jueves, 3 de noviembre de 2016

TERRORISMO PATRONAL: La vida de un obrero vale 350 euros.


Un juicio por la muerte de un trabajador en Salinas se salda con una multa de 350 euros

3 de noviembre 2016

Los responsables de una obra donde se mató un trabajador mientras instalaba placas solares en el municipio de Salinas en 2009 serán condenados a multas de 350 euros, tras el acuerdo alcanzado ayer en un juzgado de lo Penal de Alicante antes del juicio. La Fiscalía rebajó ayer la acusación de delitos de homicidio por imprudencia y contra los Derechos de los Trabajadores y por los que pedía penas que sumaban cuatro años de cárcel a una falta de imprudencia leve, sancionada con una multa. El juicio se retomará el viernes para resolver sobre el reparto de las indemnizaciones que reclaman los padres del fallecido, así como la pareja sentimental de éste, representada por el abogado Manuel Maza. La Fiscalía pedía una indemnización de hasta 120.000 euros. Entre los extremos que se deberán solventar en la vista oral está qué cantidad deberán recibir los familiares del fallecido, así como si las empresas aseguradores deben hacerse cargo o no de estos pagos.
 
En el banquillo se sientan los administradores de las mercantiles responsables de la obra, así como el ingeniero y director de los trabajos que fue responsable del plan de seguridad. Los hechos ocurrieron el 3 de junio de 2009 sobre las 8.30 horas cuando el trabajador se dirigió a la claraboya de la nave donde debía colocar las placas. Según el relato del escrito de acusación, al pisar la placa traslúcida ondulada se produjo la rotura, precipitándose el operario al interior de la nave desde una altura de siete metros, e impactando contra el pavimento, causándole lesiones mortales. El trabajador fallecido llevaba arnés y casco, pero la Inspección de Trabajo detectó varios incumplimientos en el Plan de Seguridad, que han llevado al banquillo a los acusados Los tres se declararon culpables ayer de estos incumplimientos tras la rebaja en las acusaciones contra ellos.
 
Entre las deficiencias detectadas se encontraba la ausencia de líneas de vida en la zona del accidente, es decir, un cable de acero unido a dos puntos seguros en los que el trabajador podría haber anclado el arnés de seguridad sin necesidad de desengancharse para circular por ella. Tampoco había sistemas anticaídas de sujeción, mientras que la red horizontal de protección estaba retirada. Asimismo, los trabajos no contaban con un coordinador en materia de seguridad y salud para vigilar el cumplimiento de las actividades preventivas a pesar de que intervenían dos empresas en las obras y de que se habían incorporado nuevos trabajadores, entre ellos el accidentado.
 
diarioinformacion

---------

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada