miércoles, 12 de abril de 2017

Georges Abdallah "Solidaridad con los resistentes encarcelados".


Carta de Georges Abdallah desde las prisiones francesas
 
Querid@s camaradas, queridxs amigxs, me llena de fuerza y entusiasmo y también me da ánimos saber que estáis reunidos este 18 de marzo -Día Internacional de los Prisioneros Revolucionarios-. Ciertamente cuando se está tras estos abominables muros durante años, la participación en esta jornada es un día muy especial que no puede más que fortalecer y reforzarnos en la convicción de que es partiendo de la diversidad de las luchas solidarias desde donde se puede avanzar en la movilización pero encuadrando siempre esta lucha dentro del marco de la lucha anticapitalista, antiimperialista.
 
Camaradas, a lo largo del año pasado, se han desarrollado, desde la diversidad de vuestro compromiso destacadas iniciativas solidarias que he seguido, al igual que otros muchos camaradas y amigos desde otros lugares, con mucha atención y también con mucha emoción... Especialmente vuestra movilización en París y delante de la cárcel de Lannemezan.

Seguramente, camaradas, coordinar la movilización de las distintas estructuras solidarias no siempre es una tarea fácil de desarrollar. Esto no ha impedido que hayáis conseguido conjugar las diferentes ideas y habilidades y sobre todo habéis conseguido inscribir las diferentes iniciativas en una iniciativa a nivel global en la lucha actual. Y esto es de una importancia capital: saber y poder desarrollar el enfoque de la lucha solidaria dentro la dinámica de la lucha actual.

A lo largo de los pasados años camaradas, y a través de las múltiples iniciativas que habéis desarrollado habéis demostrado muy eficazmente que es siempre en las instancias políticas donde se deciden el castigo y las condenas que impone la justicia cuando los protagonistas son los revolucionarios encarcelados.
 
 
Habéis participado muy eficazmente para desenmascarar el ensañamiento judicial como una venganza del Estado. Pero aún es necesario concretar más compañeros, esta persecución judicial ni es fortuita ni es gratuita; se inscribe en el conjunto de la dinámica global de la contrarrevolución preventiva… Desde las cárceles sionistas a las celdas de Marruecos, a las celdas de aislamiento de Turquía y aquellas aún más tenebrosas de Grecia, Filipinas y otros lugares de Asia y de todo el mundo, el objetivo siempre es el mismo: la persecución judicial no es más que un elemento de una gran variedad de medidas puestas a disposición de la contrarrevolución preventiva permanente. Por supuesto este paquete de medidas y leyes sigue creciendo más y más, a medida que el sistema se hunde en su crisis.

La crisis del capitalismo moribundo, en su fase de putrefacción avanzada, ya está aquí, ante nuestros ojos a nivel mundial, tanto en los centros del sistema como en sus periferias. Basta con mirar y querer ver toda la barbarie, las masacres y los bombardeos “quirúrgicos” y las ya rituales expediciones en África, en Oriente Medio y en otros lugares. Basta con mirar a toda esa masa de hombres y mujeres y niños que se echan al mar empujados por los asesinatos, el miedo o el hambre… Pero también aquí en el vientre de la bestia, en Europa, en los Estados Unidos y en otros lugares de Asia donde las perspectivas más fascistas se apoderan de sectores de la población desorientados por el paro, la precariedad de los servicios básicos y el avanzado proceso de desclasamiento social…


Dibujo (sombras de obreros en mani, reflejo en un muro)
La crisis del capitalismo está aquí. Pero es necesario ir más allá de la simple constatación de sus manifestaciones ya mencionadas y denunciar las causas profundas de esta crisis insalvable del capitalismo y por esto mismo desenmascarar la inutilidad de las diferentes propuestas reformistas que florecen todos los días en los medios de la izquierda socialdemócrata y sobre todo electoralista, tanto en Francia como en otros países de Europa… 
 
 
No hay salida a la crisis dentro del capitalismo. El capitalismo globalizado es el capitalismo que hoy existe. Y la agonía de su mundo terminará solo con la sustitución del capitalismo por comunismo y esto no se conseguirá a través de los compromisos históricos y otros ilusorios intentos para salvaguardar los logros de un supuesto capitalismo democrático con rostro humano, sino por medio de la lucha implacable de "clase contra clase”.

En estos días, vivimos bajo la hegemonía del capital globalizado. Ningún país puede escapar del mecanismo destructivo de esta hegemonía. Es este capitalismo globalizado, es decir, el capitalismo realmente existente, el que está en crisis. Y este es el capitalismo al que los comunistas y todos los revolucionarios deberán vencer para derrotar a la barbarie...
 
 
En todos los países, las medidas preconizadas por el capital son casi siempre idénticas: cargar sobre la espalda de las masas populares los costes de mantenimiento de un sistema de explotación moribundo. Es preciso, camaradas, constatar que estas mismas medidas no hacen más que amplificar la magnitud de la catástrofe, acentuar el desarrollo de la crisis y se multiplican las manifestaciones de su barbarie. Cuanto más se desarrolla la crisis, el imperialismo, estos "funcionarios del capital" aumentan sus intervenciones en las periferias, aumentan su presión sobre los pueblos dominados y chantajean a los regímenes burgueses dependientes.

Camaradas, hay espacio para otro futuro que no sea la sumisión a los dictados imperialistas, vemos las consecuencias perjudiciales de la aplicación de sus dictados en forma de destrucción de ciudades enteras y del desmembramiento de los Estados que no se pliegan, con procesiones de muertos, desplazados y éxodos masivos.

Compañeros, Palestina, en estos momentos, tiene cuota diaria de los jóvenes mártires. La Resistencia continúa y seguramente continuará durante mucho tiempo tanto como dure la ocupación. Naturalmente las masas palestinas pueden contar más que nunca con vuestra solidaridad activa.

Sin embargo me gustaría llamar la atención sobre el creciente número de menores de edad palestinos que se están involucrando cada vez más en la lucha de las masas populares, y que están sufriendo de lleno la represión de la soldadesca sionista y de los magistrados que les infligen las penas más duras. Cuando se tiene apenas 14 o 15 años y son condenados a 10 o 15 años, ciertamente tienen más necesidad de la solidaridad y el apoyo internacional y sin duda todos sabréis llevar a cabo esta tarea. Unas cuantas letras a cada “cachorro” y cada "flor" deja claro a los carceleros sionistas que estos menores no están solos.
 
 
¡Que miles de iniciativas solidarias se emprendan a favor de la causa Palestina y de su Intifada!
 
 
¡Que miles de iniciativas solidarias se emprendan en apoyo a las masas populares kurdas y de sus valerosos combatientes del PKK!
 
 
¡Solidaridad, toda la solidaridad con los resistentes encarcelados en las prisiones sionistas, y en las celdas de aislamiento de Marruecos, Turquía, Grecia, Filipinas y en otros lugares del mundo! 
 
 
¡Solidaridad, toda la solidaridad con los jóvenes proletarios de los barrios populares!
 
 
El capitalismo no es más que barbarie, honor a todos aquellos y aquellas que se oponen desde la diversidad de sus luchas.
 
 
¡Unidos Camaradas y sólo unidos es como venceremos!
 
 
A vosotros, Camaradas y amigos-as mis más calurosos saludos revolucionarios. 

Vuestro camarada Georges Abdallah

18 de marzo de 2017
 
 
 
 
------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario