lunes, 28 de febrero de 2011

Afganistan: la Resistencia aniquila hoy al menos a 4 soldados imperialistas de la OTAN


KABUL, Afganistán, 28 Feb 2011

Cuatro soldados de la OTAN, entre ellos un italiano, murieron el lunes en una serie de ataques rebeldes en Afganistán, anunciaron la fuerza internacional y el ejército italiano.

Tres murieron en la explosión de bombas en el oeste, el sur y el este, y el cuarto en un enfrentamiento con rebeldes en el este, precisó un comunicado de la Fuerza Internacional de la OTAN (ISAF).

El soldado muerto en el oeste es italiano, indicó un portavoz del gobierno afgano en la ciudad de Herat (oeste), afirmando que otros tres soldados italianos perecieron en la explosión.

En Roma, el estado mayor italiano confirmó la muerte de uno de sus soldados en el oeste de Afganistán, añadiendo que otros cuatro quedaron heridos.

Más de 60 soldados extranjeros han muerto este año en Afganistán.

La solidaridad con el pueblo Libio, un posicionamiento ético y revolucionario


Gabriel Fernando López
Rebelión

Las revueltas sin precedentes que protagonizan los pueblos del Magreb y el medio oriente están provocando la crisis y caída de regimenes agentes del imperialismo y del sionismo en toda la región. La solidaridad con la lucha de los oprimidos y explotados es un deber ético y revolucionario, y un aliento a las luchas en contra del dominio del capital en todo el mundo. Estos levantamientos, verdaderos movimientos de liberación, profundizan la crisis de la hegemonía estadounidense y abren una nueva fase en el sistema global al romper el status quo regional.

La derrota que le inflingió el pueblo egipcio a Mubarak, como antes fue la caída de Ben Alí en Túnez, ha alentado y radicalizado las movilizaciones en toda la región. Algunos regimenes – Bahrein, Yemen - están acorralados, mientras otros -Argelia, Marruecos, Jordania- retroceden haciendo concesiones antes inimaginables. Los cimbronazos del estallido llegan también a Arabia Saudita, Palestina, Irán e Irak. Una búsqueda común de libertad contra regímenes despóticos, sostenidos por aparatos de terrorismo de Estado y por el imperialismo, enfrenta a los fieles garantes de las inversiones extrajeras y de las recetas neoliberales con las movilizaciones y rebeliones que conjugan reclamos sociales, políticos y de autodeterminación.

Hoy el epicentro del despertar de los pueblos árabes se encuentra en las tierras libias. El levantamiento popular iniciado el 14 de Febrero continúa creciendo; ya ha liberado vastas regiones del país y se acerca a la capital. Este levantamiento no está enfrentando a un líder revolucionario sino a un régimen despótico que tiene estrechos intereses comunes con Estados Unidos y Europa. En 2008, la ex secretaria de Estado Condoleeza Rice lo dejó muy claro: “Libia y Estados Unidos comparten intereses permanentes: la cooperación en la lucha contra el terrorismo, el comercio, la proliferación nuclear, África, los derechos humanos y la democracia”. Entre otros esfuerzos que realizó Khadafy para normalizar sus relaciones internacionales, se cuentan haberle dado al Reino Unido los nombres de todos los republicanos irlandeses que se habían entrenado en Libia, o entregarle a su siniestro vecino Ben Alí los opositores refugiados en Libia. También es cómplice de la política migratoria de la UE, particularmente la italiana, convirtiéndose en un celoso guardián de campos de concentración donde interna a miles de africanos que intentan llegar a Europa. Así, las potencias occidentales olvidaron rápidamente sus diferencias de otros tiempos con Khadafy, como lo prueban los aviones y las bombas que se lanzan contra las manifestaciones y barrios populares, compradas a Gran Bretaña, Francia y España. No tienen fundamentos las posiciones de quienes, al contrario del propio Khadafy, que busca la complicidad de las potencias occidentales denunciando que Al Qaeda está detrás del levantamiento, reclaman que éste en realidad no es más un complot orquestado por el imperialismo que busca apropiarse del petróleo libio, sacándose de encima a un líder revolucionario y tercermundista.

Lo cierto es que el pueblo libio ha pedido el miedo, se levanta valientemente y ha dicho ¡basta ya!, como dijo una mujer ante unos de los pocos reporteros internacionales que pudieron entrar: “Queremos que se vaya, no podemos aguantar más. Han sido 41 años de represión, no tenemos nada. Todo el dinero, todas las tierras, todos los edificios, todo es suyo. Queremos que nuestro país nos pertenezca”. Nos ponemos decididamente y sin vacilaciones del lado de esta mujer y de todos los libios que están luchando.

La respuesta criminal del clan de Khadafy alcanza dimensiones genocidas, al recurrir a mercenarios extranjeros, a la “persecución casa por casa” y al bombardeo de las concentraciones, que ha provocado rupturas en el ejército y al interior del gobierno.

Y recién entonces, cuando las cifras de muertos por la represión se cuentan por cientos o tal vez por miles, se despierta la mal actuada indignación de los organismos internacionales y los gobiernos que antes eran socios del régimen, los mismos que se mantuvieron en silencio mientras Israel hacia lo mismo contra el pueblo palestino en Gaza. El imperialismo tiene intereses que defender ante la segura derrota de su socio y aunque se encuentre en difíciles condiciones de actuar no podemos descartar que suceda. Ante esta posibilidad asumimos las palabras de los mismos libios que han advertido en un reciente comunicado: “¡No a la intervención militar extranjera! Cualquier intervención militar extranjera bajo cualquier concepto será considerada ocupación. Aunque sean Cascos Azules (ONU), serán tratados igual que los cascos amarillos (mercenarios) y se luchará contra ellos”.

El triunfo del pueblo libio será un eslabón más que se rompe en la cadena de opresión y saqueo, impulsará con nuevas fuerzas los levantamientos populares en curso y arrinconará al Estado de Israel, derribando los equilibrios impuestos. América Latina puede hoy sentir que la lucha contra el neoliberalismo ya no la libra sola, que los procesos que abrió tienen una hermandad de intereses con los de los pueblos árabes, que la solidaridad que se exprese con los levantamientos en curso pueden alentar a recorrer un camino de revolución social.

domingo, 27 de febrero de 2011

Sobre los levantamientos populares en Libia

No Basta con Tumbar al Tirano: ¡Hay que Destruir el Estado de los Explotadores!


Revolución Obrera nº310, organo de la Unión Obrera Comunista (Marxista Leninista Maoísta)
http://www.revolucionobrera.com/numeros/ro-310.pdf



Con júbilo, las masas populares del mundo contemplaron la caída de uno de sus peores tiranos, Hosni Mubarak, lacayo de los imperialistas yanquis y dictador del pueblo egipcio durante 30 años. Una gigantesca rebelión popular sacudió Egipto haciendo temblar en sus cimientos esa sociedad sometida a la explotación semicolonial imperialista.

Los medios de comunicación al servicio de la burguesía imperialista, los medios “independientes” voceros la pequeña burguesía e incluso algunos de la izquierda cantan loas sobre la momia derrocada, saludan el levantamiento popular y le atribuyen la victoria a la democracia… Casi todos, esconden las causas más profundas de la rebelión popular e incluso algunos se la atribuyen a una conspiración de la central de inteligencia americana – CIA.

No hace mucho, desde las páginas de Revolución Obrera se alertó al proletariado sobre la crisis económica mundial del capitalismo imperialista agonizante, y cómo ella, al exacerbar todas las contradicciones económicas, sociales y políticas, produciría grandes levantamientos populares (la rebelión de las principales fuerzas productivas) e incluso posibilidades para el triunfo de la revolución proletaria.

¿Acaso Egipto escapaba a la crisis mundial que azota el mundo? No. Esta es precisamente la causa inmediata más profunda del gigantesco movimiento social que está haciendo tambalear el dominio de los explotadores.

La rebelión que aún no termina y que tumbó al llamado faraón, comenzó a gestarse en el 2006 cuando apenas se anunciaba la crisis económica, con el consecuente despido masivo, desempleo, carestía, hambre y miseria, que fueron rechazados con numerosas huelgas obreras aplastadas por la bota militar… el viejo topo de la revolución del que hablara Carlos Marx, sin embargo, siguió horadando mostrando por primera vez en todo su esplendor su obra a principios de 2008, cuando la sociedad egipcia no aguantó más y las masas populares, acosadas por el hambre, se volcaron a las calles en lo que la gran prensa llamó la “crisis o guerra del pan”, tratando de ocultar el embate del movimiento obrero que en los primeros días de abril de ese año protagonizó una poderosahuelga general o Huelga Política de Masas contra el alza del pan y del costo de vida y por aumento de salarios, pero también, desde esos días, por la cabeza de la momia Mubarak, como representante de los explotadores.

Desde antes del 2006 se estaba acumulando la energía que hizo explosión a principios del 2011 y que se constituyó en la fuerza decisiva de la ofensiva final contra el régimen de Murabak cuando las huelgas políticas se extendieron de El Cairo, la capital, a los principales centros fabriles y comerciales: Aswan, Helwan, Mahala, Quesna, Alejandría, Suez, Ismailia, Port Said, Mansura, Damanhur, Qalyubiya… un profundo movimiento social surgido de la explotación asalariada pero presentado por la prensa oficial como un movimiento de la “juventud de las clases medias” pidiendo democracia. Esa era sólo la apariencia de un gigantesco y poderoso movimiento de los trabajadores que, ante la ausencia de su propio Partido independiente, ha sido hasta ahora canalizado por las reaccionarias clases dominantes para dirimir sus contradicciones y la lucha por el poder del Estado.

El vertiginoso crecimiento económico de Egipto en la última década, como producto de la inversión imperialista y la superexplotación de los trabajadores, se encargó de madurar las condiciones de la gigantesca explosión, demostrando que ley absoluta de la acumulación capitalista, consistente en la concentración de la riqueza y la disipación en la élite parasitaria y la concentración de la miseria, el hambre, el embrutecimiento y la opresión en la inmensa mayoría trabajadora, se hace mucho más dolorosa y terrible en esta etapa de profunda agonía del imperialismo. Pero así mismo, muestra que esas condiciones despiertan las fuerzas poderosas de la clase más vigorosa de la sociedad, que tiende por sí misma a la revolución y al socialismo, pero que necesita de un Partido revolucionario para transformar la justa rebelión en revolución social y política que destruya todo el poder del capital.

Confirmación de la profundidad del movimiento es que la rebelión no culminó con la caída de Mubarak sino que, según la AFP: “condujeron a una ‘explosión’ de movimientos sociales en todo Egipto… Empleados de los sectores de transporte, banca, petróleo, textil e incluso la prensa oficial y algunos organismos gubernamentales están en huelga para pedir aumentos salariales y mejores condiciones de trabajo…” Este movimiento es encabezado por 12.000 obreros, en su mayoría mujeres, de la mayor fábrica textil del país, Hilaturas Misr, que emplea a 24.000 proletarios en Mahala al Kubra, en el delta del Nilo: ¡son las mismas mujeres que en abril del 2008, desafiando la muerte, abrieron fuego contra la explotación y la dictadura!

Los hechos demuestran que tras la apariencia de una lucha de la juventud por la democracia, destacada unilateral e interesadamente por la prensa al servicio del imperialismo, se enfrentan las clases antagónicas de la sociedad moderna: la burguesía y el proletariado. Enfrentamiento del cual hasta ahora han sacado provecho los contradictores de Mubarak, también enemigos del pueblo trabajador. Cayó Mubarak gracias a la fuerza invencible de los trabajadores, pero el enfrentamiento entre las clases antagónicas prosigue y ya se hace más claro con la amenaza de las fuerzas represivas del Estado al servicio de los explotadores, que quedaron intactas, de aplastar la rebelión social.

Cayó el faraón, una momia que servía de instrumento de las clases dominantes egipcias y los imperialistas yanquis, pero toda la maquinaria estatal, el instrumento de cual se sirven los explotadores para garantizar sus asquerosos privilegios, quedó incólume. La rebelión popular no tocó el Poder de las clases dominantes y ese poder, al igual que lo usó Mubarak durante sus treinta años de feroz dictadura, será usado también por los nuevos gobernantes contra las fuerzas que ayer lo tumbaron. No por casualidad Lenin, uno de los maestros del proletariado, afirmó: ¡Salvo el Poder todo es ilusión!

Cayó un tirano, es cierto, pero el poder político y económico aún está en las manos de los lacayos burgueses y terratenientes egipcios, quienes cuentan con sus fuerzas militares y el respaldo de sus amos imperialistas norteamericanos, europeos y asiáticos que han corrido a saludar la nueva forma de la misma dictadura burguesa y se aprestan a poner sus fichas en el nuevo gobierno. La “transición pacífica de poder” anunciada por el compañero de armas de Mubarak, el asesino general Mohsen al-Fangari con miras a “un gobierno civil elegido” no significa un cambio en la esencia del Estado reaccionario egipcio, sino una componenda entre las distintas facciones de las clases dominantes, un acuerdo para seguir cabalgando sobre el pueblo.

La lección más clara de la rebelión en Egipto es que No Basta con Tumbar al Faraón: ¡Hay que Destruir el Estado de los Explotadores! Y para ello la clase obrera necesita su propio Partido político independiente que sea capaz de concentrar la energía y la iniciativa histórica de las masas contra el poder de las clases dominantes, para no dejar piedra sobre piedra de las viejas instituciones que perpetúan los privilegios de las clases ociosas, construyendo sobre sus ruinas el Estado de obreros y campesinos que garantice a través de los pasos necesarios y basándose en el Poder Directo de las masas armadas, la abolición de la propiedad privada y las clases. Construir ese tipo de Partido es la tarea más urgente de los proletarios revolucionarios pues la crisis económica mundial, pese a la leve recuperación de los últimos meses, agrava la crisis social y producirá nuevos y más grandes levantamientos y rebeliones populares.

De hecho, la rebelión obrera y popular que comenzó con las grandes Huelgas Políticas de Masas en Europa se ha extendido a todos los países del norte de África, llega al Medio Oriente y… demostrando una vez más que “una sola chispa puede incendiar la pradera” porque el mundo está maduro para la revolución y la crisis económica mundial, que hoy sacude al capitalismo imperialista, acerca el triunfo de la Revolución Proletaria Mundial.

Las masas, y especialmente, el ejército proletario mundial, está haciendo su tarea, cumpliendo su misión de rebelarse contra toda forma de explotación y de opresión; pero ese ejército, que se encargará finalmente de enterrar el cadáver insepulto del imperialismo, necesita de un Estado Mayor que lo dirija: la Internacional Comunista de nuevo tipo, el Partido Mundial del Proletariado Revolucionario, el instrumento imprescindible y dispositivo estratégico principal para instaurar el socialismo y el comunismo en toda la tierra.

viernes, 25 de febrero de 2011

La caída en desgracia en Gadafi


Glen Ford
Black Agenda Report


Traducido para Rebelion por Mariola y Jesús María García Pedrajas



Muammar Gadafi fue una vez la pesadilla de Occidente, pero en la última década había buscado un “apaño” con el imperialismo. Desde el 11 de septiembre, “Gadafi ha parecido más preocupado por el fundamentalismo islámico…que por las maquinaciones europeas y estadounidenses.” Los servicios secretos de EEUU puede que hayan actuado o no contra Gadafi, pero con toda seguridad aprovecharán cualquier oportunidad.

“Gadafi claramente había alcanzado un acuerdo con EEUU y los hombres ricos de Europa.”

Muammar Gadafi saltó a la escena mundial cuando él y otros jóvenes oficiales echaron a patadas a un rey llamado Idris, quien le había cobrado a las corporaciones extranjeras los precios más bajos a nivel mundial por succionar la riqueza petrolera del país. Eso fue en 1969. Cuando tuve mi encuentro con Gadafi, 40 años más tarde, a finales de octubre de 2009, aún se llamaba a sí mismo un socialista y jurado enemigo del capitalismo, e impulsaba su Libro Verde como una guía universal a la justicia social. Pero Gadafi claramente había alcanzado un acuerdo con EEUU y los hombres ricos de Europa. Tipos de las corporaciones, blancos y asiáticos, se veían por todas partes en Trípoli, la capital, la cual se encontraba rebosante hasta los topes con proyectos de construcción llevados a cabo por extranjeros para corporaciones extranjeras. Libia y sus seis millones de habitantes se habían vuelto un “destino” de las corporaciones con todas las de la ley, y las fuerzas armadas de Gadafi estaban en colaboración constante con las fuerzas de choque de la maquina de guerra imperialista de EEUU. Gadafi podía decirles a sus visitantes en su enorme tienda de campaña personal en el campamento militar en la ciudad que seguía dedicado a la destrucción del “capitalismo,” pero Washington, Londres y París no parecían muy preocupados.

Desde el 11 de septiembre, Gadafi ha parecido más preocupado por los fundamentalistas islámicos como los de la vecina Argelia cuya supresión costó 200.000 vidas que con las maquinaciones estadounidenses y europeas. Ha coordinado maniobras militares con los estadounidenses en la región del Sahel en África del Norte, y trabajado estrechamente con la CIA para descubrir elementos del tipo de Al Qaeda. En 2008, Condoleezza Rice estuvo en Trípoli. “Estoy deseando escuchar la visión mundial del líder,” declaró. Gadafi ya había declarado su amor por la mujer a la que llamó “Leeza,” su “querida afroamericana” quien, dijo, “se reclina y le da órdenes a los líderes árabes.”

“La peor consecuencia posible de la crisis libia sería que EEUU encontrara una manera de intervenir.”

En 2009, el año que visité Libia con una delegación encabezada por la antigua congresista y candidata presidencial del Partido Verde Cynthia McKinney, Gadafi acababa de firmar un acuerdo “histórico” sobre cooperación militar y diplomática. El Comando para África de EEUU, AFRICOM, y Libia se comprometieron a trabajar juntos en temas de mantenimiento de la paz, seguridad marítima, contraterrorismo y seguridad y estabilidad africana.

Sin embargo, allí estaba Gadafi en televisión el martes, sin parecerse en nada al más bien sereno hombre mayor que me había encontrado en la gran tienda de campaña hacía 16 meses, bramando que estaba siendo asaltado por una combinación de EEUU y militantes islámicos. En ese sentido sus palabras sonaban mucho como las últimas declaraciones públicas del antiguo presidente egipcio Hosni Mubarak, antes de fuera sacado a empujones de escena. Gadafi menospreció a sus oponentes tachándolos de ignorantes ingratos que no sabían nada de las glorias del país, o se trataba de personas que simplemente estaban bajo los efectos de alucinógenos. Su hijo, Seif el Islam Gadafi, había amenazado previamente a los libios con la guerra civil. Ambos, padre e hijo parecían fuera de la realidad, fuera de control y obsoletos. Lo que significa que el pueblo libio está en peligro.

Pero no hay mayor peligro para la independencia y soberanía de la gente que el imperialismo de EEUU, que no tiene ningún respeto por los derechos de nadie. La peor consecuencia posible de la crisis libia sería que EEUU encontrara una forma de intervenir. Nada que Washington haga puede beneficiar de ninguna manera al pueblo libio, que debe resolver sus propios problemas.

Artículo original: http://www.blackagendareport.com/content/khadafi-outs

India: maoístas destruyen una oficina del gobierno en Bengala Occidental


Guerrilleros del maoísta Ejército Guerrillero de Liberación Popular provocaron una explosión de una mina en un panchayat (oficina del gobierno local) en Jhargram, región del oeste de Midnapore en la noche del 23 de febrero.

Un grupo de maoístas asaltaron el panchayat en el pueblo de Dhanghori, situado en la carretera que une Lodhasuli y Kesiapatha, y colocaron una mina para hacer explotar el edificio. La explosión provoco la destrucción del mismo.

Anteriormente, el mismo edificio fue incendiado por los maoístas hace dos meses aproximadamente, destruyendo muebles y documentos.

Las rebeliones populares en el Magreb, el imperialismo y la izquierda burguesa


Por Quibian Gaytan
http://nuevademocraciapanama.blogspot.com/

Para una exacta comprensión de la situación en el Magreb y el como ésta se empata con el desarrollo de la Nueva Ola de la Revolución proletaria mundial, debemos encontrar las raíces históricas de la misma. Esto es, armados con el Materialismo Dialéctico e Histórico, ir al fondo de la situación creada en los países norafricanos y de Medio Oriente. Iniciar la investigación y la explicación teórica de la misma ad ovo. Así encontraremos la fuente de la actual situación política allí en el hecho de la gran mutación económica y política ocurrida en el mundo a consecuencia del viraje de la guerra fría y las transformaciones habidas en la Unión Soviética postjruchoviana. Que para los últimos años del 60 y los inicios del 70 el revisionismo jruschevista, en el poder en la otrora patria de Lenin y Stalin, se convierte en social imperialismo ("socialista" de palabra", imperialista en su realidad) con sus sucesores hasta Brezhniev.


Esta regresión en la historia soviética, el ascenso al poder de una belicosa y expansionista fracción de la burguesía monopolista pansoviética y el desarrollo de una política imperialista de forja de un propio sistema de sojuzgación mundial, trasvestida de socialista y con un uso instrumental del Leninismo, se convertirá, a su vez, en una pieza clave en el tablero de las luchas entre las dos superpotencias por la hegemonía mundial. Así, lo que en su tiempo marco esencialmente la confrontación, llamada de la guerra fría, entre el Campo Socialista, encabezado por la URSS de José Stalin, y el Campo capitalista, encabezado por el imperialismo USA, degeneró en pugna entre dos Superpotencias de un mismo campo imperialista y en lucha por la hegemonía mundial entre sí. Cada una pretendió para sí el construirse su propio y particular Sistema neocolonial mundial, como medio de “acumular fuerzas” y construirse una retaguardia estratégica para conquistar el imperio planetario.


En búsqueda de eso, todas las relaciones mundiales fueron trastocadas. Aquello que caracterizó hasta entonces las relaciones entre las naciones, países y Estados: Potencias imperialistas coloniales y un sinnúmero de países coloniales, semicoloniales y dependientes. Ahora, ante los cambios habidos en el sistema capitalista, monocolor y monopolar mundialmente, se ha simplificado drásticamente en un par de superpotencias imperiales, aspirantes al dominio exclusivo del mundo, y un inmenso número de neocolonias con Estados clientelares. En los cuales han establecido antitéticas dictaduras militar-fascistas (USA) y dictaduras militares o presidencialistas socialfascistas (URSSocialimperialista), con las cuales enfrentarse sin tener que llegar a la confrontación directa y sofocar los puntos de apoyo del rival.


Alrededor de tales designios hegemonistas, ellas, se han construido toda una serie de teorías y políticas justificantes de tales regímenes contrarios a las aspiraciones e intereses de los pueblos sometidos. Cualquier vistazo, por somero que sea, al mundo de las confrontaciones ideológicas de entonces, no dejará de sorprender al investigador por despistado que haya sido. Así, tenemos aquellas desde la “defensa de la democracia” y del “totalitarismo comunista” de matriz yanqui, por un lado, y; aquellas de la “soberanía limitada” y esa del “papel de vanguardia de los militares en las revoluciones democráticas anticoloniales y antiimperialistas”, una teoría socialimperialista, revisionista (anti-Marxista-Leninista) y antirrevolucionaria, por el otro.


A partir de finales de los 70 los pueblos han ido barriendo, inexorablemente, con las dictaduras militares fascistas pro-estadounidenses. Pero, en esa situación traumática que se ha estado viviendo bajo el manto de la falsa guerra fría, una mejor suerte no le vino para aquellas de color social fascistas (el sinceramiento oficial de la restauración capitalista y el derrumbe del Sistema Mundial Neocolonial Soviético). Lo países de dictaduras militares socialfascistas, sostenidas por la facción de “izquierda” de la burguesía burocrática, beneficiadas de una base económico altamente estatizada y en una política populista clientelar, la que tradicionalmente ha aplicado una política de subordinación total (Cuba, Angola, etc.) o pendular pro-socialimperialista soviética, han tenido que batirse en retirada, cediendo al neoliberalismo, o tener que resistir, aisladas, a la presión financiera, política y militar del imperialismo yanqui.


Esto, hasta tanto los efectos catastróficos de la crisis financiera y económica de los años 2007-2011 no se dejaron sentir sobre ellos. Tener que enfrentar la agresión armada del imperialismo estadounidense y sus aliados, o chocar con las amplias masas de la población victimadas por el empeoramiento de sus condiciones de vida y trabajo y el abandono de la política burocrática de protección social por parte de dichos gobiernos que la han empujado a la rebelión.


Y como chispa en paja seca, estallaron y se expandieron. El suceder de las rebeliones populares, más o menos espontáneas, más o menos piloteadas por las potencias imperialistas (USA, UE). Por lo que, con eso de la mano del imperialismo en los acontecimientos que se están sucediendo en el Magreb y el Medio Oriente, la izquierda burguesa –vale decir revisionistas modernos reciclados, neorevisionistas y nacionalistas de derecha-, no nos pone nada nuevo en evidencia. Sólo la convicción de su propia impotencia, su sueño de opio de que si no podemos controlarlo o pilotearlo entonces condenable es.


Un pantallazo de las rebeliones en el Magreb y el Cercano Oriente.


Túnez: El 17 de diciembre ante el municipio de Sidi Buzid, un joven se autoinmola quemándose en protesta contra la acción de la policía que le ha secuestrado un banco de venta de frutas y verduras., por no tener licencia de venta. La población se lanza a la calle para hacer denuncia del empeoramiento de sus condiciones de vida; es la chispa que dará vida a una protesta que iniciada en las regiones internas, la parte más pobre del país ya hambreada y golpeada por los aumentos de los precios a los artículos de primera necesidad decidido por el gobierno, y en pocos días se extiende como mancha de petróleo hacia la zonas costeras hasta alcanzar la capital Túnez y deviene una revuelta de masas contra la dictadura de Ben Alí. Que el 14 de enero, mientras en Túnez centenares de miles de protestantes se lanzaban a la calle en ocasión de la huelga general proclamada por los sindicatos. Era obligado a huir y encontrar refugio en Arabia Saudita.


El15 de enero, Fuad Mebazaa, presidente del Parlamento, se sentaba en lugar del presidente de la República ad interim y encargaba al Primer Ministro Mohammed Ghannouchi de formar un nuevo gobierno con representantes de la oposición. El Premier se empeñaba en hacer liberar a todos los detenidos políticos y comunicaba que las elecciones legislativas y presidenciales se tendrían dentro de seis meses. La lucha continúa. Aquí la izquierda burguesa no ha visto la mano del imperialismo USA o, por lo menos, no dice nada... aún.


Egipto: La protesta parte el 25 de enero, cuando cerca de 30 mil se manifiestan en la Plaza Tahrir, pidiendo reformas políticas y sociales, tomando de modelo a los “hermanos tunecinos”. La policía interviene para dispersar a los demostrantes y en los encuentros se registran 4 muertos y 400 arrestados. En los días siguientes el número de víctimas salta a cerca de 300. El 29 de enero el Dictador-presidente Hosni Mubarak anuncia la dimisión del gobierno, el posesionamiento de un nuevo ejecutivo y nombra al Vice-presidente Omar Suleiman, exjefe de los servicios secretos.


El 1 de febrero en la plaza Tahrir manifiestan dos millones de personas que quieren la dimisión del presidente nominado. El ejército reconoce la legitimidad de la protesta y afirma que no intervendrá contra los demostrantes; es la señal del abandono de Mubarak por parte de sus padrinos, primero que todos, el imperialismo estadounidense, que busca en los Altos Mandos militares una nueva figura para sustituir de manera indolora al desacreditado dictador. El cual promete no recandidaturizarse en las presidenciales de septiembre pero que finalmente, el 11 de febrero, es obligado a dimitir y pasar sus poderes al Consejo Supremo del Ejército que guiará la transición hasta las nuevas elecciones políticas y presidenciales.


Algeria: Las protestas en Argelia se inician el 6 de enero con cortejos y manifestaciones en Bab El Wadi, Zaralda y Wahran, seguidas el 8 de enero de aquella en la capital Argel donde millares de manifestantes desafiaban la prohibición del régimen y descendían a la plaza para protestar contra los aumentos de los precios a los artículos alimenticios y de los arriendos. La policía carga contra los demostrantes y dispersaba las manifestaciones con un balance de 5 muertos y más de 700 heridos. Sobre la ola del éxito de la revuelta tunecina las protestas, siempre sofocadas por la policía, continuaban en el mes de enero contra la desocupación y la corrupción y obligaban, el 3 de febrero, al Presidente Abdelaziz Buteflika a anunciar la próxima revocación del estado de emergencia, en vigor desde el golpe de 1992 realizado contra la victoria electoral del Frente Islámico.


En una capital blindada, algunos millares de manifestantes alcanzan a reunirse en la plaza Primero de Mayo el 12 de febrero. La policía interviene y arresta más de 400 personas. La protesta se repite el 20 de febrero con los demostrantes que prometen regresar cada sábado a la plaza hasta tanto el presidente Buteflika no se vaya.


Bahrein: Las protestas contra el gobierno del primer ministro Sheikh Khalifa bin Salman al Khalifa, que administra el Estado del Golfo Pérsico desde 1971, iniciaban el 14 de febrero. Los protagonistas de la protesta son los estudiantes que reclaman trabajo, más derechos, una reforma constitucional y la dimisión del Premier. El símbolo de la protesta es un pañuelo blanco, manchado con pintura roja, para indicar la determinación de de sacrificarse a sí mismos en nombre de la libertad.


La policía carga duramente contra las manifestaciones que se desarrollan en Bani Jamrah y Diraz, se registran algunos muertos. Las manifestaciones y los encuentros se repiten en los sucesivos días y el 16 de febrero al menos 2,000 manifestantes pasan la noche en tiendas levantadas en una de las plazas centrales de la capital Manama, plaza de la Perla. Contra la vigilia de protesta interviene el ejército que el 17 de febrero recupera el control de la capital y sofoca la revuelta; el balance es de tres muertos y 230 heridos. El 18 de febrero la multitud se reúne en suburbio de Duraz y lanza consignas contra al Khalifa, el clan de los monárquicos sunitas, a la cabeza de un Estado de mayoría chiita. La policía interviene con lacrimógenas y con las armas y dispersa la manifestación.


El príncipe heredero Salman bin Hamad al-khalifa recibe plenos poderes del rey para resolver la crisis y el 18 de febrero ordenaba el retiro de todos los militares de las calles. Los protestantes retornaban a ocupar la plaza de la Perla y los partidos de oposición pedían la dimisión del gobierno. El 20 de febrero los sindicatos proclamaban una huelga a ultranza.


Yemen: Las demostraciones parten el 27 de enero contra el gobierno del Presidente Alí Abdallah Saleh, en el poder desde hace 32 años. Saleh promete de no recandidatizarse en las elecciones presidenciales del 2013 pero el 13 de febrero en la capital Sanaa protestan 20 mil personas. Otras manifestaciones se escenifican del 12 al 14 de febrero, protagonizadas por los estudiantes que marchan hacia la embajada egipcia de Sanaa con carteles con el escrito “Alí, después Mubarak es tú turno”.


La coalición de partidos de oposición acepta una invitación del presidente Saleh al diálogo pero los cortejos de protesta continúan aún el 16 de febrero en la capital, en la ciudad de Aden los demostrantes intentan asaltar el municipio, en el barrio de Mansura.


Jordania: Las masas populares descienden a la plaza en Amman, Irbid, Aqaba, Madaba y Rakak el 14 de enero protestando contra el alto costo de la vida y el gobierno del Premier Samir al-Rifai. El rey Abdallah II anuncia el 27 de enero las dimisiones del gobierno y la formación de un nuevo ejecutivo con el encargo de efectuar “verdaderas reformas económicas”.


Gibuti: El 18 de febrero millares de manifestantes en plaza contra el Presidente Ismael Omar Guelleh, en el poder desde el momento de la independencia de Francia en 1977, ocupan el estadio de la capital y afirman que allí estarán hasta cuando Guelleh, que ha enmendado la Constitución para poder recandidatizarse, no haya dimitido. Guelleh responde reenviando las elecciones presidenciales previstas para el 8 de abril y hace arrestar líderes de la oposición.


Marrueco: El 16 de enero en Rabat la policía cargaba contra una manifestación contra los aumentos de los precios. No es más que el inicio de una movilización que se desarrollará el 19 de febrero en Tanger donde los manifestantes que protestaban contra las tarifas muy elevadas del agua, energía y transporte, saqueaban una estación de policía e inmuebles de propiedad de la transnacional francesa de la energía Veolia. El 20 de febrero decenas de millares de manifestantes en las plazas de todo el país de Rabat a Casablanca a Fez denunciaban la corrupción y pedían libertad, una Constitución democrática que reduzca los poderes del monarca, Mohamed VI, una justicia independiente, trabajo y mantenimiento del poder de compra de los salarios.


Kuwait: Protestas contra el régimen del emir del Kuwait se han desenvuelto el 20 de febrero en Jahra al noroeste de Kuwait City. El balance de los encuentros con los agentes ha sido al menos de 30 heridos y 50 manifestantes arrestados.


Libia: Las noticias sobre las primeras manifestaciones contra el régimen de Khaddafy son del 16 de febrero y hablan de encuentros con la policía en la ciudad de Bengasi de seguido a las protestas contra el arresto de un abogado de una Asociación de Padres de los prisioneros asesinados por disparos sucedidos en la cárcel de Trípoli en 1996. Otras manifestaciones se desenvuelven el 17 de febrero en otras ciudades de la Cirenaica, reprimidas con la intervención de la policía que causa una decena de muertos.


El coronel Khaddafy usa guante de hierro contra las protestas que con todo se desbordan en varias ciudades del país. El 18 de febrero se rebelan la ciudad de al-Bayda, Ajdabiya, Zawiya y Damah; el 19 es el turno de Bengasi y El Beida y le sigue Trípoli.


Él duramente ha declarado “no dejaré esta tierra”, ante la televisión el 22 de febrero, como respuesta suya a la demanda de la población en rebeldía que ha pedido el fin de sus 40 años de gobierno. El dictador dirigiéndose a los jóvenes les ha prometido para mañana una reforma del Estado, la libertad de prensa, una nueva constitución y un nuevo sistema jurídico. En fin, prometido un cambio institucional y constitucional desde arriba; todo menos abandonar el poder. De seguido, cual un José Mulino ministro de seguridad de la República de Panamá cualquiera, calificando a los manifestantes de “ratas y mercenarios” y que ameritaban en base a las leyes del país la pena de muerte.


Como con todo la población ha seguido manteniendo la rebelión antidictatorial –como señalan despachos internacionales en Bengasi, por ejemplo, se han ido organizando Comités cívicos para el autogobierno de la ciudad dónde no están más soldados, ni policíacos ni representantes gubernamentales. Khaddafy envía aviones a bombardear a los revoltosos y grupos de mercenarios para disparar sobre la multitud que protestaba. En la ciudad de Beida ha intervenido un batallón de las fuerzas especiales del hijo del coronel Khaddafy, Hamis, que comprendía “mercenarios africanos”. La brutalidad de la represión a empujado a policías y ejército a ponerse del lado de los manifestantes y a expulsar fuera de la ciudad a los sicarios. Un ejemplo que será copiado en otras ciudades de la Cirenaica, insubordinadas contra el gobernante. Por lo que, la Corte Penal Internacional de La Haya afirma que los manifestantes muertos en Libia entre el 15 y el 29 de febrero serán 600 y comunica que “está recabando pruebas para procesar al Presidente Muammar Khaddafy”.


En la Libia hoy sacudida por la rebelión popular, ante el endurecimiento de la confrontación entre el dictador y el pueblo, se abre la perspectiva de una abierta guerra civil que podría devenir en guerra social, en revolución contra el sistema todo. Es precisamente en esta situación que la izquierda burguesa redescubren la mano intervencionista desestabilizante del imperialismo estadounidense y definen a las masas populares en insurrección como instrumento ciego y agentes provocadores al servicio de los yanquis.


El socialfascista y embaucador revisionista Fidel Castro ha marcado la tónica, “USA quiere el petróleo de Libia”. Y por allí, de seguido, buscando desacreditar y descalificar la correcta interpretación dialéctica materialista de los hechos dada por los comunistas marxistas-leninistas, los gobiernos de la izquierda burguesa del patio, es decir de América Latina y España, realmente elementos socialdemocráticos pro-imperialistas rusos y pro-socialimperialistas chinos, empecinados en levantar la falsa bandera del antiyanquismo, para justificar y cuadrarse con el masacrador libio.


Acusación esta falaz y calumniosa. Los comunistas y revolucionarios proletarios extrayendo las lecciones correspondientes, desde un principio reconociendo la justeza de estas rebeliones, hemos ido señalando su carácter limitado, desorganizado y anárquico, por eso mismo que ellas abrían la puerta a la acción contrarrevolucionaria del imperialismo, asimismo que las mismas “no era la revolución en ya” sino sólo un paso hacia ella (“una primera fase de la primera etapa de la revolución”). Remarcando, con toda claridad, el que las masas trabajadoras de dicha región norafricana, como las de otras partes del mundo cuando inevitablemente enfrenten la misma situación revolucionaria, sepan en el tiempo más perentorio posible generar y reforzar su propio partido revolucionario, Partido Comunista de Nuevo Tipo, remarcable por su compromiso con el Maoísmo, etapa superior del Marxismo-Leninismo, y asegurante de la marcha consecuente de la Revolución de Nueva Democracia Popular y la conquista del poder.


Pero, lo que no han podido ocultar, en sus malabarismos sin principios es que, si bien es cierta la injerencia imperialista en los acontecimientos que se están sucediendo allí, es la autenticidad popular de los mismos. Que ni el gigantesco aparato burocrático integrado, como señalan los camaradas de Odio de Clase, por las agencias de inteligencia, sus estructuras diplomáticas centrales y periféricas, sus agencias de cooperación en el terreno, sus analistas económicos financieros, etc., estructuras todas ella que devoran millones y millones de euros diarios, han fracasado estrepitosamente en su labor de anticipación de los acontecimientos, de previsión del futuro inmediato y, en consecuencia, en su capacidad de condicionar a priori ese futuro. Futuro que pertenece a los pueblos y que ellos, finalmente, conquistarán. Muy que les pese a los imperialistas rusos, a los socialimperialistas chinos y a su perro de presa la izquierda burguesa.

Rebelión estudiantil en Porto Velho, en protesta contra el aumento del pasaje!


Tomado de A REBELIÃO SE JUSTIFICA!
http://rebelarseja.blogspot.com/


Es con gran alegría que publico está entrada sobre la rebelión estudiantil en Porto Velho, motivada por el aumento excesivo de tarifas de los autobuses en los últimos 17días, que salieron a las calles y protestaron de la manera más legítima contra la violencia injusta del viejo Estado por el pueblo de Rondonia.

La medida costará $ 2.30, y para colmo, el alcalde del PT, Roberto Sobrinho, decidió dar más dinero para el transporte de bandolerismo, el aumento de la tarifa a $ 2.60.



Cansados de esto, más de 150 estudiantes protestaron en las calles y rompieron las lunas de un autobús. Hubo enfrentamientos con la policía y tres estudiantes fueron detenidos, pero han sido liberados.


La Universidad Federal de Rondônia (UNIR), dirigida por el alcalde del PT, emitió un comunicado en el que penaliza la protesta militante, mostrando su complicidad con el gobierno y los empresarios de transporte, que todos los días se hacen más ricos, mientras que el pueblo es exprimido.


Esta fue la primera protesta de militantes en el país en 2011, contra el aumento de pasajes. Que todos los estudiantes aprendan de sus compañeros de Rondonia, donde son conscientes de que la primera ley, creada por el pueblo mismo, es la ley según la cual LA REBELIÓN SE JUSTIFICA!

-------

jueves, 24 de febrero de 2011

El ciclo del revisionista Gadaffi llega a su fin


PARTIDO COMUNISTA POPULAR
http://pcpargentina.es.tl/


La política del engaño esta condenada a la derrota y el aplastamiento. Esto es lo que se evidencia en Libia. El lanzamiento de bombas sobre la población civil perpetrada por la dictadura de Muamar Gaddafi da la clara dimensión del despotismo imperante en esa latitud y del grado de perversión y descomposición del régimen gobernante desde 1969. Gaddafi es uno de los iconos del nepotismo contemporáneo; figura capaz de conciliar el antiimperialismo con los negociados de López Rega (fundador de la Triple A-Alianza Anticomunista Argentina- en los setenta), capaz de conciliar su socialismo autogestivo con lideres imperialistas sedientos de "oro negro".

Pretender sustituir la noción del internacionalismo proletario (resultante de la identidad de los intereses de las clases trabajadoras de todos los países) por un antiimperialismo fantoche, que abarca indiscriminadamente fuerzas obreras y fuerzas burguesas y pequeñoburguesas; pretender "ampliar" una débil coordinación antiimperialista con tendencias socialdemócratas y/o populistas, representan graves concesiones a la presión ideológica burguesa. Es adherir a la lógica del mal menor en el plano internacionalista, es caer en el seguidísimo

La sustitución de objetivos de transformación y liberación social y política de los trabajadores, por objetivos nacionalistas y reivindicativos, representa una identificación con conceptos y objetivos de la burguesía y una abdicación a los intereses del proletariado. Las calles de Trípoli son testigos de la masacre que un gobierno antiimperialista desata contra su pueblo.

Hoy día es muy habitual la preocupación por la "novedad", imaginando que es revolucionaria solo porque logra instalarse en el imaginario colectivo. Se inscribe en esa tendencia la absurda tentativa de separar el marxismo del socialismo. Hombres como Gaddafi en África o Chávez en Venezuela presentan como conclusiones nuevas y creadoras lo que no es sino el replanteo de conceptos burgueses viejos, superados y desacreditados. Por eso son combatidos, por eso serán aplastados. Es el hombre quien, con su conciencia, su acción y su lucha, determina el curso de la historia. Los hombres son quienes operan las transformaciones sociales.

LA REBELION SE JUSTIFICA, es nuestra consigna, y la enarbolaremos siempre, defendiéndola donde se desate. Aquellos que defienden intereses económicos en detrimento de convicciones ideológicas NO SON SOCIALISTAS, jamás lo han sido ni lo serán.

Breve análisis de la economía dependiente de Libia

Desde 1969 en adelante, uno de los principales rasgos del capitalismo monopolista de Estado en Libia fue su grado de extrema centralización y concentración. Esto tuvo un doble efecto en las fuerzas productivas. Por un lado, las trabo aun más que el capitalismo tradicional, pues el carácter burocráticos de la burguesía monopolista tendió a reducir y desacelerar el progreso técnico. Por otro lado, permitió concentrar mucho más todos los r recursos en las ramas productivas decisivas. Pero esta ventaja que, tomada en forma abstracta, podría considerarse un rasgo progresista en comparación con un capitalismo privatista, adquirió un carácter extremadamente regresivo, ya que se aplico centralmente en la rama petrolera, haciendo dependiente de la misma a la economía del país (por el mismo camino transita Venezuela en la actualidad).

Pensar que algunos bendicen como Estado socialista a una estructura atrasada, petrolera-dependiente, a un aparato burocrático de, para y por una ínfima minoría que se arroga la representación del pueblo. Aparato situado por encima de la sociedad libia que rige la política, la cultura, los asuntos militares y la economía.

Túnez demostró ser una antorcha para las insurrecciones que tienen lugar en el mundo árabe, un ejemplo que se extiende. La obstinación y la furia de los déspotas artillados no podrán detener la oleada de insumisión de las más amplias masas. Nuevos vientos soplan impulsando una marea que crece y se extiende por el mundo.

¡Vivan las insurrecciones de Libia!

LA REBELION SE JUSTIFICA

¡VIVA EL MARXISMO!

¡VIVA EL LENINISMO!

¡VIVA EL MAOISMO!



PARTIDO COMUNISTA POPULAR

Cuando Gadafi se hizo amigo del imperialismo


El líder libio, Muamar Gadafi, ha sido durante los últimos diez años un gran amigo de la UE y de EEUU y de sus dictadores aliados en la zona. Baste recordar las incendiarias declaraciones de apoyo de Gadafi al depuesto Ben Alí, a cuyas milicias muy probablemente proporcionó armas y dinero en los días posteriores al 14 de enero. Baste recordar también la dócil colaboración de Gadafi con los EEUU en el marco de la llamada “guerra antiterrorista”. La colaboración política ha ido acompañada de estrechos vínculos económicos con la UE, incluida España: la venta de petróleo a Alemania, Italia, Francia y EEUU ha sido paralela a la entrada en Libia de las grandes compañías occidentales (la española Repsol, la británica British Petroleum, la francesa Total, la italiana ENI o la austriaca OM), por no hablar de los suculentos contratos de las constructoras europeas y españolas en Trípoli. Por lo demás, los países europeos no han dejado de proporcionarle armas para que ahora mate desde el aire a su propio pueblo, siguiendo el ejemplo de la Italia imperial desde 1911. En 2008 la ex secretaria de Estado Condoleeza Rice lo dejó muy claro: “Libia y Estados Unidos comparten intereses permanentes: la cooperación en la lucha contra el terrorismo, el comercio, la proliferación nuclear, África, los derechos humanos y la democracia”.

miércoles, 23 de febrero de 2011

RESPUESTA DE LA UNIÓN OBRERA COMUNISTA (MLM) A LA CARTA ABIERTA DEL PARTIDO COMUNISTA POPULAR DE ARGENTINA (MLM)


Estimados Camaradas:

Con un fuerte y fraternal abrazo internacionalista desde Colombia le damos la bienvenida a esta relación con camaradas comunistas del hermano pueblo de Argentina, manifestándoles que hemos recibido y estudiado su Carta Abierta enviada a través de los camaradas del Blog Odio de Clase1. También para nosotros ha sido muy gratificante saber de Ustedes, pues de hecho, cada reporte de existencia de una organización comunista, corrobora y hace realidad la inmortal sentencia del mártir de Chicago, Augusto Spies, contra su verdugo, el capitalismo y su Estado reaccionario: “Si usted cree que ahorcándonos puede eliminar el movimiento obrero, el movimiento del cual millones de pisoteados, millones que trabajan duramente y pasan necesidades y miserias esperan la salvación, si esa es su opinión… ¡entonces ahórquenos! Así aplastará una chispa, pero allá y acullá, detrás de usted y frente a usted y a sus costados, en todas partes, se encienden llamas. Es un fuego subterráneo. Y usted no podrá apagarlo”. Por tal motivo, estamos completamente de acuerdo en hacer de estas cartas el inicio de una relación fraternal, respetuosa y comunista, esforzándonos por practicar el método de la Unidad – Lucha – UNIDAD en el debate actual y contribuir así a la unidad del MCI alrededor de los principios y no de los personajes, unidad de los comunistas y no con los revisionistas.

Agradecemos sus amables palabras sobre nuestra modesta labor con las publicaciones, son de gran estímulo internacionalista para nuestra organización. Por nuestra parte no conocíamos sus posiciones, y cuánto nos alegra ver en esta Carta Abierta que estamos del mismo lado de la trinchera contra el enemigo de clase, contra el imperialismo, contra el revisionismo.

En efecto la Revista Contradicción a la que Ustedes se refieren, fue una publicación teórica inspirada en la situación del movimiento comunista colombiano de la época (1990), y concientemente pensada para enfrentar la indefinición y confusión, como la causa profunda en lo ideológico, de la crisis en la cual estaba postrado el movimiento comunista. Esto desde luego, iba contra la corriente de los demás grupos comunistas, en particular de los maoístas, cuya consigna inmediata era “preparar el inicio de la guerra popular”, un buen deseo, pero sin anclaje materialista en la situación del movimiento, ni de la sociedad, ni de sus fuerzas de clase.

La Revista Contradicción coronó su trabajo de casi una década, formulando un Programa para la Revolución en Colombia, que sirvió de base de unidad para la fundación de la Unión Obrera Comunista (MLM) en 1998. Un Programa cuyo carácter socialista en un país oprimido como Colombia, se constituyó en una nueva piedra de escándalo para las petrificadas teorías de otras organizaciones MLM partidarias del Programa de Nueva Democracia, que habiendo sido correcto en décadas anteriores y defendido fervientemente por los MLs, tanto contra el viejo y derechista programa democrático burgués de los revisionistas jruschovistas, como contra el “izquierdista” programa socialista de los trotskistas, pero que a partir de los años 80, dejó de corresponderse a la realidad. Tales teorías subsisten basadas ya no en el análisis concreto de la situación concreta como lo exige el marxismo, sino en la “congelación” del desarrollo de la sociedad colombiana eternizando su carácter semifeudal y semicolonial, como lo impuso la compresión del maoísmo desde el punto de vista e intereses de la pequeña burguesía revolucionaria, que al hacer equivaler “capitalismo burocrático” a la negación del capitalismo en un país oprimido, o más exactamente, a la “evolución” del semifeudalismo, no solo retuerce esas palabras del camarada Mao, sino que es una abierta renuncia a la economía política marxista en cuanto al análisis del carácter de la sociedad. Cuestiones como éstas, consideramos son propias del debate actual, y en ellas debe quedar nítida la demarcación entre el marxismo y su falsificación.

Nos hemos referido a este tema del Programa, por su relación directa con el problema de la guerra actual en Colombia, a la cual Ustedes aluden afirmando correctamente que no es una guerra popular. Sí camaradas, es una guerra reaccionaria, completamente injusta para el pueblo colombiano que a lo largo de 30 años, no ha sido dirigido, ni apoyado, ni defendidos sus intereses por parte de los grupos guerrilleros actuantes en esta guerra, pues también se transformaron de guerrillas revolucionarias en victimarios de los pobres del campo; porque esta guerra no ha sido por la tierra, sino por la renta extraordinaria del suelo2 donde el mapa de las zonas de guerra, del desplazamiento, de las masacres coincide milimétricamente con el mapa de las explotaciones mineras, de la coca, amapola, palma africana y del Canal del Atrato por el Chocó;3 porque el actual problema agrario en Colombia no es el problema del feudalismo sino del capitalismo! Esta es la discusión de fondo, la cuestión fundamental de deslinde, y punto de quiebre entre el Programa Socialista que defendemos, y los demás programas democráticos que se agitan en el país. Aquí radica la abismal diferencia entre la verdadera guerra popular contra el Estado burgués, terrateniente y proimperialista, y la guerra de las Farc por la renta capitalista de la tierra, vergonzosamente apoyada por grupos que en Colombia se llaman “maoístas”.


Sobre lo acontecido con el MRI por su silencio frente a la traición del revisionismo prachandista, respetamos su opinión camaradas de no considerar que “colapsó”,4 pues consideramos que precisar el juzgamiento del papel histórico del MRI, es justo una de las discusiones inmediatas entre los marxistas leninistas maoístas. Las revelaciones hechas ya públicas por partidos del MRI (PC (M) de Afganistán, PC de la India ML Naxalbari, PC (M) de Italia…) sobre el desarrollo de la lucha de líneas y su tratamiento por el Comité del MRI, son reconocimientos coherentes con los hechos que sí vimos y vivimos todos los marxistas leninistas maoístas, independientemente de haber sido o no parte orgánica del MRI: ante el tremendo ataque lanzado por los revisionistas desde el PCN (M) contra la avanzada de la revolución mundial, contra lo más avanzado de la unidad y organización que los marxistas leninistas maoístas habían logrado concretar en el MRI, la dirección de este movimiento guardó silencio dejando a la deriva a los comunistas revolucionarios y proletarios del mundo; por tanto, abandonó su papel de centro dirigente ideológico y político del MCI y del proletariado internacional, que era su papel histórico esencial. Esos son los hechos, que ligan directamente el silencio ante la traición revisionista, con la esencia de la bancarrota del MRI.

Hechos sometidos ahora a la discusión de reconocerlos o no, de buscar la verdad en ellos, de examinar si el silencio del MRI frente al revisionismo prachandista fue un problema de mala voluntad de los jefes o de línea que llevó a abandonar en la practica la línea del MRI y caer en el compromiso y vacilación ideológica y política frente a las “nuevas teorías” del PCN (M). Hechos necesarios de evaluar y sintetizar para aprender de esa experiencia y seguir adelante en el propósito común y necesario de construir una Internacional de nuevo tipo basada en el marxismo leninismo maoísmo. De la unidad y deslinde que se logre en esa discusión, se deriva el cómo continuar y si la forma de continuar en una nueva etapa puede incluso mantener el mismo nombre de la etapa anterior.

En esa línea de aprender de la experiencia, vienen bien unas palabras de Lenin:

“Por bancarrota de la Internacional se entiende a veces tan sólo el aspecto formal de la cuestión, la interrupción de las relaciones internacionales entre los partidos socialistas de los países beligerantes, la imposibilidad de celebrar una conferencia internacional, de reunir el Buró Socialista Internacional, etc. Este es el punto de vista de algunos socialistas de los pequeños países neutrales e incluso, probablemente, de la mayoría de los partidos oficiales de esos países, y también de los oportunistas y de sus defensores. (…)

Para los obreros conscientes, el socialismo es una convicción profunda y no una tapadera cómoda para ocultar tendencias conciliadoras pequeñoburguesas y de oposición nacionalista. Por bancarrota de la Internacional, estos obreros entienden la flagrante traición de la mayoría de los partidos socialdemócratas oficiales a sus convicciones y a las solemnes declaraciones hechas durante los discursos pronunciados en los congresos internacionales de Stuttgart y Basilea, en las resoluciones de estos congresos, etc. Los únicos que pueden no ver esta traición son los que no quieren verla, aquellos a quienes no conviene verla. Para formular de manera científica esta cuestión, es decir, desde el punto de vista de las relaciones entre las clases de la sociedad moderna, debemos decir que la mayoría de los partidos socialdemócratas, llevando a la cabeza en primer término al partido alemán, el más numeroso e influyente de la II Internacional, se han puesto al lado de su Estado Mayor Central, de su gobierno y de su burguesía, contra el proletariado”.5


En el tema del PCNU (M), entendemos que ya los MLM de dentro y fuera del MRI han hecho el deslinde fundamental con respecto a las teorías revisionistas de ese partido. Diferenciamos entre el proceso objetivo revolucionario en Nepal, y las posiciones del PCN (M) que estuvo a su vanguardia. Siempre apoyamos la Guerra Popular en Nepal y seguimos confiando en que la Revolución en ese país, se abrirá paso a pesar de la traición y surgirá una nueva vanguardia correcta que la lleve al triunfo. También manifestamos pública admiración y respaldo al PCN (M) hasta el momento en que sus “nuevas teorías” en lo ideológico, dieron lugar en lo político a la traición a la guerra popular.6 Pensamos que el origen de las divergencias ventiladas con los camaradas del PC (M) de Italia, está no en la consideración general de la necesidad de ser flexibles en la táctica, sino en si la flexibilidad táctica del PCN (M) en el 2006, sirvió o no a la estrategia de la Revolución en Nepal, si mantuvo la firmeza en los principios o los abandonó, en últimas, si el Acuerdo de Paz del 2006 fue un compromiso necesario para la revolución o fue una traición a la revolución. Por lo que entendemos, los camaradas del PC (M) de Italia se sostienen en que esa fue una táctica correcta y que fue correcto apoyarla, y por lo tanto no hay razón para autocriticarse. Así está planteada la discusión.

Ustedes nos llaman la atención por un error de descontextualización en la crítica (y teniendo en cuenta la clara denuncia al capitulacionismo prachandista que Ustedes manifiestan en su Carta Abierta), asumimos se refieren al tratamiento correcto de las contradicciones en el seno del pueblo, aspecto crucial a tener en cuenta para un acertado desarrollo de la lucha ideológica, por lo cual, de entrada agradecemos y aceptamos su crítica, anunciándoles que hemos decidido examinarla rigurosamente, no solo en referencia a la comunicación con los camaradas de Italia, sino en relación al método general para tratar las divergencias entre los marxistas leninistas maoístas en el nuevo período, que ya reconocimos en nuestra Resolución sobre la situación del Movimiento Comunista Internacional y las tareas hacia la Internacional de nuevo tipo, en la cual afirmamos en el primero de sus Resuelves:

“Reconocer que la lucha de líneas de los marxistas leninistas maoístas en el Movimiento Comunista Internacional ha logrado contener y derrotar el ataque del revisionismo prachandista, superando así, con éxito, la gran conmoción causada por dicho ataque, e impulsando a las triunfantes fuerzas marxistas leninistas maoístas del Movimiento Comunista Internacional a un nuevo período caracterizado por la gran confusión reinante entre los comunistas revolucionarios y la extrema dispersión de sus fuerzas”.7

Nos comprometemos a comunicar públicamente la conclusión de ese examen y discusión.

Dispuestos a continuar esta fraternal lucha ideológica por la férrea unidad de los MLM en el MCI, y a fortalecer la relación comunista entre nuestras organizaciones, nos suscribimos,


Sus hermanos de clase y camaradas de lucha:

Oficina de Relaciones Internacionales

Unión Obrera Comunista (MLM)


Colombia, Febrero 23 de 2011


PD. Ya por los correo directos podremos seguir intercambiando correspondencia, documentos y aprendiendo de la rica experiencia acumulada en el trasegar revolucionario de nuestros pueblos y en la lucha de sus representantes concientes por construir la vanguardia comunista, que hoy no puede ser, sino partidos comunistas marxistas leninistas maoístas como parte de la nueva Internacional.


-------------------------------------------


Esta carta es en respuesta esta otra carta: Carta abierta a la UOC de Colombia como aporte al debate en el seno del MCI .

http://odiodeclase.blogspot.com/2011/02/carta-abierta-la-uoc-de-colombia-como.html

-------------------------------------------

Sobre las "negociaciones de paz" en Filipinas


Koba del Colectivo Odio de Clase

Están llegando noticias de Filipinas que no nos gustan nada y que de confirmarse serían un muy duro golpe para el Movimiento Comunista Internacional y para los que hemos venido apoyando ese proceso revolucionario.

Todavía debemos ser prudentes y confirmar las informaciones, pero según el blog revolucionario Frontlines of Revolutionary Struggle (Primera Línea de Fuego), blog que nos merece mucha credibilidad, el Frente Democrático Nacional de Filipinas y el Gobierno filipino podrían haber fijado un calendario de 18 meses para desarrollar unas conversaciones de paz con el objetivo de poner fin a la Guerra Popular.

Si se confirma que el Partido Comunista de Filipinas sigue los pasos de Prachanda en Nepal para poner fin a la Guerra Popular y adopta la estrategia de la "vía pacífica" sería una muy mala noticia y nosotros que hemos venido apoyando la Guerra Popular en Filipinas nos sentiríamos traicionados.

Nunca nos gusto que el Partido Comunista de Filipinas (PCF) se prestara a entrar en estas llamadas "conversaciones de paz" y siempre en el blog mostramos recelo y marcamos distancias.

Si esto se confirma para nosotros es un duro golpe anímico y nos llena de tristeza. Y desde ya manifestamos que si el PCF sigue el camino de Prachanda en Nepal NO CUENTEN CON NUESTRO APOYO y que vamos a denunciar esta claudicación.

Quiza todavía sea pronto y nos estemos poniendo la venda antes de que aparezca la herida pero preferimos esto a que nos pille con el pie cambiado.

Deseamos que ojala que no se confirmen estas tristes informaciones y que la Guerra Popular en Filipinas siga el camino hacia la toma del poder y la Revolución de Nueva Democracia.

martes, 22 de febrero de 2011

India: la prensa reaccionaria se ha echo eco de Campaña Internacional de Apoyo a la Guerra Popular en la India que se va a poner en marcha en abril


Según el diario reaccionario hindú Times of India el apoyo a los maoístas se globaliza, haciendose eco de la Campaña Internacional de Apoyo a la Guerra Popular en la India que se va a poner en marcha en abril.

Más información de esta campaña en este enlace:
http://odiodeclase.blogspot.com/2011/02/apoyar-la-guerra-popular-en-la-india_20.html

De acuerdo con un informe del reaccionario Times of India, el Partido Comunista de India (Maoísta) parece ser que esta obteniendo el apoyo internacional, gracias a una iniciativa solidaria puesta en marcha por los partidos maoístas y grupos de todo el mundo.

Información completa de está noticia en este enlace:
http://www.satp.org/satporgtp/detailed_news.asp?date1=2/21/2011&id=13#13

[Desde el Colectivo Odio de Clase hacemos un llamamiento a todos los comunistas y revolucionarios del estado español, sin excepción, para que apoyeis y os sumeis a la Semana de Solidaridad y Apoyo a la Guerra Popular en la India que se va realizar entre el 2 y el 9 de abril. Os solicitamos que deis a conocer y defendáis el actual proceso revolucionario indio dirigido por el fraterno Partido Comunista Indio (Maoísta). Nuestra modesta contribución al internacionalismo proletario pasa, en esta hora, por poner al alcance de los lectores en lengua castellana tanto el devenir –con sus vueltas y revueltas- del proceso revolucionario en la India como las aportaciones teóricas y análisis de situación del PCI (Maoísta). En ese empeño de difusión de la Revolución india, desde el Colectivo Odio de Clase nos ponemos a vuestra entera disposición, convencidos de que apoyar hoy al PCI (Maoísta) será abrir mañana las compuertas al socialismo y la Revolución Mundial.]

Medio centenar de civiles muertos en Afganistán por OTAN


Tomado de los camaradas de LUMINOSO FUTURO
http://nuevademocraciapanama.blogspot.com/


(Nota de Luminoso Futuro: El imperialismo estadounidense y sus perros de presas de la OTAN han lanzado una criminal guerra contra la nación y pueblo afganos. Ello le ha consistado el repudio internacional y el odio y la bravía resistencia armada de los patriotas de dicho país. Incapaces de someterlos, han recurrido a las matanzas en masa indiscriminada, violando todas las leyes internacionales y manchándose, una vez más, de crímenes de guerra. La guerra de salvación nacional del pueblo afgano contra ellos, a la vez que se demuestra inderrotable les llega cada vez más de furia genocida. Los pueblos del mundo se identifican y apoyan la justa resistencia armada del pueblo afganí; así como acrecientan su lucha por la derrota definitiva del imperialismo USA. ¡Fuera de Afganistán e Irak las tropas ocupacionistas genocidas!).

Al menos medio centenar de civiles murieron este fin de semana en la provincia de Kunar, este de Afganistán, por las operaciones militares de las tropas de la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN), informaron fuentes oficiales.

De acuerdo con autoridades de esta nación, los ataques terrestres y aéreos ocurrieron en la provincia de Kunar, donde grupos de la resistencia enfrentaron a fuerzas de ocupación de la OTAN, liderada por Estados Unidos.

El gobernador de Kunar, Fazlullah Wahidi, declaró que entre los fallecidos se encuentran 20 mujeres y un número sin determinar aún de niños.

A través de un comunicado emitido por el palacio presidencial, el presidente de Afganistán, Hamid Karzai, condenó las operaciones aéreas de esa organización que dejó más de 50 víctimas civiles.

Según datos de la agrupación Afghanistan Rights Monitor, dos mil 421 personas murieron durante el 2010, para un aumento del 3,8 por ciento respecto al año anterior.


lunes, 21 de febrero de 2011

Perú: la Guerra Popular no se detiene
















[ Estas fotos nos las han enviado los camaradas del PCP BASE MANTARO ROJO cuya web es la siguiente: http://mantarorojo.blogspot.com/ ]




La clase dominante de Perú, sus padrinos yanquis y la prensa que controlan, dicen que el Partido Comunista del Perú es una organización "terrorista" y que los maoístas cometen toda clase de crímenes. Al mismo tiempo, ignoran, tergiversan y mienten descaradamente sobre su estrategia y programa. El enemigo odia profundamente al PCP; es un odio que se basa en la realidad de que la Guerra Popular es una justa lucha de los oprimidos que se propone tumbar al estado reaccionario y romper el yugo imperialista.


Las metas de la Guerra Popular

El PCP inició la Guerra Popular el 17 de mayo de 1980; está llevando a cabo lo que el gran revolucionario Mao Tsetung llamó la "Revolución de Nueva Democracia".

La revolución se propone tumbar las "tres montañas" que oprimen al pueblo: el imperialismo, especialmente el estadounidense, que domina al país, distorsiona su economía, sirve al capital extranjero y le chupa la sangre a las masas; la semifeudalidad en el campo, que perpetúa el atraso, le niega tierra a la mayoría del campesinado, lo oprime salvajemente y le niega todos los derechos democráticos; y el capitalismo burocrático, la principal forma de capitalismo en Perú, que está truncado y sometido al imperialismo.

Solo la toma del poder nacional por medio de la Guerra Popular liberará a los oprimidos y les permitirá quitarse de encima las tres montañas y romper el yugo que las sujeta. Desde el comienzo de la revolución, el PCP ha enarbolado la consigna `salvo el Poder todo es ilusión'. Se ha basado en la verdad fundamental que Mao Tsetung expuso así: `La tarea central y la forma más alta de toda revolución es la toma del Poder por medio de la fuerza armada, es decir, la solución del problema por medio de la guerra'. Además, ha declarado que esta guerra tiene que ser una guerra de las masas, una Guerra Popular".

Después de tumbar las tres montañas, el PCP se propone establecer una República Popular de Nueva Democracia y dirigir a las masas hacia el socialismo y, junto con el proletariado internacional, hacia la meta final del comunismo.

Dirección proletaria

El PCP ha dirigido la Guerra Popular a pesar de una salvaje guerra contrarrevolucionaria del gobierno con el apoyo de Estados Unidos.

Para librar una Guerra Popular y construir una nueva sociedad, se necesita la dirección de un Partido Comunista. Como ha dicho el PCP: "Sin un Partido revolucionario de nuevo tipo, marxista-leninista-maoísta no hay revolución para el proletariado y el pueblo". ("Desarrollar la guerra popular sirviendo a la revolución mundial".)

El Programa del PCP establece que el Partido Comunista es "la vanguardia organizada del proletariado del Perú, el cual es parte del proletariado internacional" y que se propone "servir al pueblo y a la revolución mundial".

El PCP dirige al Ejército Popular de Liberación siguiendo el principio establecido por Mao de que "El Partido manda al fusil, y jamás permitiremos que el fusil mande al Partido".

El PCP dirige el frente único de las clases revolucionarias. El núcleo del frente único es la alianza obrero-campesina, y esa es la base para forjar alianzas con otras fuerzas de las capas medias, que en un país oprimido como Perú incluye sectores antiimperialistas de la burguesía nacional, así como estudiantes, maestros, periodistas, intelectuales y otros que se han unido a la revolución. Abogados progresistas también han defendido a los revolucionarios.

Estrategia militar

El PCP dice que "la violencia revolucionaria o la revolución violenta, es la única forma de conquistar el Poder y transformar el mundo". Eso se basa en un principio fundamental de Mao: la toma del poder por medio de la guerra revolucionaria de las masas es el primer paso indispensable para transformar la sociedad. Los imperialistas y sus testaferros jamás abandonarán el poder pacíficamente ni dejarán de oprimir al pueblo. Por eso las masas tienen que alzarse en armas y derrotar a las clases dominantes.

La aplicación de esos principios a un país oprimido como Perú significa que hay que librar una Guerra Popular Prolongada. El PCP inició la lucha armada en el campo, donde el poder estatal es más débil. La guerra popular prolongada les permite a las fuerzas revolucionarias, apoyadas en las masas, pasar de la debilidad a la fuerza, aprovechando las debilidades del enemigo y evitando choques decisivos mientras el poderío del enemigo sea superior. Como dijo Mao, toda la lógica militar quiere decir que "ustedes combaten a su manera y nosotros combatimos a nuestra manera". Para el proletariado eso significa que tiene que forjar estrategia y tácticas militares que pongan de relieve sus ventajas, principalmente la iniciativa y el entusiasmo de las masas revolucionarias.

El PCP tomó inicio el camino en 1980 sabiendo que pasaba a la guerra y que no la podría concluir hasta que un lado o el otro fuera derrotado. Desde ese entonces, ha avanzado mediante vueltas y revueltas, forjando planes y estableciendo objetivos según las condiciones concretas.


Bases de apoyo revolucionarias

Con las bases de apoyo la revolución le va arrebatando terreno y poder político al viejo sistema. Por medio de la revolución agraria en las bases de apoyo, se va tumbando el poder de los reaccionarios y se reparte la tierra de los terratenientes al campesinado.

En las bases de apoyo se plasma el frente único en Comités Populares que siguen la norma de los tres tercios: un tercio miembros del Partido (representantes del proletariado); un segundo tercio de campesinos pobres y un tercio de campesinos medios y fuerzas progresistas.

Las bases de apoyo son indispensables para librar la Guerra Popular Prolongada. Las masas campesinas están organizadas en milicias de base y ayudan al ejército con alimento, ropa, albergue, reconocimiento y hospedaje. El ejército revolucionario también participa en la producción.


Vueltas y revueltas de la Guerra Popular

Para principios de los 90, ya se habían establecido cientos de Comités Populares en el campo. Las fuerzas del PCP le estaban asestando duros golpes al enemigo de una punta del país a la otra. Además, el PCP había impulsado el trabajo en las ciudades, preparándose para la toma del poder nacional en cuanto se presentaran las condiciones.

Pero la revolución proletaria jamás sigue un camino recto a la victoria. Ante la posibilidad de que la revolución triunfara, el gobierno peruano y el estadounidense aceleraron su contrarrevolución, con la estrategia de guerra de baja intensidad. En abril de 1992, Fujimori lanzó un autogolpe y desencadenó un reino de terror. Las operaciones de espionaje manejadas por los yanquis lograron capturar al Presidente Gonzalo y otros dirigentes del PCP el 12 de septiembre de 1992. Ese fue un duro golpe contra la revolución, un "recodo en el camino" al poder.

En 1993 surgió una patraña contrarrevolucionaria que fue secundada por una línea desde dentro del PCP que pide negociaciones para concluir la Guerra Popular. Los camaradas que continuan la Guerra Popular en Perú han denunciado esa línea; han señalado que es una desviación fundamental que se opone a toda la línea y el programa desarrollados por el PCP, entre ellas los aportes del Presidente Gonzalo.

En el presente la Guerra Popular en Perú sigue pujante, no se detiene, a pesar de todas las campañas de represión y de la traición de la Línea Oportunista de Derechas (L.O.D.)


¡ Viva la Guerra Popular en el Perú!


¡Salvo el poder, todo es ilusión!
---------



China quiere impedir el contagio de la sublevación en Oriente Medio y África


Las históricas revueltas populares en el norte de África y Oriente Medio están poniendo nervioso al régimen revisionista de China, donde también hay mucha desigualdad, descontento social, corrupción y carestía de los alimentos.

El despliegue policial del domingo después del llamamiento lanzado en internet a manifestarse en 13 ciudades de China lo mostró claramente: el Gobierno evitará toda rebelión.

Los gérmenes de la revuelta que estalló en los países árabes están presentes en China: un régimen que aplasta a la disidencia, corrupción, nepotismo, un creciente abismo entre ricos y pobres y un alza de los precios de los alimentos. Por otra parte, más de 500.000 chinos están conectados a internet.

La restauración del capitalismo en China

Con el reconocimiento del derecho a la propiedad privada, por el Congreso Nacional del Pueblo de la República Popular China, culmino el largo proceso de restauración del capitalismo en China, iniciado despues de la muerte del camarada Mao Tse-tung y en base a un golpe contrarrevolucionario por Den Xiaoping, llamado con justa razón el Jruschov chino. Cabe recordar que durante los agitados años de la “Revolución Cultural”, Deng se opuso a la línea general del PCCh , y en su autocrítica del 23 de octubre de1966 afirmó textualmente:

“Yo y Liu Shao Chi somos auténticos monárquicos. La esencia de mis errores radica en que no confío en las masas, no apoyo a las masas revolucionarias, sino que estoy en contra de ellas, he seguido una línea reaccionaria para aplastar la revolución, en la lucha de clases no he permanecido al lado del proletariado sino de la burguesía. Todo esto demuestra que no soy apto para ocupar cargos de responsabilidad”.

domingo, 20 de febrero de 2011

SOBRE MALABARISMOS DIALÉCTICOS DE ALGUNOS SUPUESTOS REVOLUCIONARIOS


Koba del Colectivo Odio de Clase

“Los comunistas no se cuidan de disimular sus opiniones y sus proyectos. Proclaman abiertamente que sus propósitos no pueden ser alcanzados sino por el derrumbamiento violento de todo el orden social tradicional. ¡Que las clases dominantes tiemblen ante la idea de una revolución comunista!”. Cita del Manifiesto Comunista.

El los últimos tiempos nos llama la atención los discursos y el lenguaje empleado por algunos dirigentes supuestamente de la izquierda radical y revolucionaria.

Recurren a toda suerte de malabarismos dialécticos para sortear la represión o a pragmatismos para justificar los golpes de timón.

Discursos tales como "La izquierda abertzale no nació para resistir. Nació para ganar" para justificar el paso de la Resistencia al Reformismo.

Parece que con el fin de sortear la represión está permitido todo y hay declaraciones que una vez dichas producen ataduras que no tienen marcha atrás.

Todas las declaraciones que están realizando algunos contra determinadas formas de lucha del pueblo crean un precedente que va a ser imposible que puedan desdecirse en el futuro. Justifican dichas declaraciones amparados en que es imprescindible en el presente sortear la represión.

A veces da la impresión de que son capaces de humillarse ante el enemigo pidiendo clemencia. Como si habrían perdido la dignidad y coherencia.

Hay líneas rojas que nunca se deben pasar y que una vez que se pasan ya no tienen retorno.

Que la situación actual sea muy dura y difícil no justifica que se llegue a los extremos que se esta llegando con determinadas declaraciones.

Es posible y hasta probable que la correlación de fuerzas y el acoso de la represión requieran cambios tácticos y adecuaciones al momento actual pero dichos cambios no tienen porque pasar necesariamente ni por el liquidacionismo ni el reformismo. Para algunos parece ser que los únicos cambios posibles tienen que ir en esa línea y nosotros nos negamos a admitir esto. También pueden ser posibles cambios que continúen la lucha y el camino revolucionario.

Aparte todos estos malabarismos dialécticos y discursos ambiguos están produciendo gran confusión en las bases del movimiento que representan.

Hay muchas experiencias en la historia de la lucha de los pueblos de movimientos revolucionarios que empezaron con este tipo de discursos y acabaron totalmente integrados en el sistema que combatían.

POSICIÓN DEL COLECTIVO ODIO DE CLASE SOBRE ALGUNAS CUESTIONES EN DEBATE EN EL MOVIMIENTO COMUNISTA INTERNACIONAL


Colectivo ODIO DE CLASE

Desde hace tiempo se viene produciendo un debate y lucha de líneas sobre algunas cuestiones importantes en el campo marxista leninista maoísta.

En torno a algunos de los temas en debate el Colectivo Odio de Clase vamos a expresar nuestras opiniones en el presente texto.

De antemano queremos puntualizar dos cosas:

- No nos creemos en posesión de la verdad, admitimos la posivilidad de estar equivocados. Estás opiniones parten desde la humildad y modestia. Si en algún momento somos conscientes de que nos hemos equivocado no vamos a dudar en reconocer los errores. Nosotros pensamos que reconocer los errores no es algo humillante ni deshonesto sino todo lo contrario. Quien cuando se equivoca lo reconoce demuestra humildad y honestidad.

- Estos debates y lucha de líneas consideramos que son contradicciones en el seno del pueblo y por lo tanto se han de dar de manera respetuosa y con una batalla ideológica basada en intentar persuadir y convencer.


LUCHA CONTRA LAS POSICIONES OPORTUNISTAS PROVENIENTES DE NEPAL

Creemos firmemente en la necesidad del aplastamiento de todas las teorías oportunistas y revisionistas que han dado a luz sectores "maoístas" en Nepal, y que de triunfar serían un gravísimo retroceso para la causa de la Revolución y el Comunismo.

Las posiciones del PCNU(M) sobre la alianza con clases claramente contrarrevolucionarias (Pacto con la Alianza de los Siete Partidos), sus ilusiones sobre el parlamentarismo burgués, sus ilusiones sobre una república burguesa, su acuerdo de paz vergonzante, su desarme del Ejército Popular, sus teorías cuestionando al camarada Stalin, sus teorías derrotistas sobre la situación revolucionaria mundial, sus flirteos con el revisionista Partido “Comunista” Chino, etc., son, todos ellos, hechos gravísimos e intolerables.

Si estas posiciones no llegan a ser derrotadas y aisladas a nivel mundial habrían representado un cáncer en el movimiento comunista internacional. Las consecuencias de no ser frenadas habrían traído mucha confusión, desmoralización y derrotismo.


LUCHA CONTRA EL CENTRISMO QUE CONCILIA CON LAS TEORÍAS OPORTUNISTAS DE NEPAL

Tambien nos parece esencial la denuncia y derrota de las posiciones intermedias (Centristas) que no acaban de deslindar abiertamente con la Línea Oportunista de Derechas proveniente de Nepal.

Estás posiciones centristas crean confusión al no acabar de deslindar abiertamente con las nuevas teorías revisionistas.

Nosotros creemos en la necesidad de denunciar estas teorías conciliadoras pues al no romper abiertamente con las teorías oportunistas de Nepal les dan legitimidad.

Sin embargo nosotros consideramos que las contradicciones con las posiciones centristas han de ser abordadas como contradicciones en el seno del pueblo y por lo tanto se ha de dar una batalla ideológica basada en intentar persuadir y convencer.

Desde nuestro punto de vista no es muy adecuado ser excesivamente frontales o duros con los que tienen posiciones intermedias, mejor intentar persuadirles y ganarles con argumentos. Hay que realizar esta batalla de manera que sirva para persuadir, convencer y rectificar. Es contraproducente ser excesivamente duros con los que defienden posiciones intermedias, que provoque que se sientan atacados y se pongan a la defensiva. El propósito tiene que ser abrirles los ojos, convencerles e intentar que rectifiquen.


SITUACIÓN DEL MOVIMIENTO COMUNISTA INTERNACIONAL

Estamos plenamente de acuerdo con la Unión Obrera Comunista (MLM) de Colombia de la necesidad de la formulación de una Línea General para la Unidad del Movimiento Comunista Internacional.

La situación actual de confusión, dispersión y contradicciones en el campo marxista leninista maoísta es producto de la ausencia de una Línea General.

Hoy la dirección oportunista del MRI ha hecho un gran daño, nos ha dejado sin embrión de Internacional Comunista. El papel del PCR de EEUU ha sido nefasto y ha llevado al colapso del MRI.

Hoy el MRI está en coma profundo y su única salvación sería un cambio radical, que implicaría el barrer todas las tendencias oportunistas de derechas que hay en su seno. O esto o se lucha por crear un nuevo embrión de Internacional Comunista.

Hoy en el mundo hay una situación revolucionaria en desarrollo pero por desgracia el movimiento comunista revolucionario MLM organizado está muy débil para poder aprovechar esta situación favorable. Hoy las contradicciones entre los países imperialistas se agudizan y hay peligro de que pueda desencadenarse una Tercera Guerra Mundial. Y por otra parte la contradicción entre el proletariado y la burguesía se está tensando cada día más.

Las necesidades del campo MLM pasan por:

• Impulsar el apoyo de elementos conscientes que puedan desencadenar en el surgimiento de Partidos Comunistas MLM.

• Establecer un centro embrionario de Internacional Comunista que sirva para definir una Línea General y unificar criterios.

• Apoyar las Guerras Populares existentes, especialmente la Guerra Popular en la India. También las guerras populares en Perú, Filipinas y Turquia.

• Apoyar a aquellos Partidos que estén a punto de alzarse en Guerra Popular.


SOBRE EL TEMA DEL PAPEL DE LOS LÍDERES

En este tema partimos de esta cita del PCCh en época de Mao en el documento “Sobre la cuestión de Stalin”:

“El Partido Comunista de China siempre se ha adherido a las enseñanzas marxistas-leninistas sobre el papel de las masas y del individuo en la historia y sobre las relaciones entre dirigentes, partido, clase y masas; asimismo, ha defendido el centralismo democrático en el Partido. Siempre hemos mantenido una dirección colectiva; al mismo tiempo, estamos contra la minusvaloración del papel de los dirigentes. Al igual que otorgamos la importancia debida a ese papel, estamos en contra del elogio deshonesto y excesivo de individuos concretos y contra la exageración de su papel. Ya en 1949, el Comité Central del Partido Comunista chino, a sugerencia del camarada Mao Tse-tung, tomó la decisión de prohibir las celebraciones públicas de cualquier tipo con ocasión de los cumpleaños de los dirigentes del partido así como la atribución de sus nombres a lugares, calles o empresas.”

Nosotros al igual que dice esta cita, sin negar el papel importante de los líderes, estamos contra el elogio excesivo y desmesurado de individuos concretos. Para nosotros el culto que se ha dado a determinados líderes es ajeno a la doctrina proletaria.

Desde el respeto nosotros no compartimos el culto que se ha dado a Gonzalo ni a Prachanda. Y tampoco compartimos lo que se han llamado “Pensamientos guías” o “Caminos”.

Sobre este punto compartimos posiciones con la UOC (MLM) de Colombia y asimismo con el Partido Comunista de la India (Maoísta).


---------