lunes, 30 de enero de 2017

Lenin y Stalin acerca de la crisis revolucionaria


Nota – El siguiente texto corresponde al Informe presentado por J. Stalin ante el XVII Congreso del Partido acerca de la actividad del C.C. del P.C. (b) de la U.R.S.S., 26 de enero de 1934 y ha sido extraído de J. Stalin “Obras”, tomo XIII, Ediciones Vanguardia Obrera, Madrid 1984, págs. 311-313.
 
(…) Ahora bien, si la burguesía opta por el camino de la guerra, la clase obrera de los países capitalistas, llevada a la desesperación por cuatro años de crisis y de paro, toma, en cambio, el camino de la revolución. Esto significa que madura y sigue madurando la crisis revolucionaria. Y la crisis revolucionaria continuará agudizándose con tanta mayor rapidez, cuanto más se enrede la burguesía en sus combinaciones de guerra, cuanto más frecuentemente recurra a los métodos terroristas de lucha contra la clase obrera y contra los campesinos trabajadores.

 Algunos camaradas piensan que, si existe una crisis revolucionaria, la burguesía ha de caer inevitablemente en una situación sin salida, y que, por lo tanto, su fin está ya predeterminado, con lo que el triunfo de la revolución es cosa segura y ellos sólo deben aguardar la caída de la burguesía y escribir resoluciones triunfales. Este es un profundo error. El triunfo de la revolución jamás llega por sí solo. Es necesario prepararlo y conquistarlo. Y eso sólo puede hacerlo un fuerte partido revolucionario del proletariado. Hay momentos en que la situación es revolucionaria, el Poder de la burguesía se tambalea hasta los cimientos, y, no obstante, el triunfo de la revolución no llega, porque no existe un partido revolucionario del proletariado lo suficientemente fuerte y prestigioso para conducir tras de sí a las masas y tomar el Poder en sus manos. Sería insensato creer que semejantes “casos” no pueden darse.

 No estará de más recordar, a este propósito, las palabras proféticas de Lenin sobre la crisis revolucionaria, pronunciadas en el II Congreso de la Internacional Comunista (1):

“Llegamos ahora a la cuestión de la crisis revolucionaria como base de nuestra acción revolucionaria. Aquí es necesario, ante todo, hacer notar dos errores muy extendidos. De una parte, los economistas burgueses presentan esta crisis como una simple “inquietud”, según la elegante expresión de los ingleses. Por otra parte, los revolucionarios tratan a veces de demostrar que la crisis no tiene ninguna salida. Esto es un error. No existen situaciones absolutamente sin salida. La burguesía se comporta como una fiera revolucionaria y que ha perdido la cabeza; comete una tontería tras otra, agravando la situación, acelerando su catástrofe. Todo esto es cierto. Pero no puede “probarse” que esté descartada en absoluto la posibilidad de que adormezca a una cierta minoría de explotados, mediante algunas concesiones de poca monta, de que reprima tal o cual movimiento o insurrección de tal o cual parte de los oprimidos y explotados. Intentar “probar” por adelantado la falta “absoluta” de salida, sería una pedantería huera o un juego de conceptos y de palabras. La verdadera “prueba”, en ésta y otras cuestiones semejantes, puede ser tan sólo la práctica. El régimen burgués atraviesa en el mundo entero la más grande crisis revolucionaria. Los partidos revolucionarios deben “probar” ahora con su trabajo práctico que poseen suficiente conciencia, organización, vínculos con las masas explotadas, decisión y capacidad para aprovechar esta crisis para una revolución triunfante, victoriosa” (Lenin, t. XXV, págs 340-341)
 
Nota:
(1)El II Congreso de la Internacional Comunista se celebró del 19 de julio al 7 de agosto de 1920. El Congreso se inauguró en Petrogrado; después, las reuniones transcurrieron en Moscú. Asistieron al Congreso más de doscientos delegados en representación de organizaciones obreras de 37 países. Todo el trabajo preparatorio para la convocatoria del Congreso lo dirigió V.I. Lenin. En el Congreso, V.I. Lenin presentó, entre otros, un informe sobre la situación internacional y las tareas fundamentales de la Internacional Comunista y pronunció varios discursos. V.I. Lenin y J.V. Stalin fueron elegidos para formar parte del Comité Ejecutivo de la Internacional Comunista.
 
------------

1 comentario:

  1. Con frecuencia la Revolución y la Guerra Civil rusa son presentadas por los actuales historiadores burgueses y los gobiernos nacionalistas burgueses post soviéticos como una "invasión comunista rusa", ignorando por completo el papel del movimiento soviético-socialista de los propios obreros y campesinos autóctonos. Ante esta clara falsificación histórica presentamos este articulo aparecido hace dos años en la revista "Liva" (izquierda) escrita por el compañero Ivan Zelenskiy, que arroja una luz precisa para los interesados lectores que se sienten solidarios con la lucha antifascista ukraniana y el Levantamiento del Donbass.

    Continua em: https://www.facebook.com/permalink.php?story_fbid=1212907958795630&id=771892009563896

    Fidel Castro dará um nome a uma rua em Moscovo!! Não obstante a natureza burguesa de Putin, aprecia-se o gesto de memória do Comandante, sinal da força das ideias da URSS no país!!!

    Retirado de: http://novorossia.today/square-northwestern-moscow-will-named-late-cuban-revolutionary-leader-fidel-castro-viva-fidel-viva-la-revolucion-photos/

    ResponderEliminar