jueves, 25 de mayo de 2017

Solidaridad con los profesores Nuriye Gulmen y Semih Ozakca en huelga de hambre



Nuriye Gulmen es una académica turca con una trayectoria de resistencia muy importante. Por su campaña para pedir justicia por el asesinato de Berkin Elvan fue despedida de su trabajo en 2015 pero, después de un juicio consiguió volver en 2016. Fue despedida de nuevo después del intento del golpe de estado fallido cuando Erdogan impuso el estado de emergencia y empezó a eliminar a los opositores políticos en todos los niveles de estado.

Para luchar contra esta injusticia empezó a protestar en Yuksel, una calle céntrica en Ankara. Fue detenida día tras día pero nunca abandonó la resistencia. Un mes después de haber empezado su protesta, un maestro que también se quedó sin su trabajo por su oposición a AKP, Semih Ozakca, decidió unirse a Nuriye.

Su lucha generó mucho apoyo en todos los sectores democráticos pero, el gobierno no cedió por lo cual, Nuriye y Semih decidieron empezar huelga de hambre. Para poder aguantar mas tiempo resistiendo y no hacer daño permanente a su sistema nervioso, toman solo agua con azúcar y vitamina B. A pesar de esto, los primeros síntomas de Wernicke-Korskakoff han aparecido. Ya tienen poca movilidad y los problemas de salud se incrementan día tras día.

La huelga de hambre ha generado un apoyo masivo no solo en las calles de Ankara y Estambul, sino fuera del país también. Cada día el estado Turco intenta impedir manifestaciones en varias ciudades y barrios con decenas de detenidos todos los días. Las detenciones se producen con brutalidad policial y como consecuencia el seguimiento y apoyo a Nuriye y Semih es cada vez mayor.

Después de una entrevista inicial el gobierno Turco parecía estar preparado para llegar a un compromiso, pero al día siguiente los dos huelguistas fueron detenidos y traídos al juzgado. Bajo acusaciones ridículas incluso para los estandartes turcos se les acusa de militar en DHKP-C y la fiscalía pide 20 años de cárcel. El gobierno turco teme que el caso de Nuriye y Semih puede llegar a producir nuevo Gezi como en junio de 2013.

Las fuerzas democráticas turcas reconocen que la lucha de Nuriye y Semih no es solo una lucha para sus puestos de trabajo sino una lucha para recuperar los derechos básicos de todos los ciudadanos.

A esta lucha habría que sumar otra resistencia que iba en paralelo pero no ha tenido tanta visibilidad. En la provincia Dersim, donde han muerto 11 guerrilleros de DHKP-C, Kemal Gun, padre de uno de ellos, exigía al gobierno que se le permita enterrar a su hijo de manera digna. El gobierno se negaba usando varias excusas lo que ha empujado a padre Kemal a iniciar una huelga de hambre. La huelga ha durado mas de 80 días y ha acabado en victoria.

Poco a poco, esos ejemplos de resistencia por la vía de huelga de hambre genera mas seguimiento, muy parecido a la situación vivida en 2000. Nuriye, Semih i Kemal han conseguido que numerosas personas inicien huelgas de hambre limitadas de uno o dos días, tanto dentro como fuera del país.
 
------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario