miércoles, 9 de marzo de 2016

Chema Royo: “Estamos muy orgullosos de lo que hicimos, de haber estado allí y de nuestra protesta”



Entrevista de Boro LH / La Haine a Chema Royo, uno de los “8 de Yesa”, imputados por la protesta contra las expropiaciones en Artieda (Aragón) en octubre de 2012.

El 10 de octubre del 2012 se produjo en Artieda (Aragón) un intento de expropiación de tierras afectadas por el proyecto del recrecimiento del Pantano de Yesa. Ante esta injusticia, personas solidarias bloquearon pacíficamente la carretera de acceso al pueblo, y en consecuencia sufrieron una violenta carga policial. Más tarde, 8 de estas personas recibieron imputaciones por estos hechos. Actualmente se enfrentan a un juicio a partir del próximo 23 de Mayo, con peticiones de prisión desde dos años y medio a seis años y medio.
 
 

- Os imputan por los hechos ocurridos en Artieda el 10 de octubre del 2012. Pero antes de eso, ¿cuáles eran los antecedentes de la lucha de este pueblo en particular y de la lucha contra el recrecimiento del Yesa en general?

La lucha contra el recrecimiento empieza por los años 90 ante esta nueva amenaza, que suponía triplicar la capacidad del pantano y por lo tanto anegar las tierras de cultivo de Artieda y Mianos, que son los últimos pueblos que quedan en pie, después de la construcción del pantano en sí, que fue en los años 50. En 2004 ya se sufrió una expropiación de tierras, tras lo cuál se quedo paralizada la situación, aunque las obras continuaron, y en 2011 arrancaron nuevamente las expropiaciones, que hubo cuatro. Las movilizaciones del pueblo eran constantes, con manifestaciones y concentraciones siempre que había un intento de expropiación, se impedía la entrada de los funcionarios de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) a Artieda, o se impedía la entrada a las tierras que querían expropiar. Esas eran las dinámicas de oposición al recrecimiento, que en Aragón tenían bastante repercusión y estaban apoyadas por colectivos, algunos partidos políticos, organizaciones ecologistas y casi todos los pueblos de la comarca

¿Que supone el proyecto de recrecimiento del Yesa para los pueblos de la zona y cómo les han afectado las obras?

En definitiva es el último espadazo para acabar con la vida de los pueblos. Aragón ha sufrido mucho con el tema de los pantanos, ha sufrido la expropiación de pueblos enteros, obligando así a la gente a tener que emigrar. Así que en los años 90 la conciencia de los aragoneses estaba muy en contra de que se mantuviera y repitiera esta situación. Ante esto, la dinámica de la CHE fue la de no inundar los pueblos físicamente como se había hecho hasta entonces, pero sí que inundaban las tierras de cultivo y las tierras aledañas, que son las tierras más fértiles y donde se cultiva mejor. El mundo rural aragonés está muy centrado en el tema agrícola y ganadero, y si te quitan las tierras de cultivo, en definitiva abogan a los pueblos a desaparecer. Una desaparición lenta, que no es tan drástica y dramática como era cuando inundaban los propios pueblos en sí o los dinamitaban, pero evidentemente es el fin de los pueblos y de la vida en las comarcas. En ese sentido el pantano de Yesa sería un desierto de ciudadanía desde Jaca hasta la misma Sangüesa.

Y el 10 de octubre del 2012 ¿cómo transcurrieron los hechos?

El 10 de octubre fuimos a concentrarnos en la carretera de entrada al pueblo para impedir que entraran los funcionarios de la CHE para que se firmarán las expropiaciones. Era algo simbólico, ya que nadie del pueblo está por la labor ni va a firmar ninguna expropiación, ni el ayuntamiento ni nadie, está todo el mundo en contra. El viaje de los funcionarios siempre sería en balde aunque no se hubieran encontrado oposición física, porque nadie firmaría nada.

Pero ese 10 de octubre, después de que había habido ya varias expropiaciones anteriores, ya empezó a ser raro y empezamos a ver que algo pasaba. Para empezar, no vinieron por la carretera normal, sino que vinieron por otra que viene de un pueblo deshabitado que es Ruesta, y además aparecieron los antidisturbios que no habían aparecido hasta entonces en ninguna de las concentraciones anteriores. Un helicóptero y tres o cuatro unidades de antidisturbios, así que la cosa parecía que era más seria y no parecía que fuese a ir bien.

En cualquier caso, como era una concentración pacífica, en la que estábamos alrededor de 150 personas, gente mayor, chavales pequeños, gente del pueblo, de la comarca, y gente solidaria de distintas organizaciones y colectivos, decidimos seguir protestando pacíficamente. Hubo gente que dijo “Si nos quieren sacar nos sentaremos y que nos vayan sacando uno a uno”,, estábamos relativamente tranquilos por que era una protesta pacífica apoyada por todo el pueblo. No pensábamos que pasaría, hasta el propio momento de la carga en sí, nada nos hacia presagiar que eso podía pasar.

[Vídeo]Momento de la carga policial:



¿Que ocurrió después de aquel día?
 
Aunque el día de la carga no había habido identificaciones ni nada, después, a partir de un mes, empezaron a llegar las imputaciones a distintas personas. A mí por ejemplo me vino la Guardia Civil a mi puesto de trabajo citándome a declarar al cuartel de Sos del Rey Católico.. Así estuvimos hasta finales de diciembre que fue cuando ya se cerraron las imputaciones, hasta entonces con gran temor por que cada poco teníamos noticia de que habían llamado a alguien más a declarar.
 
Cuando ya se cerró ese proceso de imputaciones y ya con el tema en manos de los abogados, lo que hicimos fue concentraciones y manifestaciones, había un montón de gente que se quería solidarizar, gente que también había estado ahí y que no entendía porque se imputaba sólo a 8 personas.
 
Nosotros por nuestra parte también denunciamos a los guardias civiles, se entró en una contradicción judicial y tenían que dirimir cuál de las dos denuncias admitían a trámite. Así estuvimos hasta junio de 2015, en que la Audiencia Provincial de Zaragoza desestimó la denuncia que nosotros hicimos contra la Guardia Civil, y a partir de ahí, el fiscal pudo acabar sus conclusiones y ahí es cuando vino la petición de años de cárcel, la multa, etcétera.
 
- ¿Que acciones habéis llevado a cabo para difundir vuestro caso?
 
Fue en ese momento, ya con las peticiones de cárcel y multas, cuando las familias, amig@s y compañer@s dijeron que había que crear una plataforma y mover nuestro caso mucho más, se había estado como durmiendo durante dos años, sin saber si el proceso iba a seguir, inicialmente confiábamos en que el proceso no seguiría adelante por que nos parecía una barbaridad, por todo lo que nos pedían y por lo injusto del propio hecho en sí.
 
Entonces lo que hicimos fue eso: crear una plataforma, la plataforma por la absolución de los 8 de Yesa, que lo que está haciendo es socializar la situación de las personas que estamos imputadas y dar charlas y conferencias por todo Aragón y también en Euskal Herria, Catalunya y en todos los territorios donde nos invitan a que demos una charla, para socializar nuestra situación, informar a la gente y que conozca el caso y también para la parte de pedir ayuda económica para poder afrontar los gastos judiciales. Tenemos un concierto importante convocado para finales de Abril y una manifestación en Zaragoza para el día 22 de mayo, el día antes de que comience el juicio.
 
¿Que apoyos habéis recibido?
 
Tenemos el apoyo mayoritario de la sociedad civil aragonesa, el de casi todos los partidos políticos, el de casi todos los colectivos, casi todos los sindicatos, el de toda la comarca de la Jacetania, a dónde pertenece Artieda, el apoyo institucional de los Ayuntamientos de Zaragoza, Jaca, Huesca, Diputaciones de Zaragoza y Huesca, las cortes de Aragón... Digamos que institucionalmente y políticamente estamos recibiendo mucho apoyo por parte de, evidentemente, los partidos afines a la lucha contra el recrecimiento del Yesa, pero también, de partidos que aunque no hayan mostrado una oposición clara al recrecimiento del Yesa, si que consideran que esto es una especie de “Ley Mordaza” anterior a la propia existencia de esta.
 
Tenemos mucho apoyo de muy distintos colectivos, asociaciones, partidos... en ese sentido estamos muy contentos con el apoyo que recibimos aquí en Aragón y siempre que salimos fuera también.
 
A nivel judicial ¿que expectativas tenéis de cara al juicio?
 
Los abogados desde el principio nos han dicho las peticiones de prisión que nos están pidiendo son escandalosas, que ellos consideran que son totalmente desproporcionadas. Confían que la justicia actúe con lo que se ve en las imágenes y en los vídeos y en ese sentido confían en nuestra absolución. Pero también hacen hincapié en que esto es un juicio político, que tiene más que ver con nuestra propia oposición al recrecimiento del Pantano de Yesa que con los hechos en sí que sucedieron aquel 10 de octubre.
 
Y a nivel personal, ¿cómo estáis afrontando este proceso?
 
Cuando hablamos sobre ello, la verdad es que estamos fuertes, muy orgullosos de lo que hicimos, protestamos pacíficamente y defendemos claramente el derecho a la discrepancia y por lo tanto nuestra oposición contra el recrecimiento es justa y en consecuencia estamos muy convencidos. Los familiares y amigos lo llevan un poco peor, por que al fin y al cabo la amenaza de la cárcel está ahí y por lo tanto lo pasan a veces mal. Pero nosotros como imputados estamos muy orgullosos de lo que hicimos, de haber estado allí, de nuestra protesta y de estar en contra del recrecimiento del Yesa, por que consideramos que, tanto por temas de seguridad, como por el tema de la dignidad de la vida en la montaña, de poder vivir en el lugar donde has nacido y que no te echen de tu casa es algo digno y defendible, y como tal no tenemos ningún motivo para avergonzarnos de nada.
 
Actualmente, ¿en que situación está la lucha contra el recrecimiento del Yesa?
 
Es cierto que con el tema de la imputación de las 8 personas, se ha bajado un poco el pistón de la lucha contra el recrecimiento sobre todo en el ámbito de la movilización, y las movilizaciones se han centrado más en la absolución de los 8 de Yesa.
 
Pero también es cierto que contamos en estos momentos con el apoyo del Gobierno de Navarra, agente bastante perjudicado por el recrecimiento, ya que Sangüesa junto con todos los pueblos de aguas abajo del pantano se ven afectados por temas de seguridad. También ha habido un cambio en el gobierno de Aragón, aunque el PSOE que es el que gobierna en teoría en solitario y está a favor del proyecto de recrecimiento, hay otros partidos que están manteniendo ese gobierno y están en contra de este proyecto. Digamos que aunque la lucha en la calle se ha centrado más en nuestra absolución, la parte insititucional si que vemos que ha cogido bastante fuerza.
 
Las obras siguen adelante, eso sí que está claro y hay una apuesta clara por parte del estado español para terminar esta obra, pero nosotros si que confiamos en que finalmente se consigan paralizar las obras del recrecimiento.
 
- Muchas gracias!
 
A vosotros!
 
 
-------

No hay comentarios:

Publicar un comentario