martes, 28 de junio de 2016

Vietnam se ha rendido ante los intereses de las grandes corporaciones que controlan el mercado mundial e imponen sus leyes


Vietnam es hoy como probablemente habría sido si Estados Unidos hubiera derrotado al que fue su implacable enemigo comunista. Los principales edificios comerciales del centro de la vieja Saigón, rebautizada en honor del Tío Ho, pertenecen a bancos o a corporaciones multinacionales. Y las marcas más cotizadas del mundo fabrican aquí sus productos, beneficiándose de unos salarios muy bajos, de una legislación laboral dura y de la falta de libertades esenciales para la protesta.
 
El 'socialismo de mercado' estilo chino
 
Los dirigentes vietnamitas emprendieron un camino muy parecido al de sus vecinos de China: una peculiar economía mixta denominada 'sistema socialista de mercado' que asume una alta inflación crónica, con salarios bajos y falta de libertades. Se efectuó una vertiginosa privatización de empresas estatales y se dio entrada al capital extranjero. Este audaz 'giro capitalista' quedó respaldado por dos factores: primero, el final del embargo norteamericano en 1994; y después, el ingreso de Vietnam en la Organización Internacional del Comercio en 2007.
 
Aunque su espectacular crecimiento económico se ha visto frenado durante los últimos años por la crisis financiera internacional, Vietnam presume de haberse convertido en la segunda economía más dinámica de Asia. Y se enorgullece de la reducción de la pobreza a menos del 12% de la población (con un 2% de pobreza extrema), mientras que en 1994 alcanzaba a un 60%. Es decir que, en el plazo de tan sólo 20 años, ha mejorado sustancialmente la calidad de vida de unos 25 millones de personas.
 
Pero el panorama social de Vietnam presenta tantas sombras como luces hay en los datos estadísticos de su macroeconomía. Se está consiguiendo crear empleo para una fuerza laboral que aumenta en un millón de personas cada año. Pero la clase obrera ha perdido derechos y se ha extendido el trabajo a destajo. Se ha alcanzado la autosuficiencia alimentaria y se han multiplicado las exportaciones de arroz y café. Pero los cultivos exhaustivos agotan las tierras y desde 1973 se ha deforestado una superficie de más de 100.000 kilómetros cuadrados.
 
Corrupción galopante y millonarios discretos
 
El estado vietnamita controla el sistema bancario y el sector aún supone el 36% del PIB. Pero la corrupción se ha disparado, instalándose en el funcionariado. Los índices de fraude fiscal y aduanero son enormes. El soborno es una práctica habitual y buena parte de los recursos naturales del país se esfuma de la contabilidad estatal. Una Ley Anticorrupción, promulgada en 2005, no sirvió de casi nada. Pero, ¿a quién le preocupa eso? "La corrupción es la hija bastarda del estatismo y el capitalismo", se repite con resignación en los círculos gubernamentales.
 
Las dos grandes ciudades de Vietnam han cambiado de rostro. En el sur, Saigón ha desarrollado su antigua vocación mercantilista, y le han brotado los rascacielos de cristal que siempre soñó. En el norte, la otrora espartana Hanoi se ha transformado en una urbe moderna, abierta y lúdica. Y se ha encarecido hasta alcanzar el nivel de Tokio pero con salarios mucho menores.
 
La retórica oficial continúa hablando de socialismo. Y una nueva casta de hombres de negocios la escucha en silencio. Son muchos pero muy discretos. Aunque haya excepciones tan llamativas como el empresario cafetalero Dang Le Nguyen Vu, el extravagante multimillonario que se pasea alternando diariamente los distintos colores de sus diez modelos de Ferrari y sus cinco de Bentley. La revista Forbes le calcula una fortuna personal superior a 100 millones de dólares. Y dicen que ríe a carcajadas cuando alguien le pregunta irónicamente quién ganó la larga y sangrienta guerra de Vietnam.
 
-------------

6 comentarios:

  1. AnonimoTrotskista29 de junio de 2016, 3:15

    Quando os líderes "comunistas" desse país acabarem com uma arma apontada à cabeça e à beira do derrube final, aí sim se darão conta do tumor que criaram no Vietnam!! É um insulto à memória épica do povo vietnamita, da sua luta, esta vergonha que hoje se vê. E infelizmente Cuba parece dar lentos passos nesse sentido, sem se dar conta do perigo que isto aponta!!!
    Parece que a perestroika nada lhes ensinou...

    ResponderEliminar
  2. Las experiencias históricas de transición al socialismo de la URSS, China, Viet Nam, Corea, Albania, Yugoslavia, Cuba, las Repuúblicas Populares del este de Europa, todo eso debe ser analizado minuciosamente por los comunistas revolucionarios del siglo XXI para detectar los errores, las carencias teóricas y las desviaciones que han hecho posible que TODAS las experiencias socialistas del siglo XX hayan fracasado en mayor o menor medida, y todos los estados socialistas hayan terminado siendo una transición... hacia el capitalismo...

    Estaría bien que ODIO DE CLASE abriera un espacio de debate y reflexión sobre este tema crucial, pues la crisis global capitalista que vivimos ha vuelto a poner en el orden del día el tema de la Revolución Socialista.

    Es urgente debatir en torno a eso, y volver a leer los clásicos fundamentales, Marx, Engels, Lenin, Stalin, sin olvidar al resto, desde Mao, Gramsci, Kolontai, Lukacs y Trotski hasta Hoxha, Fidel Castro y Ho Chi Minh,

    Yo le doy una importancia crucial a Ernesto CHE Guevara, que defendió consecuentemente a STALIN, pero al mismo tiempo leía a trotski y Preobazhenski, y que ya en 1967 había detectado el retorno al capitalismo en los países socialistas, especialmente la URSS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Camarada tendremos en cuenta tu petición e intentaremos ponerlo en marcha. Nos parece buena propuesta y muy interesante.

      Saludos rojos.

      Eliminar
    2. Contad conmigo para esos debates, intentaré aportar en la medida de mis posibilidades. En este siglo XXI necesitamos urgentemente un Lenin colectivo que haga una nueva síntesis teórica y práctica del comunismo revolucionario que nos permita avanzar. Ese es un trabajo enorme que dederemos hacer entre todas y todos. Este blog es un buen sitio para ello, por su firmeza teórica en la defensa de Stalin, el partido bolchevique y la III Internacional, y a la vez por su apertura al diálogo y al debate.

      Un abrazo.

      Eliminar
    3. Camarada próximamente presentaremos un espacio de debate sobre las experiencias históricas de transición al socialismo. Vamos a buscar un artículo con el que empezar el debate. Te invitamos a que nos envíes artículos sobre el tema.

      Saludos rojos.

      Eliminar
  3. OK!

    Un abrazo comunista desde Euskal Herria.

    Juntos venceremos!

    ResponderEliminar