sábado, 11 de marzo de 2017

Declaracion sobre El dia Internacional de La Mujer Trabajadora por el Prof. Jose Maria Sison, Presidente de la Liga Internacional de La Lucha de Los Pueblos.



DECLARACIÓN SOBRE EL DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER

LAS MUJERES SE LEVANTAN Y GOLPEAN CONTRA EL IMPERIALISMO, MILITARISMO POR LA EMANCIPACIÓN DE LA MUJER

Prof. José María Sison

Presidente de la Liga Internacional de la Lucha de los Pueblos

8 de marzo de 2017

Nosotros, de la Liga Internacional de la Lucha de los Pueblos, nos solidarizamos con las mujeres de todo el mundo y nos unimos a ellas en conmemorar el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer.

En 1911, las mujeres de la Internacional Socialista declararon el Primer Día Internacional de la Mujer Trabajadora para defender los derechos democráticos de las mujeres y luchar por reformas contra las condiciones nefastas, especialmente de las mujeres trabajadoras y los niños. Más de cien años después, sus llamamientos siguen siendo verdaderos para la mayoría de las mujeres de la clase obrera del mundo que deben afrontar aún más los más feroces ataques imperialistas a la vida, los derechos y el bienestar de la mayoría del pueblo del mundo.

Este año conmemoramos el 8 de marzo en medio de un importante punto nodal en la historia del movimiento internacional de mujeres – la revitalización dinámica de los movimientos de mujeres en el Occidente, particularmente en Estados Unidos, como lo demuestra la reciente Marcha de Mujeres y la fuerte participación de mujeres de color en varios movimientos de protesta desde la cuestión de los derechos de las mujeres, la violencia de género, el racismo, los derechos civiles, la defensa de las tierras ancestrales o nativas, contra el fracking y otras formas de destrucción del medio ambiente, la austeridad, la privatización, la precariedad, hasta el militarismo y la guerra .

Tal revitalización sin duda ha sido impulsada por la crisis del capitalismo que ha alcanzado nuevos niveles desde la crisis financiera de 2008, y que ha tenido profundas consecuencias adversas, incluso para las clases trabajadoras de los países imperialistas. La crisis se agrava con el surgimiento del neofascismo, la represión sin precedentes de los derechos migrantes y otros derechos democráticos, la propagación de la xenofobia, la propaganda del odio y la supremacía blanca bajo la presidencia de Trump.

Igualmente importante, celebramos la continua vibración de los movimientos de las mujeres oprimidas en los países neocoloniales que han luchado incesantemente contra el imperialismo, el militarismo y la represión política. Sus largas historias de lucha militante se han convertido en faros en la lucha mundial de las mujeres por la emancipación contra todas las formas de explotación y opresión. Al negarse a aceptar las reformas simbólicas que los países imperialistas y sus estados clientes han vendido con la intención de alejar a las mujeres del camino de la lucha militante, los movimientos de mujeres han ganado sabiduría y fortaleza de la defense de los derechos y los intereses de la mayoría de las mujeres del mundo - las mujeres de la clase trabajadora que han sido las más afectadas por las políticas anti-democráticas, antinacionales y anti-mujeres de los imperialistas y sus Estados clientes.

El imperialismo ha causado el inconmensurable sufrimiento de las mujeres. La creciente concentración de riqueza en manos de unos pocos no ofrece posibilidades para la emancipación de las mujeres bajo este sistema. Los beneficios obtenidos por los movimientos de liberación de las mujeres de los años 70 y 80 han sido tan fácilmente erosionadas por el reinado de las políticas neoliberales. En lugar de mejorar sus condiciones sociales y económicas, las mujeres, como sus homólogos masculinos, se enfrentan más que nunca con el desempleo, la falta de vivienda, los recortes en el bienestar social, medidas y otras manifestaciones de la crisis social y económica global.

La situación es mucho peor para millones de mujeres en las neocolonias, dado que la pobreza y las privaciones atroces marcan sus vidas como consecuencias de las políticas económicas orientadas a beneficiar a los grandes explotadores extranjeros y locales.

Mientras sufren junto con sus homólogos masculinos, las mujeres de la clase trabajadora han tenido que soportar el peso de la dislocación económica debido a su papel tradicional en el cuidado de sus familias y los recursos de la comunidad. Las grandes empresas mineras, las corporaciones de agronegocios y las conversiones de tierras para uso industrial extranjero y commercial han causado el desplazamiento masivo de comunidades rurales y han alterado o destruido los sistemas agroecológicos locales que garantizan la seguridad alimentaria. Alejadas de sus comunidades y recursos tradicionales, las campesinas tienen que encontrar trabajo, que significa dinero y tiempo para viajar y horas de trabajo no reguladas para satisfacer las necesidades básicas de su familia. Peor aún, muchas más mujeres se ven obligadas a trabajar en ciudades o en países extranjeros, sometidas a un trabajo poco remunerado y no regulado que las deja vulnerables al abuso, a la discriminación, a la violencia, a la prostitución y / o al trafico de personas.

En el centro del ataque neoliberal contra la clase trabajadora está el impulso despiadado para reducir los salarios. Con la introducción de los llamados esquemas de remuneración flexibles en muchos países, el neoliberalismo ha despojado a los trabajadores, especialmente a los recién llegados a la fuerza de trabajo, un porcentaje significativo de los cuales son mujeres, de su derecho fundamental a un salario digno. El neoliberalismo, en lugar de extender la prosperidad con la llamada movilidad del capital, de hecho ha degradado las condiciones de los trabajadores, reduciéndolos a ser esclavos modernos.

El militarismo está en aumento a medida que los conflictos interimperialistas se intensifican - alimentados por la crisis capitalista global y como los imperialistas se disputan por los recursos y las naciones para explotar y saquear. El imperialismo estadounidense es hoy el principal proveedor de la guerra y el militarismo, gastando cantidades cada vez mayores para alimentar su complejo industrial militar, en un esfuerzo inútil para salir de una interminable crisis. Ha desencadenado guerras de agresión e intervención militar y política bajo el lema de la guerra mundial contra el terrorismo; ha entrenado y armado ejercitos sustitutos y grupos paramilitares para fomentar la desestabilización en países donde tiene grandes intereses económicos o que resisten la dominación estadounidense. Las elites, tanto en los hogares capitalistas como en los estados clientes, recurren a la violencia, la coerción, la supresión y el engaño para aplastar la disensión política y la resistencia.

Junto con el auge del militarismo crece la violencia contra las mujeres y los niños a medida que se convierten en víctimas de violaciones de los derechos humanos, incluido el abuso sexual por parte de grupos militares y paramilitares. Los Estados no sólo autorizan a los especuladores para explotar a las mujeres como objetos para el entretenimiento y el placer sexual de las tropas militares, sino que también usan la violación como medio de subyugación y conquista. El militarismo fomenta la misoginia, el chovinismo masculino y la subyugación y la objetivación sexual de las mujeres.

La magnitud de los sufrimientos de la gente ha generado una serie de protestas y resistencia, armadas y desarmadas, a las políticas imperialistas en muchas partes del mundo. Las mujeres desempeñan un papel importante en esta resistencia, y muchas de ellas toman a la vanguardia de las luchas locales y nacionales contra las políticas y los programas antidemocráticos y proimperialistas. Exponen y se oponen a los esquemas engañosos que describen a las mujeres como pasivas, y a las reformas simbólicas destinadas a desviar los movimientos de las mujeres de la resistencia militante y comprometida contra el gobierno imperialista. Las mujeres se están organizando en todas partes, y la llamada del clarín para la emancipación de las mujeres nunca ha sido más fuerte.

¡Luchar por la emancipación de las mujeres del patriarcado y todas las formas de opresión y explotación!

¡Abajo el imperialismo, el militarismo y el fascismo!

¡Defender los derechos del pueblo y de las mujeres!

¡Viva la solidaridad internacional!

-----------

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada