domingo, 25 de diciembre de 2011

PONER LA CIENCIA REVOLUCIONARIA AL MANDO DE LA ACCIÓN REVOLUCIONARIA



El movimiento comunista se debe guiar por la ciencia revolucionaria. Los comunistas en su acción tienen que poner la ciencia revolucionaria al mando.

Otros movimientos no ponen la ciencia revolucionaria al mando. Estos otros movimientos se guían por el idealismo, la espontaneidad, la emotividad y están condenados al fracaso. Estos movimientos hacen de la anti-ciencia y del espontaneísmo una cuestión de principios.

Es muy importante para los comunistas la formación política, el conocimiento de las leyes que rigen la sociedad, el conocimiento de la ciencia de la revolución. Sin formación política y sin conocimiento de las leyes de la ciencia de la revolución se esta condenado al fracaso.

Los comunistas como vanguardia de los oprimidos tienen el deber de formarse y conocer la ciencia de la revolución. También tienen el deber de formar a los oprimidos y ayudarles a entender la realidad para desencadenar su furia revolucionaria.

La ignorancia de los oprimidos solo sirve a los opresores a perpetuar la opresión y la injusticia.

Los comunistas tienen que ayudar a los explotados y oprimidos a pensar por si mismos, educarlos y hacerlos avanzar por el camino de su liberación.

Por supuesto la teoría tiene que ir unida a la práctica, tiene que haber «praxis», es decir unión de la teoría y la práctica. La teoría que no se combina con la práctica lleva al intelectualismo pequeñoburgues y la práctica sin teoría revolucionaria lleva al espontaneismo, a la acción ciega y al precipicio.

Muchos de los llamados marxistas dicen defender la ciencia revolucionaria, pero pocos lo hacen en realidad. Muchos dicen ser comunistas y revolucionarios, pero no saben nada acerca de Marx, Engels, Lenin, Stalin o Mao.

Es imprescindible para los comunistas la tarea de la educación política. Si queremos avanzar hacia el comunismo, debemos entender el pasado y el presente. Tenemos que poner la ciencia revolucionaria más avanzada al mando, debemos comprender el pasado y el presente para luchar por transformar la sociedad. Como dijo el camarada Lenin: «Sin teoría revolucionaria no hay movimiento revolucionario».

El marxismo aplica la ciencia revolucionaria a la tarea de la revolución total, a la tarea de llegar al comunismo.

El Marxismo-Leninismo es una ciencia revolucionaria destinada a interpretar y transformar el mundo y la sociedad.

El marxismo tuvo unas fuentes: la filosofía clásica alemana, la economía política inglesa y el socialismo francés.

El marxismo tiene unas partes integrantes: el materialismo dialéctico, la economía marxista y el socialismo científico.

El marxismo-leninismo sintetiza las lecciones universales de la lucha de clases y de las revoluciones proletarias habidas.

Sólo mediante la ciencia revolucionaria se pueden resolver problemas complejos.

El rechazo de la ciencia revolucionaria destruye la capacidad de los explotados, de los oprimidos y sus aliados para resolver los problemas de la pobreza, del desarrollo, del medio ambiente, de la salud, de la energía, etc.

Los que atacan a la ciencia revolucionaria sólo ayudan a los opresores. Los que no se forman y no desarrollan teoría revolucionaria están condenados al fracaso.

Aquellos que se oponen a la ciencia revolucionaria sabotean los esfuerzos de los explotados y oprimidos para liberarse. Sabotean la revolución. Sabotean la liberación de los oprimidos.
Para crear una dirección revolucionaria tiene que haber una teoría revolucionaria que la guié.

La ciencia de la revolución, el marxismo-leninismo, hay que entenderlo como una guia para la acción, no como un dogma. La ciencia de la revolución esta en permanente desarrollo, no es estática.

Ahora bien una cosa es no ser dogmáticos y otra cosa es renunciar a los principios y a la quinta esencia del marxismo-leninismo.

Hoy en el seno del campo ML hay oportunistas que se caracterizan por estas cuestiones:

1.) Ausencia de teoría revolucionaria y falta de formación política.


2.) Renuncia a los principios y a la quinta esencia del marxismo-leninismo bajo falsos argumentos de adaptación de la teoría a la realidad de hoy.


3.) Una acción caracterizada por el culto a la espontaneidad y una práctica sin norte ni perspectiva de futuro.


¡Ciencia revolucionaria al mando!


¡Sin teoría revolucionaria no hay movimiento revolucionario!


¡Sin formación los oprimidos no pueden liberarse!


¡Combinación de la teoría y la práctica: praxis!


¡Organización, formación, combate!


Colectivo Odio de Clase.

--------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario