martes, 1 de noviembre de 2016

Después del horror de la guerra llega la explotación laboral de Zara y Mango


La guerra es un gran negocio que suele presentarse como la gran solución a un problema complejo, a una gran amenaza o a una gran desgracia. La ausencia de discusión sobre los conflictos armados en la mayoría de los estamentos de la sociedad es, sin duda, uno de los elementos claves para comprender lo que sucede. Los conflictos de Siria, Afganistán e Irak deberían centrar nuestros debates, pero los medios de comunicación se empeñan permanentemente en ocultar el drama que acontece: Pakistán, Irak y Afganistán acumulan cuatro millones de muertos desde 1991 y solo las guerras de Irak y Afganistán han supuesto un gasto superior a más de 10 billones de dólares (solo EE.UU. gastó tres billones en la Guerra de Irak en 2003 y diferentes estudios de la Universidad de Boston y la Universidad de Harvard cifran entre 4 y 6 billones de dólares el gasto de las guerras de Irak y Afganistán, repito solo para EE.UU.). Aunque las cifras puedan ser susceptibles de controversia, no cabe duda que un negocio tan lucrativo como cruel subyace tras ellas.
 
Irak, Afganistán y Siria son estados fallidos que tardarán décadas en recuperarse, pero los medios de comunicación occidentales, en especial los españoles, omiten permanentemente esta realidad y, por supuesto, evitan que el debate se traslade a la opinión pública. Ni que decir tiene que evitan relacionar el terrorismo del Estado Islámico con los últimos cien años de actuaciones occidentales en Oriente Próximo, por lo que muchos creen que el Estado Islámico surgió de la nada y desaparecerá en la nada. Una nada muy interesada y excesivamente costosa que también está terminando por lastrar nuestro futuro.
 
La guerra es un negocio para todos, también para los medios de comunicación 
 
No hay discusión, entre otras cuestiones, porque la guerra es un gran negocio y los grandes medios de comunicación forman parte de él. Los cuatro o seis billones de dólares de la ‘Guerra contra el Terror’ saldrán de los bolsillos de los contribuyentes norteamericanos y los miles de millones de euros gastados en España serán cargados a los ciudadanos (lo que supondrá recortes en otras partidas presupuestarias, claro está). En cambio, el destino de esa ingente cantidad de dinero engordó a la industria armamentista, la banca, las farmacéuticas, las petroleras, las empresas energéticas y todos aquellos que pudieron rebañar algo del plato. Por desgracia, la guerra es mucho más que el gasto directo que acabamos de comentar.
 
Inditex, Cortefiel o El Corte Inglés también obtienen beneficio de la muerte
 
Sabemos desde hace años que Inditex, Cortefiel o El Corte Inglés fomentan la explotación laboral (en el año 2004 nos lo contaba la Cadena Ser) y, aunque nos lo recuerdan de vez en cuando, los políticos nada han hecho al respecto, pues son asalariados del IBEX 35, PRISA, Telefónica, Cesar Alierta o “dos de los tres bancos más importantes” (estos son Santander, BBVA y Caixabank), como admitió Pedro Sánchez recientemente. Obviamente, los medios de comunicación, con honrosas excepciones, no son mejores que nuestros políticos. Si a Pedro Sánchez solo le interesa recuperar el poder y cuando lo haga negará todo lo declarado (ya lo hizo en una ocasión: el 28 de diciembre de 2015 denunció que los poderes económicos estaban detrás de las presiones al partido y el 31 de mayo de 2016 lo negó), a los medios de comunicación lo único que les va en este negocio es el descomunal gasto en publicidad de Zara, Mango, Cortefiel o El Corte Inglés.
 
 
Es innegable, igualmente, que la guerra es un negocio directo para las empresas textiles, pues El Corte Inglés es el fabricante de los uniformes y otros materiales de nuestras Fuerzas Armadas. También tenemos conocimiento de las noticias que advertían que El Corte Inglés fabricaba uniformes en China que terminaban en el Estado Islámico (algo que niegan fuentes próximas a los centros comerciales, aunque no existe constancia de ninguna denuncia a dicha publicación), lo que al coincidir con la entrada de capital de Catar en la empresa convierten la historia en un curioso conjunto de coincidencias. Por si fuera poco, en marzo de 2016 se incautaron 20.000 uniformes con destino al estado terrorista en el puerto de Valencia… Más allá de las casualidades, nadie puede refutar que el Estado Islámico no fabrica los uniformes que porta ni las armas o vehículos que posee.
 
Aunque vivimos en un salvaje capitalismo, todavía no éramos conocedores de una aberración como explotar laboralmente a los refugiados sirios. Los refugiados han pasado por todo lo inimaginable: hemos convertido su país en un campo de batalla, hemos destruido sus hogares, hemos bombardeado sus colegios y hospitales, hemos arruinado su futuro, les hemos dejado morir en el Mediterráneo, les hemos expulsado de Europa, les hemos ametrallado para impedir su entrada y, ahora, les explotamos laboralmente.
 
 
 
No teníamos suficiente con lograr que las armas españolas hubieran aparecido en casi todos los conflictos que existen en el mundo (Siria, Libia, Yemen, etc.) y decidimos ganar más dinero de la muerte convirtiendo a los supervivientes del horror en trabajadores explotados. Supongo que es una forma de obtener un beneficio a los 6.000 millones de euros que le vamos a pagar a Turquía por deshacerse de los refugiados y, como en tiempos pasados, si antes podemos hacerles trabajar hasta la extenuación, lo haremos.
 
Esta información, de confirmarse cierta (nada hace pensar que no lo sea, pues la BBC no suele errar), debería implicar una investigación muy seria por parte de nuestro país y unas sanciones lo suficientemente duras como para que tales hechos no vuelvan a producirse en el futuro. Somos responsables de lo que nuestras empresas hacen en el mundo y, por tanto, estamos obligados a juzgar y castigar estos comportamientos. Y si no existen las herramientas legales para ello, deberemos crearlas.
 
Eso sí, me temo que ni el PP ni el PSOE están con los Derechos Humanos, ellos son más del IBEX 35, con lo que solo tenemos una opción: informar, difundir y concienciar para que trece millones de personas no nos vuelvan a convertir en vendedores de muerte, capataces de la desgracia y explotadores de la infancia.
 
Luis Gonzalo Segura, exteniente del Ejército de Tierra.
http://blogs.publico.es/un-paso-al-frente/2016/11/01/5771/

--------

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada