martes, 15 de marzo de 2016

"HAY QUE DIVIDIR SIRIA", dice el ex comandante del Mando Supremo de la OTAN en Europa

 
Si alguien tenía dudas sobre cuál iba a ser la política estadounidense en esta parte Oriente Medio, el almirante se ha encargado de despejar a través de su artículo cualquier tipo de dudas al respecto. No obstante, bastaría con un simple vistazo a la política norteamericana en Oriente Medio y sus proximidades para que nadie medianamente informado - con la excepción de Santiago Alba Rico - pudiera resultar sorprendido por las propuestas de este jefe militar yanqui.

POR M.RELTI / CANARIAS-SEMANAL.ORG

El almirante estadounidense James G. Stavridis no es un militar cualquiera. Además de contar con una trayectoria preñada de distinciones en el Ejército de su país, ha desempeñado el importantísimo cargo de comandante Supremo Aliado de la OTAN y Jefe del Mando Europeo de Estados Unidos. Se trata pues de un militar que, sin duda, cuenta con la anuencia del Ejército y, probablemente, también la del Departamento de Estado de los EEUU.

En un reciente artículo rubricado por él mismo, y publicado en la revista 'Foreign Policy', Stavridis sostiene un conjunto de puntos de vista que ya nos adelanta cuál va ser la política de su país en Siria.

El antiguo jefe militar sostiene que si la paz no llega a Siria a corto plazo, las potencias occidentales deberían de plantearse la división del país en diversas regiones que coincidan con sus respectivas religiones y etnias. Según el ex almirante eso se puede lograr de diferentes maneras si se atiende a los ejemplos históricos de Yugoslavia, Bosnia e Irak. Según él, en las próximas negociaciones de Ginebra tal propuesta debería formularse como “variante” para lograr una “solución de paz”.

El militar norteamericano no confía en que la tregua vaya a funcionar. Probablemente tendrá razones de peso para mantener ese augurio. En su opinión, la guerra en Siria tiene todos los visos de que se prolongará en el tiempo, ya que "los actores clave no consiguen llegar a un acuerdo que les permita salir de este conflicto: mientras que Rusia, Europa y EE.UU. discuten el destino de Bashar al Assad, que parece no controlar el país, Irán y Arabia Saudita se sumergen en un conflicto geopolítico, así como el conflicto entre Turquía y Rusia en cuestiones tácticas y estratégicas".

De acuerdo con la opinión expresada en su artículo, Stavridis cree por otra parte, que Siria no tiene la solera histórica de Irak, Turquía o Grecia, pues sus fronteras actuales surgieron tras la Primera Guerra Mundial . "Es un país - alega este militar estratega- donde existen problemas de suministro de agua, divisiones territoriales entre etnias y religiones, a lo que se sumó el levantamiento de la primavera árabe".

En la medida que el almirante avanza en su artículo, va precisando con más detalle cuáles serán los posicionamientos estadounidense en el escenario sirio para los próximos tiempos.

En ese marco disgregado de la nación Siria, el ex alto mando militar apunta que Damasco se deberá constituir como un distrito alauí, rama del islam chií a la que pertenece Al Assad, bajo su gobierno o el que le sustituya. Igualmente deberá formarse una región central que quedará bajo la autoridad de los suníes moderados. El oriente del país será reservado para los kurdos.

Si alguien tenía dudas sobre cuál iba a ser la política estadounidense en esta parte Oriente Medio, el almirante se ha encargado de despejar a través de su artículo cualquier tipo de dudas al respecto. Sin embargo, ni siquiera sería necesario contar con la confesión del militar norteamericano. Bastaría con un simple vistazo a cuál ha sido la política norteamericana en el curso de los últimos 20 años en el Oriente Medio y sus proximidades -Irak, Libia, Afganistán, Siria, Yemen…- para que nadie medianamente informado - con la excepción de Santiago Alba Rico - pudiera resultar sorprendido por las propuestas de este jefe militar yanqui.
 
------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario