jueves, 15 de septiembre de 2016

Las huellas de sangre de Hillary en Iberoamérica


La carta de América Latina es una de las principales cartas de triunfo de la Clinton en la campaña presidencial. Como candidata, cuenta con el apoyo exclusivo de los inmigrantes de América Latina que viven en los Estados Unidos. Ella promete aliviar las condiciones de los inmigrantes y no busca la construcción de un alto muro en la frontera con México, contrariamente a las promesas de campaña hechas por Donald Trump. Pero ¿de verdad merece el apoyo de los hispanos? Para responder a esta pregunta, es necesario tener en cuenta el trabajo previo de la señora Clinton en América Latina.

Al menos, como Secretario de Estado de Estados Unidos, podría mejorar las relaciones con América Latina, pero una revisión de la realidad muestra lo contrario: Hillary Clinton fue una firme partidaria del rabioso imperialismo estadounidense. Golpes de Estado exitosos y fallidos, escuadrones de la muerte, guerras de la droga y desestabilización de países enteros, colaboración con políticos corruptos y guerra de información contra los pueblos de América Latina, son el legado de Clinton en la región.
 
Apoyando a los escuadrones de la muerte de Colombia
 
La familia Clinton tiene una larga historia de apoyo a los regímenes pro-estadounidenses en Colombia. Una de las últimos pasos de la administración de Bill Clinton fue la ayuda de 1.300.000.000 millones de dólares en su mayoría destinada al ejército colombiano. “La interpretación permitió a la administración esquivar por completo cualquier certificación o renuncia de las condiciones de los derechos humanos asociadas a las mismas“, como escribieron al respecto los periodistas estadounidenses Alexander Cockburn y Jeffrey. Así. según ellos, los fondos estadounidenses fueron directamente a las manos de los infames escuadrones de la muerte, que involucrados en operaciones contra los oponentes políticos de los regímenes pro-estadounidenses.
 
Hillary Clinton se pronunció en contra del Tratado de Libre Comercio con Colombia, cuando por primera vez trató de convertirse en el candidato del Partido Demócrata en 2008, pero poco después se convirtió en Secretario de Estado, cambió de postura y salió a apoyarlo. Este cambio coincidió con un enorme flujo financiero al fondo de la familia Clinton desde intereses comerciales colombianos y estadounidenses. Para los colombianos, la firma de este acuerdo significaba una mayor explotación de los locales por los capitalistas extranjeros que han descubierto el mercado estadounidense. En los primeros 10 meses del gobierno de Santos en Colombia, que fue recompensado por Clinton con el Tratado de Libre Comercio, 104 activistas laborales y de los derechos humanos fueron asesinados en el país. Más de 50 sindicalistas fueron asesinados por escuadrones de la muerte. Algunas fuentes locales culparon a las corporaciones multinacionales de los EE.UU. y Canadá de usar de las bandas contra los trabajadores (incluyendo Dole, Coca-Cola, Drummond carbón, y Chiquita, antes conocida como la United Fruit Company). Todo esto ocurrió mientras que Hillary Clinton fue el Secretario de Estado de Estados Unidos, y la intensificación de la represión política y la explotación fue el resultado deliberado de su política hacia Colombia.
 
Abrazando el golpe en Honduras
 
Durante la estancia de Clinton Hillary en el cargo, apoyó el resultado del golpe militar en Honduras en 2009. En este golpe militar fue expulsado el presidente legítimo José Manuel Zelaya, que intentó llevar a su país cerca de Venezuela y hacerlo más independiente de los EE.UU.. Tom Shannon, secretario adjunto para Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado de Clinton, estaba en Honduras una semana antes del golpe, a instancias de grupos militares y civiles implicados más tarde en el mismo.
 
Incluso el presidente Obama no apoyó oficialmente el golpe en Honduras, pero Clinton lo hizo. El abuso sistemático de los derechos humanos, la violencia y la represión de los opositores fue el resultado evidente de la toma militar. Sin embargo, Clinton alabó la elección ilegítima de Porfirio Lobo, que había apoyado el golpe y recompensado a los golpistas con los principales ministerios, como un paso hacia la “democracia”.
 
Como señala The Nation señala, la transición democrática en Honduras terminó con un resultado muy predecible:
 
Hace un mes, el 3 de marzo, la reconocida activista ambiental Berta Cáceres fue asesinada en su casa por desconocidos. Dos semanas más tarde, Nelson García, miembro del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH), co-fundado por Cáceres, fue muerto a tiros. Desde entonces, miles de hondureños han protestado por lo que Democracy Now! ha descrito como una “cultura de la represión y de la impunidad vinculada al apoyo de los intereses empresariales al gobierno de Honduras”.
 
Los asesinatos han dejado los programas del gobierno de Estados Unidos en Honduras bajo un mayor escrutinio y el apoyo encubierto de Clinton del golpe de 2009, mientras que ella era la secretaria de Estado, ha sido muy criticado.
 
Guerra contra las drogas en México
 
Cuando Clinton era Secretario de Estado, los EE.UU. aumentaron las ventas de armas al gobierno mexicano para contrarrestar a los cárteles de la droga. De hecho, los EE.UU. alimentaron la guerra contra las drogas convirtiéndola en una sangrienta guerra contra las drogas que condujo a un drástico deterioro de la situación en el país. México es un ejemplo de cómo los Estados Unidos trató de resolver sus problemas a expensas de sus vecinos, sin tener en cuenta las posibles pérdidas que pueden derivarse de sus decisiones. Las ventas de armas beneficiaron a los contratistas con sede en EE.UU.. Clinton y Obama dijeron a los estadounidenses que están liderando una dura guerra contra los cárteles de la droga, pero como resultado la situación en México se ha deteriorado gravemente. Las llamadas guerras de la droga han matado a más de 100.000 personas desde 2006.
 
Las autoridades mexicanas han participado en violaciones sistemáticas de los derechos humanos y Clinton sabía eso (como WikiLeaks mostró), pero a pesar de que las leyes de Estados Unidos prohíben la venta de armas a tales regímenes, ella aprobó la venta de armas y aumentó la cooperación militar y de seguridad.
 
Desestabilización de Venezuela
 
Bajo Hillary Clinton como Secretaria de Estado, los EE.UU. continuaron su política de sabotaje y de guerra informativa contra Venezuela. Mientras que ella dio la bienvenida públicamente a la mejora de las relaciones entre los dos países, de hecho contribuyó a la desestabilización de la república sudamericana. Insistió en deslegitimar la política del presidente Hugo Chávez. Los documentos muestran que Clinton estaba interesada en “cómo frenar a Chávez” y respaldó la amplificación de las actividades de The Broadcasting Board of Governors – BBG (Marti stations, Voice of America, Radio Free Europe / Radio Liberty, Radio Free Asia y Middle East Broadcasting Networks) en la lucha contra “los enemigos de Estados Unidos”, entre los que también se mencionó a Venezuela.
 
Recientes documentos de Wiki Leaks revelan que Debbie Wasserman Schultz, congresista estadounidense por Florida y ex presidenta del Comité Nacional Demócrata, que manipuló las primarias demócratas a favor de Hillary Clinton, patrocinó las sanciones contra Venezuela a pesar de la difícil situación económica en el país.
 
Intento de golpe de Estado en Bolivia
 
Clinton logró empeorar las relaciones con Bolivia, a pesar de que ya eran malas bajo la anterior administración republicana. En 2009, cuando se convirtió en Secretario de Estado, el presidente Morales expulsó al embajador estadounidense del país por apoyar una conspiración contra él liderada por la oposición. Durante este tiempo, Hillary Clinton acusó a Morales de “alarmismo”. Más tarde, en 2010, Chelsea Manning reveló que la trama del gobierno de Estados Unidos para asesinar al presidente de Bolivia, Evo Morales, y orquestar un golpe de Estado, realmente existió. Esta información fue publicada en el libro “The WikiLeaks Files: The World According to US Empire”.
 
Intento de golpe de Estado en Ecuador
 
En 2010, tuvo lugar en Ecuador un intento de golpe de Estado. Unidades de la Policía Nacional trataron de derrocar al presidente Rafael Correa. Un año antes, las autoridades del Ecuador protestaron contra la posible influencia de los EE.UU. en el nombramiento de altos funcionarios de la policía de Ecuador. La abogada venezolana-estadounidense Eva Golinger afirmó que el intento de golpe fue planeado por los EE.UU.. Ella reveló que a pesar de las palabras de apoyo, los EE.UU. continuaron con Obama y Clinton con la política de desestabilización de los estados de la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA), encabezados por Venezuela. Su propósito era destruir cualquier alternativa al dominio de Estados Unidos en el hemisferio occidental.
 
El cambio de régimen en Paraguay
 
En Paraguay, el presidente Fernando Lugo fue acusado en 2012 a través de lo que él y otros líderes latinoamericanos llamaron un “golpe parlamentario”, en el que los Estados Unidos reconocieron el cambio ilegítimo del Presidente a través de modos extra-constitucionales. WikiLeaks mostró que el Departamento de Estado de Clinton fue por lo menos informado sobre los preparativos para un golpe de Estado. El reformista Lugo siempre fue percibido por los EE.UU. con recelo.
 
Influir en Brasil y Argentina
 
Mientras que apoyaba o directamente orquestaba cambios de régimen en pequeños o medianos países de América Latina, Clinton exploró una actitud más delicada hacia dos gigantes: Brasil y Argentina. Trató de involucrar a Brasil en proyectos comunes y establecer relaciones personales con la presidente Dilma Ruseff. Al mismo tiempo, intentó introducir una cuña entre Brasil y Venezuela, alegando que ella deseaba que Venezuela “mirara más hacia el sur, y mirara a Brasil y mirara a Chile y a otros modelos de país exitoso”. En cuanto a la presidente argentina Cristina Elisabet Fernández de Kirchner, Hillary Clinton se comprometió a un acercamiento con su país, diciendo en privado sin embargo, que pensaba que ella era un enfermo mental, y preguntando cómo podía ser influenciada a través de las emociones.
 
Imperialismo básico
 
La política de Hillary Clinton hacia América Latina siempre fue agresiva e imperialista, y estuvo marcado con un número sin precedentes de intentos de golpe y otras actividades subversivas. No hay evidencia de que ella esté dispuesta a cambiar de opinión o de actitud. Trató a la región como el “patio trasero” de los EE.UU., donde el único poder dominante son los EE.UU.. Durante su estancia en el cargo, Hillary Clinton fue una de las más entusiastas partidarias de la Asociación Trans-Pacífico de Comercio e Inversión. La esencia del acuerdo ya firmado por tres naciones sudamericanas – Chile, Perú y México -, es la creación de una estructura supranacional corporativa, que subordine a las naciones individuales a la regla de las empresas transnacionales. Hoy afirma que se opone al acuerdo, pero sabiendo qué hizo Hillary con sus promesas anteriores, podemos suponer cómo va a tratar un acuerdo beneficioso para las grandes empresas. Así, la esclavización económica se convertirá en una característica más del rumbo de Clinton hacia América Latina. Los presidentes pro-estadounidenses de Argentina y Brasil – Macri y Temer – están dispuestos a abrazar esta agenda, y después de estos gigantes económicos las asuman, otras economías no tendrán escapatoria. Donald Trump puede decir cosas confusas sobre los mexicanos, pero al menos siempre se ha opuesto a estos planes y afirma abiertamente su oposición a la globalización y al TTIP.
 
Fuente: Katehon
 
-----------

1 comentario:

  1. Informe filtrado revela las mentiras sistemáticas de Bellingcat sobre el derribo del MH17

    Retirado de: https://mundo.sputniknews.com/europa/20160915/1063468732/mentiras-informe-bellingcat-mh17.html

    Una tirita en tu webcam, ¿la mejor herramienta contra la cibervigilancia?

    Retirado de: https://mundo.sputniknews.com/seguridad/20160915/1063470496/snowden-cibervigilancia-seguridad.html

    ResponderEliminar