viernes, 16 de septiembre de 2016

La Policía mata en EEUU a un niño negro de 13 años que llevaba una pistola de juguete

Foto de Tyree King, el niño de 13 años asesinado

Nuevo caso de violencia racial en Estados Unidos. La Policía de Estados Unidos ha matado a un niño negro de 13 años en Ohio la pasada noche del miércoles, después de que éste apuntara a los agentes con una pistola de balines, según ha informado la cadena de televisión NBC.

El niño, identificado como Tyree King, estaba siendo perseguido para interrogarle respecto a un robo a mano armada cuando sacó la pistola de balines de plástico, a lo que un agente de Policía respondió disparándole "varias veces", según un comunicado del cuerpo de policía.

El jefe de Policía de Columbus, Kim Jacobs se escudó asegurando que "nuestros agentes llevan un arma prácticamente idéntica a esa". Para ello enseñó una foto del arma del niño. "Ha resultado no ser un arma de fuego pero, como podéis ver, parece un arma de fuego que te puede matar", ha añadido, defendiendo la actuación policial ante lo que parecía un arma real.

Las autoridades recibieron una llamada de emergencia en la que se explicaba que un grupo de tres personas, uno con un arma, estaba participando en un robo. Cuando llegaron, dos de los sospechosos, uno de ellos era King, salieron corriendo y cuando iban a ser detenidos para interrogarlos King sacó el arma, a lo que el agente respondió disparando, según el comunicado. No hay imágenes de los hechos porque el agente llevaba desactivada su cámara.

En el incidente no hubo más heridos y el otro hombre detenido fue interrogado y más tarde puesto en libertad en espera de nuevas investigaciones. El agente que hizo los disparos, Bryan Mason, se encuentra actualmente recibiendo asistencia psicológica, algo habitual para los agentes que se ven involucrados en un tiroteo. El agente, de color blanco, pasará a disposición judicial para evaluar si cometió algún delito en su actuación.En 2012 estuvo involucrado en otro tiroteo, pero en ese caso las autoridades afirmaron que actuó correctamente.
 
Justicia para Tyree King
 

La violencia policial en Estados Unidos

Este nuevo asesinato de un joven negro a manos de un policía blanco puede volver a provocar protestas como las originadas hace unos meses tras las muertes de Alton Sterling y Lavish Reynolds. Protestas en Dallas que acabaron significando más odio racial y la muerte de cinco agentes en una noche a manos de un militar del ejército estadounidense de color negro. Incidente que se repitió cuando en Baton Rouge tres policías murieron a manos de un francotirador.

Lo que está claro es que vuelve a poner sobre la mesa la cuestión de la violencia policial en Estados Unidos y las armas de fuego, especialmente de policías blancos hacia hombres negros, que durante el verano ha tenido varios casos y se han producido numerosas manifestaciones que han puesto de relieve el aumento de tensión racial en el país.

Alton Sterling, de 37 años, murió el pasado 5 de julio tras recibir múltiples disparos en la cabeza de manos de dos policías blancos cuando ya estaba inmovilizado en el suelo a las puertas de una tienda de alimentación en Baton Rouge, Louisiana.

Un día después, en Minneapolis, otro hombre negro, Philando Castile, de 32 años, perdió la vida tras ser disparado por un agente blanco durante un control de tráfico, en el que intentó explicarle al policía que tenía un arma en la guantera con su correspondiente licencia.

A finales de julio se registró otro caso similar en el queun terapeuta recibió un disparo en la pierna mientras acompañaba a un paciente con autismo a pesar de no iba armado y estaba tumbado en el suelo y con las manos en alto.

En lo que va de año 684 personas han muerto debido a la intervención de la policía en Estados Unidos. De los cuales 169 han sido personas de color, según The Washington Post. Del total de muertos, 39 iban desarmados y 26 llevaban pistolas de juguete.

En 2015, The Guardian afirmaba a principios de año que los varones afroamericanos entre los 15 y los 36 años, el 2% de la población, representaban el 15% de las muertes a manos de la policía estadounidense. La tasa de mortalidad de este colectivo es cinco veces mayor que la de los blancos de la misma edad.

Tamir Rice, otro niño asesinado en Ohio

este caso recuerda inevitablemente a uno de los casos que más conmoción causó en Estados Unidos fue el asesinato de Tamir Rice, en noviembre de 2014, durante la oleada de protestas por los casos anteriores. Rice, también de Ohio, tenía 12 años, estaba desarmado y sólo llevaba una pistola de juguete.

El policía le disparó en el abdomen al creer que el arma era de verdad. No obedeció a la orden de levantar las manos y, al creer que iba a coger su arma, disparó. Era una réplica de aire comprimido de una semiautomática. La investigación del caso de Tyree King deberá averiguar si la pistola del niño llevaba algún distintivo para saber si era de balines. En el caso de Rice el arma no lo llevaba.



-----------

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada