domingo, 2 de octubre de 2016

Música, humor y teatro contra la represión en Casa Roja


En la noche del 30 de septiembre tuvo lugar el IV Festival Cultural Antirrepresivo, desde las ocho de la tarde hasta casi las dos de la mañana fueron pasando por el escenario y los pasillos de Casa Roja Lavapiés multitud de artistas como Asun Serra, Andrés Izu o la compañía de teatro del barrio madrileño de Lavapiés Mbolo Moy Dole’.
 
Tras superar unos leves problemas de sonido comenzaba el evento. La sala principal de Casa Roja se encontraba con todas las sillas ocupadas, gente en la barra y seguía faltando espacio en los laterales para ver el monólogo de Asun Serra que abría el acto, con la represión policial y social contra las personas concienciadas socialmente como eje central del mismo, la artista consiguió arrancar los primeros aplausos y risas de la noche, con su decálogo de consejos contra la represión. No serían ni mucho menos los últimos, ya que aunque la causa fuese la solidaridad con las personas represaliadas en el Estado español y en todo el mundo, el evento tuvo un tono muy distendido y festivo cargado de humor y sátira, que en estos momentos también se hace indispensable.
 
Asun hizo de conductora del evento, después de su primera intervención tomaba la palabra Andrés Izu, poeta que inspiró a las mentes presentes con sus versos y sus palabras consecuentes. Aunque el sonido en algún momento bailó y se pudo perder por el camino parte de su brillantez, dejó claro por qué es uno de los mejores poetas actualmente, con una manera atípica de recitar y una voz hilarante, con picos, dejó claro que en caso duda, duda y que Dios no había muerto, había mutado, porque se había puesto a disposición de las clases dominantes. Cómo tampoco podía ser de otra manera, arrancó fuertes aplausos de la gente que llenaba ya en ese momento el espacio y más cuando alto y claro se le escuchó decir: “la limosna encarece la pobreza”.
 
Después de la poesía, llegaba uno de los momentos más emotivos de la noche. Tomaba el micrófono el padre de Nahuel, que llamaba a la juventud consciente a seguir trabajando y organizándose, porque ese es el único camino y a no tener miedo a recibir golpes, aunque reconoció que es la juventud la que más fuertemente está siendo golpeada en estos momentos por la represión. Habló de la situación de su hijo que recientemente ha sido trasladado a la cárcel de Aranjuez en la que cumplirá 11 meses de prisión preventiva y también cumplirá los 26 años de edad.
 
Tras las palabras del padre del preso político Nahuel, retomaba la palabra Asun Serra que presentó quizá uno de los momentos más emotivos de la noche, la obra de teatro de Mbolo Moy Dole’: Jáujajajá. No son artistas profesionales que hagan largas y grandes giras pisando los cosos con más aforo del Estado español, quizá nunca actúen en el Teatro Real de Madrid, pero su mensaje es el mensaje del pueblo, del pueblo solidario que disfruta con su obra, pero sufre con el mensaje que esta transmite. Denuncia del imperialismo Europeo en África, en Bangladesh y en todas las partes del mundo en las que la codicia capitalista ha destruido países, regiones, pueblos, familias y ha matado a personas, por el mero hecho de enriquecerse. Con una forma muy satírica en la que el imperialista blanco, con nariz de payaso, abusa con su poder de las personas de cada región, cuentan con una óptica íntima y personal las calamidades que se viven a diario. La obra también habla de los engaños que sufren para antes de llegar a Europa, pagando muchas veces cantidades desorbitadas, para luego ser recibidos con concertinas, estacas, pelotas de goma, racismo institucional y violencia policial… Impactante, quien tenga la oportunidad de leer esto pero que no estuviese presente en el Festival, debe informarse de dónde y cuándo será su próxima actuación porque merece mucho la pena verles. Finalizada su actuación la gente que rodeaba el escenario rompió en aplausos, una atronadora ovación se pudo sentir en la sala principal de la Casa Roja.
 
Tras esto hubo un pequeño parón en este espacio, pero las actividades no se detuvieron, ya que la gente de Teatro Encuentro En Órbita Diversa habían estado haciendo performances por toda la Casa durante las actuaciones y ahora era uno de sus momentos. Dos pisos más arriba, en el pasillo, tenía lugar una actuación que no dejó indiferente a nadie. Mientras esto sucedía en la parte superior, en la sala principal la gente aprovechaba para ir a la barra, charlar y poder compartir sus impresiones sobre como se estaba desarrollando el acto, si hay dos palabras en las que hubo unanimidad fueron: éxito e impacto. Porque persona que pasaba por el escenario, persona que no dejaba indiferente a nadie, podías conocer al o la artista o que fuese la primera vez que lo vieses su obra, pero el espacio, la iluminación, todo hacía de ese momento algo especial que seguro, dejó huella en todas y todos los asistentes.
 
Tras unos minutos en los que la actividad se había desplazado a otro enclave, la actividad volvió al escenario principal, Asun presentaba a Antonio Díez. Genio. No hay otra palabra, quizá porque a él el sonido le acompaño ligeramente más que a Izu y porque las comparaciones entre genios son odiosas, pero si hay que reconocer que el público ya estaba más entregado, también es una ventaja actuar cuando la gente ya está más asentada, ya ha tomado alguna cerveza… Volviendo a su actuación, cargada de solidaridad, crítica social y rimas, muchas rimas, sorprendentes, geniales. No hay más palabras, podríamos estar días calificándolo, pero sería insuficiente siempre. Es como le definió Asun Serra, un iluminador de mentes. Esperemos que a él no le estalle nunca la burbuja del poema, porque la verdad es que se merece lo mejor. Tras la actuación que también arranco un sonoro aplauso subió al escenario la “gente de Alfon” como se les definió. Nada que decir de su lucha, ejemplar y todo un soplo de aire siempre para la gente luchadora. Tras unas breves palabras y en un gesto de solidaridad, como es habitual, cedieron el micro a una compañera de Argentina que habló sobre un caso de represión en su país, en el que se piden incluso penas de cadena perpetua a trabajadores y trabajadoras por luchar por sus derechos durante una huelga. Después de las compañeras de Argentina habló una camarada que sufrió la represión del sistema por hacer un scrache junto a otras compañeras de Guerrilla Abortista durante una manifestación contra el aborto. Tras escuchar estos casos de represión tuvo vino el final de la actuación final de Teatro Encuentro En Órbita Diversa, que volvieron a soltar verdades como puños sobre las etiquetas a las que se ven sometidas las personas por su sexualidad. Tras esta actuación se procedió a la rifa solidaria, el segundo premio anecdóticamente tuvo que ser sorteado tres veces porque los dos primeros números que salieron no estaban en la sala, el primer premio despertó las bromas en la sala ya que le tocó a Paco Cediel.
 
Seguido a la rifa, tomaba el micro otra persona comprometida El Beni, obrero, de Carabanchel y Vallecas, sus palabras fueron dirigidas al PCE(r) que por luchar por los intereses de la clase obrera fueron y siguen siendo represaliados y represaliadas por un estado con serias connotaciones fascistas.

Asun Serra volvía a tomar el micro y presentaba a Alicia Ramos, quizá no necesita mucha más presentación, cantautora, luchadora y muy comprometida, como bien dijo Asun, se está forrando a hacer bolos gratis por la solidaridad. Un broce de oro a un festival memorable, en un espacio recientemente liberado, pero con muchas posibilidades, como dijo Alicia Ramos. La cantautora entre canción y canción arranco aplausos, risas, sonrisas comprometidas y momentos para la reflexión ya que como dijo ella “la alegría es la mejor forma de disidencia”. Llegados a este punto de la noche, el sonido ya era muy bueno, se habían superado las dificultades del principio y se pudo disfrutar en todo su esplendor el  conciertazo que regaló “Ali”.
 
Tras la actuación de Alicia Ramos, hubo un último gran momento en la noche, el cierre, con todos y todas las artistas en el escenario y tras los pertinentes agradecimientos a la persona que organizó el IV Festival Cultural Antirrepresivo sonó el himno de la URSS, puño arriba, las personas presentes vivieron quizá el momento más solemne y emotivo, no era para menos. Había sido un éxito y el cierre, con sorpresa como se anunciaba, fue perfecto a la par de necesario.
 
 
--------

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada