jueves, 30 de junio de 2016

Indonesia 1965: eliminando a Sukarno... y a otros 500.000 (cap. 31 de Asesinando la esperanza, de William Blum)

Aidit, uno de los líderes del poderoso PKI, Partido Comunista de Indonesia

 
“Nadie se preocupó por la carnicería, mientras se tratase de comunistas”
(Howard Federspiel, de la Oficina de Investigación e Inteligencia del Departamento de Estado)

"Es probable que mataran a un montón de gente, y yo tengo probablemente mucha sangre en mis manos, pero eso no es del todo malo. Hay ocasiones en que uno tiene que golpear duro en el momento decisivo”
(Robert Martens, agregado americano de la Embajada en Jakarta)



Prólogo de Vigne

En recuerdo de los cientos de miles de camaradas del PKI asesinados
 
Ofrecemos un nuevo capítulo del imprescindible libro de William Blum, Killing Hope (Asesinando la Esperanza), a partir de la edición y traducción al castellano que hizo la editorial Oriente de Cuba, solo disponible en edición impresa. En este ocasión se aborda el golpe de estado del general Suharto en Indonesia que derribó a Sukarno. Fue evidentemente un golpe promovido por la CIA para eliminar políticamente a Sukarno, incómodo para EE.UU. por A) era uno de los fundadores y líderes del Movimiento de Países No Alineados; B) en su neutralidad estaba abierto a las relaciones con todos los países, incluyendo los países socialistas; C) era partidario del diálogo con el PKI (Partido Comunista de Indonesia) y de que éste participase en el gobierno. Sukarno había sufrido ya anteriormente intentos de la CIA para derrocarlo (ver en este blog "Indonesia 1957-1958. Guerra y pornografía", que es el cap. 14 del libro de Blum).

La dictadura anticomunista instaurada en Indonesia por Suharto, bajo patrocinio estadounidense, trajo consigo uno de los mayores genocidios del siglo XX. Se habla de 500.000 a un millón de comunistas del PKI asesinados y de un millón más de encarcelados. La pregunta que debemos hacernos es cómo es posible que un genocidio de tal naturaleza pasara desapercibido en las democracias burguesas del mal llamado "mundo libre".

El golpe de Suharto se legitimó como respuesta a un hipotético golpe del que se culpó a los comunistas, cuando 6 generales fueron secuestrados y asesinados. Blum desmonta esta falsa culpabilidad, mostrando que el asesinato de los generales fue un montaje del entorno de Suharto detrás del cual estaba la CIA. Es preciso enfatizar mucho esto, ya que hoy en día no existen dudas al respecto, pero se sigue sembrando la sospecha sobre el PKI en muchos medios. También hay que enfatizar mucho lo ridículo que supone insistir en que el PKI buscaba el enfrentamiento con el gobierno de Sukarno: A) Sukarno era el principal aliado que tenía el PKI, B) se mostraba partidario de que los comunistas entrasen en el gobierno, C) el PKI cada año se fortalecía más a un ritmo meteórico, D) lo que menos le interesaba al PKI en aquel momento era provocar a la línea dura del Ejército.

El PKI era, en el momento del golpe, el partido comunista más grande del mundo, después del soviético y del chino (tres millones de militantes en 1965). En su trayectoria siempre había sido un partido pro-soviético, pero ya en su última fase antes de su extinción se había reorientado hacia el maoísmo, criticando el revisionismo soviético. Una autocrítica de su Comité Central después del golpe, en 1966, lamentaba no haber armado a sus bases militantes y simpatizantes, lo que había dejado al PKI indefenso. Sobre estas cuestiones podéis leer "People of Indonesia, Unite and Fight to Overthrow the Fascist Regime [Including a Self-Criticism by the Indonesian Communist Party, 1966]", en marxist.org 

El último epígrafe está dedicado a un episodio que conozco muy bien por los años en que estuve allí: la invasión de Timor Oriental, bendecida por EE.UU. y Australia ante el miedo de que el FRETILIN -que había declarado la independencia de Portugal el 29-11-1975- instaurase un sistema socialista en la parte oriental de la isla. La invasión se saldó con una nueva masacre: más de 200.000 timorenses fueron asesinados (de una población que se calcula debía de estar en torno a las 700.000 personas). Proporcionalmente (nº de víctimas y tamaño de la población), resultó un genocidio superior al que sufrieron los judíos (insisto, proporcionalmente). Un episodio muy poco conocido por los europeos y sobre el que en su momento no se habló. La represión llevada a cabo en Timor alcanzó tal calibre que ser sorprendido hablando en portugués era motivo de encarcelamiento y tortura. Además del drama humano, los militares provocaron un desastre ecológico irreparable de gran magnitud, por la utilización de agentes químicos para desforestar la selva tropical e impedir que la guerrilla se escondiera (algunos autores han llegado a decir que proporcionalmente a la superficie de Timor, los militares indonesios emplearon agentes químicos en cantidad muy superior a la utilizada por EE.UU. en Vietnam).

Indonesia es un estado con una población de 260 millones. Hoy en día es una "democracia parlamentaria" que goza de la bendición de la UE. Sin embargo, los partidos de izquierda están prohibidos, existen duras restricciones a la libertad de expresión, sigue habiendo tortura, detenciones arbitrarias y asesinatos selectivos y algunas regiones del país controladas por los integristas islámicos se encuentran sometidas a la Sharia (la Ley Islámica), sin que el gobierno se atreva a interferir. Los militares tienen reservado un porcentaje amplio de escaños en el Parlamento y la cúpula militar controla la economía, ya que los altos cargos militares son propietarios de los grandes negocios; una cúpula que además está muy relacionada entre sí a través de relaciones de matrimonio y parentesco.

El genocida Suharto llegó a acumular una fortuna en torno a los 35.000 millones de dólares (El País). Recibió de la democracia española la Real Orden de Isabel la Católica en 1981 (concedida a otros genocidas como el guineano Obiang). Los gobiernos de UCD y PSOE mantuvieron excelentes relaciones con él, vendiéndole armas que fueron utilizadas para sus masacres (en Timor todavía hay restos del armamento ligero que el gobierno de Felipe González le vendió a Suharto).

El período narrado por Blum fue motivo de ambientación de la trama de la película "El año que vivimos peligrosamente", del director australiano Peter Weir y protagonizada por Mel Gibson y Sigourney Weaver, Nunca he visto la película, así que me abstengo de opinar. Sí puede ver "The Act of Killing", de Joshua Oppenheimer. Habiéndome gustado este docudrama, encuentro sin embargo que tiene un trasfondo de manipulación y tergiversación, ya que omite tocar a los verdaderos responsables: Suharto (ni se le menciona), los militares y la CIA. No olvidemos, como nos recuerdo Blum, que la CIA era quien entregaba a los militares listados de comunistas sospechosos para ser eliminados. Tocar el tema del genocidio indonesio como hizo Oppenheimer y no mencionar estas cosas, no deja de ser una manipulación de la verdad, una tergiversación de lo que realmente ocurrió, al desviar la atención y culpabilidad sobre psicópatas matones que actuaron como peones de ajedrez.

Tanto Indonesia como Timor son dos países que me resultan entrañables a título personal, debido a mi actividad como antropólogo, especialmente en el primero. De hecho llegué a dirigir un documental político-cultural para la TV de Timor Oriental, por encargo del Parlamento del país. Por eso esta, entrada del blog me resulta especialmente emotiva, con un valor afectivo añadido; creo que no pasa un solo día sin que piense, aunque sea por un instante, en Timor e Indonesia. Por otra parte, como comunista, creo que mi obligación moral es contribuir a difundir los hechos a los que Blum se refiere: se lo debemos a los cientos de miles de camaradas torturados y asesinados.

Artículo completo en este enlace:
 
-----------

1 comentario:

  1. AnonimoTrotskista1 de julio de 2016, 2:22

    A OSCE foi cúmplice numa emboscada onde os nazis de Kiev prenderam vários sapadores da República de Donetsk (falsamente acusando-os de serem milicianos). A OSCE deu as coordenadas aos sapadores (que vinham fazer um trabalho de retirada de minas) e levou-os a uma emboscada!! É assim tão difícil entender que a OSCE e a ONU são dois tumores, dois cavalos de Tróia e devem ser banidas de atuar em qualquer regime anti-imperialista???

    Retirado de: http://www.fort-russ.com/2016/06/osce-complicit-in-capture-of-dpr-mine.html

    ResponderEliminar