miércoles, 29 de junio de 2016

¿QUÉ PAZ SE HA FIRMADO EN COLOMBIA? (VÍDEO)

COLOMBIA ES EL PAÍS LATINOMERICANO CON MAYOR NÚMERO DE DESPLAZADOS. LA VIOLENCIA PARAMILITAR ES UTILIZADA POR LOS TERRATENIENTES PARA APROPIARSE DE LAS TIERRAS DE LOS PEQUEÑOS CAMPESINOS

Hablan los pobladores desplazados por los paramilitares al servicio de los terratenientes

Justo cuando en todos los medios de prensa internacionales se celebra el acuerdo de paz bilateral firmado entre el Estado colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), varias comunidades rurales pobres y golpeadas por la terror paramilitar en el país sudamericano denuncian que dicho acuerdo no implica “la solución para los graves problemas ocasionados por la violencia" (...).

POR FERMÍN DOMÍNGUEZ/CANARIAS-SEMANAL.ORG.-

Justo cuando en todos los medios de prensa internacionales se celebra el acuerdo de paz bilateral firmado en La Habana entre el Estado colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), varias de las comunidades rurales más pobres y golpeadas por el terror paramilitar en el país sudamericano, denuncian que dicho acuerdo no implica necesariamente “la solución para los graves problemas ocasionados por la violencia en su región”.

Así lo recoge el artículo “Palo Altico; agroindustria y despojo territorial en Colombia”, del periodista Manuel Ortiz Escámes.

A través del testimonio de varios habitantes de Palo Altico -uno de los pueblos rodeado por plantaciones de palma africana propiedad de terratenientes y custodiadas por grupos paramilitares - Ortiz nos brinda el relato de una realidad completamente ignorada a pesar de encontrarse en la esencia misma del viejo conflicto colombiano: la propiedad de la tierra.

Según relata la campesina Sofía del Pilar, representante de las víctimas del desplazamiento forzado en Palo Altico, su comunidad se localiza en uno de los epicentros del paramilitarismo colombiano, el Departamento de Bolívar, al norte del país, donde “todas las personas son desplazadas”.

Específicamente -apunta esta activista popular- a partir del periodo presidencial de Álvaro Uribe (2002-2010 los grupos de paramilitares se asentaron utilizando la violencia extrema en Palo Altico.

Por su parte, Maximiliano Manjarrez, otro habitante de este pequeño y apartado pueblo, carente de agua potable, drenaje y pavimento en las calles, manifiesta que antes del año 2000 la comunidad vivía en paz, tenía agua limpia proveniente de dos pozos y suficientes alimentos cultivados por ellos mismos.

De esa etapa Manjarrez recuerda que una vez, mientras almorzaban, “llegó una muchacha diciendo que los paramilitares venían cortando cabezas y la gente salió huyendo, porque cuando ellos llegaban hacían tremendos desastres”.

A dicha etapa también se refiriere el campesino Julio Santander, describiendo lo que para él representó el paso de los paramilitares por el pueblo. "Los que pudieron malvendieron sus tierras y sus animales a los terratenientes; otros, simplemente, abandonaron todo para huir”.

Entre tanto, la especialista en desplazamiento de la Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento CODHES Paola Hurtado, reconoce que los paramilitares y militares han sido responsables de la desaparición, asesinato y desplazamiento forzado de millones de personas.

Dentro de ese contexto de desalojos forzados - explica Hurtado- "las compañías extractivistas se aprovecharon de la situación en varias partes del país, siendo Palo Altico un claro ejemplo de ello".

“Cuando los pobladores abandonaron sus comunidades de origen para proteger su vida y la de su familia- apunta Hurtado- un grupo de terratenientes, custodiados por los mismos paramilitares, se apoderaron de las tierras y plantaron grandes extensiones de palma africana con el fin de obtener aceite en cantidades industriales”.

“Ya en los últimos años del gobierno de Uribe - concluye- los habitantes de Palo Altico regresaron a su territorio, pero se encontraron con un panorama desolador: los pozos de agua que antes eran públicos, ahora son privados y no se le permite a la población hacer uso del vital líquido; debido a que el pueblo está rodeado de plantaciones de palma africana, y los campesinos no tienen tierra para cultivar, lo que genera escasez de alimentos”.

En medio de tal panorama, que no representa un caso aislado en Colombia, segundo país en número de desplazados del mundo, resuenan las preguntas de la representante de las víctimas de desplazamiento forzado en Palo Altico, Sofía del Pilar, sobre el reciente acuerdo de paz acordado en La Habana.

"¿Acaso puede existir paz cuando hay familias que ni en el día ni en la tarde consiguen para comer? Una persona con hambre, ¿tiene paz en su corazón? …que le vulneren el derecho a la salud, que le vulneren el derecho a la educación, que le vulneren todos los derechos que nosotros como ser humano, como víctimas tenemos, ¿Es así como se puede conseguir la paz?"

VÍDEO RELACIONADO:



http://canarias-semanal.org/not/18617/-que-paz-se-ha-firmado-en-colombia-video-/

-----------

No hay comentarios:

Publicar un comentario