sábado, 22 de octubre de 2016

PCOE: ¿Quién mató al fondo de las pensiones?



21 de Octubre de 2016

Esta semana hemos conocido como el Gobierno en funciones de Mariano Rajoy ha admitido lo que ya era un secreto a voces: el fondo de reserva de la Seguridad Social se acaba en 2017. El Plan Presupuestario del año 2017 que el pasado sábado envió el Ejecutivo a Bruselas así lo atestigua, por lo que el manido y falso discurso del Partido Popular -ese en el que afirman que es el único capaz de garantizar las pensiones- se derrumba como un castillo de naipes.
Pero, ¿Por qué se ha evaporado el fondo de reserva de la Seguridad Social, del que salen actualmente el pago de las pensiones? Decir que ha sido culpa de la crisis sería una respuesta demasiado superficial. La crisis es inherente al propio sistema capitalista y las medidas adoptadas para remontar la crisis crea las condiciones para que la crisis crezca en intensidad.
El Estado juega un papel fundamental. Los burgueses y sus medios de comunicación nos quieren hacer creer que es un “ente” por encima de las clases sociales cuyo objetivo es conciliar los intereses de todos, pero la crisis descubre la verdadera faz del estado, que es la de un instrumento al servicio de la burguesía donde la corrupción es la forma esencial de dominio político por parte de los monopolios.
Así son los partidos representantes de los intereses de la gran burguesía de este país: PP y PSOE. Ambos, al servicio de los monopolios de este país, reforma laboral tras reforma laboral perfecciona y ofrece un elenco de herramientas para que los dueños de los medios de producción sigan acumulando capital a costa de cargar sobre la espalda de los trabajadores, su enemigo de clase, la miseria.
Estas reformas laborales, en especial la del año 2012 del Partido Popular, han conseguido un doble efecto. Por un lado, han precarizado el mercado laboral como exigían los monopolios -con el objetivo de pagar menos a los trabajadores- y por el otro, consecuencia de lo anterior, han destruido el otrora venerado, y siempre mal llamado, “Estado del Bienestar”. Con más trabajadores en paro y peores salarios, es evidente que los ingresos del Estado disminuyen, en la misma medida que aumentan los de las grandes empresas.
 
Estos gráficos muestran la cantidad de ERE´s realizados en los últimos años, así como la cantidad de trabajadores afectados por ellos: 123.555 ERE´s realizados y 4.733.192 trabajadores despedidos desde 2008 hasta 2014.
 
El número de horas trabajadas también ha disminuido drásticamente, como se observa en el gráfico, lo que denota una reducción y precarización del mercado de trabajo.
 
Se observa, en el gráfico referente a los contratos laborales, un aumento continuado de los contratos temporales y parciales que provocan, como ya hemos comentado, que el Estado burgués sea incapaz no solo de mantener el fondo de reserva de la Seguridad Social, sino que se ve obligado a liquidarlo a corto plazo para afrontar pagos como el de las pensiones al tiempo que introduce el debate de la sostenibilidad de las pensiones a la par que se incrementan las cuantías que el Estado destina a la guerra y a la represión.

La liquidación de la sanidad, la educación, las pensiones etcétera es un objetivo de los imperialistas que, ya sin la existencia de una potencia socialista como lo era la URSS, se siente fortalecida y considera que puede afrontar con garantías de éxito el expolio del pueblo trabajador. Y si sus partidos tradicionales caen en el transcurso, siempre pueden reemplazarlos por nuevos partidos, con nuevas y jóvenes caras y colores, pero con la misma fidelidad a un sistema capitalista criminal y opresor que sus predecesores.
Ni el Partido Popular ni ningún otro partido que abrace el Capitalismo, sirviendo a la burguesía, puede garantizar las pensiones porque mientras los medios de producción estén en manos privadas, la riqueza que generamos los trabajadores se las apropian los dueños de esos medios de producción y, para ellos, no es una prioridad política las pensiones, ni la sanidad o la educación pública sino su máxima prioridad es la mayor obtención de lucro para la burguesía.
La realidad es que las pensiones de los trabajadores jubilados, de nuestros mayores, solo las puede garantizar el Socialismo, por una única razón: en él son los propios trabajadores los dueños de los medios de producción y, por tanto, son los únicos que tienen el Poder Político, gracias a la dictadura del Proletariado, para distribuir todas las riquezas en su favor, a favor de la mayoría trabajadora. Sin esta premisa, sin que los medios de producción y el poder político estén en manos de la clase obrera organizada, nadie le garantizará a esta nada más que sufrimiento, pobreza y explotación.
Ahora más que nunca adquiere toda la importancia comprender que la realidad actual exige la lucha en un bando o en el rival: en el que se lucha por mantener la actual dictadura de la burguesía y su sistema, el capitalista, o en el bando de los trabajadores que lucha por el derrocamiento del capitalismo y la instauración del socialismo y su estado, a través de la dictadura del proletariado. La situación actual no permite término medio, todos los que se declaren “neutrales” o “pacifistas” son los que abogan por el mantenimiento del sistema criminal capitalista y por la opresión de la mayoría por la minoría.
¡Socialismo o barbarie!
Diego García
Miembro del Comité Central y Secretario de RRII del CC del PCOE 
 
-----------

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada