lunes, 16 de mayo de 2016

El Sáhara Occidental se prepara para la guerra.



16-05-2016 - EL CONFIDENCIAL SAHARAUI.

 
 
El pueblo saharaui está dispuesto a reanudar la lucha armada si Marruecos continúa con su intransigencia.

El Consejo de Seguridad decidió prorrogar por un año más la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum en el Sahara Occidental, MINURSO, luego de que Rabat, como potencia ocupante, expulsara en marzo de ese año, a 73 miembros de esta misión internacional.



Para el especialista Pablo Jofre Leal, la extensión que recientemente emitió la ONU, este 19 de abril, es estéril porque la lógica de los acontecimientos, desde el año 1991 a la fecha, ha demostrado que la MINURSO carece de competencias en materias de vigilancia de los derechos humanos al no poder instrumentar sanciones contra las maniobras dilatorias de Marruecos.



La República Árabe Saharaui Democrática, RASD, ha tenido una paciencia proverbial confiando en los mecanismos internacionales de intermediación; sin embargo, también se ha quejado del insuficiente compromiso del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, al evitar condenar por lo claro al Gobierno marroquí.
 
Por eso es importante sopesar en su justa medida el llamado de las autoridades saharauis, conocedoras de la resistencia de su gente, a la que se le está rebozando el vaso de la prudencia.



En los campamentos de refugiados saharauis, en la región de Tindouf, a mil 500 kilómetros al sur de Argel, hay 200 mil refugiados, y ni que hablar de los territorios ocupados.



El asunto, aun cuando lleva esa incongruencia, debe ser analizado meridianamente, tal como lo hace Jofre, quien reconoce que la prórroga del mandato de la MINURSO se elaboró a partir de un reporte de Ban Ki-moon, el cual contempla la crisis política y humanitaria del Sahara Occidental, aunque se le impidió la entrada a la zona dominada por Marruecos. Si algo hay que reconocerle a este documento es que incluyó el término de “ocupación”, concepto que indignó a las autoridades marroquíes, no obstante ser la verdad más absoluta.



Acertadamente, el Secretario General de la ONU considera que el riesgo de una ruptura del alto el fuego podría dar paso a las hostilidades, con el peligro de una guerra a gran escala. De momento no descarta, con cierto pesimismo, que la MINURSO a la larga se vea forzada a marcharse.

Valerosos son los saharauis, que soportan a diario la ocupación, represión y agresión, por parte de una potencia invasora, que usurpa el territorio que legítimamente les pertenece y los mantiene cercados por un muro, tan vergonzoso como el israelí contra los palestinos.



Extendido por el espacio de dos mil 700 kilómetros con alambradas, campos minados y fortificaciones, esta valla del apartheid ha sido erigido con tecnología de punta y con la asesoría de técnicos y militares de Israel, así como con millonario apoyo financiero de Arabia Saudita. “Muro custodiado por 120 mil soldados que llena de oprobio, no sólo a Marruecos, sino a todas aquellas potencias que avalan esta invasión”, lo sostiene indignado Jofre.



En la actualidad, y ante la tensa situación, el Alto Mando del Ejército Popular de Liberación Saharaui (EPLS) se declaró en máxima alerta, circunstancia que pudieran exacerbar aún más las tensiones en un continente africano con amplia penetración del terrorismo, éxodo de refugiados y saqueo de los recursos naturales.

Tiempos de luchas heroicas sobrevinieron, interrumpidas en 1991 cuando el cese el fuego, mediado por la ONU, entidad responsable del tan controvertido referendo, boicoteado una y otra vez por Rabat.



El Gobierno de la RASD y su organización partidista, el Frente Popular de Liberación de Saguia el Hamra y Río de Oro (Frente Polisario, fundado en 1973), estuvieron dispuestos a trocar las armas por la opción negociada, la que, sin embargo, es totalmente inoperante, pues no ha logrado conmover un ápice la conciencia de los colonizadores. Y así será. Conocidas de sobra son las enormes riquezas del Sahara Occidental.
 
------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario