miércoles, 28 de diciembre de 2016

48º Aniversario del Partido Comunista de Filipinas

Combatientes de Nuevo Ejército del Pueblo dirigido por el Partido Comunista de Filipinas


48º Aniversario de CPP: ¡Unan y fortalezcan al Partido! ¡Lleven la revolución democrática nacional a mayores alturas!

El Comité Central del Partido Comunista de Filipinas (CPP) se une a todos los miembros y cuadros del Partido, combatientes rojos y comandantes del Nuevo Ejército Popular, a todas las fuerzas revolucionarias y todo el pueblo filipino en la celebración del 48º aniversario del restablecimiento del Partido el 26 de diciembre, 1968. Exaltemos a todos los héroes y mártires de la revolución filipina que han servido desinteresadamente al pueblo.

El pueblo filipino continúa intensificando su lucha democrática nacional en medio de la crisis interna e internacional. Durante casi medio siglo, el Partido ha guiado al pueblo filipino en su lucha revolucionaria. Han acumulado juntos inmensas victorias.

El Partido está determinado para llevar la revolución democrática nacional a mayores alturas en los próximos años y adelante a la victoria. Adopta e incesantemente estudia el marxismo-leninismo-maoísmo para aplicar su teoría y sus principios para resumir nuestras experiencias, entender las condiciones actuales y establecer el camino revolucionario de avance.

Filipinas está sumida en una crisis global y doméstica

El mundo entero está sumido en crisis. No hay excepciones. Todos los países capitalistas están atrapados en el atolladero mundial de la sobreproducción capitalista, las crisis financieras, el declive económico o el estancamiento. Asimismo, los países subdesarrollados siguen sufriendo de la sobrecarga de la deuda externa, los déficits comerciales, el aumento de los precios de los alimentos y productos básicos, el saqueo extranjero y los desastres ambientales. En todo el mundo, la gente sufre un desempleo agudo.

El régimen político neoliberal está cada vez más aislado y desacreditado ante la prolongada depresión del sistema capitalista estadounidense y mundial desde 2008. No ha logrado revitalizar el sistema capitalista. El año pasado, el mundo capitalista fue sacudido por trastornos como la fuerte caída del mercado de valores de China en enero y el Brexit (salida del Reino Unido de la Unión Europea). En Estados Unidos, el gran capitalista Donald Trump está dispuesto a retirarse de las negociaciones del TPP y el TPIP sobre el “libre comercio” y se aventurará en su declarada política de “EEUU primero” para impulsar aún más el proteccionismo estadounidense.

Las políticas neoliberales han provocado la destrucción generalizada de las fuerzas productivas, especialmente de la clase obrera que están experimentando formas cada vez peores de explotación capitalista en todos los países, incluidas las potencias capitalistas altamente industrializadas. Varias secciones de la burguesía monopolista están buscando una nueva estrategia a la crisis, incluyendo el retorno a algún tipo de economía keynesiana.

El sistema semicolonial y semifeudal filipino ha estado sumiéndose en una crisis continua y profunda.

Las clases productivas de trabajadores y campesinos están sumidas en la pobreza y las dificultades socioeconómicas, ya que sufren de desempleo crónico en masa, salarios bajos, contractualización y otras políticas laborales opresivas, falta de tierra y apropiación de tierras, saqueo ambiental, aumento de los costos de vida y las calamidades naturales más frecuentes y más destructivas. El gobierno reaccionario envuelve a la gente en impuestos sobrecargados mientras que los servicios sociales continúan deteriorándose en medio de recortes presupuestarios, corrupción desenfrenada y negligencia del estado.

Los capitalistas monopolistas extranjeros, los grandes compradores burgueses y la clase terrateniente siguen acumulando riqueza y ganancias. Ellos explotan a los trabajadores especialmente en enclaves de trabajo muy opresivos, así como a centros de la llamada “subcontratación de negocios”. En el campo, exigen el alquiler de tierras feudales del monopolio de la tierra.

Ellos controlan vastas extensiones de tierras de plantación operadas directamente por agro-corporaciones de control extranjero, e indirectamente a través de los llamados acuerdos de “contrato-crecimiento”. Las clases explotadoras colaboran con los capitalistas burócratas para beneficiarse del control de los fondos y contratos estatales.

El pueblo filipino está harto del sistema gobernante podrido. Está lleno de rabia revolucionaria. Ellos aspiran a poner fin al sistema de explotación y opresión y están siempre dispuestos a emprender una lucha revolucionaria bajo la dirección del Partido.

Tareas para hacer avanzar la revolución

Al emprender 48 años de lucha revolucionaria, el Partido ha desarrollado fuerza y ​​prestigio a nivel nacional. Ha alcanzado raíces profundas entre las masas trabajadoras de los trabajadores y campesinos, así como entre otros, la pequeña burguesía urbana. Establece vínculos con la burguesía media y ha formado alianzas tácticas y cooperación con algunos sectores desencantados de las clases dominantes. El Partido ejerce el liderazgo del Nuevo Ejército Popular y el Frente Democrático Nacional de Filipinas, así como el creciente número de órganos locales de poder político que representan el embrión del gobierno democrático del pueblo.

El Partido debe consolidarse y reforzarse aún más ideológicamente, políticamente y organizativamente para llevar la revolución democrática nacional a mayores alturas. Utilizando el marxismo-leninismo-maoísmo, el Partido debe resumir sus experiencias para identificar y rectificar sus errores y carencias y llevar a cabo crítica y autocrítica.

Debemos concentrar los esfuerzos en completar el curso de estudio de tres niveles del Partido. La tarea de dirigir las reuniones de estudio no debe limitarse a los cuadros de los departamentos de educación, sino que debe ser asumida por el mayor número posible de cuadros. Debe haber un mayor número de discusiones y reuniones de estudio descentralizadas que centralizadas.

Asegurar que los miembros candidatos del Partido completen el Curso Básico del Partido de cinco a seis días antes de convertirse en miembros de pleno derecho, es decir, dentro de seis meses para los reclutas de las clases básicas, un año para los de la pequeña burguesía y así sucesivamente. El Curso Intermedio del Partido debe ser completado por todos los miembros del Partido dentro de un año de su membresía total, y el Curso Avanzado, en un plazo de dos años.

El Comité Central emitirá los materiales y guías necesarios para ayudar a lograr estos objetivos.

El Partido debe perseguir firmemente la política de expandir audazmente sus filas sin dejar entrar un solo indeseable. Puede acelerar el reclutamiento de nuevos miembros del Partido desarrollando el movimiento de masas antifeudal así como la rápida expansión del Nuevo Ejército Popular. En el menor tiempo posible, debemos eliminar la acumulación de activistas que pueden ser reclutados como miembros candidatos, así como de miembros candidatos que pueden ser reclutados como miembros de pleno derecho.

Dentro del año, todas las ramas del Partido deben planear construir nuevas sucursales expandiéndose a nuevos barrios, fábricas, escuelas o colegios y comunidades, así como aumentando el número de nuevos pelotones del NPA. Asegurar que todas las secciones del Partido reúnan a todos los miembros de pleno derecho para aprobar un plan ideológico, político y organizativo anual y elegir su comité ejecutivo.

El Partido debe fortalecer aún más su liderazgo de la guerra popular dirigiendo firmemente al Nuevo Ejército Popular en la lucha armada revolucionaria. El Partido obtiene lecciones, tantas positivas como negativas, del avance exitoso de la lucha armada revolucionaria en Mindanao, con el fin de abordar el marcado desequilibrio entre el desarrollo de la guerra popular en Mindanao, por un lado, y el estancamiento en Luzón y Visayas.

El Partido y los comandos interesados ​​del ejército popular tienen la intención de resolver urgentemente la sobre-dispersión de las unidades del NPA en escuadras o equipos en algunas regiones en el esfuerzo contraproducente de cubrir un área amplia con fuerzas limitadas.

Al desplegar la fuerza del ejército popular con el pelotón como unidad básica y con centros de gravedad frontales, interfronterizos y regionales, aumentaremos la capacidad del NPA para ejercitar la iniciativa y la flexibilidad, contar con un núcleo suficiente de cuadros del Partido para liderar con habilidad el liderazgo político y el trabajo militar de la NPA, elevar la moral de los combatientes rojos y las masas, y les permiten llevar a cabo una serie de otras tareas en la realización de la revolución agraria y la construcción de base. También podemos acelerar el reclutamiento de nuevos combatientes rojos y la formación de nuevos pelotones para cubrir áreas de operación más amplias.

El Partido debe guiar estrechamente al NPA en el desarrollo del equilibrio adecuado en sus fuerzas verticales y horizontales con el objetivo de llevar a cabo guerrillas extensivas e intensivas sobre la base de una base de masas cada vez más amplia y profunda. El Partido a través de los mandatos operativos debe ejercer la fuerza del ejército popular en cada momento dado y al dado nivel, y desarrollar la interacción y la movilización de las fuerzas con el fin de causar la ola sobre el avance de las olas de la guerra popular. Las organizaciones locales del Partido en el campo deben desarrollarse aún más. El Partido debe permitir a sus comités de la sección local asumir más responsabilidades en las ramas principales del Partido en los barrios y comunidades y en el lanzamiento de campañas de masas para aliviar al cargo de las unidades del NPA y para posibilitar que lleve a cabo su principal tarea de lucha armada. Al mismo tiempo, los comités locales de la sección del Partido deben desarrollar sus propias unidades armadas ambas, milicias y unidades de tiempo completo de los NPA.

Debemos consolidar nuestra base de masas llevando a cabo activamente luchas de masas antifeudales y antifascistas desde el barrio hasta el nivel municipal, distrital e incluso provincial; y luchas antiimperialistas contra grandes plantaciones y compañías mineras. Debemos vigorizar el trabajo político y cultural entre las masas, intensificar la expansión de las organizaciones de masas, construir los órganos del poder político y acelerar el reclutamiento de nuevos combatientes rojos.

A través de conferencias territoriales y de trabajo y otros métodos, el Partido asegura activamente hacer resumen y compartir las lecciones positivas y negativas de las organizaciones del Partido y de intercambiar experiencias de los cuadros del partido y de los comandantes del PNA para que las experiencias avanzadas en algunas regiones ayuden a acelerar el trabajo revolucionario en otras regiones.

El enemigo no ha podido suprimir el avance de la lucha armada revolucionaria en Mindanao a pesar de las ofensivas militares sostenidas desde 2014. Sin duda, fracasará en detener el avance del NPA en todo el país.

Aun cuando avanza la guerra popular en el campo, el movimiento de masas de trabajadores, estudiantes-jóvenes y otros sectores democráticos debe avanzar vigorosamente en las ciudades para ampliar la llamada a una revolución democrática nacional, ganar el apoyo a la guerra popular y para la lucha por los intereses democráticos de la gente.

A pesar de los grandes esfuerzos de los grandes capitalistas y del estado reaccionario para desmantelar los sindicatos de trabajadores o impedirles la formación de sindicatos, los trabajadores están siempre dispuestos a organizarse y hacer huelgas y luchas de masas para exigir aumentos salariales y poner el fin al proyecto de la flexibilidad de empleo que los someten a una explotación extrema. Frente al empeoramiento de la explotación de los trabajadores, las huelgas de masas están destinadas a estallar en el país en los próximos años.

Las masas campesinas y las minorías están llevando a cabo luchas de masas contra la apropiación de tierras y la expansión de las plantaciones, así como contra los abusos militares en el campo. Deben avanzar en las luchas de masas a nivel nacional para exigir la reforma agraria y oponerse a la militarización de sus comunidades. Han lanzado marchas y caravanas a Manila para levantar sus protestas. Las fuerzas democráticas basadas en la ciudad deben generar un apoyo político, organizacional y de masas para sus luchas por llamar la atención nacional e internacional a su situación difícil. También pueden organizar caravanas a las zonas rurales con el fin de movilizar a miles de las ciudades para apoyar las luchas en el campo.

El Partido pide a los activistas entre los estudiantes-jóvenes que realicen una revolución cultural para resistir el continuo ataque de la ideología imperialista y el adoctrinamiento colonial a través de los medios de comunicación burgueses dominantes y los medios sociales, así como a través de juegos de computadora y varios entrenamientos, becas y programas patrocinados por el imperialismo. Los activistas deben realizar arduos esfuerzos para despertar, organizar y movilizar a los estudiantes-jóvenes.

El Partido insta a los intelectuales a estudiar el programa democrático nacional y el marxismo-leninismo-maoísmo como herramientas para la investigación y el análisis científico y participar en la organización social y el activismo político. El Partido urge a los estudiantes-jóvenes y a otros intelectuales a que realicen una investigación social y de clase entre las masas trabajadoras para estudiar y ayudar a exponer sus condiciones concretas.

El Partido invita a los mejores y más brillantes entre los estudiantes-jóvenes a unirse al Nuevo Ejército Popular y servir en la guerra popular. Su integración con los obreros y las masas campesinas en el ejército popular forja una de las fuerzas creativas más poderosas de la historia.

Posibilidades de alianza y lucha con el régimen de Duterte

Rodrigo Duterte, presidente de GRP, se presentó a principios de julio como un “socialista” y el primer “presidente de izquierda”. Ha mantenido largas relaciones de amistad con las fuerzas revolucionarias de Mindanao y ha expresado su voluntad de abordar las causas principales del conflicto armado. De una lista de recomendados preparados por el NDFP, Duterte nombró a personajes de izquierda del movimiento nacional de masas democrático a su gabinete y otros organismos gubernamentales.

En consecuencia, el Partido emitió una política de alianza y lucha, como expresión de la voluntad de las fuerzas revolucionarias de forjar la cooperación a lo largo de las aspiraciones patrióticas y democráticas del pueblo. Al mismo tiempo, el Partido es plenamente consciente de que las posiciones claves en su gobierno permanecen en manos de la derecha. En particular, las fuerzas armadas reaccionarias permanecen firmemente en el mando de los generales pro-estadounidenses.

Por lo tanto, no es del todo sorprendente que Duterte haya presentado diferentes posiciones sobre sus primeras declaraciones de una política exterior independiente. Por varias veces ahora, él ha anunciado su intención de abrogar el EDCA o el VFA solamente para retroceder pronto después. También ha aprobado el plan para que los militares estadounidenses realicen más de 250 ejercicios militares en Filipinas el próximo año, incluyendo los ejercicios anuales de Balikatan después de haber declarado varias veces que las tropas estadounidenses deben estar fuera del territorio filipino.

En términos de política económica, ha confiado en gran medida a los altos directivos y burócratas conocidos como exponentes de las prescripciones neoliberales del Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y la Organización Mundial del Comercio, que perpetuaron la peor de las políticas neoliberales de los regímenes pasados. Los principales gestores y planificadores económicos del gobierno siguen obsesionados con atraer inversiones extranjeras y reducir los salarios y permitir que las entidades extranjeras sean propietarias y operen grandes empresas en el país. Declaran repetidamente la necesidad de eliminar los límites constitucionales de la propiedad extranjera. Duterte mismo parece haber puesto sus aspiraciones en la construcción de la infraestructura para los grandes enclaves de trabajo que se integrará con China Fabrica modelo de Asia.

Duterte ha permitido a la AFP a continuar sus operaciones armadas en el campo bajo Oplan Bayanihan. No sólo pisotean el espíritu de las declaraciones recíprocas de cesación del fuego, sino que también han generado casos desenfrenados de violaciones de los derechos humanos. También hay una condena generalizada de los asesinatos de policías y vigilantes instigados por Duterte en su “guerra contra las drogas”.

Debe haber mucha incertidumbre sobre las posibilidades de una alianza entre el movimiento revolucionario y el gobierno de Duterte. Habrá cada vez más casos de fuertes diferencias y luchas a medida que la gente se vuelva cada vez más preocupada por el empeoramiento de su situación socioeconómica. Están plenamente justificados en el avance de la lucha democrática nacional y exigen el fin a las políticas pro-imperialistas, anti-pueblo y antidemocráticas.

El Partido continúa apoyando las conversaciones de paz y otros medios para un posible acuerdo con el gobierno de Duterte sobre la cooperación para realizar reformas patrióticas y sociales básicas.

De hecho, el entusiasmo anterior por las negociaciones de paz NDFP-GRP ha disminuido considerablemente debido a que Duterte se ha negado a liberar a todos los presos políticos a través de una proclamación de amnistía presidencial, a pesar de haber prometido dos veces y acordar hacerlo en la primera ronda de conversaciones de paz. Además, las unidades armadas de la AFP continúan siendo desplegadas en las zonas guerrilleras de la NPA y en las bases de la guerrilla para conducir inteligencia de contrainsurgencia y operaciones psíquicas que resultan en abusos militares generalizados.

El cese del fuego unilateral del CPP y del NPA se ha vuelto cada vez más insostenible. La continuación de las operaciones de Oplan Bayanihan, en particular, está forzando al NPA a participar en maniobras de evasión. Es probable que haya escaramuzas armadas mientras la AFP lleva a cabo provocaciones armadas. Así, la terminación de la declaración unilateral de cesación del fuego del CPP se convierte en inevitable.

No obstante, el Partido y el NDFP permanecen abiertos a forjar un cese al fuego bilateral que sería posible simultáneamente con la liberación de todos los presos políticos. El Partido espera la próxima ronda de conversaciones del 18 al 23 de enero que se celebrará en Roma, Italia.

Las fuerzas revolucionarias estiman que las negociaciones sobre reformas socioeconómicas y reformas políticas y constitucionales pueden ser completadas en uno o dos años. Esto le dará al gobierno de Duterte y al NDFP por lo menos cuatro años más para implementar los acuerdos y ayudar a mejorar la situación de la gente.

Comité Central, Partido Comunista de Filipinas, 26 de diciembre de 2016
 
Traducido por Red Spark 
 
--------

1 comentario:

  1. Mais uma porcaria do Charlie Hebdo!!!!
    Goza com o coro Alexandrov, uma glória da URSS, que morreu no acidente do Tupolev!!! Este asco pós-moderno, impingido pela imprensa “livre”, que usa e abusa da liberdade de expressão só demonstra a porcaria que se publica no Ocidente, sob a máscara da liberdade de expressão!!! Lembremos a infame publicação gozando com o afogamento de Aylan Kurdi, a publicação gozando com as vítimas russas do avião que se despenhou no Sinai, entre outras. Várias pessoas já notaram que o Charlie só parece gozar com os inimigos do imperialismo, colocando-se a questão de esta publicação asquerosa de lixo pós-moderno, ser na verdade uma máquina de ódio do imperialismo!!!

    Retirado de: https://mundo.sputniknews.com/rusia/201612291065911265-Konashenkov-Conjunto-Alexandrov/

    ResponderEliminar