jueves, 3 de noviembre de 2016

Alexey Albu (Borotba) : Siria y Donbass , Dos secciones de un frente unido contra el imperialismo.


Me gustaría dividir este artículo en dos partes: Primero, sobre la situación en el movimiento comunista mundial, y segundo, específicamente sobre mi viaje a Siria. – Alexey Albu.
 
El movimiento de personas que se adhieren a las opiniones comunistas en todo el mundo es enorme. Pero el espectro político dentro de este movimiento es también enorme. La construcción de una sociedad nueva y más justa sin guerra, destrucción, pobreza y explotación es el sueño de cientos de millones de personas en todo el mundo. Sin embargo, las opiniones sobre cómo construir esta nueva sociedad son muy diferentes. Quisiera hacer mis opiniones claras. Apoyó cualquier intento de hacer cambios sociales progresistas en la sociedad, y apoyó cualquier iniciativa política, social y gubernamental, si la alternativa a ella sirve de reacción, regresión y retroceso a una etapa inferior del desarrollo humano. Es por eso que apoyó a las repúblicas populares de Donbass, porque su antípoda es el fascismo ucraniano, que mata a personas inocentes, destruye ciudades y aldeas, y organiza las matanzas como lo hizo en Odessa el 2 de mayo de 2014, los horrores que he visto por experiencia.
 
Soy partidario de las ideas de Marx, Engels y Lenin, y de la práctica política de los bolcheviques. Quisiera dejar esto claro para el movimiento general de izquierda, de modo que no me confundan con los anarquistas, los socialdemócratas, la Nueva Izquierda, los libertarios o los representantes de otras corrientes políticas, y también que no estoy asociado con los oportunistas de el Partido Comunista de la Federación de Rusia o gran parte del movimiento comunista turco. En mi opinión, el mundo de hoy está experimentando el segundo nacimiento del movimiento Rojo. Al estudiar los acontecimientos políticos contemporáneos, los procesos y las tendencias mundiales y participar en una variedad de grupos comunistas y de izquierda, he llegado a la conclusión de que su línea política es incorrecta en muchos aspectos. En la segunda mitad del siglo XX, la gran mayoría de los partidos, organizaciones y movimientos comunistas degeneraron, hicieron muchas concesiones y compromisos o revisaron su perspectiva política después del colapso de la Unión Soviética. En los años noventa y 2000, aparecieron en el mundo pequeñas y nuevas organizaciones y personas que no estaban involucradas en la órbita política de la “vieja izquierda” y estaban tratando de crear nuevas estructuras para la lucha política.
 
Una de estas organizaciones fue Borotba, que surgió en 2011 en Ucrania. Desde el inicio de la organización, estábamos buscando personas de ideas afines en otros países y continentes. En esto, nos ayudó la crisis política en Ucrania y la subsiguiente guerra civil. Estos acontecimientos nos separaron para siempre de las “antiguas organizaciones comunistas de izquierda”, así como de los reformistas que preferían operar con métodos antiguos en el nuevo entorno político. No necesito recordarles que su práctica política condujo a su derrota total. Por lo tanto, era extremadamente importante para nosotros encontrar personas de ideas afines que compartan nuestras opiniones sobre los acontecimientos en el mundo y en Ucrania en particular, así como los métodos de lucha que se utilizarán en la nueva realidad política. Y encontramos a estos camaradas . Hoy en día, las organizaciones rojas no tienen influencia en los procesos económicos y políticos mundiales. Sí, hay partidos que se llaman comunistas o izquierdistas que son muy fuertes; Por ejemplo, el Partido Comunista de China. Pero, de hecho, estos partidos adoptan una política burguesa, por lo que me gustaría ser diferenciado de esos partidos y sus miembros. No, no estoy diciendo que no deberíamos interactuar con la vieja izquierda, pero aún así, debe haber una clara comprensión de que no somos ellos. En palabras del camarada Lenin: “Para que podamos unirnos, primero debemos trazar líneas firmes y definidas de demarcación”.
 
Si nos fijamos en lo que está sucediendo desde fuera, parece que no somos muchos, todos estamos dispersos, no tenemos un cuerpo que pueda coordinar nuestras acciones, y muy a menudo ni siquiera tenemos relaciones entre nosotros. Esta situación en el movimiento rojo se nos escapa de nuestras manos, restringe nuestras acciones, y nos lleva a la parte inferior. Para resolver este problema, necesitamos urgentemente unirnos en una única estructura mundial.
 
Uno de esos intentos por la unificación de las fuerzas rojas fue hecho por los camaradas turcos, que en 2009 crearon un “Frente Antimperialista”. Hoy en día, ya incluye docenas de organizaciones Rojas, y nos complace haber encontrado compañeros entre ellos. Es una especie de naciente Internacional para el siglo XXI. Hoy en día, en la lucha contra el imperialismo (una pena que algunas personas sin formación confundan este término, que a menudo usan para referirse a ambiciones “imperiales” o “imperialistas”) y no una fase del sistema capitalista . Siria ocupa el lugar principal. Cerca de ella están Donbass, Kurdistán, Chiapas, la mitad de Colombia. La lucha también se lleva a cabo en otras regiones del mundo. Por lo tanto, era muy importante para nosotros establecer una relación con todas las fuerzas progresistas que desafían a los Estados Unidos ( El principal centro del imperialismo mundial) incluido el gobierno de la República Árabe Siria. Era importante para nosotros ver la situación desde dentro de la región, la vida de las personas en las ciudades de primera línea y los campamentos de refugiados. Era importante reunirme con altos funcionarios del gobierno, líderes religiosos y comunitarios en Siria, para mí y para los otros camaradas de Italia, Marruecos, Líbano, Escocia y Grecia que participaron en la delegación.
 
Delegación en Siria.
 
Nos encontramos bien en Beirut. Las primeras impresiones de nuestra delegación fueron muy buenas. Para ser honesto, no sabía cuál sería el formato de nuestro próximo viaje, ni qué condiciones nos encontraríamos. Pero me quedé muy sorprendido por la recepción de alto nivel que nos dieron. Muy agradablemente sorprendido y agradecidos. Todo estaba al más alto nivel, desde las condiciones de vida hasta la seguridad de nuestra delegación.
 
Vi lecciones para nuestros países eslavos, cuando recordé las condiciones en las que nuestros compañeros tuvieron que vivir en el territorio de la RPL y la RPD durante sus viajes en apoyo a Donbass. Hay mucho que aprender.
 
Tengo una buena impresión de nuestra conversación con el diputado de Bachar Assad ,Hilal al-Hilal, que tuvo lugar a puertas cerradas, en un pequeño círculo. Dije entonces que Siria y Donbass son dos secciones de un frente unido contra la hegemonía americana, el imperialismo estadounidense. Y ahora, estando de regreso en Donbass, no puedo dejar de pensar en cómo podemos expandir este frente, ya que nos ayudamos mutuamente a sobrevivir en esta difícil lucha.
 
Fue muy interesante ver el trabajo del gobierno sirio en el área de las necesidades básicas de la gente común. Reparación de viviendas destruidas por militares, agua, electricidad, atención médica. Hablando de atención de salud, durante nuestra visita a los soldados heridos en el hospital, vi excelentes condiciones, que a menudo no existen en Ucrania o Donbass. Sí, tal vez nos mostraron una de las mejores instalaciones médicas. Pero es comparable a los mejores hospitales de ucrania.
 
Durante el viajé, me di cuenta de que la carga social que el Estado lleva es enorme. Esta política es la antítesis de la política de las nuevas autoridades ucranianas. Y para la gente no es palabras vacías . Conocí a una familia que llamaron a su hijo recién nacido como el presidente Bashar al-Assad. En Shama, por un lado, vi sonrisas en las caras de las mujeres, educación gratuita y atención sanitaria, y por otro, vi la pobreza que acompaña la guerra. Escuchaba historias sobre la vida bajo el gobierno de ISIS, veía fotos de ejecuciones , Y mientras conducia en la carretera – incluso podía oler los cadáveres. Siria es un país de contrastes, dónde el progreso es la lucha contra la regresión, la lucha por la libertad y la lucha contra la violencia inhumana.
 
Cómo resultado de mis actividades políticas, he conocido a muchos compañeros de Kurdistán, que me hablaron de la lucha del Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK) por un Kurdistán libre y socialista, y de cómo resistieron a las Tropas del gobierno turco, por un lado, y el Partido Democrático del Kurdistán (KDP), por otro lado. Por supuesto, creo que el movimiento de liberación kurdo es progresista, y para mí era muy importante conocer la relación entre el gobierno sirio y el joven estado kurdo de Rojava, surgido en el norte. El hecho es que no siempre se obtiene información imparcial a través de los medios de comunicación. Muy a menudo los medios de comunicación contrastan sobre Rojava y el gobierno sirio, diciendo que Assad bombardeó pacíficas aldeas kurdas y violó el acuerdo que otorga autonomía a los kurdos. Después del viaje a Siria, me di cuenta de que esto no es del todo cierto. El panorama político de la región es extremadamente difícil. Dentro de la misma área hay muchas fuerzas y grupos diferentes que están bajo la influencia de grandes centros políticos, unidos, separados, luchando entre sí … Sin entrar en los detalles de la situación política, me dí cuenta de que el gobierno sirio tiene la intención de respetar el acuerdo y dar a los kurdos sirios su tan esperada autonomía. Esto fue muy importante para mí. Es decir, por ahora la unión de fuerzas progresistas continúa operando contra los islamistas, y dentro de esta unión no hay guerra. Realmente espero que la comprensión mutua continúe dentro del campo progresivo.
 
Una vez, agregue a un chico de Siria a mi lista de amigos en las redes sociales. Me contó sobre los diversos horrores que ocurren en el país, sobre los asesinatos de la oposición, me envió varios videos y luego desapareció. Sin conocer la situación en el Medio Oriente, lo tomé como la verdad, y formé una opinión muy negativa sobre el Baath y al-Assad. Sólo ahora me doy cuenta de que esto era la preparación para una gran guerra en Siria, con la ayuda de tales “amigos” en las redes sociales, para crear la opinión pública en diferentes países contra el gobierno legítimo. Me di cuenta de que esta tecnología se utilizó para el escandaloso político PR. Cómo resultado de este viaje, viendo todo con mis propios ojos, he cambiado mi opinión sobre el gobierno de Siria y Bashar al-Assad.
 
En septiembre de 2013, cuándo llevamos a cabo acciones contra la intervención estadounidense en la guerra en Siria, no podía imaginar que Estados Unidos pronto desencadenaría una guerra civil en mi país de origen. Hoy tenemos un enemigo común, y la única solución es una lucha unida y ayuda mutua. Si nos organizamos – ganaremos!
 
Alexey Albu, ex diputado del consejo regional de Odessa y coordinador de la organización comunista ” Borotba”
 
 
-------

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada