martes, 30 de abril de 2013

ODC: POR UN 1º DE MAYO REVOLUCIONARIO Y LLENO DE ODIO DE CLASE AL OPRESOR CAPITALISTA E IMPERIALISTA

 
La sociedad actual está dividida en clases sociales antagónicas, unas clases opresoras y otras oprimidas, que luchan y se enfrentan ininterrumpidamente. Es lo que se conoce como la lucha de clases.
Con la aparición de la propiedad privada y la desaparición del comunismo primitivo, la historia de todas las sociedades que han existido hasta ahora ha sido la historia de la lucha de clases, lucha que ha conducido en cada etapa a la transformación y derrumbamiento del régimen opresor imperante.
La lucha de clases es el motor de la historia ya que el enfrentamiento entre las clases sociales es inevitable y necesario para la transformación revolucionaria de la sociedad. Dicho enfrentamiento ha culminado siempre a lo largo de la historia con la imposición de un nuevo estadio social.
Actualmente vivimos un momento de crisis económica global, la más grande y grave crisis del sistema capitalista, en la cual Europa padece una recesión especialmente profunda, como lo expresa la grave situación de Grecia, Chipre, España y el riesgo de recesión en las economías que sostienen la Eurozona: Alemania y Francia.
La crisis económica global que tiende a agravarse, prueba que el sistema capitalista es un sistema caduco y que jamás va a resolver los problemas de la clase obrera y los pueblos del mundo, asimismo prueba la vigencia y validez del marxismo-leninismo. También prueba que los análisis marxistas sobre el capitalismo y sus crisis cíclicas son totalmente acertados.
Esta crisis económica mundial intensifica la lucha de clases internacional y potencia las contradicciones:
· La contradicción entre las naciones oprimidas y el imperialismo; como se muestra en las agresiones imperialistas contra Mali, Libia, Afganistán, Siria; y las respectivas luchas de resistencia de esos pueblos contra el imperialismo.
· Las contradicciones interimperialistas tienden a agudizarse. Se van configurando dos bloques imperialistas: por un lado Estados Unidos y sus aliados occidentales; y por otro lado China y Rusia. Aunque EE.UU sigue siendo la principal potencia imperialista en la actualidad, y el enemigo número 1 de los pueblos y oprimidos del mundo, el bloque formado por China y Rusia poco a poco va tomando más peso en el reparto imperialista mundial.
· La contradicción burguesía-proletariado se intensifica de manera profunda pues una vez más sobre el proletariado recaen las consecuencias de la crisis económica de la globalización capitalista: desocupación, reducción de salarios, mayor explotación, precariedad, recorte de derechos, etc. La clase obrera forjada en el principio de que mientras más luche menos pierde y obtiene conquistas, pese a estar debilitada en su organización sindical, lucha en todas partes como en el Estado Español, Grecia, Chipre, Europa, China, Bangladesh, etc., donde millones de obreros han protagonizado protestas contra las consecuencias de la crisis.
Las extensas luchas del proletariado y los pueblos del mundo contra la crisis capitalista, las guerras de resistencia contra la agresión imperialista, las luchas de las naciones oprimidas contra el imperialismo y las Guerras Populares en la India, Filipinas, Turquia, etc. demuestran la existencia de situación revolucionaria en el mundo, y prueban la necesidad de la revolución para transformar la sociedad.
Pero por desgracia esta situación revolucionaria se produce en un contexto de debilidad y dispersión del Movimiento Comunista Internacional. Falta una dirección comunista, proletaria y revolucionaria que dé rumbo correcto a las luchas existentes actualmente.
Esta situación revolucionaria emplaza a los comunistas y revolucionarios a convertirla en crisis revolucionaria y plasmarla en revolución proletaria mundial, comenzando por la revolución en cada país o nación.
Hoy el capitalismo imperialista está en crisis. El imperialismo, que es un sistema mundial de explotación y de opresión, agoniza y como fase superior y última del capitalismo tiene fecha de caducidad. Hoy el imperialismo se muestra desgarrado por una crisis económica de superproducción, devastadora para toda la sociedad y de terribles consecuencias para los trabajadores de todos los países. Crisis que muestra la caducidad del capitalismo imperialista demostrando que la contradicción fundamental del capitalismo, entre la producción mundial cada vez más social y la apropiación mundial cada vez más privada, está madura para ser resuelta por la Revolución Proletaria Mundial y el Socialismo.
El mundo está maduro para la revolución tanto en los países imperialistas donde el movimiento obrero ha vuelto a la carga con grandes levantamientos, huelgas y manifestaciones; como en los países oprimidos, donde las guerras imperialistas de agresión y la propia crisis mundial del capitalismo multiplican las oportunidades para luchar y resistir a los zarpazos de la bestia imperialista y la salvaje explotación capitalista. La heroica lucha de resistencia de los pueblos de Palestina, Irak, Afganistán, etc. las manifestaciones, huelgas y rebeliones a lo largo y ancho de Europa, Asia, África y América Latina, y la violencia revolucionaria mediante luchas armadas revolucionarias y Guerra Populares que hoy avanzan en países como la India y Filipinas lo demuestran .
Para la clase obrera y el pueblo la única alternativa a tanta injusticia y opresión del sistema capitalista es la Revolución. Revolución que implica necesariamente la violencia revolucionaria del proletariado y las clases populares para tomar el poder en sus manos, destruir el estado burgués, destruir sus instituciones y aparatos, y construir un estado proletario dirigido por la clase obrera y en servicio de las clases populares que comience la construcción del socialismo y se encamine hacia la sociedad sin clases, o sea el comunismo.
Frente a la Revolución el reformismo sólo es un parche, que no soluciona y que como mucho mitiga, pero que no acaba con las causas ni va a la raíz de la opresión. Y por tanto el reformismo como el revisionismo son instrumentos de la burguesía para evitar la Revolución. Por eso es necesario combatirlos y denunciarlos sin descanso ya que entorpecen la lucha revolucionaria, crean falsas ilusiones en el pueblo y actúan como agentes de la burguesía en el seno de la clase obrera y el pueblo.
Pero para la revolución son imprescindibles unos instrumentos: un Partido Comunista, como vanguardia de la clase obrera, que dirija la lucha hacia la toma del poder por el proletariado; y una ideología científica: el marxismo-leninismo. La necesidad de la revolución para transformar la sociedad requiere de dirección proletaria que dé rumbo correcto.
Hoy en el Estado Español ODC consideramos que no hay un Partido Comunista Combatiente, con un programa y una estrategia revolucionaria clara, que sea capaz de aglutinar a los elementos más conscientes de la clase obrera y encaminar la lucha de las necesidades concretas del proletariado y el pueblo hacia la toma del poder y la construcción de un estado proletario.
Por ello es muy necesario para los comunistas y revolucionarios de este estado seguir trabajando por la construcción de ese Partido Comunista Combatiente que sea capaz de encarar las tareas de la revolución socialista y la toma del poder por el proletariado en el Estado Español.
Desde ODC hacemos un llamado a las distintas organizaciones comunistas, revolucionarias y antirrevisionistas existentes en este estado, a que sobre la base de los principios y la unidad de acción revolucionaria, se abra un debate sincero y se tiendan puentes de cara a crear ese Partido Comunista Combatiente que esté en condiciones de encarar las tareas revolucionarias que el proletariado y el pueblo demandan.
 
¡Viva el 1º de mayo rojo y combativo!
¡Muerte al Capitalismo Imperialista!
¡Viva la Revolución Proletaria Mundial!
¡Vivan las Guerras Populares y luchas de resistencia en el mundo!
¡Contra el Reformismo y Revisionismo: Viva el Comunismo Revolucionario!
 
Colectivo Odio de Clase
---------------

9 comentarios:

  1. Felicitaciones camaradas muy buena proclama.

    ResponderEliminar
  2. asi que se puede habalar de "parentesis" pero no de "ciclo", vaya...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No entendemos lo que quiere decirnos. Si puede ser le pedimos que se explique con claridad, pero eso si sin faltar o provocar como nos hacen algunos "iluminados".

      Eliminar
  3. Por que no se hizo un comunicado conjunto con la union obrero comunista y las demas organizaciones comunistas. ¡?¡

    ResponderEliminar
  4. Porque ODC ha salido muy quemado de todas las maniobras sucias, intrigas y golpes bajos recibidos. Porque hemos sido atacados miserable y canallescamente, nos han dejado tiradosy nadie ha dado la cara por nosotros. Y porque nos hemos dado cuenta que tenemos muchas diferencias en muchas cuestiones. Esto de forma resumida.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. en una critica velada a "Revoluvion o barbarie" (el ultimo post sobre Stalin) deciais que estabais en contra de definir como fin del ciclo de octubre la actual situacion, que si intelectualismo peqeñoburgues y noseque.

    parece que el "parentesis" tiene un significado bastante parecido

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. A que te refieres con "parece que el "parentesis" tiene un significado bastante parecido". Seguimos sin entenderte.

      En cuanto a lo otro volvemos a recalcar que teoría y practica deben ir unidas, que ejercer la teoría sin estar implicado en la práctica no es acertado, pues solo desde la práctica se puede comprobar lo acertado o lo equivocado de la teoría.

      Eliminar
  6. vaya, he cometido un error. esto es del texto de blogs comunistas, del que formais parte y habeis publicado:

    "El capitalismo, tras el paréntesis histórico que se inaugura con la toma del poder por los trabajadores en la Rusia zarista en 1917 y concluye con la disolución de la Unión Soviética en 1991"

    ResponderEliminar