lunes, 16 de mayo de 2016

Los niños de la calle en la India

 
De acuerdo con una organización internacional de protección infantil, el número de niños abandonados en las calles de Nueva Delhi ronda los 50.000. El director de la ONG local Chetna, Sanjay Gupta, sitúa la cifra directamente por encima del medio millón. A nivel nacional, el número podría ser de entre 10 y 40 millones.

El Gobierno indio publicó en 2011 un estremecedor informe en el que reconoció que solo el año anterior, 5.484 niños fueron violados y 1.408 asesinados en todo el país. Las cifras de la Oficina Nacional de Registros Criminales (NCRB, por sus siglas en inglés) conmocionaron a todos los sectores de la población menos a los responsables de ONG, que denunciaron que las autoridades se habían quedado cortas con esa estimación. Muy cortas. "En ese informe no están recogidos ni un 10 por ciento de los casos de violación, sodomización o asesinato de niños callejeros", declaró en su momento el director de la ONG i-India, Prabhakar Goswami.
 
 

UN EPICENTRO URBANO DE POBREZA

India se está convirtiendo en un centro mundial de degradación infantil. Particularmente Bombay, cuya explosión económica ha atraído a decenas de miles de personas, desde nacionales procedentes de la periferia hasta inmigrantes procedentes de Nepal o de Bangladesh. La región del sur de Asia es ahora la segunda en la lista de tráfico de personas por detrás del Lejano Oriente, y la actual sequía que atraviesa India, la peor en décadas, no está haciendo sino alimentar la llegada de personas a núcleos urbanos.

Menos de un 20 por ciento de los "niños de la calle" está identificado -- ni siquiera con un certificado de nacimiento -- por lo que el resto pasa completamente desapercibido para las iniciativas sociales del Gobierno indio. La mitad son iletrados, siete de cada diez viven en la calle a pesar de que tienen familiares en las ciudades, y uno de cada dos dice haber sido objeto de algún tipo de violencia (verbal, física o sexual) a manos de un agente de Policía, de acuerdo con Save the Children.
 
-----------

No hay comentarios:

Publicar un comentario