viernes, 23 de diciembre de 2016

Trump, el twitterati nuclear

Venta de máscaras de Vladimir Putin y Donald Trump en San Petersburgo, Rusia. Foto Ap

Por David Brooks, corresponsal  La Jornada

El presidente electo Donald Trump propuso, como siempre por un tweet, llevar al planeta al borde de su destrucción al declarar que se necesita “fortalecer y ampliar” el mayor arsenal nuclear del mundo.

Todo empezó cuando Trump envío un tweet, aparentemente en respuesta —aunque no está claro— a comentarios del presidente ruso, Vladimir Putin, sobre modernizar su arsenal nuclear, afirmando: “Estados Unidos debe en gran medida fortalecer y ampliar su capacidad nuclear hasta tal tiempo en que el mundo recupera su sentido en torno a lo nuclear”.

Este viernes, en comentarios a una reportera de MSNBC que le preguntó sobre su mensaje anterior y si eso no implicaba otra carrera armamentista, el magnate respondió que “entonces que sea una carrera armamentista…. los superaremos en todo momento y perduraremos sobre ellos”.

En los hechos, esta afirmación implicaría reanimar la carrera armamentista nuclear por lo menos entre los dos principales poderes nucleares por primera vez en casi cuatro décadas, desde los tiempos de Ronald Reagan y Mijael Gorbachov en que se acordó reducir armas con el poder para destruir al mundo varias veces.

Pero nadie sabe qué precisamente está diciendo Trump, aunque expertos expresaron preocupación y hasta alarma sobre la manera tan imprudente de manejar uno de los temas más delicados en el mundo y, para algunos, que una persona inestable y fácilmente provocada —aun por cómicos— pronto tendrá las claves nucleares en sus manos.

Noam Chomsky comentó que el mensaje del jueves “fue una de las cosas más aterradoras que he visto recientemente”, en comentarios al Huffington Post.

James Acton, co director del programa sobre política nuclear an el Carnegie Endowment for International Peace comentó a NBC News que el tweet de Trump no tiene precedente tanto en su contenido como en el hecho de que un presidente electo se atreva a hacer un comentario sobre un tema tan delicado de una manera tan casual por Twitter. “La política nuclear no se hace al paso… por sus implicaciones extraordinarias”.

“Es irresponsable y temerario que el presidente electo formule la futura política nuclear de Estados Unidos en un tweet”, comentó Daryl Kimball, director de la Asociación de Control de Armas a The Guardian.

Joseph Cirincione, presidente de Ploughshares Fund, comentó: “¿Un tweet puede iniciar una carrera armamentista?  Esta tal vez acaba de hacerlo”.  El experto en asuntos nucleares agregó en entrevista con Politico que “no puedes usar Twitter para elaborar políticas nucleares” y advirtió que en este ámbito “cada palabra importa”.

No es la primera vez que Trump ha provocado confusión y asombro ante sus pronunciamientos –casi siempre vía Twitter– sobre temas delicados, pero en este caso se recordó que varios expertos y hasta ex altos funcionarios han advertido durante más de un año que sería muy peligroso tener a un hombre con el temperamento de Trump con su “dedo sobre el botón nuclear”, y con ello la capacidad de destruir el mundo.

Ante las siempre ambiguas declaraciones del presidente electo, su equipo de nuevo se encargó de intentar “explicar” lo que en verdad quería decir su jefe.  El mismo jueves, Jason Miller, vocero del equipo de transición, envío un comunicado declarando que Trump “se estaba refiriendo a la amenaza de la proliferación nuclear y la necesidad critica de prevenirla” y que deseaba “enfatizar la necesidad de mejorar y modernizar nuestra capacidad de disuasión como una manera vital para promover la paz a través de la fuerza”.

Hoy, después de que Trump de nuevo declaro lo de una carrera armamentista, Sean Spicer, el próximo secretario de prensa de la Casa Blanca, comento en NBC que Trump deseaba evitar una carrera armamentista al enviar el mensaje que no permitiría la proliferación, ya que “asegurará que otros países escuchen el mensaje de que no se va quedar quieto y permitir eso… y lo que va a suceder es que retomarán el sentido, y todos estaremos muy bien”. Subrayó que el mensaje de Trump era para “alertar a cada nación de que Estados Unidos va a reafirmar su posición en el mundo”.

Kellyanne Conway, la designada como próxima consejera del presidente, dijo a MSNBC que el tweet de su jefe no era gran noticia. De hecho, indicó que “parece que el propio presidente Obama ha invertido, y ha llamado por una mejora en nuestras capacidades (nucleares)”.

En ese punto, tiene la razón Conway. Aunque Obama desde el inicio de su presidencia fue a favor del desarme nuclear e incluía el deseo de un mundo sin armas nucleares, el presidente autorizó una “modernización” sin precedente de las fuerzas nucleares estadunidenses a un costo de un billón de dólares a lo largo de 30 años, incluyendo la construcción de nuevas armas nucleares.

Bajo los acuerdos nucleares vigentes entre Estados Unidos y Rusia se han reducido los arsenales de ambos, y cuando el acuerdo New START sea completamente implementado en febrero del 2018, ambos países estarán limitados a no más de 1550 ojivas nucleares sobre no más de 700 misiles y bombarderos desplegados (según el Departamento de Defensa, el arsenal total de Estados Unidos en el 2015 era de unos 4600 ojivas, y se suponía un número igual para Rusia, cifras que representan el 93 por ciento de todas las ojivas nucleares del mundo.

Mientras tanto, Trump difundió una carta que, según él, le envío el Presidente Putin el 15 de diciembre, donde el ruso ofrece sus mejores deseos para los días festivos e insta por una relación “constructiva y pragmática” entre los dos líderes para lograr “restaurar el marco de cooperación bilateral en diferentes áreas”, como mayor colaboración en el ámbito internacional, ya que la relación bilateral entre ambos países “permanece un factor importante en asegurar la estabilidad y seguridad del mundo moderno”.

Trump calificó la misiva “como una carta muy agradable” y que “sus pensamientos son tan correctos”. Agregó en el comunicado que “espero que ambos lados puedan cumplir con estos pensamientos, y no tengamos que viajar por un camino alterno”.

Después de hacer sus comentarios que provocaron alarma esta vez entre expertos sobre política nuclear, Trump hoy fue a jugar golf con el ex campeón Tiger Woods y permanecerá en su mansión Mar-a-Lago en Florida donde festejará la Navidad.

Chomsky: "La declaración de Trump sobre el aumento nuclear es una de las más aterradoras"

 
---------

No hay comentarios:

Publicar un comentario