lunes, 14 de noviembre de 2016

[Nuevo-PCI] La victoria de Donald Trump confirma la crisis del sistema político estadounidense


Comunicado CC 21/ 2016 - 9 de noviembre 2016
 
  Descarga el texto: Open Office - PDF  - Word


La victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales de EE.UU. del martes 8 de noviembre confirma la crisis del sistema político estadounidense, que es el caso más clamoroso e influyente de la crisis política de la burguesía imperialista en todo el mundo. Es una confirmación del análisis del curso de las cosas sobre la cual el (n)PCI ha basado y basa su línea y su actividad. Confirma el análisis de la crisis general del capitalismo generada por la crisis de sobreproducción absoluta de capital, análisis que está a la base de la comprensión del curso catastrófico de las cosas que la burguesía imperialista impone al mundo. La victoria de Donald Trump es una confirmación de la ciencia de las actividades con las cuales los seres humanos han hecho y hacen su historia, de la concepción comunista del mundo, del marxismo-leninismo-maoísmo, el marxismo de nuestra época, la época de la segunda oleada de la revolución proletaria mundial y del renacimiento del movimiento comunista en el mundo. Nuestro Manifiesto Programa es también la exposición sintética de esta ciencia.
 
La situación internacional se hace siempre más revolucionaria. La crisis de sobreproducción absoluta de capital se vuelve también siempre más crisis del sistema de relaciones internacionales y de los sistemas políticos de cada país. Los Estados Unidos de América son un caso ejemplar e la crisis de su sistema político se repercute directamente sobre el sistema de relaciones internacionales. Para las clases dominantes es siempre menos posible y más absurdo dirigir la sociedad de las maneras en las cuales lo dirijan en el periodo del “capitalismo de rostro humano” y las clases dominadas y los pueblos oprimidos están cada vez mas impacientes por la vida que las clases dominantes imponen. Las masas populares de la los países imperialistas tienen por delante suyo dos caminos:
 
1. El camino de la movilización revolucionaria que los comunistas deben promover y que solo ellos pueden promover a la cabeza de la clase obrera (o sea de los trabajadores de las empresas capitalistas).
 
2. El camino de la movilización reaccionaria, de la confrontación y de la guerra entre países y naciones y en cada país entre partes de las masas populares: en los países imperialistas sus blancos designados son los inmigrantes, las mujeres, los jóvenes, los pensionados, las minorías nacionales, la parte más pobre y marginada de la población. Esto es el camino promovido por los grupos más criminales de la burguesía imperialista y bendito con misericordia y compasión por su clero.
 
La situación es favorable a la revolución proletaria, la revolución es necesaria. La cuestión de la revolución socialista en los países imperialistas se vuelve siempre de manera más ancha y profunda la cuestión de la suerte de la especie humana.
 
La suerte de la revolución socialista depende de nosotros los comunistas. Nosotros hemos heredado del siglo pasado, de la empresa mundial puesta en marcha por la Revolución de Octubre en Rusia e personificada por Lenin y Stalin y de la revolución china personificada por Mao Tse-tung, el marxismo-leninismo-maoísmo, la ciencia de las actividades con la cual los seres humanos han hecho y hacen su historia, la concepción comunista del mundo con la cual debemos guiar  nuestra actividad de transformación de la sociedad. Nuestra tarea actual es hacer de manera que se vuelva la guía de la empresa que no hemos podido cumplir en el siglo pasado, durante la primera oleada de la revolución proletaria (1917-1976): la instauración del socialismo en los países imperialistas. Esta es la mejor ayuda que podemos dar y daremos a los pueblos oprimidos por el sistema imperialista mundial y en particular por la Comunidad Internacional de los grupos imperialistas europeos, estadounidenses y sionistas.
 
La revolución socialista es por su naturaleza internacional y el internacionalismo es uno de las características comunes a los grupos y partidos comunistas de cada país, una de las características que distinguen su empresa de todos los otros proyectos e intentos, generosos o criminales, utópicos o fallidos, metidos en el campo por la izquierda burguesa de una parte y por los promotores de la movilización reaccionaria de la otra, para poner fin al catastrófico curso de las cosas.
 
La revolución socialista por su naturaleza puede ser cumplida sólo siguiendo en cada país, por sus modos y sus tiempos, el camino deducido de la historia y de las características de aquel país en particular. Es por tanto en cada país una revolución nacional que tiene también carácter internacional: esto se traduce y se expresa en la confluencia y acciones reciprocas de las tantas revoluciones nacionales, cada una por los modos y tiempos “revolución en un solo país".
 
La victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales de EE.UU. debe concentrar nuestra atención sobre las tareas que los comunistas deben desarrollar en el mundo, en Italia con respecto directamente a nosotros los comunistas italianos.
 
En cuanto a nosotros los comunistas italianos la experiencia de los últimos meses ha puesto a la orden del día tres cuestiones unidas dialécticamente, en el sentido que los progresos que hacemos en el campo de una determinan los progresos que hacemos en el campo de las otras y dependen de estos. Con estas tres cuestiones, que lo quieran o no, se miden y sobre estas el curso de la cosa mide, promueve o margina, individuos y grupos que quieren ser comunistas, que quieren, es decir, cumplir el rol de vanguardia en la revolución socialista en curso, la revolución socialista que día a día avanza y si afirma en la lucha de clases y que el (nuevo)Partido comunista ha abiertamente proclamado y se ha empeñado en promover al momento de su constitución hace doce años, el 3 de octubre de 2004.
 
Estas son las tres cuestiones principales, que se conectan, que debemos enfrentar en los próximos meses
 
1. Transformación y elevación intelectual y moral de los miembros y de los organismos del partido: la movilización revolucionaria de las masas populares de desarrollara en una gran escala y superará la movilización reaccionaria si los comunistas son sus promotores intelectualmente adecuados y moralmente decididos en asumir sin reservas la responsabilidad de la gran empresa histórica que en cada país y en el mundo deben cumplir; las masas populares de los países imperialistas no instauraron el socialismo en los países imperialistas en el curso de la primera oleada de la revolución proletaria (1917-1976) principalmente por la insuficiencia de los dirigentes de los respetivos partidos comunistas: la cosa no se repetirá una segunda vez.
 
2. Organización de los trabajadores: en primer lugar en las empresas capitalistas, en segundo lugar en las empresas publicas y en la instituciones (escuelas, universidades, hospitales, etc.) que proporcionan servicios públicos, en tercer lugar en cada zona de habitación.
 
3. Valorización audaz con los fines de nuestro plan de acción de la actividad de la izquierda burguesa pero ninguna sujeción a sus iniciativas: la izquierda burguesa mueve y remueve el descontento de las masas populares, pero sus iniciativas no alimentan, por falta de resultados, la movilización reaccionaria solamente si nosotros los comunistas las valorizamos para hacer propaganda del socialismo y la constitución del Gobierno del Bloque Popular y para establecer contactos con elementos avanzados de las masas populares.
 
La oligarquía de financistas, industriales, generales, profesionales, aventureros, criminales profesionales que gobierna los EE.UU., que oprime y embota las masas populares estadounidenses y explota y destruye el mundo buscará de  continuar bajo la égida de Donald Trump la política que persigue desde hace tiempo: las promesas hechas por Donald Trump a las masas populares estadounidenses para arrebatarle el voto terminaran en el olvido donde ya terminaron las promesas de Barack Obama. Sólo el desarrollo de la revolución proletaria en el mundo y de la revolución socialista que instaurará en los países imperialistas el socialismo (como se ha expuesto en el Comunicado CC 15 / 2016 - 26 de agosto de 2016) hará frente victoriosamente a ella.
 
El primer país imperialista que romperá las cadenas de la Comunidad Internacional de los grupos imperialistas europeos, estadounidenses y sionistas, mostrará el camino y abrirá la vía también a las masas populares de los otros países y tendrá su apoyo (internacionalismo proletario). Italia puede ser este país: depende de nosotros los comunistas que sea así.
 
Para hacerse comunista se necesita apoderarse de la ciencia de la actividad con la cual los seres humanos hacen su historia, desarrollarla y usarla para instaurar el socialismo: el partido es la escuela para cada individuo decidido a hacerse comunista!
Constituir clandestinamente en cada empresa capitalista, en cada empresa pública, en cada institución, en cada centro habitado un Comité de Partido para asimilar la concepción comunista del mundo y aprender aplicarla concretamente cada uno en su situación particular!

Estudiar el
Manifiesto Programa del Partido es la primera actividad de quien se organiza para hacerse comunista. Establecer un contacto clandestino con el Centro del Partido es la segunda. Promover la constitución de OO e OP con su orientación para constituir el GBP es la tercera.
¡Con el socialismo ningún ser humano está de más! ¡Hay lugar para todos!

 Osar soñar, osar pensar, osar ver más allá del horizonte de la sociedad burguesa.
 
--
 
----------

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada