viernes, 5 de mayo de 2017

Lucha de clases aunque a veces no lo parezca (7)



Por Juanjo Gonzalez


Un empresario vasco lanza una idea que no gusta a las obreras del valle de Leniz.
 
Como cualquier líder empresarial es afectuoso, comprensivo, paternal, modesto, de los que no se ha subido el sueldo ni se sabe desde cuándo. Ya sabéis, como todos éstos que, si no fuera por ellos y la ganancia que generan, tanto el Estado como toda hija de vecina estaríamos en la rota y sin banca…
 
Y lo cierto es que no quiere ser protagonista pero hay una idea que le ronda la cabeza. Las obreras le animamos, claro. No puede ser otra cosa que no tenga que ver con la crisis, nos decimos. Además con la que nos viene y nos vendrá que dicen que es sistémica y tal. Seguro que va por ahí el asunto. Otra cosa, pensamos nosotras, otra cosa será ver cómo la plantea y como salimos nosotras.
 
Y la idea es una vaga nebulosa idea, dice. Hace un esfuerzo por recordarla para todas nosotras. No la tiene matizada, suficientemente sopesada ni contrastada. Vamos, que en cierto modo, él casi ni le daría importancia porque además es que no la tiene ni perfilada, repite. Pero a trancas y a barrancas, conseguimos alguna pista de la gran incógnita: ¡VICTIMA! Dice. Esa es la idea. Sí, víctima. Bueno, en realidad, víctimas. Y empresario. Vale, empresarios. A ver, adivinad. Víctima y empresario. Empresario víctima.
 
Pero a ver, ahora en serio, ¿la víctima no es el trabajador? No. El trabajador no es la víctima. Los empresarios son las víctimas. Ellos son los que se quedan sin curro. Son los que trabajan en precario. Muchos de entre ellos son de los que trabajan en negro. Son los parados. Ellos son los que, incluso, no están ni en el paro. Demasiados son de los del amianto. Los de las artrosis por el trabajo. Los de la vejez prematura. Los que son varios que casi no ingresan ni para unas birras de vez en cuando. Los que se mueren de tristeza pensando que no han hecho otra cosa en la vida salvo trabajar… Y, ante eso no pocos que manejan tiempo y dinero dirán: “pues qué estupidez de vida han llevado esos ¿no?”.
 
Y las trabajadoras vascas seguimos con nuestra retahíla que si de algo sabemos es de esto y que en todo caso, víctima es el trabajador muerto en accidente. Es la trabajadora despedida. Trabajador desahuciado. Trabajadora no indemnizada. Trabajador suicidado de pena o de asco. Trabajador sin jubilación digna y se jubilan y se mueren. Trabajador, víctima de la burguesía que es buena gente. Siempre.
 
Paz como derecho humano universal. Nueva reivindicación de Urkullu.
 
Esto le va catapultar a la cima. El presidente de la comunidad autónoma vasca de España Iñigo Urkullu reclama la paz como derecho universal. ¿Por qué le da a todo el mundo por la paz de los de arriba, del imperialismo, de la burguesía? Bueno aunque, en realidad, también es cierto que en las vascongadas y navarra no hay  parados desde el 8 de abril. Cierto que tenemos, por fin, derecho de jubilación a los 55 años, que tenemos nuestras necesidades básicas aseguradas, a la mayoría nos ha tocado la lotería como resultado de esta plácida paz que nos brinda la paz de la entrega de las armas ya pacíficas de ETA.
 
Ni que decir de la situación de placidez que vivirán nuestros hermanos y hermanas del norte. Fuentes conocedoras de la cosa esta de la entrega de las armas, afirman que los famosos artesanos de la paz van a montar una fábrica de paz de la burguesía internacional con sucursales en no pocos lugares de la tierra y ahora también en el norte de Euskal Herria y, si nos portamos bien, también en Euskadi e incluso en Navarra. Dejará de haber parados de por vida y etc. etc. etc. Un impresionante complejo industrial donde se dice que abrirán restaurantes, hoteles y lugares de diverso esparcimiento.
 
Esa paz es normal, lógica y es imprescindible que la reclame, por las buenas o la imponga por las malas, la burguesía de aquí y de allí. Es la paz social que necesitan. Es la ausencia de lucha del oprimido lo que les da su paz para darse una buena vida y bienestar.
 
¿Y cuál es la razón para que, Urkullu y demás, no reclamen la enseñanza superior gratuita, el derecho a una vivienda digna, el derecho a todas las prestaciones sanitarias, la propiedad estatal de los medios de producción, una economía planificada, el derecho a la cultura, la abolición de la propiedad privada, el fin de las guerras imperialistas, la abolición del hambre…?
 
Y una vez de haber dicho un poquito de lo que todos sabemos, algunos dirán que se nos ve el plumero y que lo nuestro es liarla… Ya pero el bueno de Urkullu que todo el día está pensando en los ciudadanos de la Comunidad Autónoma de España una vez más deja claro que él es a su medida otro dirigente más de la cultura judeocristiana europea manejada por los verdaderos poderes y por la iglesia de toda la vida. Y los que nos acaban de ver el plumero dirán, sí, cierto ¿y qué?
 
Francia absuelve a Francia de la desaparición de Jon Anza.
 
No creemos que mucha gente pensara que algún día la justicia francesa (o española) aclararía qué hicieron los servicios policiales o secretos españoles con Jon Anza. O los servicios secretos franceses. O ambos a la vez. Y no hacemos más hipótesis porque con las que tenemos nos bastan.
 
Ahí le anda ese asunto. Y por supuesto que, como siempre, quien obedezca de una u otra manera a los poderes reales de los dos Estados va a callar aunque sepa qué paso, por qué pasó, quién lo hizo, quién lo silenció, quien colaboró, etc. Y, encima, no hay que saberlo todito. Con un poquito vale para que los demás nos hagamos una idea más que clara.
 
Finalmente dicen que la justicia Francesa no ve grandes escándalos en el proceso de investigación judicial francés sobre la desaparición de Jon Anza.  Pues nada. Tampoco los franceses hicieron un millón de muertos en Argelia, salieron ganadores y con todos los honores de su ex Indochina, nada tienen que ver en el genocidio Ruandés…
 
----------
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario