domingo, 7 de julio de 2013

Fuerzas Bolivarianas de Liberación : A las Revolucionarias y los Revolucionarios de todos los países




[Nota de ODC: el presente es un documento que nos ha sido remitido por los compañeros de las Fuerzas Bolivarianas de Liberación de Venezuela. Evidentemente ODC tenemos diversas discrepancias políticas e ideológicas con dichos compañeros pero ello no nos impide considerarlos compañeros y del mismo lado de la barricada. El presente documento también evidencia las contradicciones y luchas internas que se dan en el proceso de Venezuela y como hay sectores, que aunque con algunos errores en nuestra opinión, si buscan un cambio de raíz y revolucionario. Los "maoístas de cliché" y los sectarios recalcitrantes seguramente nos pondrán a caer de un burro por publicar este documento .y nos llamaran de todo pero ello nos da igual pues no queremos ni saber nada ni tener nada que ver con estos  "maoístas de cliché" y volvemos a reiterar que a pesar de las discrepancias con el presente documento les consideramos compañeros y del mismo lado de la barricada.]
 
 

RECONTRA REPLICA  AL  G2  CUBANO



A las Revolucionarias y los Revolucionarios de todos los países:



            A principios del mes de enero del corriente año, el Equipo de Conducción Nacional de las Fuerzas Bolivarianas de Liberación hizo público un documento titulado: “DESENMASCAREMOS EL CAPITAL PARA AVANZAR EN LA CONSTRUCCIÓN COMUNISTA”, cuyo texto puede leerse en los portales web de Cedema, Ruptura, La Guarura y Aporrea, entre otros. (http://laguarura.net/2013/02/09/desenmascaremos-el-capital-para-construir-la-revolucion-comunista/ http://www.aporrea.org/tiburon/a159053.html http://www.cedema.org/ver.php?id=5450 http://ruptura.org/index.php?option=com_content&view=article&id=2362:desenmascaremos-el-capital-para-construir-la-revolucion-comunista&catid=38:ruptura&Itemid=62 )

            En dicho documento, exponíamos de forma breve lo que, en nuestro criterio, constituyen los rasgos fundamentales que caracterizan la sociedad venezolana. Hicimos énfasis en las tendencias que identificábamos en el acontecer político para ese momento y, de modo especial, en las implicaciones para la Revolución Bolivariana del estado de salud del Comandante Chávez.

            Postulado Maduro como candidato a la presidencia de la república, toda la militancia de las FBL se incorporó a la campaña electoral para garantizar su triunfo, sin mezquindad, sectarismo, condiciones y, menos aún, sin recibir financiamiento alguno a cambio. Básicamente, contribuimos de 2 formas: En lo político: Nuestra militancia que hace vida política en los partidos, movimientos y colectivos que apoyan al gobierno bolivariano se esmeraron en cumplir eficientemente las tareas que le fueron asignadas dentro de las dinámicas propias de las organizaciones en que individualmente participan. En el caso de las organizaciones de la oposición, fundamentalmente se trabajó en la perspectiva de promover el derrotismo, desánimo y desmoralización, al tiempo de procurar la obtención de información relacionada con sus actividades y planes. En lo militar: Hicimos parte de la coordinación que se estableció entre ciertas autoridades públicas y el conjunto de organizaciones político-militares existentes en el país, en función de neutralizar y combatir las acciones dirigidas a subvertir el orden constitucional de la república para instaurar un gobierno distinto al elegido legítimamente por el pueblo venezolano. En suma, en ambas dimensiones, es decir, en lo político y en lo militar, participamos y actuamos convencidos de que era vital para la continuidad del Proyecto Bolivariano el triunfo electoral de Maduro, en consecuencia, nunca faltaron nuestras críticas, observaciones y recomendaciones en torno a la conducción de la campaña, particularmente, en lo atinente al enfoque de la propaganda, a la organización y movilización de las masas y a los planes de aseguramiento y defensa de la constitucionalidad.

            Electo Maduro como presidente de la república y evaluado el desarrollo de los acontecimientos políticos, las FBL consideraron necesario hablarle al país sobre el nuevo cuadro político que comenzaba a configurarse y, especialmente, en torno a los peligros que corría la Revolución Bolivariana. En ese sentido, a finales del mes de mayo y durante los primeros días del mes de junio del año en curso, las Fuerzas Bolivarianas de Liberación desarrollaron una jornada propagandística que se materializó en varias regiones del país, consistente en la activación de dispositivos pirotécnicos dirigidos a difundir el mensaje contenido en el comunicado  titulado: “AÚN ESTAMOS A TIEMPO DE SALVAR LA REVOLUCIÓN BOLIVARIANA”, el cual puede leerse en los portales web de Cedema, Ruptura, La Guarura y Aporrea, entre otros.(http://www.aporrea.org/ideologia/a166927.html http://www.cedema.org/ver.php?id=5659 ).

            Esta jornada de propaganda y agitación produjo algunas reacciones y puso al descubierto ciertas situaciones que estructuran la actual dinámica política nacional. Por consiguiente, el Secretariado Nacional de las FBL considera oportuno pronunciarse en torno a algunas de estas reacciones y situaciones, en razón de las implicaciones que comportan para el desarrollo de la lucha de clases que actualmente se escenifica en Venezuela y en función de contribuir con el rearme teórico-político del Movimiento Popular Revolucionario. En tal sentido, acotamos lo siguiente:       

            1.-  Sobre el cerco Informativo: A pesar del cerco informativo, el comunicado no sólo logró difundirse, sino que promovió en algunas organizaciones populares, patrióticas y revolucionarias el debate y la reflexión acerca de la urgente necesidad de establecer sistemas de articulación y coordinación para profundizar las justas luchas que hoy libran los sectores oprimidos y explotados de la nación. En este contexto, cabe destacar la inconsecuente actitud asumida por la mayoría de los medios de difusión que se auto-califican alternativos y progresistas, toda vez que al negarse a reseñar la jornada propagandística y, por ende, difundir el comunicado, consolidan su posición de simples agentes y extensiones del aparato propagandístico del gobierno, hoy significativamente robustecido a propósito de la compra bajo pacto de confidencialidad de canales de televisión, radios y cadenas de periódicos a través de “empresarios socialistas aliados de la revolución”. Esta situación anuncia la instauración de una nueva hegemonía comunicacional estructurada y dirigida desde el gobierno nacional en perfecto consenso con los restantes medios de comunicación privados. Por consiguiente, propagar un mensaje anticapitalista en la Venezuela de hoy, constituye un desafío político-organizacional y tecnológico para el campo revolucionario, habida cuenta de las particularidades que ha adquirido la dinámica comunicacional en la hora actual.

            2.- Sobre la manipulación del comunicado: La manipulación del mensaje contenido en el comunicado por parte de las élites que dirigen las organizaciones pro-burguesas opositoras al gobierno nacional, evidencia una vez más la carencia de ética y su práctica tradicional. En esta ocasión, la tergiversación del mensaje busca un doble objetivo; por una parte, exhibirse ante el país y la comunidad internacional como víctimas de las “guerrillas bolivarianas” y, por la otra, posicionar en la consciencia del pueblo la imagen de las FBL como criminales terroristas. Por otro lado, algunos sectores nacionales e internacionales que se autocalifican de izquierda señalaron que, en general, compartían el mensaje, más no el método de lucha empleado por las FBL. Ambos sectores, la derecha y la autoproclamada izquierda, coincidieron en rechazar la supuesta amenaza realizada por la organización, de calificar como objetivos militares a todos los dirigentes de la oposición, lo cual fue falso. He aquí la manipulación.

            La verdad es que las FBL, en el comunicado, afirmaron exactamente lo siguiente: “…las Fuerzas Bolivarianas de Liberación responsablemente le PROPONEN al conjunto de organizaciones que hacen parte del Movimiento Popular Revolucionario venezolano, luchar en lo inmediato en función de: 1.- El diseño y establecimiento de un SISTEMA DE COORDINACIÓN CENTRALIZADO entre el conjunto de organizaciones que hacen parte del Movimiento Popular Revolucionario (…) 4.- La preparación y ejecución inmediata de una OFENSIVA ADMIRABLE contra todos los intereses de la burguesía y las compañías trasnacionales que promuevan y apoyen la injerencia e intervención extranjera, en consecuencia, todos sus voceros, representantes y personeros se convierten en objetivos militares.”

            Somos Comunistas, por tanto, nos guían genuinos y profundos sentimientos de amor hacia la humanidad; en nuestras filas se abrazan al fragor de la lucha revolucionaria campesinos, pescadores, obreros, estudiantes, policías, profesionales, militares activos y retirados, empleados públicos; en fin, mujeres y hombres que hacen parte del pueblo venezolano; que tienen y cumplen con sus responsabilidades y deberes personales, familiares y sociales. No somos elementos que la insaciable codicia por el lucro nos desnaturaliza como seres humanos, es decir, no somos capitalistas; a ningún militante de las FBL lo anima la maldad. No porque hagamos uso de la violencia política revolucionaria somos criminales. No ha habido ni habrá avance en el devenir histórico del desarrollo de la sociedad humana, sin el ejercicio de la violencia política revolucionaria. El ejemplo más ilustrativo al respecto, lo encarna la Heroica Guerra de la Independencia, a la cual le debemos hoy nuestra organización político-jurídica como República.

            Hoy, la Patria Bolivariana enfrenta la mayor amenaza de agresión imperialista, en este contexto, las FBL han expresado y lo reiteran una vez más: Quienes “…promuevan y apoyen la injerencia e intervención extranjera…” son enemigos a muerte del Pueblo Bolivariano, por tanto, son nuestros enemigos y, en consecuencia, los combatiremos bélicamente hasta barrerlos. El modo, el ritmo y los espacios donde se concretarán nuestras acciones lo determinarán las circunstancias y la planificación que, a tales fines, se elabore.   

            3.- Sobre la polémica con el G2 Cubano: Inmediatamente después de activados los artefactos propagandísticos en la ciudad de Barquisimeto estado Lara (24/06/2013), fue publicado en el portal de Aporrea un artículo suscrito por el señor Percy Alvarado Godoy (http://www.aporrea.org/tiburon/a168034.html ), en el que afirma que las FBL son una organización auspiciadas por la CIA y el MOSSAD y que con dichas acciones buscan crear un ambiente favorable a la intervención extranjera. En ese contexto, el Camarada Arturo Sánchez, militante de la organización y quien había participado en la actividad realizada en Barquisimeto, solicitó autorización para responderle al Señor Alvarado; respuesta que hizo mediante el artículo titulado: “REPLICA AL G2 CUBANO” que fue publicada en las páginas de La Guarura y Ruptura, pues los Camaradas de Aporrea censuraron su publicación en el referido espacio electrónico, pese a que en dicha página se le dio cabida a varios artículos para apoyar la acusación del aludido Vocero del G2. Inmediatamente, el Señor Percy Alvarado contestó lo expuesto por el Camarada Sánchez, a través del artículo titulado: “CONTRA-RÉPLICA A LAS FUERZAS BOLIVARIANAS DE LIBERACIÓN” (http://percy-francisco.blogspot.com/2013/06/contra-replica-las-fuerzas-bolivarianas.html), en la que adiciona nuevos señalamientos en aras de ampliar su campaña de desprestigio hacia las FBL. Este documento lo divulga por medio de un significativo número de portales Web, entre las que conviene destacar, páginas que difunden los mensajes oficiales del gobierno  venezolano y por las que los Partidos Comunistas latinoamericanos realizan su actividad propagandística.

            Ahora bien, de entrada sobre este asunto es pertinente dejar sentado que toda la militancia de las Fuerzas Bolivarianas de Liberación hace suya las palabras de dignidad revolucionaria manifestadas por el Camarada Arturo Sánchez, por tanto, no agregamos una letra más para enfrentar la campaña dirigida a menoscabar el prestigio que han adquirido las FBL en las amplias mayorías populares del pueblo venezolano producto de los cambios radicales que ha experimentado con ocasión al proceso de refundación al que autocríticamente decidió someterse. Hoy, con humildad, orgullo y alegría sostenemos que: SOMOS UNAS NUEVAS FBL; sin embargo, no renegamos de los errores y desviaciones en que incurrimos en el pasado y, menos aún, olvidamos los aportes que en aquella etapa de la historia de nuestra existencia hicieron Camaradas militantes de la causa campesina, obrera, estudiantil y popular, quienes si bien, en este momento, no forman parte de nuestras filas, desde otras trincheras continúan combatiendo, con honradez y fervor revolucionario, en defensa de los intereses del pueblo venezolano y por la edificación de una Patria Soberana, Independiente y Socialista.

            Estas FBL refundadas desterraron de sus formulaciones teóricas y de su práctica social el vanguardismo, el sectarismo, el caudillismo, el militarismo, el guerrillerismo, el reformismo armado, la ambigüedad política y el reduccionismo de la actividad revolucionaria al ámbito estrictamente de lo político y militar.  Hoy afirmamos con optimismo que la crisis organizativa que enfrentamos a mediados de la primera década del siglo 21, cuando se produjo el desprendimiento del Bloque Occidental y prácticamente la desincorporación de la mayoría de los integrantes de la dirección nacional de la organización,  sólo representa parte de nuestra memoria histórica y un balance de nuestro pasado.

            Estas nuevas FBL, constituidas por mujeres y hombres en proceso de formación comunista y organizadas como un sistema de fuerzas que interaccionan en el mundo de lo espiritual, comunicacional, económico, político y militar, en función de la construcción de la Civilización Comunista, no son apéndice ni fuerza auxiliar de ninguna fracción de las que actualmente integran el gobierno bolivariano. De ahí que aquellos Diputados, Ministros, Gobernadores o Alcaldes que expresan ejercer control sobre la organización o contar con nuestro incondicional apoyo, a objeto de solicitar financiamientos o procurarse respaldos políticos, actúan como típicos estafadores, traficantes de la política que sólo ven en todo lo que los rodea oportunidades de lucro. Igualmente, aquellos ex-militantes que renunciaron a las FBL y fundaron otras organizaciones caracterizadas por reproducir las viejas prácticas que, en una época, desarrollaron en las FBL; que emplean nuestras siglas para negociar con ciertos personeros del gobierno nacional y para ejecutar operaciones repudiables desde todo punto de vista; que, con sus  conductas, mancillan la reputación de la causa revolucionaria y sólo son, en consecuencia, expresión de la decadencia y degradación de un modo de vivir del proselitismo político seudo-revolucionario. Ellos no frenarán ni empañarán el avance que se ha obtenido en la simpatía y apoyo de cada vez más amplios sectores populares.

            Las FBL no conciben, en el marco de la GUERRA A MUERTE AL CAPITAL, la realización de acciones que lesionen la humanidad y los intereses de las clases oprimidas y explotadas del pueblo venezolano. En este orden de ideas, tenemos absoluta confianza en que el pueblo venezolano, fruto del grado de consciencia que ha alcanzado en el curso de la Revolución Bolivariana, no podrá ser engañado ni confundido a través de la propaganda contrarrevolucionaria, ni por la ejecución de operaciones encubiertas en las que se nos mencionen o se nos hagan responsables de acciones criminales contra la integridad del pueblo, sus bienes, sus derechos e intereses. Las FBL repudian, condenan y no practican, por razones de principios fundados en el humanismo de inspiración marxista, la extorsión o el secuestro como medios para la obtención exclusiva de recursos financieros. Hemos dicho y lo ratificamos abiertamente, reivindicamos la pertinencia histórico-social del ejercicio legítimo de la violencia político revolucionaria mientras exista la civilización del capital, mas ello no justifica el ejercicio de acciones que atenten contra la humanidad del pueblo oprimido y explotado del cual somos parte. Jamás un militante de las FBL empleará las armas, del tipo que sean, para atentar contra la vida del pueblo oprimido y explotado, sus bienes, servicios o intereses.

            De otra parte, y retomando la cuestión de la polémica con el G2 Cubano, consideramos innecesario establecer si el señor Percy continúa o no prestándole servicios al aparato de inteligencia del Estado Cubano, es decir, si lo expresado por él refleja una nueva orientación en la política del Partido Comunista Cubano, a propósito de su reposicionamiento en el marco de las pugnas inter-burocráticas que actualmente se desarrollan dentro del gobierno nacional.  Para nosotros, en todo caso, lo relevante de la discusión que se suscitó entre el Camarada Sánchez y el señor Alvarado, estriba en la posibilidad de examinar la concepción y las prácticas que personalidades, organizaciones políticas y Estados de países hermanos han aplicado y desarrollado en Venezuela en nombre de la construcción socialista. Dicho en pocas palabras, la referida polémica convoca al Movimiento Popular Revolucionario venezolano a abordar lo atinente a las relaciones internacionales  y, particularmente, el rol que han desempeñado el conjunto de fuerzas políticas de países hermanos presentes en Venezuela de cara a su aporte en la construcción socialista.

            4.-  Sobre el Internacionalismo Proletario: Las FBL se inspiran y se fundamentan en el pensamiento y la práctica emancipadora preconizada por el más grande de los héroes internacionalistas, El Libertador Simón Bolívar; por ello, con Bolívar decimos: “Para nosotros, la patria es la América; nuestros enemigos, los españoles; nuestra enseña, la independencia y la libertad”. (Pamplona neogranadina 12 de noviembre de 1814). Obviamente, la vitalidad de este ideario integracionista, cobra nuevas connotaciones en el mundo en que vivimos, esencialmente, a la luz de la Doctrina del Comunismo Científico. En efecto, conforme a lo contemplado en el Manifiesto del Partido Comunista (1848), comprendemos perfectamente que: “Los comunistas sólo se distinguen de los demás partidos proletarios en que, por una parte, en las diferentes luchas nacionales de los proletarios, destacan y hacen valer los intereses comunes a todo el proletariado, independientemente de la nacionalidad; y, por otra parte, en que, en las diferentes fases de desarrollo por que pasa la lucha entre el proletariado y la burguesía, representan siempre los intereses del movimiento en su conjunto. (…) Se acusa también a los comunistas de querer abolir la patria, la nacionalidad. Los obreros no tienen patria. No se les puede arrebatar lo que no poseen. Mas, por cuanto el proletariado debe en primer lugar conquistar el poder político, elevarse a la condición de clase nacional, constituirse en nación, todavía es nacional, aunque de ninguna manera en el sentido burgués. (…) En fin, los comunistas trabajan en todas partes por la unión y el acuerdo entre los partidos democráticos de todos los países. Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Las clases dominantes pueden temblar ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar.”

             Como es sabido, estas iniciales y básicas premisas teóricas fueron las que orientaron la formación y el accionar de la Asociación Internacional de los Trabajadores y, por ende, las subsecuentes organizaciones internacionales que cristalizó la clase obrera en su empeño de promover y materializar la Revolución Proletaria Internacional. Posteriormente, le correspondió a Lenin, al mando de la Revolución Bolchevique y como organizador del primer Estado Socialista, desarrollar y aplicar todos estos preceptos teóricos desde el ejercicio del poder revolucionario triunfante y en el complejo contexto histórico en el que le correspondió gobernar. Las FBL reivindican los postulados fundamentales de la concepción Leninista del Internacionalismo Proletario, así como los aportes realizados por Mao Tsetung, en la perspectiva del consecuente y coherente desarrollo teórico del Marxismo. Por consiguiente, el concepto de Patria Socialista; del Socialismo como Patria; del carácter internacional de la lucha contra el capital, y éste como un sólo ente mundial; la acción revolucionaria común contra el capital;  la comunidad de intereses de la clase obrera de todos los países; la lucha colectiva del proletariado contra el enemigo común: el Capital; la reciprocidad de apoyo entre los pueblos en sus justas luchas; las tareas de las Revoluciones Socialistas triunfantes de cara a la preparación y desarrollo de la Revolución Proletaria Mundial; el deber de la ayuda en proporción a la capacidad y fuerza; la complementariedad y armonización de los intereses de los pueblos en lucha con los intereses de la Revolución Comunista Internacional; todo ello constituye parte del acervo de nuestro pensamiento revolucionario.

            Las FBL nunca han ocultado la caracterización que hacen de la Revolución Bolivariana. En tal sentido, han afirmado públicamente que se trata de un proceso político inscrito en la órbita del capital, o sea que su objetivo no es librar una lucha sincera, frontal y contundente contra el sistema y la lógica del capital en Venezuela, por lo que el centro del conflicto con las organizaciones que le hacen oposición política se sitúa estrictamente en el control de la institucionalidad del Estado como mecanismo que garantiza la apropiación de las exuberantes riquezas naturales de la cual es titular y, por tanto, administra; que en definitiva la disputa política se desenvuelve entre quienes luchan por la conservación del Capitalismo de Estado, hoy con mayor orientación social, y quienes luchan por la instauración del Capitalismo Neoliberal; que esta disputa no sólo engendra una contradicción con la “oposición al gobierno”, sino que, además, abarca también algunas fracciones que componen el gobierno mismo, las cuales presionan y gestionan por un restablecimiento de la hegemonía del imperio estadounidense frente a la creciente presencia de China, Rusia, Francia, Irán, Cuba, entre otros, lo que supone evidentemente definir una posición en relación con la confrontación inter-imperialista en curso; que aún así, la Revolución Bolivariana, en virtud del conjunto de dinámicas que se ha hecho presente durante su desarrollo, posee avances y brinda condiciones para emprender el tránsito hacia la edificación de la Patria Socialista; en suma, para nosotros, el hecho de que el gobierno nacional lo ejerzan representantes del proceso bolivariano, no significa que en Venezuela haya triunfado una revolución socialista. Este ha sido y sigue siendo el desafío para toda la militancia revolucionaria, es decir, contribuir con su esfuerzo a la radicalización de la Revolución Bolivariana, en función de hacer de ella un genuino proceso de lucha contra el Capital.

            5.- Sobre la actitud de las revolucionarias y los revolucionarios del mundo frente a la Revolución Bolivariana: Cabe en este contexto formular la siguiente interrogante: ¿Cuál debe ser la actitud de las y los comunistas, independientemente de su nacionalidad, con ocasión a la potencialidad de construcción socialista que encarna la Revolución Bolivariana? Las FBL, en atención a los postulados de la ciencia de la Revolución Comunista, es de la firme convicción que las revolucionarias y los revolucionarios marxistas, independientemente de su nacionalidad, deben contribuir con la concreción del carácter socialista de la Revolución Bolivariana; en tal dirección, deben promover la aplicación de medidas que garanticen el avance hacia niveles superiores de consciencia y práctica revolucionaria en las más amplias mayorías del pueblo venezolano; hacia la planificación y socialización de la economía del país; hacia la democratización radical de la sociedad; hacia la desmercantilización del trabajo humano; hacia la preservación del ambiente; hacia el estímulo y establecimiento de relaciones de fraternidad, de recíproco apoyo y beneficio mutuo; hacia el respeto a la integridad territorial de la República; hacia la no injerencia en los asuntos internos; hacia el desarrollo de las fuerzas productivas; hacia la lucha para impedir el proceso de privatización de la explotación de los yacimientos petroleros y mineros en beneficio de las compañías trasnacionales; hacia la agudización de la lucha de clases en la perspectiva del empoderamiento de la clase trabajadora; hacia la concreción del control obrero sobre la economía nacional; hacia la transparencia y adecentamiento de la administración pública; hacia la promoción de los valores y la personalidad comunista; hacia la prohibición y boicot de los bienes producidos y comercializados por compañías relacionadas con el Estado sionista de Israel; hacia el bloqueo de las importaciones de semillas transgénicas y productos químicos altamente contaminantes; hacia la liberación de todos los revolucionarios prisioneros en cualquier cárcel del mundo; hacia la reactivación y desarrollo de la industria y la agricultura; hacia la abrogación de los convenios internacionales que lesionan los intereses de la nación, especialmente, los de las clases oprimidas y explotadas; hacia el combate sin tregua contra la corrupción; hacia la materialización de los derechos de los pueblos indígenas; hacia la erradicación del latifundio; en fin, hacia la realización del socialismo revolucionario en la Patria Bolivariana, como preludio al florecimiento de una Patria Soberana, Independiente y Socialista.

            Con base a estas premisas valoramos el quehacer en Venezuela de las personalidades, organizaciones y gobiernos de países hermanos que se reivindican socialistas. En consecuencia, consideramos que poco o nada se contribuye con la edificación del socialismo y, por tanto, con el impulso internacional de la revolución comunista, cuando se predica sobre el socialismo y al mismo tiempo se gestiona el otorgamiento de licencias para la explotación de yacimientos petrolíferos o mineros ubicados en zonas que constituyen el hábitat ancestral de nuestra comunidades indígenas o de frágil equilibrio ambiental; cuando se emplea, para la realización de actividades económicas, la figura de las empresas mixtas que indiscutiblemente afecta el ejercicio de la soberanía nacional; cuando, en vez de potenciar la producción nacional, se maniobra para hegemonizar las operaciones de importación de todos los bienes requeridos por la sociedad venezolana; cuando, en vez de desarrollar las relaciones de pueblo a pueblo, de Estado a Estado, se privilegian las relaciones entre el Estado Venezolano y compañías privadas extranjeras, muchas de las cuales son propiedad de personas vinculadas a las autoridades de los países hermanos; cuando no se rinden públicamente informes y cuentas de las actividades que se ejecutan en conjunto, provocándose un ambiente de absoluta opacidad sobre la sinceridad de los gastos, precios y demás compromisos comerciales; cuando no se debaten, abiertamente, las posiciones políticas con el Movimiento Popular Revolucionario, sino que sigilosamente terminan imponiéndolas aprovechándose de las debilidades patrióticas de ciertos funcionarios del Estado venezolano que premeditadamente son auspiciados y promovidos para que ocupen los correspondientes cargos; en suma, condenamos todas las concepciones y prácticas que, a la postre, terminan reproduciendo y consolidado el ventajismo, el saqueo de la nación, la corrupción, en fin, el capitalismo. En pocas palabras pues, la Revolución Bolivariana no puede ser convertida en el instrumento que facilite la restauración capitalista en países que han conquistado avances en la construcción socialista, o en el abandono por parte de fracciones de la dirigencia de organizaciones revolucionarias del compromiso histórico de liberar a la humanidad a través de la revolución mundial del proletariado.

            6.- Sobre la política exterior de las FBL: Hemos sido, somos y seremos para siempre una organización revolucionaria con sincera y profunda vocación internacionalista, por ello, en nuestras filas ningún militante abriga el más mínimo atisbo de chovinismo. Somos de la estirpe y emulamos en el trabajo internacionalista el ejemplo de Bolívar, Miranda, Sucre, Manuela Sáenz, Carlos Aponte, Gustavo Machado, Alí Gómez, Julio César Guzmán, Julio César Guzmán Navas y Vicente Ochoa, sólo para mencionar un puñado de heroicos combatientes por la justicia y la libertad que no repararon en fronteras para acompañar los procesos de emancipación popular. Mención especial merece el Camarada CARLOS ILICH RAMÍREZ, hoy condenado a cadena perpetua por el imperio Francés, y para con quien todas las revolucionarias y los revolucionarios del mundo estamos desvergonzadamente en mora, habida cuenta de no haber desarrollado con suficiente fuerza las actividades necesarias para asegurar su repatriación inmediata. Por cada día de prisión del Comandante Carlos, una acción directa contra los intereses del imperio francés.

            Toda la militancia de las FBL se siente parte de las luchas que libran los pueblos por su liberación  y la causa comunista en cualquier rincón del mundo. Hoy sostenemos relaciones fraternas y militantes con diversas organizaciones revolucionarias del continente y trabajamos abnegadamente para ampliar nuestras vinculaciones en función de la unidad revolucionaria internacional. No formamos parte de ningún agrupamiento o corriente internacional de izquierda, ya que, para nosotros, lo prioritario es la realización de las tareas encaminadas a la organización internacional de la clase obrera como sepulturera del Capital y hacedora de la Civilización Comunista, con tal propósito, concurrimos, sin sectarismos, ni subalternas diferenciaciones, al cumplimiento de los objetivos que se tracen.

            Nuestra historia, como parte del Movimiento Revolucionario venezolano, ha estado estrechamente vinculada a la Revolución Cubana, por su pueblo sentimos admiración y afecto ilimitado, sus genuinos Combatientes Revolucionarios son para nosotros ejemplos a emular, y abrigamos la más profunda esperanza de que la Cuba Revolucionaria de siempre persistirá en el camino de la construcción socialista. A todas las Cubanas y Cubanos que hoy hacen vida entre nosotros, cumpliendo sus correspondientes tareas en las distintas Misiones Sociales que el Comandante Chávez implementó, nuestro sincero reconocimiento por su esfuerzo y labor humanista. Este 26 de julio, al igual que siempre, haremos presencia con nuestra militancia integrada a las organizaciones populares de masas, a los actos conmemorativos del asalto al cuartel Moncada.

            Finalmente, resta agregar que, a decir verdad, este comunicado debió titularse: A COMBATIR LOS FALSOS INTERNACIONALISMOS PARA AVANZAR EN LA CONSTRUCCIÓN SOCIALISTA; sin embargo, dado que, en parte, su motivación se originó en la polémica producida entre el Camarada Sánchez y el Señor Alvarado, a fin de dejar constancia de su continuidad y, por nuestra parte, su finalización, estimamos conveniente encabezarlo del modo como fue acuñado.

 

Viva La Revolución Cubana

Viva la Insurgencia Armada del Pueblo Colombiano

Viva la Lucha Independentista del Pueblo Vasco

Viva el Pueblo de Palestina

Viva la Guerra Popular en la India

Libertad para todos los Prisioneros Revolucionarios del Mundo

A Combatir por la Repatriación de Carlos Ilich Ramírez

Asilo para Julián Conrado

Viva el Internacionalismo Proletario

Somos hijos de Bolívar… y Bolívar vive

 

Secretariado Nacional de las FBL.   Venezuela. Junio de 2013.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada