martes, 18 de octubre de 2016

George Orwell delató a 38 simpatizantes comunistas en los años de la guerra fría


 
El anticomunismo que acompañó a George Orwell en los últimos años de su vida tuvo un oscuro pasaje confirmado ayer: el escritor británico delató a 38 intelectuales a los que acusaba de ser simpatizantes o potenciales simpatizantes comunistas. El profesor Timothy Garton Ash asegura que Orwell (Motihari, India, 1903-Londres, 1950) recurrió a la delación por su amor imposible por una mujer, Celia Kirwan, funcionaria del Foreign Office. La mayoría de las personas delatadas por Orwell eran periodistas.
 
Timothy Garton Ash, que publicaba ayer la lista acompañando un extenso artículo en el diario The Guardian, asegura que Orwell recurrió a la delación por su amor imposible a Kirwan, y por su preocupación por los tintes socialistas de la vida política británica durante aquellos años.
 
Celia Kirwan era una funcionaria del Foreign Office y Orwell quiso con ese gesto ayudarla en su carrera y fortalecer su amor. Kirwam pidió ayuda al escritor para contrarrestar la oleada de propaganda comunista en los momentos álgidos de la guerra fría. La lista, que incluye a actores o intelectuales conocidos mundialmente, como Charles Chaplin, E. H. Carr, Michael Redgrave o Isaac Deutscher, fue mecanografiada por Orwell en 1949, cuando estaba ya seriamente enfermo de tuberculosis. Orwell recopiló los nombres de los que en su opinión "son criptocomunistas, compañeros de viaje o simpatizantes y no se debe confiar en ellos como propagandistas [de Occidente]".
 
La lista llegó a manos de Garton Ash a través de una hija de Celia Kirwan, Ariane Bankes, que la encontró al poco de morir su madre, en otoño pasado. Ariane se la hizo llegar a Garton Ash con el ruego de que la hiciera pública. El profesor explica en su artículo que el Foreign Office se la hizo llegar de nuevo a Celia Kirwan en 1994, aunque nunca la ha hecho pública oficialmente. Casi medio siglo antes, esta funcionaria, que trabajaba en un departamento secreto de inteligencia del Gobierno británico, hizo saber a Orwell que sus superiores habían encontrado muy útil la información del listado.

El escritor británico, que fue uno de los muchos intelectuales extranjeros que lucharon como voluntarios en defensa de la II República Española, y de cuyo nacimiento se cumple ahora un siglo, murió prematuramente. Sus últimos años reforzaron su anticomunismo a la vista de la dictadura implantada por Stalin en la Unión Soviética. El silencio de los intelectuales de la izquierda occidental hacia los excesos soviéticos siempre exacerbó a Orwell. El autor de 1984, de Homenaje a Cataluña (donde contó su experiencia en la Guerra Civil española) y de Rebelión en la granja denunció públicamente ese silencio en varias ocasiones.

En 1998, el profesor Peter Davison reveló por primera vez la existencia de una lista de presuntos simpatizantes comunistas delatados por Orwell. Ahora se ha obtenido la prueba definitiva de esa lista, que afecta a 38 personas.
 
Hay profesores, actores y muchos periodistas de la época, sobre los que Orwell hace apostillas a veces muy sangrantes. "Tonta simpatizante", dice de Marjorie Kohn, maestra y periodista del mítico diario de la izquierda laborista, New Stateman. A Stefan Litauer, un polaco experto en relaciones exteriores, le define como "evidentemente deshonesto". Del profesor E. H. Carr, historiador experto en la Unión Soviética, dice que es "un apaciguador", y no hace comentarios ni sobre Charles Chaplin ni sobre Michael Redgrave, padre de la actriz y también activista Vanesa Redgrave. De John Anderson, corresponsal industrial de un diario de Manchester, asegura: "Probablemente, sólo simpatizante. Buen reportero. Estúpido". Los periodistas conforman la mayoría de las 38 personas que fueron delatadas por Orwell.
 
 
-------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada