sábado, 16 de abril de 2016

El papel de la banca en la evasión fiscal de las grandes fortunas

Manifestación contra los defraudadores de impuestos (tax dodgers) en Nueva York

Por José Carmona

La filtración de Panama Leaks destapa algunas vergüenzas del sistema financiero internacional.

El bufete de abogados de Mossack-Fonseca ayudaba a grandes fortunas a abrir cuentas en Panamá, donde parece evidente que muchos de ellos se alojaban con la intención de evadir impuestos en las Haciendas de sus correspondientes países. Aclarada esa parte, hay dos cuestiones que pueden ser incluso de mayor importancia: primero, ¿colabora la banca en la evasión fiscal de las grandes fortunas? Y segundo, ¿es inocente la filtración de los llamados Panama Leaks?
 
La segunda pregunta parece la más fácil de responder: No. Tal y como recogía TeleSur días después de la filtración, el portavoz del Departamento de Estado estadounidense, Mark Toner, aseguraba que EE UU había financiado una parte de esa investigación periodística. Son tiempos de guerra y el mayor damnificado de esta filtración ha sido Vladimir Putin, el único valedor de Al-Assad en el conflicto sirio en Europa. Por lo que la inocencia no cabe en esta ecuación geopolítica.
 
A la pregunta de si la gran banca contribuye a la evasión fiscal de los más ricos, los matices y los grises son preponderantes, por lo que ya debería ser noticia no poder confirmar su integridad. Solo hay que indagar un poco más en la popular “lista Falciani” o recordar el pacto por 10 millones de dólares entre el BBVA y la justicia estadounidense tras ser acusada la entidad de la complicidad en la evasión fiscal de grandes fortunas norteamericanas a Suiza. O el reciente caso de febrero del 2015 con el banco alemán Commerzbank, acusado de lavar dinero y evasión fiscal donde se vio envuelto el bufete Mossack-Fonseca, que ahora protagonista de todas las portadas.
 
Lo que más incertidumbre y desconfianza genera, es que en palabras de Carlos Cruzado, presidente del Sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha), “esto es solo la punta del iceberg”.
 
¿Es demasiado injustificado o populista asegurar que la gran banca es cómplice de estos casos? Por desgracia no. Sumado a los casos que hemos recogido (solo los más sonados del 2015), se añade la demostrada ineficiencia o permisividad de las entidades bancarias. En palabras del economista Antonio Sanabria para Diagonal: “Estas entidades se encargan de la gestión de grandes patrimonios y ofrecen a sus propietarios maximizar su rendimiento financiero”.
 
Al hacerse cargo están obligados a mantener la legalidad de las negociaciones y del patrimonio pero cuando no es así, parece que hacen oídos sordos, y es que “¿cómo renunciar a los ingresos que representa la gestión de tan grandes fortunas y perder a clientes preferentes?”. En el caso de que se desvelen estos turbios negocios, las entidades acaban por adoptar el mismo discurso que Mossack-Fonseca, y es que, ¿cómo podrían saber ellos que era una actividad ilegal?
 
Los cauces por los que se llevan a cabo estas operaciones de evasión fiscal son desconocidos para el común de los mortales, pero lo que podemos asegurar con razón feligresa es que son técnicas de sobra conocidas para el común de las empresas transnacionales. Según un informe de OXFAM del pasado año, 33 de las 35 empresas del IBEX eluden impuestos en España.
 
Indudablemente, para lo que un Estado recauda o gestiona a lo largo de un ciclo económico que unas cuantas fortunas se lleven su patrimonio a Panamá no afecta para que las cuentas no salgan. Pero sí hacen un flaco favor a la credibilidad de las instituciones públicas. Como cuenta Cruzado para Diagonal, da la sensación de que las medidas que los gobiernos proponen quedan en “declaraciones gruesas y medidas poco eficaces que se van demorando” hasta no llegar a ningún lado.
 
Igualmente, Sanabria ironiza sobre los discursos críticos de los gobiernos, como se ha podido ver en el primer ministro británico David Cameron, el gobierno estadounidense o el mismo ministro Montoro: “ ¿Es acaso normal que las Islas Vírgenes británicas, con poco más de 25.000 habitantes, sea uno de los países con mayor inversión extranjera directa del mundo? ¿Es normal que el principal inversor extranjero en España durante 2015 sea precisamente Luxemburgo?”. Los gobiernos solo se llevan las manos a la cabeza con la globalización y la desregularización del mercado cuando algo estalla delante de ellos. Pero es un dato a tener en cuenta que los paraísos fiscales producen ahora más beneficios que antes de que estallase la crisis en 2008.
 
La opacidad de la banca es tan sabida como permitida con las reformas fiscales existentes. Según Naked Capitalism, en la entidad HSBC desde 1998 o incluso antes hasta al menos 2009 era posible crear cuentas bancarias de forma que nadie pudiera realmente saber quién era el dueño o qué dinero había. Los casos son cada vez más sonados y el motivo es evidente: Desde 1980 a la actualidad, el proceso de desregularización del mercado ha sido imparable y las consecuencias son el flujo constante de los grandes patrimonios entre unos y otros paraísos fiscales. El presidente de Gestha prefiere no hablar en términos generales pero “en muchos casos de temas de blanqueo vemos colaborando a la banca. No tanto a nivel español como a nivel europeo”.
 
Evidentemente, la mayor parte de los afectados por los Panama Leaks han restado importancia al tema e insistido en su legalidad, pero Sanabria dice que cuesta creer que se constituyan empresas que tengan una “voluntad por minimizar el pago de impuestos desde el respeto a la legalidad”, cuando las empresas pantalla funcionan para despistar a la ley.
 
Volviendo a una tesis importante rescatada al comienzo del artículo, el gobierno de Estados Unidos ha financiado esta investigación. Es decir, que cuando estos datos se quieren encontrar para hacer ruido o para desestabilizar a un gobierno, aparecen. Los gobiernos tienen la demostrada capacidad para sacar a la luz estos casos, pero como no aportan nada (la dimisión del ministro Soria es una excepción, dado que muchos casos ni siquiera llegan a la justicia penal) no se filtran. Los ciudadanos quedan relegados a un segundo plano hasta que se les usa para vociferar por la igualdad fiscal cuando se busca hacer estallar alguna polémica.
 
---------

No hay comentarios:

Publicar un comentario