lunes, 3 de octubre de 2016

Sheikh Jarrah: Cuando mi enemigo es mi vecino

Maha al-Kurd, de nueve años de edad, tenía sólo tres años cuando colonos israelíes prendieron su cama en llamas, mientras que intentaban apoderarse de su hogar [Jaclynn Ashly / Al Jazeera]

En un barrio de Jerusalén Este, los colonos israelíes han estado intentando durante años expulsar a una familia palestina mediante el acoso.
 
Fuera de la casa de la familia al-Kurd, una gran higuera sombrea las calles del barrio de Sheikh Jarrah.
 
Cuando la familia fue expulsada de la parte delantera de su casa por colonos israelíes en 2009, el árbol sirvió como punto de encuentro para cientos de activistas palestinos, israelíes e internacionales quienes organizaban protestas no violentas contra la colonización israelí de la zona.
 
Hoy en día, el área sombreada permanece vacía  la mayoría de los días, ya que los colonos israelíes caminan con seguridad por las tranquilas calles de Sheikh Jarrah y dentro de la casa de la familia al-Kurd.
 
"Imagine tener malos vecinos que se emborrachan y golpean todo el tiempo, sino que también son apoyados por un gobierno que tiene como objetivo desplazarlos sistemáticamente de su tierra", dijo a Al Jazeera Mohammed al-Kurd, de 18 años, en el pequeño patio que hay entre su casa y la sección que los colonos israelíes tomaron hace más de seis años, cuando tenía sólo 11.

Esta imagen muestra la parte delantera de la casa de la familia al-Kurd, tomada por los colonos israelíes en 2009 [Jaclynn Ashly / Al Jazeera]


En 1956, las Naciones Unidas construyó casas en Sheikh Jarrah para 28 familias palestinas que huyeron de sus aldeas en la Palestina histórica después del establecimiento de Israel en 1948. Los judíos israelíes afirman que el terreno sobre el que se construyeron estas casas era el sitio de una comunidad judía del siglo XIX.
 
Los al-Kurd son una de varias familias - incluyendo la familia Um Kamel al-Kurd, junto con la familia Ghawi y Hanoun- desalojadas a través de un mecanismo legal llamado Legal and Administrative Matters Law, promulgada hace varios años después de la ocupación de Israel de Jerusalén Este en 1967 . La ley permite que los judíos israelíes reclamen tierras de Jerusalén Este que se cree que ha sido propiedad de judíos antes de 1948.
 
Sheikh Jarrah ya se ha convertido en un objetivo primordial para el movimiento de los asentamientos israelíes. Desde 2008, más de 60 palestinos se han  quedado sin hogar aquí.
 
En el caso de la familia al-Kurd, el padre de Mohammed, Nabil al-Kurd,  indicó que la sección tomada por los colonos fue construida sin un permiso de construcción de Israel, lo que habría costado hasta $ 50.000. La mayoría de los palestinos en Jerusalén Este, más del 80 por ciento de los cuales viven por debajo del umbral de la pobreza, construyen o renuevan sus casas sin permiso.
 
Las autoridades israelíes han ordenado que la parte delantera de la casa de la familia al-Kurd  sea demolida, pero han sido incapaces de seguir adelante, indicando que no ha habido un momento en que los colonos israelíes no estén en su interior.
 
Los colonos, por su parte, afirman que son dueños de la casa entera - incluyendo el lado donde viven los al-Kurd- pero todavía tienen que presentar los documentos de propiedad.
 
En algunos casos, las familias han sido desalojadas de sus hogares después de que tribunales israelíes fallaran a favor de los colonos.

"Los medios de comunicación se sintieron atraídos por nosotros, ya que fácilmente nos podrían enmarcar como víctimas", afirma Mohammed al-Kurd [Jaclynn Ashly / Al Jazeera]

Durante el desalojo de la familia al-Kurd en 2009, los colonos incendiaron la cama de la hermana, de tres años, de Mohammed, Maha. A medida que las llamas crecían, también lo hizo el movimiento de solidaridad, con  decenas de activistas durmiendo en tiendas de campaña fuera de las casas desalojadas.
 
Dos años más tarde, el centro de atención pública se desvaneció, sin embargo la familia al-Kurd permaneció en el lugar. La pared adyacente en donde Mahoma realizó una reciente entrevista todavía está manchada con graffitis con mensajes de solidaridad de los numerosos activistas que los visitaron.

"Los medios de comunicación se sintieron atraídos por nosotros, ya que fácilmente nos podrían enmarcar como víctimas, y era un movimiento que incluía activistas israelíes e internacionales", explicó Mohammed. "Pero ahora que nuestros casos se encuentran congelados en los tribunales israelíes, nos hemos vuelto menos interesantes, entonces ellos se marcharon".

"No hubo un día que no tuviéramos problemas con los colonos", explica Nabil al-Kurd  [Jaclynn Ashly / Al Jazeera]


Nabil recuerda cómo los primeros años de la toma los colonos fueron "muy violentos".
 
"No hubo un día que no tuviéramos problemas con los colonos. Pero en algún momento, comenzó a desgastarse, y la situación se ha vuelto más tranquila", señaló Nabil a Al Jazeera, al mirar hacia un grupo de colonos israelíes paseando por el camino de su casa. La zona superior de la puerta principal está ahora pintada con una estrella de David.
 
Nabil dice que la relación de la familia con los colonos ahora está marcada por actos más pequeños, como que los colonos desatan a agresivos perros contra ellos cuando salen, o tiran la basura hacia su lado de la casa.
 
"Es una peligrosa psicología", dijo Mohammed. "Estamos tolerándolos constantemente. A veces nos lanzan insultos, y nosotros les respondemos, pero más allá de eso no nos hablamos el uno con el otro. Continuamos con nuestras vidas."
 
La familia cree que esto es exactamente lo que los colonos tienen como objetivo: hacer de su presencia una realidad normal para los palestinos en Jerusalén oriental ocupada.
 
Entrevistado por Al Jazeera, uno de los colonos, que se identificó como David, pero no proporcionó su apellido, sostuvo que su abuelo tenía una demanda sobre la propiedad de los al-Kurd. "Dios me dio esta tierra", dijo. "Esta es tierra judía". Expresó el deseo de que Sheikh Jarrah un día fuera un barrio totalmente judío.
 
En el centro del patio, una fila de mantas oculta parcialmente el "'lado de los colonos de la casa, encubriendo la ventana que da a los al-Kurd" de la casa. Las mantas fueron colgadas después de que los colonos de la parte adyacente de la casa se instalaran en la ventana desnudos e hicieran gestos obscenos a la familia, dijo Mohammed.
 
"Hacen todas estas cosas para provocarnos e intentan que salgamos de nuestra casa, pero esto es Jerusalén;.. No es un pueblo de Naplusa. Simplemente no pueden quemar nuestra casa como lo hicieron a la familia Dawabsheh", dijo. "Aquí, vivimos con las embajadas alrededor de nosotros. Así que hacen estas cosas de menor importancia para volvernos locos todos los días, para tratar de expulsanos de la casa".
 
Sin embargo, "aunque me alimentaran con panqueques cada mañana y nos enviaran flores, lo que están haciendo e incorrecto", agregó. "No deberían estar aquí en absoluto".

Las mantas fueron colgadas con el fin de bloquear a los colonos israelíes que se situarían desnudos en la ventana y harían gestos obscenos, señala la familia al-Kurd [Jaclynn Ashly / Al Jazeera]

Amany Khalifa, un antiguo activista de la comunidad, dijo a Al Jazeera que los palestinos en el barrio se han desilusionado por el movimiento por la paz que hace hincapié en una solución de dos estados.

"Cuando [los palestinos] hablamos de la colonización en Sheikh Jarrah, no sólo estamos hablando de territorio palestino dentro de las fronteras de 1967; sino también el de 1948", señaló Khalifa.
 
Ambos, Nabil y Mohammed, ridiculizaron los caminos unidimensionales en que los medios de comunicación palestinos, retratan a las víctimas impotentes desde héroes hasta ángeles.
 
"Pero somos seres humanos", dijo Mohammed. "Tenemos instintos para vivir, comer, dormir y luchar cuando estamos siendo oprimidos. Cuando el mundo hace caso omiso de esto, esto sólo nos deshumaniza aún más".
 
Mohammed cambia su mirada hacia la parte de la casa tomada por los colonos, las ventanas equipadas con barras de metal y bordeadas por consignas de protesta de años.
 
"Estoy cansado de los movimientos pacifistas y apelar a la comunidad global que tengan en cuenta nuestros derechos", dijo. "Si la gente quiere venir aquí y apoyarnos cuando nos rindamos, o cuando estemos débiles y seamos deshumanizados, entonces ellos no deberían apoyarnos en absoluto."
 
 
Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org.
 
Fuente: Jaclynn Ashly, Al Jazeera / Traducción: Palestinalibre.org
 
 
---------

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada