jueves, 25 de mayo de 2017

Alfon: Memoria, dignidad y lucha

Alfon

Memoria, dignidad y lucha

Alfonso ‘Alfon’ Fernández Ortega

Que el presidente del país en el que vivo, del Estado en el que se me somete a un marco jurídico determinado y amparado en la violencia legal, último responsable de cuestiones tan fundamentales como la formación y educación en escuelas e institutos donde hoy se forjan las conciencias del futuro, diga que los crímenes del franquismo en España son algo del pasado, a lo sumo un asunto histórico que puede ser tratado desde el estudio y el análisis por mera erudición, demuestra que en este país quienes vencieron en el treintainueve  –la clase social de aristócratas, banqueros, terratenientes, grandes empresarios, alto clero y élite militar– han conservado desde entonces el poder, y aprovechándose de la dominación de las condiciones materiales de la sociedad han impuesto su dominio ideológico, en el cual se incluye el total desprecio por cualquier posición contraria a sus intereses, incluidos los miles de hombres y mujeres asesinadas en nombre de Dios y de la propiedad privada.
 
Sin embargo, frente a sus aspiraciones de dominación y sometimiento de una masa social que se desangra cíclicamente entre precariedad, plusvalía, falsas esperanzas de movilidad social y una profunda crisis de identidad colectiva, siempre habrá quienes se planten y les digan que no, que no en su nombre, que no con su consentimiento. Y hoy es uno de esos días en los que nos plantamos ante sus ofensas y su falta de escrúpulos y les decimos a los señores y las señoras del gobierno, al señor presidente y a todos esos con los que gustan codearse en lujosos despachos y restaurantes que no, que los crímenes del fascismo en España no son una cuestión del pasado. No, porque somos demasiados los que no tenemos donde honrar a nuestros muertos; porque privasteis a nuestros padres y a nuestras madres, a nuestros abuelos y a nuestras abuelas, de crecer junto a los suyos y de ver crecer a los suyos, y, aunque vosotros seáis incapaces de comprenderlo, todo el dolor que se instaló en estas miles de familias no se quedó en el pasado, pervive en nosotros y nosotras, sus nietos, nietas, bisnietos y bisnietas. Y este dolor se hace más agudo a medida que las nietas y los nietos de quienes nos arrebataron a nuestros antepasados continúan despreciando a nuestros muertos, negándoles la dignidad que merecen como combatientes voluntariosos de la libertad.
 
Pero os diremos más, pues si seguís tratando de convencernos de que la barbarie fascista pertenece al pasado, os contaremos que con 16 años enterramos ahora hace diez años a un joven asesinado en nombre del fascismo. Y si aun así os quedan ganas de persistir en vuestro intento de convencernos de semejante falacia, no tenéis que hacer más que mirar a vuestro alrededor. Veréis a vuestros compañeros, colegas y amiguetes justificando el uso de pelotas de goma que asesinaron a migrantes en nuestras fronteras; ocultando a torturadores que truncaron la vida de miles de  personas para que puedan vivir y morir impunemente. También os veréis haciendo uso de la maquinaria del Estado para perseguir a la oposición política, mientras que por otro lado de espaldas al pueblo y en un ejercicio constante de cinismo y cobardía, os guardáis las espaldas con toda esa maquinaria para no pagar por todos los crímenes que habéis cometido y seguís cometiendo contra el pueblo.
 
Si, señores y señoras que nos dominan desde aquellos días que decís son del pasado, mirad en vuestras agendas de teléfono, en vuestras cuentas bancarias, en vuestros libros de familia y en el bonito espejo de vuestro aun más bonito cuarto de baño; comprobarán que los crímenes de fascismo no son cosa del pasado.
 
Prisión de Navalcarnero, Mayo de 2017
 
 
---------

No hay comentarios:

Publicar un comentario