miércoles, 18 de enero de 2017

¡Ni las cárceles, ni las balas, detendrán al pueblo en lucha!

 

Al Pueblo De Venezuela,
 
Al Gobierno Bolivariano de Venezuela,
 
A los Pueblos y Gobiernos del Mundo,
 
A los Medios de Comunicación Nacionales e Internacionales,
 
A la Opinión Pública Nacional e Internacional,
 
Al Mundo entero,
 
Hermanos y Hermanas:
 
Con orgullo rebelde, combativo y libertario, los militantes de la Coordinadora Simón Bolívar rendimos tributo a quienes, como muestra de constancia, convicciones y espíritu de lucha, un 18 de Enero de 1975, en la ciudad de Caracas, realizaron la digna fuga del Cuartel San Carlos.
 
Para esa fecha, enmarcada en el terrible ambiente de represión y de injusticias sociales, ejecutadas por los partidos de la derecha criolla venezolana, Acción Democrática (AD) y el Comité de Organización Política Electoral Independiente (COPEI), 23 guerrilleros revolucionarios, víctimas de la falsa democracia representativa, lograron evadir la seguridad de la cárcel para presos políticos, como lo fue el Cuartel San Carlos, considerado, para ese momento, como de máxima seguridad y fortaleza, y el más seguro del país.
 
El 18 de enero de 1975 se desarrolló la  operación    “Jesús Márquez Finol”   (con integrantes de PRV y BR) dirigida  por Tito González Heredia, que  consistía   en  la toma  de  las inmediaciones  del  Cuartel  San  Carlos,  con  intención de atacarlo en caso que  fuera necesario,  ya que  en  la casa propiedad  del músico Víctor Cuica, emergerían debajo de   la  tierra  23  revolucionarios  que escaparían a través de un túnel. Ocho años  antes  (febrero de 1967)  se había  producido la fuga de Guillermo  García  Ponce, Teodoro Petkoff y Pompeyo Márquez, pero aquel túnel a diferencia de  este,  se  había  construido  desde   una casa ubicada en un costado del cuartel.
 
Luego de tomada la casa, la angustia aumentaba puesto que  los  refugiados  no aparecían,  hasta   que   en el  segundo  cuarto  de la  residencia  comenzó  a sentirse un ruido debajo del piso, utilizando estetoscopios, fueron ubicados  y se empezó a romper el concreto, desalojándoles en varios carros, con rumbos diferentes.
 
Estas personas fueron: Carlos Betancourt (Comandante Gerónimo), Gabriel Puerta Aponte (2do Comandante de Bandera Roja), Francisco Parada (FALN), Pablo Hernández Parra, Croquer Chang, William Álvarez, Carlos Leonardo Araya, Ramón Morales Rossi (estudiante de Sociología en la UCV), Marcos Julio Croquer, Jesús Marrero, Rafael Uzcategui, Leonardo Serrano, Marcos Ludeña, Vicente Contreras, Ali del Carmen Torres, Alejandro Roja, Emperatriz Guzmán, Mary Luz Rojas, Asdrúbal Guzmán, Leobardo Solórzano, Héctor Vivas, Quintín Moya y Efraín Betancourt.
 
Formaban, todos, parte de esas generaciones de jóvenes combativos que no se rendían ante el poder ni dudaban en arriesgar hasta su propia vida por defender los ideales revolucionarios que se identificaban con las luchas populares. Pero al igual que en todo proceso social, encontramos diferentes grados de preparación, convicciones, lealtades y principios, que van desde la ofrenda de la vida por la causa empeñada, hasta la traición.
 
Ramón Elías Morales Rossi, fue posteriormente capturado y llevado a la penitenciaria de la Pica, donde también logró evadirse, para luego perderse en la clandestinidad, hasta que fue indultado. Ramón Morales Rossi, ha trabajado recientemente en el gobierno bolivariano. Marco Ludeña fue un destacado deportista. Fue el primero abatido en el kilómetro 52 de la población de Anaco - Puerto La Cruz en Octubre de 1977. Otros desaparecidos como Emperatriz Guzmán Cordero, fueron ajusticiados en la masacre de Cantaura el 4 de Octubre de 1982. Vicente Contreras Duque fue asesinado en la vía el Pao, Estado Bolívar, Efraín Betancourt, en Maracay, Quintín Moya, en el Tigre y Ali del Carmen Torres, murió del mal de chaga. Por las filas del gobierno pasaron como DISIP, Marcos Julio Croquer y Ali del Carmen Torres.
 
El presidente Luis Herrera Campins, les otorgó la libertad plena con una Ley de Amnistía autentica, entre los años de 1981 y 1982.
 
En el gobierno de Chávez asumieron como funcionarios públicos Ramón Elías Morales Rossi, Rafael Uzcategui del PPT y Asdrúbal Guzmán; el resto se ha ubicado en otras actividades comerciales, privadas y partidistas como Gabriel Puerta Aponte, Secretario General de Bandera Roja, a nivel nacional.
 
De los veintitrés presos fugados, algunos murieron combatiendo al lado de otros valientes compañeros en defensa del ideal patrio, regando con su sangre las flores de sus sueños libertarios. Sus sacrificios, como el de tantos otros, aún no han sido justamente reivindicados ante el país y el mundo, por quienes tenemos la obligación moral y el compromiso histórico de hacerlo.
 
Otros, se convirtieron en delatores y traidores de su clase y del movimiento popular. Sírvanse, todos ellos, con su ejemplo, a las actuales generaciones de funcionarios del Estado, quienes han llegado a ostentar el poder político, sin haber arriesgado nunca nada, para que reflexionen y entiendan que muchas otras personas entregaron sus vidas en esta lucha constante entre la burguesía y el Pueblo Pobre.
 
Y sobre todo sirva el legado de los que jamás claudicaron, a las nuevas generaciones de jóvenes para que se motiven en ser responsables con su formación ideológica, a fortalecer sus convicciones y abrazar esta lucha de nuestra gente por la Libertad y la Justicia Social.
 
Con Bolívar y Chávez, decimos ¡a la carga!
 
Desde Venezuela, Tierra de Libertadores, a 524 años del inicio de la Resistencia Antiimperialista en América, y a 206 años del inicio de Nuestra Independencia,
 
Suscribe:
 
La Coordinadora Simón Bolívar, una Organización de Base, Revolucionaria, Solidaria, Internacionalista, Indigenista, Popular y Socialista.
 
--------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario