jueves, 27 de abril de 2017

[Francia] Presidenciales: ¡No al fraude Macron / Le Pen! – Partido Comunista Revolucionario de Francia



El resultado de las elecciones presidenciales se traduce en un alza del 40% del CAC en la Bolsa.
 
Es un dato esencial para comprender el resultado de ésta elección: el candidato escogido por la gran burguesía, el banquero Emmanuel Macron, puesto en órbita por el encargado del Gran Capital, François Hollande, está a la cabeza por delante de Marine Le Pen, del Frente Nacional. Ésta última representa el crecimiento de la fuerza de una corriente ultrarreaccionaria de la opinión pública, reserva de la burguesa y su masa maniobra. Tras este resultado asistimos a una recomposición global del campo político: la derecha tradicional (Los Republicanos y el UDI), dada por ganadora hace seis meses, ha sido eliminada en primera vuelta. El Partido Socialista colapsa. Benoît Hamon, ese rocardiano y rebelde de poca monta, no pudo hacer creer a los electores de los medios populares que haría una política que no sea la misma de Hollande. Sin embargo, sería una falacia el considerar que la socialdemocracia está camino de desaparecer, lo evidencia el buen resultado de Jean-Luc Mélenchon. Aunque su electorado no se reduce a los socialdemócratas, el programa y campaña de Jean-Luc Mélenchon lo inscriben en la recomposición política como candidato de la nueva socialdemocracia, el Partido de la Izquierda Europea, liberado de toda referencia, incluso formal, al comunismo. Su proyecto pretende amarrar a la clase obrera, al movimiento obrero, al carro de la pequeño burguesía enfurecida para desviar a las masas revolucionarias de las soluciones revolucionarias que allanan la vía al socialismo-comunismo.
 
El Partido Comunista Revolucionario de Francia reafirma su análisis ante todos aquellos que se reclaman comunistas: el carácter agudo y crónico de la crisis del capitalismo no deja lugar a ninguna otra solución más que la alternativa revolucionaria de derrocamiento de la burguesía por la clase obrera y sus aliados. Todos los que pretenden comprometerse con políticas sociales y democráticas fuera de esta perspectiva están condenados a realizar, en un momento u otro, la política de la burguesía o ser barridos por las fuerzas de la reacción. Tanto Syriza, como Podemos, al igual que los graves peligros que pesan sobre el pueblo venezolano, ilustran trágicamente la realidad prevista para la clase obrera y las masas populares.
 
Finalmente, contrario a lo que juran los medios, consideramos el carácter político de la abstención y del voto nulo y blanco que afecta a los medios populares quienes, después de la traición de los dirigentes del PCF, ya no se sienten representados por una fuerza política. Este es el primer “partido” de Francia.

El reto de la segunda vuelta no es “democracia burguesa o fascismo”

Poner el problema en estos términos es equivocarse de época, lo que es más, es participar de una forma de operación de mixtificación política basada en el carácter antidemocrático de la V República después del golpe de Estado gaullista de 1958. Es grave el crecimiento del Frente Nacional en la vida política francesa. No debe subestimarse su avance entre las capas desclasadas de la clase obrera (desempleados, precarios, pequeño burguesía arruinada) y el campesinado trabajador agobiado por la deudas, porque esta era la base social de apoyo al fascismo del período entre guerras. Pero hasta ahora, en el momento presente, y es toda la diferencia, el peligro de erradicación del movimiento obrero y popular no está a la orden del día. Lo que se contrapone, en la recomposición política en curso, es la voluntad de la burguesía monopolista de restablecer el más amplío consenso político para sus políticas de clase. Es para eso que debe servir la candidatura de Macron, realzada por la de Marine Le Pen. En nombre de la “lucha contra la extrema derecha”, para unos, del “antifascismo”, para otros, se busca la “Unidad Nacional” tras la política de la burguesía monopolista:
  • para retrasar la edad de jubilación, demoler la Seguridad Social y el acceso a servicios de calidad para los trabajadores;
  • para privatizar aún más, para ir tras el desmantelamiento de la Educación Nacional y de la política cultural pública.
  • para atacar a los servicios públicos;
  • para ampliar la digitalización de la economía por medio de “uberizar” sectores enteros de la economía, atacar el poder adquisitivo, aumentar la jornada de trabajo, generalizar el trabajo en domingo;
  • para sostener la política de la burguesía francesa en la Unión Europea;
  • para acabar con el Derecho Laboral y marginar a los sindicatos;
  • para prolongar el estado de emergencia y profundizar las leyes liberticidas de seguridad;
  • para continuar la militarización de la economía y la política de intervención militar contra los pueblos y por la defensa de los intereses del imperialismo francés en Afganistán, Iraq, Libia, en África (Malí, Burkina Faso, África Central…), en Siria y Ucrania; para participar en la OTAN, para sostener al gobierno de Israel, Arabia Saudita y Catar.
Es risible escuchar a los líderes del partido de Los Republicanos, tras la campaña electoral de Fillon hecha al filo de Marine Le Pen, apelando a eliminar la “extrema derecha”, aparentando olvidar muy rápido que liberales y conservadores siempre han apoyado o utilizado al fascismo contra el movimiento obrero. Es igual para Benoît Hamon y los náufragos en balsa del PS: cuando de la lucha antifascista se trata, esto señores, siempre preocupados de sus puestos, siempre han puesto palos en las ruedas de la unidad proletaria, a lo largo de toda la IV República ellos utilizaron a los fascistas y a la extrema derecha para hacer su trabajo sucio, es aquí que François Mitterrand promovió a Jean-Marie Le Pen y al FN.
 
Todos debemos tener cuenta que Macron, por la ley que lleva su nombre (y debe añadirse el ANI y la ley El Khomri, ley del trabajo), y por su política como ministro, es el portador de la continuidad antipopular de la política de Hollande y al mismo tiempo, por su salida del gobierno, expresa la exigencia de la burguesía francesa, de la oligarquía financiera, de llevar más lejos la explotación de los trabajadores en búsqueda de la máxima ganancia. ¡Es un lastimero espectáculo ver a la dirección del PCF y MJCF llamar a votar para los trabajadores sean más explotados y se impongan más cárceles a los jóvenes!
 
El reto de la segunda vuelta de las Presidenciales es evitar esta “Unidad Nacional”, es debilitar lo más posible al próximo gobierno burgués (no existe alternativa en las condiciones actuales).
 
El Partido Comunista Revolucionario de Francia llama a los trabajadores, y a los demócratas inquietos por la política liberticida del último quinquenio, a negarse al fraude electoral Macron / Le Pen al no sufragar por ninguno.
 
¡La lucha contra el FN es una lucha contra el capitalismo que es el excremento en el que crece! ¡La “Unidad Nacional”, el “Frente Republicano” tras Macron, por la política que este anuncia, es el reforzamiento a corto y mediano plazo del FN! ¡Esta es la responsabilidad que adquiere la dirección del PCF por la vana esperanza de conservar unos cuantos diputados!
 
El período que se abre va a estar marcado por una nueva ofensiva, más violenta, de la burguesía. Ahora se debe resistir para debilitar la base de apoyo del gobierno que viene. Se debe organizar sindicatos, se debe exigir llevar a cabo una política sindical de lucha clase para recuperar todos los derechos perdidos tras el final del siglo pasado, y para obtener un incremento del poder adquisitivo, una reducción de la jornada de trabajo. Es necesario construir el Partido Comunista revolucionario de la clase obrera para afrontar a la burguesía, y ayudar en la determinación de una política para su derrocamiento revolucionario y establecer el poder de la clase obrera, la socialización de los medios de producción y de cambio, la planificación democrática y centralizada. Esta es la prioridad del momento y es la única manera de resolver los problemas ambientales y desvanecer el peligro de la guerra y el terrorismo.
 
Traducido por: NV Kas.
 
 
 
---------

No hay comentarios:

Publicar un comentario