viernes, 29 de abril de 2016

Activistas extranjeros y ciudadanos de Odessa exigen que se investigue el 2 de mayo

Odessa, 2 de mayo de 2014. A pesar del número de bajas y de que los hechos ocurrieron ante las cámaras de la prensa, Ucrania jamás ha iniciado una verdadera investigación


Activistas por los derechos humanos de Estados Unidos y otros países han exigido a las Naciones Unidas que investiguen la tragedia del 2 de mayo en Odessa, cuando 48 personas murieron tras los enfrentamientos entre defensores y oponentes de Euromaidan.
 
El lunes entregaron una petición a la Embajada de Ucrania en Washington y prometieron acudir a Odessa en el aniversario de los trágicos hechos para participar en el acto en memoria de las víctimas, según informa RIA Novosti.
 
“En la reunión del Comité de Derechos Humanos de la ONU del día 21 de marzo, familiares y defensores (de las víctimas) exigieron que se produzca la tan esperada investigación de lo ocurrido el 2 de mayo de 2014”, afirma la petición firmada por alrededor de 140 líderes comunitarios de Estados Unidos, Austria, Canadá, República Checa, Alemania, Francia, Finlandia, India y otros países.

“Por su parte, las fuerzas que apoyaron el golpe de Estado, afirman que tal investigación no es necesaria. Esta actitud por sí misma demuestra qué parte quiere que salga a la luz la verdad y cuál quiere ocultarla”, afirma el documento.
 
Una parte significativa de los firmantes de esta petición proviene  de Estados Unidos y entre ellos hay algunas personas conocidas, especialmente el antiguo fiscal general, Ramsey Clark. Los firmantes exigen que sea Naciones Unidas quien inicie una investigación. “También pedimos a las autoridades de Odessa, Ucrania y Estados Unidos que garanticen los derechos civiles de aquellos  que el 2 de mayo participen en el acto en memoria de las víctimas”, insiste el comunicado.
 
Como explica la petición, no hay motivo alguno por el que las autoridades de Odessa prohíban el memorial. Sin embargo, se insiste también en que “radicales de extrema derecha, algunos de los cuales participaron en el 2 de mayo, ya han anunciado que no permitirán que se produzca”.
 
Según los autores del documento, “la tragedia de Odessa y las actuales amenazas de violencia por parte de la ultraderecha en esta preciosa ciudad son motivo de creciente preocupación”.
 
La petición recuerda que tras la masacre, familiares y amigos han realizado semanalmente actos en memoria de las víctimas, que en muchas ocasiones han terminado con grupos que apoyaron el golpe destruyendo los memoriales [principalmente flores y velas frente a la Casa de los Sindicatos-Ed]. Concretamente, el documento recuerda que “el 10 de abril, un gran número de personas que conmemoraban el aniversario de la liberación de Odessa de las tropas Nazis fueron atacadas por grupos de extrema derecha y ahora esas mismas fuerzas tratan de impedir que se establezca un memorial a las víctimas del 2 de mayo”.
 
Hay que recordar que el 2 de mayo de 2014, durante los enfrentamientos con ultras del fútbol y radicales del Praviy Sektor [entre otros grupos de extrema derecha], los partidarios de la federalización de Ucrania [habitualmente definidos erróneamente como “pro-rusos” por la prensa occidental y las autoridades ucranianas] se vieron obligados a refugiarse en la Casa de los Sindicatos. Los nacionalistas ucranianos prendieron fuego al edificio y dispararon o apalearon a quienes trataban de escapar del edificio en llamas.
 
Según el ministerio del Interior de Ucrania, 48 personas murieron en los enfrentamientos. En relación al incendio en la Casa de los Sindicatos, se encontraron restos de cloroformo, sustancia que supuestamente causó la muerte de 32 personas. Seis más murieron a causa de disparos y otras 10 al saltar de las ventanas.
 
El 12 de abril, Stanislav Rechinskiy, del ministerio del Interior de Ucrania, afirmó que los representantes del Gobierno estarán demasiado ocupados discutiendo el nuevo Gobierno el primer fin de semana de mayo y no acudirán a Odessa.
 
 
------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario