sábado, 19 de noviembre de 2016

Tres duros y leales en cargos clave



El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, eligió a tres figuras de experiencia política y militar para ocupar puestos de gran relevancia en la futura gestión de gobierno.

El desconocimiento de Trump de la cosa pública y las advertencias del actual mandatario Barack Obama sobre la responsabilidad que implica su rol calaron en el excéntrico millonario, que evidencia un paso del show mediático a la realpolitik.

Primero escogió a dos republicanos de línea dura para dirigir el Departamento de Justicia y la Agencia Central de Inteligencia (CIA): el senador de Alabama, Jeff Sessions, y el diputado por Kansas, Mike Pompeo. Los nombramientos se unen al del general retirado Michael Flynn como nuevo asesor de seguridad nacional. Los tres aceptaron oficialmente las nominaciones.

Quiénes son y qué implican

Sessions, el primer senador en apoyar la campaña del magnate inmobiliario neoyorquino en las primarias del partido, se convertirá en el próximo fiscal General del país si el Senado aprueba su nombramiento.

El político de 69 años es, según el National Journal , uno de los cinco senadores más conservadores del país. Lleva 20 años en el Senado y se ha manifestado en reiteradas ocasiones contra cualquier forma de migración. También ha cuestionado el cambio climático.

Fue fiscal de Alabama entre 1995 y 1997 antes de ser elegido para el Senado. En un comunicado, Trump lo denominó “una mente legal de primera clase”. Sustituirá en el puesto a la demócrata Loretta Lynch.

Mike Pompeo, otro exmilitar, sustituirá a John Brennan al frente de la Inteligencia exterior. Antiguo capitán del Ejército, el político de ahora 52 años se graduó en la Academia militar en West Point, antes de estudiar derecho en Harvard y de trabajar como ejecutivo en la industria de defensa. Se le considera seguidor del ultraconservador Tea Party. En 2015, tuiteó que el acuerdo militar con Irán debía ser revocado. Además, se opone al cierre de la prisión militar de Guantánamo y ha pedido la ejecución del exinformante estadounidense Edward Snowden, por revelar secretos oficiales que sacaron a la luz el espionaje masivo de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) de Estados Unidos.

Por su parte, Flynn, oficialmente afiliado del Partido Demócrata, asesorará a Trump en todas las cuestiones de seguridad nacional e internacional y le recomendará cómo reaccionar en el caso de crisis. No tiene buena reputación debido a supuestos vínculos con Medio Oriente.

Debido a la falta de experiencia del presidente en política interior y exterior, los analistas consideran que el general de tres estrellas tendrá una enorme influencia en el nuevo gobierno.
 
Conexiones Rusia y Turquía
 
Michael Flynn aboga por bajar tensiones con Rusia y apareció en varias ocasiones en la televisión estatal Rusia Today. Según “The New York Times”, a su firma de asesoría Flynn Intel Group se la conoce como lobbista a favor del gobierno turco de Recep Erdogan.
 
-------

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada