jueves, 1 de septiembre de 2016

Las multinacionales aumentan su presupuesto para presionar en la UE


Una investigación de LobbyFacts revela que las grandes compañías han aumentado un 40% en los últimos cuatro años el presupuesto para presionar a las instituciones de la Unión Europea.
 
Diagonal 01/09/16
 
Exxon, Shell y Microsoft. Dos petroleras y una empresa de informática, ocupan los tres primeros lugares del pódium en la lista de las cincuenta empresas que más dinero han destinado a labores de lobby en la Unión Europea. La cantidad que las compañías 'top' ha destinado a presionar e influir sobre las decisiones que se toman en Bruselas y Estrasburgo se ha incrementado un 40% en los últimos cuatro años hasta llegar a los 106 millones de euros.
 
En 2012, la sueca Ericsson destinó cerca de nueve millones de euros a esta partida. ExxonMobil Petroleum & Chemical, la primera en el ránking en lo que va de año, no llega ni a la mitad de esa cantidad, pero la media crece. Y destaca la entrada de algunas compañías. Entre ellas, la de Deutsche Bank (casi cuatro millones en labores de cabildeo), un banco bajo sospecha por la cantidad de activos tóxicos que encierran sus balances.
 
En el caso del sector bancario, buena parte de sus esfuerzos de lobby se dirige a crear términos como "demasiado grandes para caer" (too big to fail) para disuadir a las autoridades europeas de tener la tentación de no llevar a cabo planes de rescate en caso de tormenta financiera. Así, en la lista publicada hoy por Lobbyfacts, destaca la entrada del sector financiero-bancario. Hasta ocho bancos entran en el top 50 de multinacionales más influyentes, entre ellas Credit Suisse, HSBC, Merryl Linch o BlackRock.
 
Pero el sector bancario no es el principal comensal de esta mesa. Son las multinacionales energéticas las que copan más puestos de la lista de influencias. A Exxon y Shell le acompañan otras petroleras como BP, y eléctricas como E.ON o Enel. Entre sus labores, limitar los posibles efectos perjudiciales de posibles medidas para paliar el cambio climático.
 
Comparten estos objetivos con la industria automovilística, entre la que destaca Volkswagen, que se sitúa en el puesto número siete de las empresas que más han gastado en 2016, tras el escándalo de las emisiones de coches de su gama diésel. Como ya se ha publicado, las grandes contaminantes son habituales del despacho del comisario Europeo de Cambio Climático y Energía, que reparte sus audiencias con un 94% para las grandes empresas y un 6% para ONG y otras organizaciones.

Por último, destaca el número de empresas de tecnologías y comunicaciones, con la entrada de la china Huawei en este top ten. Temas como la fiscalidad ocupan parte de estas tareas de presión. Google (en el sexto lugar del ranking), por ejemplo, destina casi el doble a influir en Bruselas que los impuestos sobre beneficios que paga en España. 
 
Telefónica es la única multinacional "española" en la lista de las empresas que más destinan a tareas de lobby en la UE. La multinacional que preside José María Álvarez-Pallete ha destinado dos millones de euros a este capítulo. Entre los beneficios que obtiene la multinacional, desde agosto, se pueden apuntar su presencia en otra lista, la de las compras privadas de deuda que está llevando a cabo el BCE para apuntalar a las grandes empresas europeas.
 
--------

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada