miércoles, 5 de abril de 2017

LA BURGUESÍA SOBERANISTA CATALANA ENSEÑA, POR FIN, “SU PATITA” DE LA OTAN



Por ADAY QUESADA / CANARIAS SEMANAL

Por fin la derecha independentista catalana ha terminado “enseñando la patita”. La verdad es que en este complejo proceso independentista catalán, en el que la derecha  juega un papel protagónico, las contradicciones de clase han quedado desgraciadamente enmascaradas en aras de una confusa “unidad de los autodeterministas”. Sucede de esa forma porque entre los aliados coyunturales de la reivindicacion nacionalista no existe una fuerza política coherente que sepa poner las cosas en su sitio. La izquierda potencialmente transformadora, que tanto peso tuvo en la sociedad catalana durante el franquismo, ya no existe. Y eso es, justamente, lo que le está permitiendo a la derecha  y a la nueva socialdemocracia catalana  – ERC – encubrir  aspectos esenciales  que se mueven en las profundidades  del llamado procés catalán.
 
Es cierto que el tiempo termina frecuentemente poniendo a cada cual en su sitio. Pero sucede también que en la mayoría de las ocasiones  esa “recolocación” se produce cuando las cosas ya no tienen remedio, y los estragos político-sociales  se han convertido producido.
 
Mire usted por dónde ha sido la Coordinadora General del “flamante” PDECat, – la antigua Convergencia de Pujol -, Marta Pascal, la que ha tenido que venir a recordarnos un par de cositas interesantes. La representante ideológica de la burguesía catalana ha reivindicado en un discurso la necesidad de “una futura Catalunya independiente que disponga de un Ejército y forme parte de la OTAN”.
 
La señora Pascal realizó estas propuestas en la clausura de un debate de su Partido sobre las políticas de Defensa. En realidad, Marta Pascal no estaba dando a conocer ninguna novedad. Más discretamente, y sin tanto alboroto, el ‘ex president’ Artur Mas ya había opinado de la misma forma en diferentes ocasiones.
 
La cuestión es que Marta Pascal Capdevila es mucho más joven que Mas,  – tiene apenas 33 años –  y por lo tanto más impulsiva e imprudente. Pertenece a la nueva camada con la que la reinventada Convergencia – el Partido Demócrata Europeo Catalán –  se ha visto obligada a sustituir a las viejas excrecencias corruptas del  vetusto partido de la gran burguesía catalana.
 
Quizá a consecuencia de los hervores de su misma juventud, Pascal manifestó que “quería ser contundente respecto a cuál era la opinión de su partido en relación con estos extremos”. “Sí -afirmó – creemos que este país ha de tener un ejército y no ha de ser cualquier ejército, hemos de ser pioneros, hay experiencias interesantes como las de los países bálticos…”.
 
Lamentablemente, entre los asistentes no hubo nadie que le preguntara a la portavoz de los intereses de la burguesía catalana cuál era el significado para ella del concepto de “seguridad”, y en qué consistían los actuales modelos de los países bálticos dignos de ser copiados.
 
La señora Pascal agregó, igualmente, que la presencia de Catalunya en la OTAN debería estar orientada a “contribuir   a que en algunos debates globales podamos ser actores principales y   ayudar cambiar estas instituciones en lo que se puedan hacer las cosas mejor”.
 
Marta Pascal, cómo no, se mostró igualmente partidaria de la “colaboración público-privada” en materia de Seguridad  en Educación, Sanidad y la gestión del agua. “En Seguridad y Defensa también ha de existir este trabajo conjunto y múltiple” -concluyó.
 
Salvo en el aspecto esencial en litigio del derecho del pueblo catalán a su autodeterminación, ¿cuáles son las diferencias entre la representante de la gran burguesía catalana y las opiniones del señor Rajoy? La pena es que no haya nadie entre los grupos políticos institucionales de la Generalitat que sea capaz de explicárselo así al pueblo catalán. Y todo ello en aras, eso sí, de la sagrada unidad del procés.
 
 
--------

1 comentario:

  1. AnonimoTrotskista6 de abril de 2017, 9:27

    A independência da Catalunha é uma causa justa. Tal como a de Euskadi, Galiza, Bretanha, Córsega, Escócia, Gales, Cornualha, Palestina, Curdistão, etc.
    O que não é justo é ser feito pela merda direitista. Só pode iludir os idiotas. A direita não é soberanista, é lambe-cús ao império. Muda o regime formalmente (deixa de ter capital em Madrid para ter capital em Barcelona), mas na verdade entrega na prática o país à NATO. É como os nazis na Europa do Leste. Contra a URSS bradavam pela “independência” dos países Bálticos mas quando os nazis invadiram a Rússia, até chegaram a propor se incorporar como províncias do Reich. Só não podiam era ser repúblicas autónomas da URSS, podiam ser províncias nazis e lambe-cús aos nazis, aí já não havia problemas. A verdadeira independência é a comunista, como foi o projecto da ETA, GRAPO, BNG, PKK e não a farsa que vemos na Catalunha. Contudo, o projecto marxista liquidou-se a si mesmo na Espanha, como vemos neste triste espectáculo da ETA.

    ResponderEliminar