viernes, 26 de agosto de 2016

Guerrilla kurda en Turquía reivindica ataque que dejó 11 policias muertos

El humo se eleva sobre una jefatura de policía en Cizre, en el sureste de Turquía, destruída tras el ataque de la guerrilla kurda


Estambul/Ankara. La guerrilla kurda del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) reivindicó el atentado suicida con coche bomba que este viernes costó la vida a 11 policías en Cizre, al sudeste de Turquía, cerca de la frontera con Siria.
 
"Nuestro equipo kamikaze llevó a cabo una acción en Cizre que provocó decenas de muertos entre los policías", escribió en su sitio internet el PKK, que suele inflar sus balances de víctimas.
 
El PKK precisó que el atentado fue en represalia por el "aislamiento persistente" en prisión de su jefe, Abdullah Ocalan y la "ausencia de información sobre su situación".
 
El ataque se produjo a las 6:40 hora local (03:40 GMT) cuando un camión bomba -atribuido al grupo armado Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK)- estalló en un puesto de control a unos 50 metros de la entrada del edificio de la policía antidisturbios.
 
La explosión causó además heridas a unas 78 personas, cuatro de las cuales se encuentran en estado crítico, señaló el ministro de Salud, Recep Akdag.
 
La explosión destruyó por completo el edificio de la policía, y causó daños a otros edificios y viviendas en los alrededores.
 
Las fuerzas de seguridad lanzaron una operación en busca de los autores del ataque.
 
El Consejo Supremo de Radio y Televisión de Turquía prohibió todas las transmisiones sobre el atentado en el interés de la seguridad pública y de la investigación policial en curso.
 
Desde que quedó rota la tregua entre el PKK y el gobierno turco en julio de 2015, más de 600 miembros de las fuerzas de seguridad han muerto en ataques del PKK, mientras que más de siete mil rebeldes kurdos han muerto en operaciones de las fuerzas de seguridad, incluidos bombardeos en el norte de Irak.
 
Ocalan está detenido en la isla-prisión de Imrali, cerca de Estambul, y no está autorizado a recibir visitas de sus abogados ni de sus familiares desde el fin del alto el fuego entre el PKK y las fuerzas de seguridad turcas, hace un año.
 
El PKK reivindicó también el ataque del jueves contra un convoy en la provincia de Artvin, en el nordeste del país, en el que murió un gendarme turco.
 
-----------

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada