miércoles, 16 de marzo de 2016

Amenazas contra activistas ambientales en Segovia


El presidente de la Plataforma No más Mierda, que denuncia vertidos ilegales, es tildado de terrorista en una pintada en la fachada en su domicilio.
 
Esta mañana ha aparecido en la fachada del domicilio del portavoz de la Plataforma No más Mierda de Fuentepelayo (Segovia) José Luis Ordóñez, la pintada: "J. L. Ordóñez terrorista del Grapo". Ordóñez, ecologista y activista social, está denunciando amenazas e intimidaciones por quejarse los vertidos peligrosos en tierras de labranza por parte, presuntamente, de un empresario que se dedica a la recepción de basuras contaminantes en este municipio de Segovia.
 
El afectado pide que se investigue la autoría de la pintada y recuerda que los vecinos de la Plataforma Ciudadana No más Mierda están sufriendo todo tipo de amenazas. Recientemente, otro vecino de la plataforma también sufrió agresiones en su vehículo; alguien pinchó las ruedas de su coche. Otros vecinos de este municipio han recibido intentos de agresión, presuntamente, de 'empleados' del empresario de la basura.
 
La ciudadanía de Fuentepelayo, a través de la Plataforma No más Mierda, denuncia que el propietario de la empresa de basuras está instalando en el municipio un clima de miedo. Éste cuenta con empleados que vigilan a algunos vecinos e incluso toman fotos a los integrantes de la plataforma. Estos empleados son conocidos como los 'matones' del empresario. Ecologistas en Acción de Segovia ha condenado estas intimidaciones.
 
Los vertidos proceden en su mayoría de mataderos de toda la provincia de Segovia y son restos de animales que deben llevar un tratamiento acorde a la ley, y que no se está realizando, según las denuncias efectuadas por el Seprona.   Según las denuncias de la plataforma, la responsabilidad de estos vertidos es de la empresa Agro­­gestión y Aplicaciones Medio­am­bientales, cuyo propietario es Juan Fran­cisco Cárda­ba Herranz.
 
Como ya publicó Diagonal, estos vertidos están contaminando las tierras de cultivo. Los restos de los mataderos se pudren al aire y sobre la tierra y el el hedor en el municipio se hace irrespirable. La plataforma señala también que se esparcen lixiviados (líquidos contaminantes procedentes de la descomposición de la basura) y que el propietario de la planta de compost ha construido un canal de drenaje que desagua los lixiviados de las basuras en el arroyo Maluca, afluente del río Pirón, que vierte en el Cega y finalmente en el Duero. Estos hechos han sido denunciados ya ante la Fiscalía de Medio Ambiente.
 
También se han esparcido lodos de depuradora, restos de residuos de hospitales, etcétera, procedentes de todas las provincias de Castilla y León.
 
 
----------

No hay comentarios:

Publicar un comentario