viernes, 30 de septiembre de 2016

La globalización perjudica seriamente la salud

Imagen de una fábrica publicada por la Embajada de Etiopía en Bruselas para promover la llegada de nuevas empresas textiles al país.
 
Un estudio realizado por dos economistas de las universidades de Chicago y Oxford sobre mil trabajadores de Etiopía muestra cómo la industrialización que vive el país en los últimos años ha supuesto el empeoramiento de la salud de los trabajadores del sector industrial sin que se haya vivido un aumento de los ingresos.
 

¿Cuáles son los efectos de la industrialización sobre la población de países en desarrollo? El empeoramiento de su salud y un salario incluso menor. Éstas son las principales conclusiones de un estudio realizado por dos economistas de las universidades de Oxford y Chicago, Chris Blattman y Stefan Dercon. Los dos economistas lanzaron un estudio que ha consistido en hacer seguimiento, durante trece meses, a trabajadores recién contratados por cinco compañías en Etiopía, país que actualmente vive un intenso proceso de industrialización, entre los años 2010 y 2013.
 
Del seguimiento de los cerca de mil trabajadoras –un 80% mujeres y el 20% restante hombres; la mayoría de ellos de 22 años de edad–, los dos economistas destacan que, en contra de la teoría con la que partían, por la que se encontrarían con un sistema laboral que permitiera el acceso a empleo de larga duración y seguridad, los y las jóvenes usaban los trabajos industriales de baja cualificación más como una ‘red de seguridad' que como un trabajo a largo plazo. “Más preocupante, esta seguridad industrial parece venir con serios riesgos para la salud”, subraya el informe. “Hasta las temporadas más cortas en la industria resultan en aumentos significativos de problemas serios de salud un año después”, continúa el informe.
 
A nivel adquisitivo, el estudio de Blattman y Dercon no muestra evidencias de primas salariales industriales en las cinco empresas estudiadas. “Una comparación simple sugiere que los salarios de los trabajos industriales parecen ser casi un 25% más bajos que en los trabajos informales”. Además, también apunta que, aunque los ingresos en el trabajo industrial parecen menos volátiles en los periodos cortos, como una semana, los ingresos en el sector industrial no fueron necesariamente más estables en el horizonte que va del mes al año de trabajo”.
 
El informe señala que un tercio de los trabajadores sobre los que se hizo seguimiento abandonaron el trabajo en el sector industrial en el primer mes, y hasta un 77% durante el año que comprendió el estudio. “Las empresas informaron de que se han encontraron con el mayor nivel de rotación no deseada, pero generalmente fueron capaces de llenar los puestos de trabajo con otros trabajadores de baja cualificación ya que, dado su estilo de producción, estos trabajadores no requerían de formación. Las empresas se mostraron reacias a aumentar los salarios en orden de reducir la rotación”, apunta el estudio.
 
Los trabajos ofrecidos a los mil trabajadores analizados eran de 45 a 50 horas semanales, cinco o seis días a la semana. El salario era de entre 1 y 1,5 dólares por día de trabajo, según los tipos de cambio de divisas de 2010. Algunas empresas ofrecían beneficios adicionales, como atención sanitaria en el lugar de trabajo o transporte. A pesar de que había un buen mantenimiento de los lugares de trabajo, los riesgos para la salud eran comunes, especialmente por aire contaminado o falta de agua.
 
-------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada