan conciliándose, que sigan con tratar de conciliar el marxismo y el revisionismo, que sigan con esto de que “dos se unifcan en uno”; pero esto les llevará a meterse en el pantano vecino de pies a cabeza – marcharemos adelante sin ellos. Si quieren que la revolución avance en el mundo, si están por el triunfo de las guerras populares que se desarrollan pujantemente, si están verdaderamente por guerra popular hasta el comunismo; tienen que deslindar con el nuevo revisionismo y tomar firme posición por la izquierda, rechazar los “acuerdos de paz” y cada matiz de cretinismo parlamentario. Es incluso la única forma de apoyar a los comunistas en el mismo Nepal de reconstituir su partido y retomar el camino de la guerra popular, pasando sobre las cabezas de los traidores revisionistas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada