martes, 30 de mayo de 2017

La lucha de Venezuela por su democracia



Mikel Itulain*. LQSomos. Mayo 2017
 
La enraizada pobreza, el desprecio a las personas y el futuro sin esperanza que ofrecía el mundo de la política y de la empresa a la mayoría del pueblo venezolano, hizo que éste apoyase, empujase y quisiese a un valeroso y carismático militar con talento para la política. Era Hugo Chávez. Solo alguien así podía haber cambiado esa situación tan inamovible, el conocido como “puntofijismo”. Parecía imposible hacerlo, y se lo tendrían que haber preguntado a la gente de allí años atrás para entender como así era, pero se hizo.
 
Ganó las elecciones de 1998 con un respaldo del 56,2 %. Además, se puso en marcha la elaboración de una nueva constitución utilizando una Asamblea Nacional Constituyente, con el propósito de poner fin a la corrupción crónica del sistema y acabar con él, y también se hizo. Fue aprobada en 1999 con un respaldo del 71,78 %, aunque la participación fue baja, del 44,38 %.
 
Desde entonces el conjunto de la gente de esta nación ha experimentado un progreso y mejora en su bienestar material y también intelectual, porque no solo se redujo muy notoriamente la pobreza, sino que el acceso a las universidades fue generalizado y no exclusivo, incluidas las mujeres.
 
Aquí pueden ver un gráfico mostrando la reducción en el nivel de pobreza que experimentó y experimenta este país una vez se puso en marcha el proyecto bolivariano y cómo los boicots y huelgas de la oligarquía opositora supusieron un quebranto e involución en el bienestar del venezolano trabajador; recordando lo que puede volver a ocurrir si los excesivamente pudientes se hacen con el timón político.
 
Todo tipo de indicadores económicos o sociales señalaban esa situación de clara mejora, algo completamente atípico en la historia de esta nación. Pueden verlo aquí: La Venezuela bolivariana en datos y no en juicios de valor (1).
 
Si quieren achacar a los gobiernos de Chávez o de Maduro los problemas que ha tenido y tiene la economía venezolana, harán mejor en buscar responsables en otro lado, en el otro lado. Lo digo por algo y sería bueno que hiciesen una reflexión al respecto para ver que si de algo pecaron los primeros es de exceso de buena fe y de ser demasiado condescendientes cuando no debían haberlo sido.
 
Encarando ya el tiempo presente y dada la poca voluntad negociadora de esa amalgama llamada oposición, que ha sido denunciada por el propio Papa, quien indicó que parte de ella “no quiere” y “está dividida” (2). Corroborado por la misma oposición donde no solo hay pequeñas discrepancias, sino que estas lo son de fondo. Así Diana D’Agostino, esposa del diputado de la Asamblea Nacional y miembro de Acción Democrática, Ramos Allup, denunció la gravedad en el modo de actuar de sus supuestos compañeros en política:
 
No sólo que hemos caído ya en una anarquía, sino que hemos caído ya en el vandalismo. Oye, si ven un poste lo tiran pa’ el piso, si tienen que reventar vidrios de un local, lo revientan (3).
 
No se procede de forma pacífica y democrática, se recurre a la violencia como medio de provocación. Y no es una violencia como respuesta a otra, ya que el estado bolivariano no la está ejerciendo salvo cuando no queda otra que defenderse. Es en la cúpula de las oligarquías opositoras donde está el problema, valientemente y sinceramente expuesto por Diana D’Agostino:
 
En VP [Voluntad Popular] tu ves que hay un lado, que es el lado conservador, que están totalmente de acuerdo con el calendario de elecciones regionales, que son (Luis) Florido, (Roberto) Marrero, (Juan) Guaidó, pero entonces está el ala de (Lilian) Tintori, de Freddy Guevara, tú sabes que son los radicales, y que eso es un rollo. Si ellos pudieran quemar hoy a Venezuela, lo harían (3).
 
En relación a Henrique Capriles comenta:

Ya Capriles no tiene nada que perder y ése lo que quiere es incendiar la calle. Él no tiene nada que perder. Por eso te digo que todo eso está dividido (3).
 
Es, seamos sinceros, una estrategia de desestabilización externa e interna de un Estado típico. Recurren a la violencia utilizando a sicarios pagados, cuyos actos son transmitidos en los medios de comunicación al mundo en un sentido contrario al que realmente ocurren, pues muestran a las víctimas como agresores y culpan de los delitos a quien no los cometió. Crean una realidad virtual alejada por completo de la realidad del lugar, pero atractiva para el ignorante público occidental: ‘manifestantes pacíficos pidiendo libertad que son duramente reprimidos’, es lo que nos acercan las cámaras.
 
Este método de desestabilización, de subversión violenta, ya lo había descrito anteriormente y cómo era aplicado a diferentes países con diferente grado de intensidad según las situaciones u oportunidades que se presentasen. Aquí lo pueden ver: Venezuela, Ucrania, Siria, Libia…, la misma estrategia de subversión violenta.
 
Aun así y pese al grandioso despliegue mediático, no cuela o no cuela del todo tal propaganda. Porque vídeos y declaraciones no manipulad@s emergen por aquí y por allá en redes sociales y blogs denunciando a una oposición demasiado violenta y demasiado cruel hasta incluso con los de su mismo bando (4).
 
Ante estas terribles actuaciones y por la intención clara de continuar con la violencia generalizada e indiscriminada con el fin de provocar una intervención militar, política y económica exterior con un golpe de Estado interior, el Gobierno de Venezuela ha tomado la oportuna decisión de convocar una Asamblea Nacional Constituyente, que pare tales desmanes y sea la base para que se fortalezca el poder popular, evitando involuciones a tiempos pasados, que es lo que realmente quieren los grupos opositores.
 
Legalmente la convocatoria se basó en los artículos 347 y 348 de la Constitución: “El pueblo de Venezuela es el depositario del poder constituyente originario. En el ejercicio de dicho poder, puede convocar una ANC con el objeto de transformar el Estado, crear un nuevo ordenamiento jurídico y redactar una nueva Constitución (…). La iniciativa de la ANC podrá tomarla el Presidente o Presidenta de la República en Consejo de Ministros”. La elección de los constituyentes, que serán 500, tendrá lugar de manera directa y secreta. Ellos encabezarán la ANC que, señaló Maduro en el Consejo de Ministros realizado en la noche del domingo y deberá debatir, entre otros temas, sobre: la paz; la construcción de un sistema económico post-petrolero; la constitucionalización de las misiones sociales; la seguridad, justicia y protección del pueblo; las nuevas formas de democracia participativa y protagónica; la defensa de la soberanía nacional; la identidad cultural; los derechos sociales, culturales, laborales, tecnológicos de la juventud; y el cambio climático. Como indica la Constitución, el presidente no podrá objetar las modificaciones y ampliaciones que serán hechas a la Carta Magna (5).
 
Venezuela se enfrenta, como otros países latinoamericanos, a la eterna guerra social, como ocurre en Colombia. Con la diferencia de que en la primera la mayoría social tiene un gobierno proclive al que llevaron a la dirección de su nación. Ahora, los que vivían y todavía siguen viviendo en el privilegio y no quieren que nadie les discuta el mando, en una cruenta contradicción con una democracia verdadera, desean acabar con lo logrado y conseguido por los que fueron sus sirvientes o sus abandonados. El problema en Venezuela, como también aquí en España, no se engañen, es el de siempre, el de no ver a los demás como semejantes, sino como inferiores y superiores, un problema de profundo clasismo.
 
Referencias-Notas:


 1. Juan Torres. La Venezuela bolivariana en datos y no en juicios de valor. Ganas de escribir. 7.03.2013. Enlace.

 2. Papa: parte de la oposición no quiere diálogo en Venezuela. Hispantv. 30.04.2017.

 3. Diana D’Agostino admite que la derecha está dividida y sumida en la anarquía y el vandalismo. avn. 29.04.2017.

 4. Here’s Your Guide to Understanding Protests Deaths in Venezuela. Telesur. 4.05.2017.

 5. El chavismo retoma la iniciativa: hacia la Asamblea Nacional Constituyente. Telesur. 22.04.2017.
 
PS:

 Sobre las incongruencias de los políticos opositores en convocar una Asamblea Nacional Constituyente: Cuando proponían una Constituyente.
 
------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario